Buscar en nuestras publicaciones:


image
Entrevista de Mario Vargas LLosa JUAN CRUZ  Resulta que a comienzos de septiembre Vargas Llosa publicó un artículo estremecedor, "Las guerras del fin del mundo", que evoca el título de una de sus principales novelas (La guerra del fin del mundo), sobre la situación que estamos viviendo ahora en el mundo alrededor, incluida la Europa en la que vive la mitad del año.

Publicaciones

Hacia una educación de la libertad

VÍCTOR PAVÓN

La tragedia de la educación en mi país no es diferente a la de otros países del Tercer Mundo. Falta lo más básico: escuelas, pizarrones, bibliotecas, laboratorios etc. Todavía más, se adolece de lo sustancial: la valoración pedagógica de los principios de la libertad y la propiedad.

Una manera de promover los valores de la sociedad libre consiste en formar líderes educativos. Además de la formación docente que involucra, entre otras ciencias, a la pedagogía, la didáctica y, por supuesto, el conocimiento de la cátedra en la que se ejerce la enseñanza, se requiere de maestros que utilicen la persuasión antes que la imposición.

Necesitamos de maestros que abracen la enseñanza como vocación. Que dejen como legado la impronta de su personalidad y conocimiento en la mente y espíritu de sus discípulos, inculquen con el ejemplo el buen trato e incentiven la curiosidad por el conocimiento en un ambiente de tolerancia y respeto mutuo.

El maestro que requerimos es aquel que sabe que su discípulo puede ser más que él. Reconoce sus limitaciones pero también sabe que el conocimiento se logra en la permanente capacitación intelectual de toda una vida. La calidad del maestro tiene un impacto más fuerte que el tamaño y las comodidades del aula.

La desesperada ofensiva de Raúl castro

CARLOS ALBERTO MONTANER  

Raúl Castro ha desatado una desesperada ofensiva sobre Washington. Cree que en ello se juega el destino de la revolución. Le preocupa intensamente que la catástrofe venezolana acabe por eliminar o reducir drásticamente el subsidio que recibe Cuba.

La situación es apremiante. Raúl tiene 83 años y se siente abrumado. Se ha comprometido a dejar el poder en el 2018. Para entonces habrá gobernado inútilmente durante 12 años. Ya sabe que su reforma económica no funciona. Aumenta exponencialmente el número de balseros y desertores. Nadie tiene ilusiones con sus “lineamientos”. La consigna es huir.

Cada día que pasa las auditorías que le presenta su hijo Alejandro le confirman que el magro aparato productivo estatal está en manos de tipos corruptos, incompetentes e indolentes. (En realidad el sistema los moldea de esa manera, pero todavía Raúl no lo admite).

Su problema más urgente es la falta de divisas para importar comida, combustible y otros bienes esenciales. El país se está cayendo a pedazos. Cuba es asombrosamente improductiva. Se trabaja poco y mal. La Isla vive, por este orden, de siete rubros: El subsidio venezolano. El alquiler y explotación de profesionales sanitarios en el extranjero. Las remesas de los exiliados. El níquel que extraen los canadienses. El turismo. La mendicidad revolucionaria que sostienen Brasil, Angola, Ecuador, y hasta la pobrísima Bolivia. El tabaco y otras minucias de exportación, algunas de ellas indignas, como la venta de sangre y de vísceras hmanas para trasplantes (por más de 100 millones de dólares). Comenzaron emulando a Stalin y han terminado imitando a Drácula.

Democracia en déficit

GABRIELA CALDERÓN 

¿Qué pasa cuando un Estado democrático recibe considerables ingresos sin tener que recurrir al electorado y fastidiarlo con nuevos impuestos o un mayor nivel de endeudamiento? El Premio Nobel de Economía James M. Buchanan y Richard E. Wagner escribieron un librito1 que lleva el mismo título de esta columna donde explican las consecuencias negativas sobre las instituciones democráticas cuando los gobiernos logran financiar su gasto por vías alternativas a los impuestos. Ellos hablaban de EE.UU. u otras democracias del mundo industrializado y pensaban en tres fuentes de ingresos para los gobiernos: (1) impuestos, (2) endeudamiento público, y (3) emisión monetaria.

Lo que les preocupaba a Buchanan y a Wagner de la segunda y tercera fuente era que se rompa el nexo entre el gasto público y los impuestos. Por ahora, al Estado ecuatoriano no le es posible financiarse vía emisión monetaria gracias a la dolarización pero si tiene una cuarta fuente.

Si pensamos en otros estados con instituciones débiles y cuyos gobiernos dependen considerablemente de ingresos por venta de recursos no renovables, tendríamos que agregar una cuarta fuente que en nuestro caso sería el petróleo. El análisis de Buchanan y Wagner igual se aplica dado que los ingresos vía recursos naturales también rompen la relación entre el gasto del Estado y lo que este le cuesta a cada constituyente.

¿Qué tiene que ver esto con la democracia? En ausencia de instituciones sólidas, se gasta una porción considerable de la riqueza nacional sin una adecuada rendición de cuentas. Los políticos gastan dinero que no es de ellos pero que además no se lo tuvieron que pedir a usted consultándole acerca de un nuevo impuesto que financie los nuevos gastos.

¿De qué hablamos cuando hablamos de educación?

DARDO GASPARRE

Se habla de la educación como la solución a los problemas de la democracia, hasta de la violencia, y también como una manera de prepararse para conseguir trabajo, o posiciones laborales más retributivas. 

Tenemos una enorme vocación por los lugares comunes, lo políticamente correcto y lo que corresponde. Pero esa especie de inseguridad a veces nos equivoca y nos condena a la crítica o al insulto, sin saber exactamente lo que queremos.

Cuando se habla de la educación como base de la riqueza de las naciones, ¿de qué se habla? Se habla de formar jóvenes que sean capaces de innovar, de inventar, de crear algo que se pueda vender o exportar con gran valor agregado. De modo que ya se presupone en el concepto que habrá ciertas carreras, ciertas disciplinas, cierto tipo de profesiones, que serán más necesarias que otras. Y que sus graduados lo serán luego de duras exigencias.

Nuestra sociedad ha hecho un culto de pensar que cualquiera tiene derecho a estudiar lo que quiera, a costa del estado. FALSO. No le sirve a la sociedad ni al propio interesado. Nadie conseguirá trabajo abrazando carreras sin demanda laboral, o recibiéndose sin incorporar conocimientos que lo hagan valioso laboralmente.
La necesidad de reflejar éxitos numéricos y la costumbre de usar erróneamente las estadísticas, nos ha hecho creer que lo importante es graduarse, no importa cómo. FALSO. No le sirve a la sociedad ni al interesado.

El terremoto brasilero

CARLOS ALBERTO MONTANER

Aécio Neves, economista, como la presidente, pero una generación más joven y mucho más carismático, puede derrotar a Dilma Rousseff en el ballotage del 26 de octubre. Al menos dos encuestadoras (Instituto Veritá y el Instituto Paraná de Pesquisas) le dan prácticamente 10 puntos de ventaja al candidato del Partido Social Demócrata Brasilero.

Serán menos. Esa diferencia puede reducirse sustancialmente, e incluso desaparecer, en la medida en que se intensifiquen los ataques del Partido de los Trabajadores, con Lula da Silva a la cabeza del pelotón de fusileros. Neves hoy goza la ventaja de cuatro días de gloria publicitaria positiva tras los sorprendentes resultados de la primera vuelta, así que tendrá que defenderse y atacar para poder prevalecer el día de las elecciones.


¿Por qué la popularidad de Rousseff ha caído en picado? Por una combinación de tres factores:

· La economía. El país entra en recesión. El aparato productivo no crece y las exportaciones disminuyen debido al enfriamiento de la economía China. Todo era una un espejismo. Brasil no estaba haciendo bien su trabajo. Eran los chinos. Bastaba que China redujera uno o dos puntos su crecimiento para que se estancara el de Brasil. Con apenas $12,100 dólares de PIB per cápita anual, el país creaba menos riqueza por habitante que otras seis naciones latinoamericanas, incluidos los vecinos Argentina, Uruguay y Chile. Es verdad que, por su volumen, es la 8va economía del mundo, pero, por su per cápita es la 105, y por su crecimiento la 137. La productividad brasilera es el 50% de la mexicana y el 18% de la norteamericana. Una birria, debido al proteccionismo y a la enorme burocracia. El país ocupa el lugar número 100 en el Índice de Libertad Económica, entre Gabón y Benín, dos atrasados países africanos. No en balde los pobres resultados.

Progresistas reunidos en América Latina, incapaces de salir de la paranoia

JAVIER GARAY 

La semana pasada, se llevó a cabo en Quito, Ecuador, el Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP 2014). Representantes de Cuba, Nicaragua, Guatemala, Honduras, Venezuela, Grecia y España se hicieron presentes. De igual manera, asistieron el expresidente hondureño Manuel Zelaya, la exsenadora colombiana Piedad Córdoba, el eurodiputado español Pablo Iglesias y el sociólogo argentino Atilio Borón.

Es decir, el marxismo en pleno. Esta podría ser una reunión estratégica más, natural en organizaciones creadas para llegar al poder. De hecho, el objetivo planteado fue el de enfrentar lo que los progresistas latinoamericanos perciben como un fortalecimiento de la “derecha”.

Pero la reunión alcanza relevancia cuando se la entiende como un reflejo de las deficiencias de las que adolece el progresismo latinoamericano, así como de la ausencia de una alternativa real para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Los resultados de la reunión no sorprenden. Antes de su inicio, anunciaron que abordarían los intentos de “desestabilizar” a los Gobiernos progresistas a través de lo que denominan “golpes blandos”, de los que culpan a la “derecha”. De igual manera se reunirían para denunciar las supuestas agresiones por parte de Estados Unidos.

Y eso fue lo que hicieron. En la declaración de Quito, resultado de dos días de pura demagogia, respaldaron a los Gobiernos populistas de Bolivia, Ecuador y Venezuela. Apoyaron el proceso de paz en Colombia; se pronunciaron en contra de lo que consideran colonialismo en Puerto Rico, del incumplimiento del pago de la indemnización que las nada independiente cortes ecuatorianas le impusieron a Chevron y de los supuestos “fondos buitre” en Argentina.

Búscanos en el Facebook

Noticias de la semana

eldia

Artes y Letras

Chiquitos y la música

(Iglesia Chiquitana) 

MARIO VARGAS LLOSA

Los primeros jesuitas que llegaron a este lejano rincón del Oriente boliviano vieron que las viviendas de los indígenas tenían puertas tan pequeñas que bautizaron a toda la comarca con el nombre de Chiquitos. El padre José de Arce y el hermano Antonio de Rivas pisaron por primera vez estas selvas a fines de 1691. En vez de armas, traían instrumentos de música; sus experiencias en Perú y Paraguay les habían enseñado que el lenguaje de las flautas, los violines o las cítaras facilitaban la comunicación con los naturales del nuevo mundo. Pero aquellos primeros misioneros nunca pudieron imaginar la manera como los pueblos chiquitanos se apropiarían de aquellos instrumentos y de la música que acarreaban desde Europa, incorporándolos y adaptándolos a su propia cultura. Al extremo de que cuatro siglos después se puede decir que la Chiquitania (o Chiquitanía: se acentúa de las dos maneras) es una de las regiones más melómanas del mundo, donde la música barroca sigue tan viva y actual como en el siglo XVIII, matizada y coloreada de sabor local por unas comunidades cuya idiosincrasia concilia, de manera admirable, lo tradicional y lo moderno, lo artístico y lo práctico, el español y la lengua aborigen

. Leer más