Buscar en nuestras publicaciones:

La teoría de "la diana" económica

HUGO SILES

Después de 10 años de la fiesta en la economía de Bolivia, ¿qué viene? El mayor experto institucional en las fiestas del folklore responde con espumeante robustez: ¡La diana! ¡La desaceleración! ¡Sí, hoy vivimos tiempos de diana económica! Tras la fiesta viene la diana.

Entre 2005-6 y 2013-14, la economía estuvo de fiesta y el pasante mayor, el sector público, bailó al compás del superávit comercial que devino en superávit fiscal, incremento de reservas internacionales netas, abundancia de liquidez bancaria, moderada inflación, alta inversión pública y bajo desempleo.

Empero, la fiesta económica, la cumbre del ciclo económico, llegó a su cenit a fines de 2014 y desde 2015 vivimos tiempos de diana económica o descenso en el ritmo de actividad económica.

Es el amanecer de una nueva fase en el ciclo económico: la desaceleración. Y en el horizonte, el desafío es evitar el ch’aki largo para no caer en la fase de crisis económica.

A junio de 2017, respecto de 2013 y 2014, ya son evidentes 10 signos de la diana económica:
1. El crecimiento del PIB de la economía llegó en 2016 a 4,3 %, cuando en 2013 estaba en 6,8 %, año cúspide de la fiesta. Pasamos de la fiesta a la diana económica.

2. La inflación acumulada a junio de 2017 fue de 0,14 %, cuando a junio de 2016 estaba en 2,27 % y en 2013 se situó en 6,5 %. La señal de la baja inflación es de enfriamiento de la fiesta y de contracción de la demanda de bienes, y servicios.

3. A junio de 2017, el tipo de cambio permaneció en 6,96 bolivianos por 1 dólar, se cumplirán seis años de tipo de cambio fijo. Fue una fiesta "cara” o con tipo de cambio nominal y real apreciado, mientras los vecinos vendían "barato”.

4. A mayo de 2017 el déficit comercial llegó a -645 millones de dólares, en similar periodo del año anterior estuvo en -555 millones. Vamos rumbo al cuarto año de déficit comercial. Salen los dólares de las reservas internacionales para pagar la diana.

5. En 2016 la deuda pública externa e interna pública llegó a 11.527 millones de dólares, cuando a fines de 2014 estuvo en 10.154 millones. La diana se comienza a pagar "al fiado”.

6. A junio de 2017 las RIN llegaron a 10.306 millones de dólares, cuando a fines de 2014 estaban en 14.430 millones. La diana se comienza a pagar con "las joyas de la abuela”.

7. El déficit fiscal en 2016 fue de -6,7% respecto del PIB y en 2017 el déficit fiscal está programado en -6,5% del PIB. Vamos rumbo al cuarto año de déficit del preste mayor. La plata del fisco ya no alcanza para pagar la diana.

8. A junio de 2017 la liquidez del sistema financiero está en descenso. La diferencia entre depósitos y créditos respecto de los depósitos a junio de 2017 bajó a 8,1 %, cuando en 2014 estaba en 25,7 %. Los que "fían” en 2017 ya no tienen los bolsillos llenos de 2014.

9. El desempleo en 2016 subió a 4,1 %, cuando en 2014 estaba en 2,3 %. En la fiesta la mayoría de los danzantes estaban invitados, pero en la diana no todos son convidados a la mesa.

10. En 2013, la inversión pública respecto de la inversión total fue de 55% y en 2015 subió a 64%. El preste mayor pagó la fiesta y ahora paga la diana, empero ahora al fiado y con las joyas de la abuela.

En pasados días, el Presidente del Estado Plurinacional, con acierto, convocó al sector privado para que junto al sector público impulsen el crecimiento y eviten la crisis después de la larga fiesta con diana incluida.

Hugo Siles Espada es economista y comunicador social.

Tomado de paginasiete.bo