Buscar en nuestras publicaciones:

Profundizar la globalización

ARMANDO MÉNDEZ 

La superación de la crisis financiera de los países desarrollados dejará como lección, en el nuevo mundo que se viene, que lo fundamental es lo económico; la política lo accesorio, en un contexto donde se reconocerá que privadamente se resuelven las necesidades y deseos de la gente, sin necesidad de politizarlas.

Con claridad se definirán roles, la política como actividad subsidiaria de la economía. La gente paulatinamente irá aprendiendo que los verdaderos líderes para alcanzar el desarrollo y el bienestar de la gente son los empresarios. La política concentrará su atención en la estructuración de estados de Derecho donde sus funciones serán tres: i) orden y seguridad ciudadana, ii) infraestructura y bienes públicos para que se desenvuelvan las actividades privadas de mejor manera y iii) estabilidad macroeconómica. Esta última tendrá por objetivo no sólo la ausencia de inflación de precios de bienes y servicios sino también de los precios de los activos financieros con el propósito final de administrar eficientemente el ciclo económico, lo que deberá traducirse en que la producción efectiva de una económica nacional cualquiera crezca lo más cerca posible al producto potencial.

Las empresas del mundo terciarizarán sus cadenas productivas y de servicios a través y entre los países del mundo, ubicando sus diferentes fases productivas en función a donde sea más barato hacerlo, lo que hoy ya está sucediendo con éxito en China y, en general, en los países asiáticos, y que se llama globalización. Los mercados del trabajo se flexibilizarán completamente, tanto en remuneraciones como en horarios, habrán y no horarios fijos. Se podrá trabajar pocas horas o muchas, durante el día o durante la noche, en días de la semana o en día domingo. Los sindicatos perderán relevancia, cada trabajador negociará su remuneración con el empleador.

Ya, hoy, hay casos paradigmáticos que están señalando el camino del futuro. Apple, la famosa empresa norteamericana ya transnacionalizada, fabrica sus productos fuera de EE.UU, dando trabajo a mucha gente con remuneraciones más bajas con relación a las que tendría que pagar si quisiera hacerlo con trabajadores que viven en ese gran país. En EE.UU. el iPhone sólo se lo diseña, generando un total de empleo del orden de las 7,300 personas, se lo fabrica en el Asia lo que genera unos veinticinco mil empleos y se ensambla en China lo que crea unos doscientos mil empleos. En China, por ejemplo, en algún momento se pudo producir iPhones de manera rápida disponiendo de inmediato de 8 mil trabajadores que trabajaron turnos de 12 horas, seis días por semana, y muchos con salarios de solamente $us. 17 por día, cuando en EE.UU. el salario mínimo por hora es de 7,25 dólares. “El costo de fabricar una computadora en EE.UU, excluidos materiales, es de 22 dólares por máquina, mientras en Singapur es de 6 y de 5 en Taiwán.”.


En un proyecto de Apple se requirieron casi nueve mil ingenieros de inmediato. De llevarlo a cabo en EE.UU. se hubiese necesitado nueve meses porque ese fue el tiempo que calcularon demoraría la contratación del total de ingenieros requeridos, lo que aumentaba substancialmente los costos. El proyecto se lo llevó a cabo en China reclutándose los ingenieros necesarios sólo en 15 días.

El caso de Apple ilustra muy bien lo que también ya sucedió en otras actividades económicas. Grandes plantas en EE.UU. se cerraron para reabrirlas en China. Esta es una de las explicaciones que revela el alto desempleo que está viviendo ese gran país. Los bajos costos laborales en China han convertido a este gran coloso en la “fábrica del mundo”, en desmedro de EE.UU. y de Europa, donde los costos laborales son elevados.

Así como Apple terciariza sus producción, otros también ya lo están haciendo en una variedad de los diferentes sectores y actividades económicas, Desde la industria automotriz, pasando por la farmacéutica, textil, bancaria, comunicaciones, contabilidad, etc.

*Miembro de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas

Tomado de hoybolivia.com

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor