Buscar en nuestras publicaciones:

Balance económico del chavismo

caracasIAN VÁSQUEZ 

Hugo Chávez está muerto. Deja un país arruinado por políticas populistas a las que él denominaba "socialismo del siglo XXI". Durante los 14 años de liderazgo de Chávez, Venezuela obtuvo alrededor de un billón de dólares debido a la bonanza petrolera, pero tiene poco que mostrar como resultado. De hecho, en gran medida ha seguido el camino descrito por Rudi Dornbusch y Sebastian Edwards en su clásicoLa macroeconomía del populismo en América Latina (1991).

Una y otra vez, en distintos países, los políticos han adoptado programas económicos que dependen altamente de políticas fiscales y crediticias expansivas y de una moneda sobrevaluada, para acelerar el crecimiento y redistribuir el ingreso. Al ejecutar estas políticas, usualmente no ha habido preocupación por los límites fiscales y cambiarios. Luego de breves periodos de crecimiento económico y recuperación, aparecen los cuellos de botella, que provocan presiones macroeconómicas insostenibles que, al final, resultan en un colapso de los salarios reales y en severas dificultades en la balanza de pagos. El resultado final de estos experimentos generalmente ha sido una inflación galopante, crisis y el colapso del sistema económico.

La economía venezolana, mantenida a flote durante el largo boom de los productos primarios, todavía no ha colapsado. Pero se encamina hacia una crisis. Una devaluación de más del 30% este año ha llevado el tipo de cambio oficial a 6,3 bolívares por dólar. El tipo de cambio en elmercado negro, alrededor de 26 bolívares por dólar, muestra lo que le queda a aquél por caer. En 2012 la inflación llegó al 20%. El gasto descontrolado, las expropiaciones, los controles de precios, la expansión monetaria, los controles de capitales y otras políticas mal concebidas han derivado en escasez de productos básicos, recurrentes cortes de luz, racionamiento del agua, dependencia creciente de las importaciones y de las exportaciones de petróleo, así como en una deuda pública y un déficit fiscal crecientes.
Chávez centralizó el poder político conforme obtuvo el control de las principales instituciones de la sociedad venezolana –las fuerzas armadas, las cortes, el congreso, el banco central, el consejo electoral, los medios de comunicación más importantes, etc.–, y lo hizo atropellando el debido proceso y libertades civiles y políticas básicas.

La vasta expansión del poder estatal derivó en la negligencia en el cumplimiento de las funciones tradicionales del gobierno, como lo relacionado con la seguridad y las infraestructuras, y en un aumento de la corrupción. Durante el régimen de Chávez, la criminalidad se disparó: cuando llegó al poder, en 1999, el país experimentaba menos de 6.000 homicidios al año; en 2012 fueron cerca de 21.700. En 2012, Venezuela cayó nueve puestos en el Índice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional, del 165 al 174 países. La corrupciónsistemática del régimen de Chávez, que Gustavo Coronel documentó en un estudio de 2006 publicado por el Cato Institute, no hizo sino empeorar a partir de entonces.

La economía creció durante el gobierno de Chávez, y la pobreza fue reducida, como se redujo en gran parte de la región; pero, en promedio, el crecimiento anual de Venezuela fue del 3,3% entre 1999 y 2011, cifra inferior a la cosechada por Chile, Perú o Colombia, todos ellos democracias de mercado que no sacrificaron libertades básicas en el intento de lograr dicho progreso.

El balance económico del del chavismo habrá de tomar en cuenta el declive en los salarios y en el ingreso per cápita que resultará de cualquier crisis futura que sus políticas engendren. Solamente en ese momento podrán los venezolanos determinar completamente hasta qué punto fueron irresponsablemente desperdiciados los últimos 14 años, y ojalá se aparten del modelo de desarrollo dominado por el Estadoque ha afligido por décadas a su sociedad.

Tomado de elcato.org

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor