Buscar en nuestras publicaciones:

El populista y la famila

JAVIER PAZ

Recientemente el presidente Evo Morales afirmó que “apenas somos 11 millones (de bolivianos), así que compañeros y compañeras, prohibido usar condones”. Esta frase es útil para esclarecer algunas diferencias entre un individualista liberal como yo, y un colectivista antiliberal como Morales.

Para el individualista liberal más importante que la cantidad de habitantes, es la calidad de vida que cada uno pueda tener. El colectivista antiliberal, no ve individuos, ve masas: llámese proletarios, ricos, burgueses, etc. Mientras mayores las masas de pobres que voten por él, mejor.

El individualista liberal cree que la función del Estado es proteger las libertades individuales para que cada persona busque la felicidad. La razón de ser del hombre no es poblar territorio, aportar más impuestos o engrandecer al Estado. Para el colectivista antiliberal el ser humano es una pieza al servicio del Estado, entonces mientras más piezas seamos más poderoso el Estado, más impuestos recauda, más reclutas tienen las Fuerzas Armadas.

El individualista liberal cree que cada persona debe asumir la responsabilidad de sus propios actos. Cree que no hay mayor responsabilidad y compromiso que el de ser padres y que un padre debe procurar el sustento de sus hijos pero también darle el alimento moral y ético para convertirlos en personas de bien. El colectivista antiliberal cree que el Estado todopoderoso es capaz incluso de sustituir la insustituible función de los padres, por ello quiere imponer una educación homogénea y no le es ilógico arengar a la gente a que tenga hijos como conejos aunque los abandonen o los críen sin amor.

Un colectivista antiliberal como Morales considera que hay que tener hijos porque Bolivia está despoblada y no repara en que una familia pobre que tiene uno o dos hijos puede dar a esos niños un mejor futuro, pero una familia pobre que tiene cinco o diez hijos, casi inexorablemente está condenando a esos niños a la misma o mayor pobreza. En cambio un individualista liberal prefiere un país despoblado pero donde haya menos pobreza y mejores niveles de vida.

Mientras que un individualista liberal considera que los padres deben comprometerse a amar, cuidar y guiar a sus hijos, a un colectivista antiliberal como Evo Morales no repara en el sufrimiento de los niños que nacen de la irresponsabilidad y sufren el abandono; para él más importante es poblar territorio y habla de demografía como si se tratara de criar gallinas o vacas.

http://javierpaz01.blogspot.com/

Tomado de eldeber.com.bo

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor