Buscar en nuestras publicaciones:

La banca capitaliza sus utilidades

ARMANDO Méndez 

La Constitución Política del Estado reconoce que la economía boliviana es plural, entendiendo como tal porque conviven diferentes tipos de organización económica como son: comunitaria, estatal, privada y social cooperativa. Y todas ellas interactúan por medio de los mercados ya sean en el ámbito local, nacional o internacional.

Cada una de estas organizaciones económicas puede tener diferentes propósitos. En el caso de las privadas, uno de sus objetivos fundamentales es la búsqueda de utilidades. Las utilidades son la diferencia entre los ingresos totales de una determina empresa y sus costos totales. Estas utilidades corresponden a los dueños de la empresa.

¿Qué hacen con las utilidades? Puede ser que una parte la dediquen al consumo, caso en el cual dinamizan la demanda interna de consumo. Pero en la medida que las empresas crecen, en la medida que toman la forma de sociedades anónimas, las utilidades se capitalizan en la misma empresa o creando nuevos emprendimientos económicos. La única manera de seguir expandiendo las actividades de cualquier empresa, en un mundo cada vez más competido, es invertir cada vez más capital, el mismo que viene aparejado con conocimiento tecnológico.

La banca boliviana ha tenido una notable expansión desde aquellos aciagos días del año 1985 en que prácticamente la banca había desaparecido, como consecuencia de la hiperinflación que el país vivió, la primera en el mundo en tiempos de paz y la primera en América Latina.

Hoy se tiene una banca moderna, que ofrece los servicios que un banco otorga en el mundo económicamente desarrollado. Las sucursales, oficinas, puntos de atención y los cajeros automáticos se esparcen por todo el país.

En este escenario llama la atención que el gobierno dispusiera el año pasado aumentar los impuestos a la actividad bancaria, incrementando para este sector el impuesto sobre utilidades del 25 %, que rigen para todas las empresas formales, a un 37,5 %, si es que sobrepasaran su rentabilidad por encima del 13 por ciento, lo que en lenguaje financiero se denomina ROE. Adicionalmente, dispuso que sólo la banca, y no las casas de cambio, debieran pagar una alícuota del 0,7 por ciento por la venta de dólares. Es decir, suponiendo que la banca vendiese a Bs. 6,97 cada dólar y comprase a Bs. 6,85, ganaría 12 centavos, de los cuales casi cinco centavos se iría en impuesto y el resto sería utilidad para el banco. ¿Esto es así? No.

La banca, que hace transacciones de volumen al momento de vender y comprar dólares, no vende ni compra en los precios antes indicados, se mueve al interior de la banda. Por ejemplo, vende a Bs. 6,95 y compra a Bs. 6,89, o sea una diferencia de sólo seis centavos, de los cuales ahora se van casi cinco centavos en impuesto quedando casi nada para la banca.

Estas nuevas cargas tributaria explica la caída de las utilidades de la banca en el primer trimestre de este año comparada con igual periodo del año anterior. Las utilidades son menores en 10 millones de dólares lo que en términos de ROE indica que el mismo cayó desde un 17,5% a 10,8 %.

¿Qué impacto tiene la caída de utilidades de la banca? Una menor capitalización a futuro. En la medida que las utilidades aumentan los bancos tienen la capacidad de reinvertirlas y con ello pueden expandir sus créditos, ya que existen normas de obligado cumplimiento para la banca que si quiere seguir expandiendo su cartera de créditos tiene necesariamente que aumentar su capital. Por tanto, si sus utilidades disminuyen, por esta excesiva carga tributaria, la banca no podrá expandir el crédito y con ello se ralentizará el buen comportamiento de la demanda interna, tema que continuamente el Ministro Luís Arce destaca como un éxito de la política económica del gobierno del Presidente Morales. Siempre insiste que el país ahora tiene un motor de desarrollo económico en la demanda interna.

Hay empresas en Bolivia que están ganando mucho más que los bancos, pero como no existe la transparencia a la cual está sujeta la banca, pocos lo saben. Cualquier persona puede entrar a la página Web de la ASFI y encuentra información pormenorizada y actualizada sobre lo que hace cada banco o cada entidad financiera regulada. Por esto se sabe cuánto ganan los bancos lo que no se sabe de otras empresas.

*Miembro de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor