Buscar en nuestras publicaciones:

Contrarevolución en Egipto

JAVIER PAZ 

En mi artículo Revolución en Egipto (EL DEBER, 11/12/2012) hacía notar que en Egipto había llegado la democracia, pero que ello no era sinónimo de libertad y que el Gobierno de Mohamed Mursi se encaminaba, más bien, a cercenar libertades fundamentales e imponer ideas del fundamentalismo musulmán.

Muy a mi pesar aquel pronóstico se ha cumplido. La mayoría de los egipcios eligió democráticamente a un Gobierno que quiere imponer sus preceptos religiosos a toda la nación. Tal imposición implica un cercenamiento de libertades y DDHH ampliamente reconocidos. Por ello una minoría que teme perder sus libertades civiles se ha insurreccionado contra un Gobierno elegido democráticamente, que, sin embargo, actúa de manera autoritaria. La idea de levantarse contra Gobiernos autoritarios y liberticidas no es nueva. Por ejemplo, John Locke defendía explícitamente el derecho de los ciudadanos a destronar a un rey cuando este se convertía en un tirano; con lo encomiable que son los movimientos pacifistas y la admiración que tengo por personajes como Martin Luther King, Mahatma Gandhi o Nelson Mandela, podemos tener plena seguridad de que si George Washington o Simón Bolívar no hubiesen tomado las armas, no se habría logrado la independencia americana.

En el caso egipcio existe legitimidad de ambos lados. Mursi tiene la legitimidad de haber sido elegido por la mayoría en elecciones libres. Los insurrectos tienen la legitimidad de estar luchando por preservar sus libertades civiles. El problema radica en los abusos de poder cometidos por el Gobierno de Mursi. La solución, por lo tanto, debe basarse en consensuar una Constitución que preserve y garantice las libertades civiles y políticas de todos los ciudadanos y ponga límites el poder del Estado. Entre las libertades que dicha Constitución debe garantizar están la libertad de religión, la libertad de expresión y el trato igual de hombres y mujeres ante la ley. Llegar a esa solución no es fácil.

La mayoría musulmana debe comprometerse a respetar los derechos de las minorías. Pero incluso si los movimientos fundamentalistas musulmanes estuvieran dispuestos a dar tales garantías, existe la duda legítima (y reforzada por las acciones del Gobierno de Mursi) sobre su compromiso a cumplirlas. Además están de por medio las FFAA, cuya cúpula es la que efectivamente tiene el poder y que no debe tener mucho interés en devolverlo a la sociedad civil y correr el riesgo de ser sustituida o incluso encarcelada.

Tomado de eldeber.com

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor