Buscar en nuestras publicaciones:

¿Volver a la tribu? No, gracias.

LUIS CHRISTIAN RIVAS

En la sede de la Cidob en Santa Cruz, el Vicepresidente Álvaro García Linera dijo: “Nadie me contradijo hasta el día de hoy. No hay de parte de ninguna agrupación política existente en Bolivia un proyecto alternativo de Estado, de economía y de sociedad diferente al que postula el MAS y que está en la CPE; es decir, un Estado plurinacional…”.
Pero nosotros desde mucho tiempo atrás, hemos venido manifestando que se tiene que recuperar la República.

PRIMERO.- Por cuestiones histórico-evolutivas, nacimos como República y aunque no forjamos una cultura democrática sólida, a partir de 1982, recuperamos la libertad para crecer de manera gradual hasta la promulgación de una Constitución bañada en sangre el 2009, estamos involucionando para retroceder y llegar a la tribu, lo que es lo mismo, el socialismo comunitario, horizonte utópico cuyo camino transitorio es el Estado Plurinacional.

SEGUNDO.- Los primeros fundadores concibieron nuestra sociedad y redactaron las actas de nacimiento de Bolivia en la Asamblea General del Alto Perú en su 16ª sesión del día 13 de agosto de 1825, donde se decretó lo siguiente: “Primero: El Estado del Alto Perú se declara, en su forma de gobierno, Representativo Republicano… Tercero. Él se expedirá por los tres poderes: Legislativo, Ejecutivo y Judiciario, separados, y divididos entre sí… Séptimo: El objeto de estos tres grandes poderes, será proteger y respetar los sagrados derechos del hombre en su libertad, seguridad y propiedad…”.
Claramente podemos observar que asumíamos una forma de Gobierno cuyo objeto protegía principalmente al individuo y la propiedad privada.

TERCERO.- El modelo que seguían las nacientes repúblicas independientes americanas era el modelo norteamericano expresado en la “República representativa” o “República constitucional”, que se sustentaba en los principios de la libertad individual en contraposición con las autocracias. Demás está decir, que la función de una Constitución Política del Estado, histórica y doctrinalmente, es limitar el poder del gobernante, no ampliarlo.

CUARTO.- Las sociedades que hoy se precian de ser prósperas, no asumirían como Constitución Política del Estado, el mamotreto que tenemos como norma fundamental, donde el Estado tiene el control, supervisión, dirección, vigilancia, regulación, dirección de toda la economía, esa es la parte que tiene que ser cambiada fundamentalmente, la economía no puede estar en manos del Estado sino en manos del individuo, esta es una diferencia entre el socialismo comunitario y el republicanismo, entre estado plurinacional y república representativa constitucional, entre democradura y democracia liberal. Las sociedades libres no entran al fango del Estatismo económico.

QUINTO.- Mientras no se defienda estos principios: libertad económica y libertad política desde la Constitución, todo proyecto opositor será: “la misma chola con otra pollera”, muchos de los actuales candidatos estaban en contra de la promulgación de la Constitución caso Rubén Costas, otros pactaron sobre ella, caso Samuel Doria, y otros apoyaron su promulgación y ahora ofertan con miedo una “República plurinacional”, caso Juan del Granado.

SEXTO.- Los candidatos que se llamen opositores deben decirnos claramente, si seguirán la matriz propositiva oficialista rumbo al socialismo comunitario, o reconducirán la nave hacia la sociedad abierta que no necesita tanta ingeniería social de filósofos, sociólogos y antropólogos, tan solo se trata de tomar los buenos ejemplos, ejemplos de éxito económico; eso nos conduce por la economía de libre mercado, pero eso se tiene que decir al electorado sin miedo, con valentía, con los pantalones bien puestos.

Tomado de eldia.com.bo