Buscar en nuestras publicaciones:

La "petrochequera": ¿Generosidad o miseria para venezuela?

HANA FISCHER

La gran diferencia entre los gobernantes honestos y los que no lo son, es que para estos últimos los dineros y bienes públicos constituyen un “botín”. Con respecto a este punto es bueno tener claro que no se trata únicamente de riqueza sino, sobre todo, de poder político. Es por esa razón que aquellos que tienen tendencias autoritarias, impulsan la estatización/nacionalización de diferentes áreas de la economía. Cuanto mayor sea la porción que esté en manos del “Estado” –que en realidad son los gobernantes y sus burocracias– correlativamente, se acrecienta su poder.

Venezuela es un caso singular, ya que los diferentes gobernantes se las han ingeniado para que la riqueza nacional esté concentrada en un solo rubro: el petróleo. En efecto, alrededor del 80% de los ingresos por exportaciones proviene de ese hidrocarburo. En consecuencia, quien se adueñe de la producción petrolera, será el amo de los venezolanos.
Los hechos de público conocimiento que hoy sacuden y enlutan a los venezolanos de a pie tienen su origen en 1973, cuando a raíz de la decisión de la OPEP de acotar los suministros de petróleo, su precio se disparó. Continuó en 1976, cuando comenzó a regir la nacionalización del petróleo, hecho que ocurrió durante la presidencia de Carlos Andrés Pérez. Y llegó a su clímax con el extinto Hugo Chávez, que sin ningún disimulo se autoproclamó “dueño y señor” del petróleo nacional, con dominio absoluto sobre él.

A partir de entonces, el Napoleón sudamericano se lanzó —chequera en mano— a conquistar el continente. Usando como medio la “petro-diplomacia”, Chávez hizo “negocios” con aquellos gobernantes que consideró que le serían útiles, en su proyecto de instalar el “Socialismo del Siglo XXI” por doquier. Quería emular, pero simultáneamente superar a Fidel Castro, logrando lo que el dictador cubano anheló pero no pudo lograr.

Todos los negocios realizados por Chávez, tenían como base el petróleo. Ya sea suministrándolo en condiciones muy ventajosas o utilizando el dinero producto de su venta. En líneas generales el esquema es el siguiente: El gobernante beneficiado, debe pagar el 40% del coste del crudo a 90 días, ya sea en efectivo o en especies. El resto es financiado, pagándose en un plazo que oscila entre los 17 y 25 años, con dos de gracia. El interés anual es de 1%.

Hizo este tipo de convenios con Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Argentina, Brasil y Uruguay. Sin embargo el más beneficiado por lejos, fue Cuba. Desde hace 14 años Chávez, y ahora sus herederos políticos, le vienen dando a los hermanos Castro 100 mil barriles diarios a precios preferenciales (que ni así pagan). El 50% de lo entregado es financiado a 25 años.
Cuba fue uno de los grandes favorecidos por los acuerdos con Venezuela. 

Cada vez que se firma un contrato de este tipo, se declara a los medios de prensa que esos negocios son beneficiosos para ambas partes, y que se hacen para favorecer a los respectivos pueblos. Por ejemplo, tras uno de esos acuerdos de cooperación, Evo Morales afirmó, que los convenios firmados “benefician al pueblo boliviano y venezolano y no al capitalismo ni al imperialismo (…) Frente al neocolonialismo está el neosocialismo comunitario del Siglo XXI, que busca la dignidad de los pueblos”.

Pero la realidad indica otra cosa. Los cubanos siguen sufriendo grandes carencias en todos los órdenes de la vida. Los argentinos están en medio de una crisis económica y financiera, de proporciones incalculables. Los bolivianos, nicaragüenses y ecuatorianos ven descender su calidad de vida. Los uruguayos tenemos el “honor” de tener los combustibles más caros de la región y la nafta más costosa del mundo.

Sin embargo, lo peor de todo, lo más indignante e inmoral, es lo que les ha sucedido a los propios venezolanos. A medida que la “generosidad” de Chávez se iba extendiendo por el mundo, los venezolanos se iban empobreciendo cada vez más. Las góndolas de los supermercados del rico país petrolero, lucen vacías. Hay que hacer largas colas y durante varias horas, para conseguir lo más indispensable. Según predice el estudio realizado por SR Solchaga Recio, titulado “Perspectivas América Latina 2014”, en este año el PBI de Venezuela caerá un 0,6%, y tendrá una inflación de 56 % — que va en camino de convertirse en hiperinflación. Además, pronostica que la economía nacional colapsará en el 2014, en medio de un desbarajuste fiscal y cambiario.

Contra todas estas cosas es que —impulsados por los estudiantes— los venezolanos comunes están manifestando en forma pacífica en las calles. Además, exigen respeto por los derechos humanos, que se garanticen las libertades asociadas a una democracia genuina, la liberación de los presos políticos, el cese del hostigamiento a los opositores. Y por encima de todas las cosas, gritan: “Cubanos, go home!”.

Las reacciones de los diferentes gobernantes y organizaciones están estrechamente ligadas al grado de su participación del botín que Chávez ha estado repartiendo entre sus acólitos. Causa gracia cuando se rasgan las vestiduras diciendo que no condenan la brutalidad del régimen chavista para no pecar de “intervencionistas”. O cuando Nicolás Maduro acusa de “inmiscuirse en los asuntos venezolanos” a los gobernantes y organizaciones, que le exigen que cese con la violencia desatada contra la indefensa sociedad civil. Tanto cinismo es pasmoso.

Esta situación surgida en la región desde el advenimiento de Chávez al poder, se ajusta como anillo al dedo a esta reflexión de San Agustín: “Si le quitamos la justicia, ¿en que se convierten los reinos sino en bandas de ladrones a gran escala? (…) Son un grupo de hombres que se rigen por un jefe, se comprometen en pacto mutuo, reparten el botín según la ley por ellos aceptada. Supongamos que a esta banda se le van sumando nuevos grupos de bandidos y llega a crecer hasta ocupar posiciones, establecer cuarteles, tomar ciudades y someter pueblos: abiertamente se autodenomina reino, título que a todas luces no le confiere sus manifiestas ambiciones, sino la impunidad alcanzada”.

Tomado de es.panampost.com