Buscar en nuestras publicaciones:

Opulencia chola

JAVIER PAZ 

La cadena BBC Mundo, recientemente ha reportado sobre los opulentos edificios llamados cholets, que se construyen en la ciudad de El Alto. Más allá del estilo arquitectónico estridente que puede no ser del agrado de muchos (yo incluido) creo que hay algo más importante que resaltar: el ejemplo de oportunidades económicas que el libre mercado permite a los sectores más pobres y marginados de la sociedad.

La mayoría de esos nuevos ricos son hijos de padres pobres, incluso extremadamente pobres. Muchos no han terminado el colegio y menos aun asistido a una universidad y han tenido que trabajar desde muy temprana edad, levantándose a las 3 o 4 de la mañana en un frio altiplánico que espanta a cualquiera. Han comenzado en lo más bajo de la escala salarial y con mucho esfuerzo, ahorro y creatividad han logrado amasar grandes fortunas. Ellos han alcanzado el sueño americano de volverse ricos mediante el esfuerzo propio y sus historias deben ser motivo de orgullo.

Quien conoce El Alto sabe que es una de las ciudades más receptivas al discurso socialista y más violentamente anticapitalista. Sin embargo la urbe es uno de los centros industriales y comerciales más importantes del Bolivia y sus habitantes, a pesar de los sentimentalismos socialistas que puedan tener, son de una mentalidad altamente capitalista: no dependen del Estado para su subsistencia, desconfían del mismo y muchos son comerciantes. Estos nuevos ricos, son un gran ejemplo de lo maravilloso del capitalismo, del sistema de libre mercado que premia al que trabaja, se esfuerza y ahorra, sin importar si es blanco, cholo, hombre o mujer.

Y es que en un sistema verdaderamente capitalista, no se enriquece quien tiene un apellido noble, piel blanca o conexiones con el poder, sino quien puede satisfacer mejor las necesidades de los consumidores. Al final de cuentas, el capitalismo consiste en tener un estado que administre justicia y de libertad a los individuos para que satisfagan sus necesidades. Y nada como la libertad para que florezcan las ideas que generan riqueza, trabajo y reducen la pobreza.

Tristemente, la dirección actual del país, con su burocracia, sus trabas, su control sobre la economía, hace más difícil para un emprendedor progresar y generar productos que lo enriquezcan, beneficien a los consumidores y generen empleos para otras familias.

Tomado de eldeber.com.bo 

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor