Buscar en nuestras publicaciones:

¿Qué nos debe la sociedad?

JAVIER PAZ 

¿Qué me debe la sociedad a mí o a usted? ¿La sociedad le debe una casa, un auto, medicinas y servicios de salud, educación desde el colegio hasta la universidad, seguro de desempleo, pensión de vejez? Dependiendo de su corriente filosófica la respuesta puede ser un sí completo o parcial, como lo da el comunismo, el socialismo y los Estados de bienestar modernos. Estas corrientes consideran obligación del Estado cuidar a los ciudadanos como si fueran niños desde la cuna hasta la tumba. Por supuesto, si el Estado es responsable de proveer estos servicios y, para ello, confisca parte de la producción de los miembros de la sociedad mediante impuestos, entonces es la sociedad la que paga estos servicios.

Por otro lado, los liberales creemos que es responsabilidad de cada persona adulta proveerse de los bienes y servicios que considere necesarios y dar a los hijos el sustento, la salud y la educación. ¿Esto significa que para un liberal la sociedad no le debe nada? No, la sociedad le debe respeto y protección de su vida, libertad y propiedad. La sociedad le debe la libertad para perseguir sus sueños, buscar riquezas, trasladarse de un lugar a otro y expresarse. La única limitación que le impone es que sus acciones no atenten contra la vida y la propiedad de otros.

Alguien podría pensar, ¿por qué no tener una sociedad que provea todo y a la vez les dé tanta libertad como un régimen liberal? El problema es que estos dos objetivos son contradictorios. Tomando un caso extremo, ¿acaso puede haber una prensa libre si el Estado es dueño de la propiedad como sucede en los países comunistas? Pero incluso en sociedades que intentan salvaguardar las libertades individuales, la implementación de un Estado de bienestar implica impuestos cada vez más altos, lo cual es una confiscación de la propiedad y el trabajo ajeno, y deviene en cada vez más regulación y más restricciones a los ciudadanos.

La noción de que la sociedad nos debe dar trabajo, casa, comida, salud y educación, por un lado implica que cada uno de nosotros le debemos a los demás estos beneficios y, por el otro, autoriza al Estado a convertirse en juez y promotor de un objetivo comunista que, si la historia sirve de lección, inevitablemente lleva a totalitarismos nefastos.

Por el contrario, los Estados liberales, al poner la obligación del bienestar de cada persona sobre sí mismo, conducen a sociedades con mejores niveles de salud, educación, riqueza y bienestar

Tomado de eldeber.com.bo

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor