Buscar en nuestras publicaciones:

Los ricos y la innovación

JAVIER PAZ 

Muchos consideran la desigualdad económica como algo inherentemente malo e injusto. Tal valoración no toma en cuenta que la desigualdad es parcialmente una consecuencia de las diferentes aptitudes, vocaciones y grados de esfuerzo de las personas: personas como Bill Gates, Steve Jobs o Warren Buffet eran ciudadanos de clase media que hicieron sus fortunas gracias a su creatividad y su sagacidad empresarial

.

La valoración negativa de la desigualdad tampoco considera que los ricos cumplen un rol fundamental en el proceso de innovación tecnológica, tanto en el lado creativo como en el aspecto comercial. Por el lado creativo, son los países más ricos, las personas más ricas y las empresas más ricas quienes más invierten en la investigación y el desarrollo de nuevos y mejores productos. Y son los más ricos los que a menudo generan la demanda inicial para que un producto pueda producirse en masa y llegar a la mayoría de la población.

Por ejemplo, el teléfono celular inicialmente era exclusivo para personas con mucho dinero, tanto por el costo del aparato como del servicio. Hoy la tecnología celular es asequible a todo el mundo, desde África hasta Sudamérica, pero si los primeros modelos no hubieran tenido la demanda suficiente, solventada por los más ricos, posiblemente hoy no pudiéramos beneficiarnos todos de esa tecnología. Henry Ford, en el siglo pasado, creó el modelo T para que hasta sus obreros pudieran comprar un vehículo. Su visión revolucionó el mundo, pero inicialmente necesitó hacer vehículos destinados a los más pudientes, antes de tener los recursos necesarios para montar su fábrica de producción en gran escala.

Las empresas farmacéuticas invierten miles de millones de dólares en investigación y desarrollo de nuevos medicamentos; cuando una nueva droga sale al mercado, son los ricos consumidores de Europa y Norteamérica los que pagan la cuenta con precios altos, mientras que los consumidores de países pobres como Brasil o Bolivia se benefician de drogas genéricas o de vencimiento de patentes con precios que son una fracción de los originales.

Si miramos a nuestro alrededor y vemos las tecnologías que hacen nuestra vida más fácil y placentera, desde el televisor, los viajes en avión, la computadora personal o la medicina, vemos un proceso similar en que el rol de los ricos es fundamental para que esas innovaciones tengan el empuje inicial para poder llegar hasta los pobres

Tomado de eldeber.com.bo

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor