Buscar en nuestras publicaciones:

Los infiernos fiscales

LUIS CHRISTIAN RIVAS 

Ya en el siglo XVIII, Adam Smith advertía: “Nunca guardes todo tu dinero en el país donde vives, porque puede pasar algo. Y generalmente, pasa”. Las masas volátiles y los gobernantes concentrados en la rapiña y el saqueo para obtener ingresos, ya sea mediante impuestos o aranceles, sugieren que el individuo está huérfano frente al Estado.

Es necesario comprender este punto para continuar con la explicación, porque un socialista mirará al Estado como la salvación y un liberal observará al Estado con mucho recelo, como cuando uno está sentado junto a un delincuente; es que los Estados son maquinarias de la gran industria de la confiscación y del cobro de impuestos que crean terrorismo tributario, presión fiscal o como últimamente se denomina: infiernos fiscales.

Los infiernos fiscales son países donde no solo es difícil pagar impuestos como Bolivia, también tienen muchos impuestos o son muy altos, donde la burocracia se encarga de embargar bienes y quebrar empresas con el fin de recuperar ingresos, si es que no mandan a la cárcel a los deudores, tratándolos como vulgares delincuentes; siendo que la evasión de impuestos es un crimen sin víctimas como lo explicamos en otra parte. En definitiva, no solo es difícil llenar una declaración jurada, sino que un mero error puede acarrear una deuda millonaria.

Así surgen los “tax haven”, denominación que fue traducida como “paraíso fiscal” cuando en realidad significa “refugio fiscal”, como dice Diego Sánchez de la Cruz, estos refugios tienen como principal misión ofrecer una alternativa a los contribuyentes frente a la fiscalidad confiscatoria. Los países así denominados, también ofrecen estabilidad política, seguridad legal, calidad de servicio, etc.

Pero quienes están movidos por las pasiones de la envidia y celos, no pueden comprender que existan ricos que quieran proteger sus bienes de la rapacidad política, ponen en un mismo saco, a quienes han robado de las arcas del Estado, con personas que han ganado una fortuna por merito o aptitud propia como Lionel Messi, al respecto bien dice Juan Ramón Rallo: “El análisis que se está haciendo de los papeles de Panamá no se puede estar volviendo más reduccionista y amarillista. Ahora mismo los titulares ya son: "Descubra cómo los ricos evitan pagar impuestos", metiendo en el mismo saco a aquellos que han amasado su fortuna robando (Putin) y a aquellos que la han amasado legítimamente (Messi). Lo verdaderamente noticiable del asunto no debería ser la ingeniera fiscal, sino el saqueo sistemático al que nos están sometiendo las élites político-lobistas extractivas. Equiparar orígenes de riqueza tan distintos solo está contribuyendo a trasladar el mensaje de que la principal y más importante obligación civil es pagar impuestos al Estado: robar o no robar a tus conciudadanos ya es una cuestión secundaria y subordinada a la anterior”.

Los mismos políticos se dan cuenta que los impuestos son un robo y los frutos de su latrocinio los ponen a buen resguardo, mientras nos obligan a pagar más impuestos. Entonces, el problema no es tener plata en los refugios fiscales sino robarle a la gente y saquear con los impuestos.

Según Sánchez de la Cruz, la UE, EEUU, G-20 y OCDE no quieren competencia tributaria ni “paraísos fiscales”, tratan de estigmatizar a la gente que tiene sus cuentas a salvo de estos gobiernos, quieren eliminar las diferencias tributarias entre los diversos países, suprimir la competencia fiscal; así el estatismo quiere estar seguro de que ningún contribuyente pueda proteger sus ahorros, patrimonio e inversiones en los refugios, en contraposición promueven una “integración fiscal”, uniformizar los tributos. Entonces un liberal que busca limitar el poder se dará cuenta de esta nefasta influencia y control de los gobernantes sobre la vida, libertad y propiedad privada del individuo.

Tomado de eldia.com.bo