Buscar en nuestras publicaciones:

¿Es o no es un derecho humano?

JAVIER PAZ

Si Ud. naufragara en una isla desierta junto a otras dos personas desconocidas, ¿cuáles serían las obligaciones que se tienen entre sí? Usted no puede matar, golpear o robarle a los otros sus pertenencias y viceversa porque nuestra calidad de humanos e iguales entre sí (iguales en derechos) nos obliga a respetar la vida, la libertad y la propiedad de los otros como también a exigir su respeto para con nosotros.

Más allá de este respeto mutuo usted no puede obligar a los otros a que le construyan una casa, le provean agua, o le den clases de aritmética; tal obligación implicaría una violación de la libertad de los otros.

Probablemente estas tres personas decidan colaborar para conseguir el alimento, construir un refugio y cuidarse en la enfermedad, pero esta colaboración es voluntaria y mutua y si uno de ellos decidiera irse a vivir solo a otra parte de la isla y cortar contacto con los otros dos, estaría en todo su derecho. Imaginemos que los tres náufragos son un médico, un profesor y un arquitecto.

¿Eso implica que el médico está en la obligación de garantizar la salud, el profesor la educación y el arquitecto la vivienda? Por su puesto que no. El que cada persona tenga diferentes especialidades hace más beneficiosa la colaboración mutua, pero no quita el hecho de que ésta tiene que ser voluntaria, no obligatoria.

Aquí tenemos una prueba simple para entender qué es un derecho humano. Los verdaderos derechos humanos se mantienen vigentes donde sea que nos encontremos y su cumplimiento es obligatorio por parte de todos. Si Ud. y otras personas están perdidos en una isla, todos siguen manteniendo su derecho a la vida, la libertad y la propiedad; todos se deben respeto mutuo.

Una prueba adicional para entender lo que no es un derecho humano es que si su cumplimiento implica una trasgresión de los derechos a la vida, la libertad y la propiedad, entonces no es un derecho humano. Un derecho es una obligación de todos hacia Ud. Obligar a todos a proveerle agua, salud o educación, implica coartarles su libertad y por tanto no pueden ser derechos humanos.

Un conocido adagio afirma que sus derechos terminan donde comienzan los derechos del prójimo. Bajo esta premisa los llamados derechos de segunda generación (salud, educación, servicios básicos) no pueden ser derechos humanos, porque su cumplimiento implica la obligación de alguien de proveerlos y tal obligación importa una violación de ciertas libertades que son la base de los derechos humanos de primera generación, es decir de los verdaderos derechos humanos.

Tomado de libertad.org 

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor