Buscar en nuestras publicaciones:

Burocracia desde que nacemos

JAVIER PAZ 

Hace unos días nació mi hija. Más allá de la alegría personal, quisiera destacar la burocracia que acompaña al hecho. Luego de nacida, mi hija recibió un certificado de nacido vivo de la clínica, es decir, un certificado de nacimiento. Hasta aquí todo bien. Con este papel debo ir a la Gobernación, pero antes tengo que sacarle una fotocopia al certificado de marras. En la Gobernación el trámite es rápido y lo único que hacen es sellarlo, pero mientras espero y soy atendido tengo por lo menos media docena de televisores recordándome lo grandioso que es nuestro gobernador, las muchas obras que realiza y lo agradecido que debemos estar con él.

Es decir, somos sometidos a la propaganda política con la ignominia que nosotros mismos la pagamos y somos obligados a verla mediante la realización de un trámite absolutamente innecesario. Pero la historia no acaba aquí porque luego tengo que ir a un Registro Civil a sacar un certificado de nacimiento. Es decir, en la clínica me dan un certificado de nacido vivo que, para todo motivo práctico, es un certificado de nacimiento, para que con ese documento pueda sacar otro certificado de nacimiento.

Además tengo que ir al Registro Civil con mi esposa y mi hija, con todos los riesgos y molestias que implica sacarlas a la calle y exponerlas a ambientes sucios, ventoleras, humo de micros y otros contaminantes. Pero la historia tampoco acaba aquí ya que posteriormente tendré que ir al Segip a sacarle un carné de identidad y seguramente en sus instalaciones me recordarán lo grandioso que es nuestro presidente, las muchas obras que realiza y lo agradecido que debemos estar con él.

¿Por qué no me pueden dar el certificado de nacimiento definitivo en la misma clínica? ¿Por qué otorgar un certificado de nacimiento con el cual uno tramita otro certificado de nacimiento? ¿Cuál es la utilidad de esa duplicación? ¿Cuál es el propósito de ir a la Gobernación a sellar un papel? Si es por una cuestión estadística, ¿no puede la clínica pasar esos datos? ¿Y por qué la Oficialía de Registro Civil requiere que vayan los padres con el recién nacido? ¿Acaso la clínica, mediante el certificado de nacido vivo, no ha dado fe de que el niño nació? ¿No podría la clínica dar el certificado de nacimiento definitivo o, mejor aún, el carné en vez de tener a los padres a vueltas en trámites innecesarios y en colas abrumadoras? Vaya uno a saber si la multiplicación de trámites se debe a la necesidad de multiplicar funcionarios y pegas, a la conveniencia de obligar al ciudadano a tragarse la propaganda mientras hace las colas o a la ineptitud de quienes no pueden hacer las cosas sencillas

Tomado de eldeber.com.bo 

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor