Buscar en nuestras publicaciones:

Un compromiso con la verdad

JAVIER PAZ

Hace poco escuché decir a un dirigente que los cupos de exportación “cumplieron su ciclo” y que era tiempo de liberar las exportaciones de soya. Tal afirmación, implica que dicho mecanismo tuvo un efecto positivo y sirvió para algo pero que ahora ya no se necesita; implica que el gobierno estuvo acertado, hasta cierto punto en implementar la medida, pero es momento de retirarla.

Para beneficio de la duda, debemos entender que quienes están en una posición política, ya sea como líderes de algún gremio empresarial o tienen que negociar con el gobierno para conseguir una ley o un decreto, deben tener el tacto político para agradar y convencer a quienes ostentan el poder. Y una forma de convencer es diciendo que algo fue bueno, pero que ya no es necesario o no corresponde con la actual coyuntura.

Ser ambiguo, buscar agradar, ser lisonjero, apoyar al caudillo y al partido en los aciertos y los errores, elegir las opiniones que uno tiene de acuerdo a los votos que puedan proporcionar, tomar posiciones reñidas con lo justo, pero que benefician al sector que uno representa es una necesidad y casi una obligación para los políticos, incluidos los líderes de sindicatos y gremios empresariales. Tal vez por estas razones difícilmente podría seguir una carrera política. Esta necesidad de ser ambiguo, de desinformar, de cambiar de opinión de acuerdo a la conveniencia y no a la convicción o mejor aun a la ciencia lamentablemente no es exclusiva de los políticos, sino también de académicos y periodistas.

Afortunadamente no tengo compromisos con nadie, no busco una carrera política, y aunque sí me interesa convencer, educar y si es posible, agradar, no busco la aprobación de mis lectores, sino la correcta exposición de un argumento o punto de vista. Esta independencia me permite criticar, sin fijarme si esto beneficia al oficialismo o a la oposición, o si será del agrado de tal o cual persona. Me permite decir cosas que algunos consideran que no se deberían decir porque van en contra de los intereses cruceños o porque son demasiado radicales para la sociedad en la que vivimos.

Me permite decir que los cupos de exportación nunca fueron una buena idea, que me parece excelente que se haya expulsado a la DEA del país, que este gobierno ha destruido la estructura institucional de Bolivia y que vamos por mal camino. Mi único compromiso es con la búsqueda de la verdad, con mis principios y valores y con la construcción de una sociedad de hombres libres y justos.

Tomado de eldeber.com.bo

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor