Buscar en nuestras publicaciones:

La falacia de la demanda interna

JAVIER PAZ

El gobierno, ayudado por economistas que no saben de economía, quiere explicarnos que el crecimiento y la solidez de nuestra economía se deben al fortalecimiento de la demanda interna. ¿Qué es la demanda interna? Es la suma de lo que gastan todos los habitantes de Bolivia. Según el gobierno, gracias a sus políticas redistributivas, la gente puede gastar más, generando mayor demanda interna y fortaleciendo la economía.

El problema es que un país no crece de manera sostenida gastando más, sino produciendo más. Imaginemos que yo gano 500 dólares mensuales. Es obvio que lo máximo que puedo gastar de manera sustentable es 500 dólares. Si yo de alguna manera, en vez de gastar 500, gasto 700 dólares al mes (digamos que me presto dinero de alguien), estoy mejorando mi nivel de vida en el presente con esos 200 dólares adicionales, pero sacrificando mi nivel de vida en el futuro cuando tenga que pagar el préstamo. La única forma de que yo pueda incrementar mis gastos de manera sustentable, sin sacrificar mi bienestar futuro es ganando más de 500 dólares y para ello debo incrementar mi producción.

Ni las personas, ni las empresas, ni los países escapan a esta ecuación entre ingresos y gastos. Quienes sostenidamente gastan más de lo que producen, tarde o temprano terminan quebrando. ¿Sabe qué país incentivó la demanda interna la última década? Grecia, y mire el desastre en el que se encuentra. Bolivia vivió los 70 gastando plata prestada y tuvo que pagarlo en los 80, con una de las mayores crisis económicas de su historia. Argentina hizo lo propio en la década de los noventa y tuvo que pagarlo la década del 2000. Y el actual gobierno argentino está nuevamente haciendo lo mismo por lo que yo no creo que pasen más de 5 años sin que ese país vuelva a vivir otra crisis.

Por supuesto, mientras se despilfarra la plata que otros ahorraron, todo es bonito, hay para bonos, para obras públicas, para empresas estatales y el gobierno puede jactarse de mejorar la vida de la gente, de ser solidario, etc. Pero cuando se acaba la plata (lo cual es inexorable), el país sufre una recesión, como la tienen Estados Unidos, España y Grecia ahora, como la tuvo Argentina el 2001 o como la tuvo Bolivia el 82. No existen cosas gratis en economía y el gasto por encima de la producción tarde o temprano se paga. Tal vez para entonces el partido actual ya no esté en gobierno y hasta pueda decir que “en sus tiempos la gente vivía mejor”. Es lo que hacen todos los políticos.

Poco o nada ha hecho este gobierno para incrementar la productividad y la producción del país. Más bien ha puesto trabas a todos los sectores productivos. La bonanza económica actual se debe principalmente al incremento de precios internacionales de nuestras materias primas (algo de lo cual el gobierno no tiene ningún mérito) y al incremento del narcotráfico (algo de lo cual el gobierno tiene algún mérito). Una caída de tales precios y una lucha efectiva contra el tráfico de drogas revertirían la situación, y la “demanda interna” se esfumaría, como va a suceder tarde o temprano.

Santa Cruz de la Sierra, 04/04/12

http://javierpaz01.blogspot.com/

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor