Buscar en nuestras publicaciones:

La abundancia es nuestro futuro

ARMANDO MÉNDEZ

El título del presente artículo sintetiza una conferencia que dio hace poco (marzo 2012) Peter Diamandis en EE.UU. con ese título: “Abundance is our future”. Como economista soy un convencido que la escasez de recursos es la principal restricción con la que toda actividad económica se realiza en todo tiempo y lugar, por lo que la abundancia por principio no existe. Sin embargo, la citada conferencia es una interesante reflexión acerca de que el futuro será mejor que el presente que vivimos gracias al inmenso desarrollo de la tecnología, criterio que comparto, porque determina una productividad creciente.

Diamandis se pregunta ¿Por qué en los medios de comunicación predomina siempre lo negativo? Su respuesta, porque a eso la mente de la gente le pone atención. Y esto es así porque siempre estamos inseguros y temiendo el peligro. Por esta razón estamos dispuestos a escuchar las malas noticias. La consecuencia de este hecho es que la gente piensa que estamos peor que antes, cuando la realidad es que estamos mejor, mucho mejor en promedio.

No vemos el gran progreso hecho en el último siglo, lo que nos permite poseer grandes potencialidades para las próximas tres décadas. Esto no quiere decir que el mundo no tiene problemas, los tiene. Siempre hay problemas. Sin embargo durante el siglo XX se dieron grandes cambios favorables y notables como confirma los siguientes datos, en promedio y a nivel mundial: La esperanza de vida se duplicó, el ingreso per cápita real subió tres veces, la mortalidad infantil cayó diez veces, el costo real de los alimentos bajó diez veces, el costo de electricidad 20 veces, el costo del transporte cien veces y el costo de comunicación 1000 veces. Algo que nunca sucedió antes. ¿No es increíble? Estamos viviendo una época extraordinaria.

En EEUU la gente que está calificada como pobre, sin embargo, tiene las siguientes características: el 99% tiene electricidad, agua, servicio de alcantarillado y refrigeración. El 95 por ciento tiene televisión, el 88 por ciento tiene teléfono celular y el 70 por ciento tiene automóvil con aire acondicionado.
¿Qué es lo que explica este maravilloso comportamiento? Diamandis dice: está en el crecimiento exponencial de la tecnología que se ha producido durante el siglo XX y hasta el año 2010, proceso que no ha sido afectado por las guerras ni por las recesiones o depresiones económicas. Si se compara el comportamiento del desarrollo tecnológico de los últimos treinta cinco años con los primeros treinta cinco años del siglo XX, se confirma el crecimiento exponencial de la tecnología. Por citar algunos casos de este impresionante desarrollo tecnológico esta en la computación infinita, cada vez más rápida, en el desarrollo de la inteligencia artificial y la robótica.

Estas tecnologías sirven para resolver los problemas económicos y crear una vida de posibilidades. La tecnología libera fuerzas aunque los recursos sean escasos. La gente piensa que hay escasez de energía cuando en verdad hay abundancia. “Se tiene cinco mil veces más de energía de lo que anualmente se utiliza”. El problema no está en la escasez, está en el acceso. Lo mismo sucede con el agua. Hay abundancia. Vivimos en un planeta de agua. El 70 por ciento del planeta está cubierto de agua. Con la tecnología ya actual se puede tener acceso a la energía y al agua existente para satisfacer todas las necesidades, destaca Diamandis.

La telefonía celular se ha generalizado en los países no desarrollados, lo cual no sólo permite una comunicación que antes no era posible sino que da acceso al conocimiento antes no disponible y acumular información que se quiera. Google y Yahoo ponen a disposición inmediata el conocimiento. Esto hace que la gente sea más educada y tenga mejor salud.
El fenómeno más notable de los últimos tiempos es el Internet y su uso. A nivel mundial el año 2000 sólo tenía acceso un 6 por ciento de la población, para el año 2010 subió al 23 por ciento y se espera que para el año 2020 ya un 66 por ciento de la población este conectada al Internet. ¿Que significa esto?, que cada día hay más gente que está vinculada al conocimiento lo que le permite ser gente más saludable y mejor educada. Hasta el 2020 se incorporaran 3,000 millones de personas en el mundo al Internet, a la información y al conocimiento, con lo que estarán más capacitados para producir riqueza y, por tanto, para contribuir al mejoramiento del bienestar del mundo. Y esta gran contribución que harán hoy no la podemos predecir.

Por tanto, el reto para enfrentar el futuro de manera promisoria es aprendiendo la tecnología y difundiéndola. Mi conclusión es que los científicos, los ingenieros y los empresarios son los verdaderos protagonistas del desarrollo económico, de cuya actividad nos beneficiamos todos los demás.

La Paz, 4 abril de 2012
*Miembro de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas

Tomado de hoybolivia.com.bo


Búscanos en el Facebook

Artículos del autor