Buscar en nuestras publicaciones:

En defensa de los cocaleros

JAVIER PAZ 

Los bolivianos tenemos una tara, nos han dicho que la cocaína es mala y que es nuestra responsabilidad evitar que los consumidores en el resto del planeta consuman este estupefaciente. Tal es nuestro complejo, que incluso cuando llegó a la presidencia un sindicalista cocalero que hizo su carrera política a punta de resistir las invasiones y abusos del Estado contra los agricultores de dicho cultivo en el Chapare, siguió con el estribillo de que hay que luchar contra el narcotráfico y limitar los cultivos de coca.

Si yo asesorara al presidente, le diría que abrogara la nueva ley de la coca y la ley 1008, para sustituirlas por nada, para dejar de tratar a la coca como algo especial y permitir que cualquier agricultor en cualquier parte del país la cultive. Alguien dirá que esto no es posible porque tenemos compromisos con la ONU, la OEA, etc.

Entonces tendríamos el doble beneficio de salirnos de esos organismos multinacionales que en realidad no sirven para nada que no sea multiplicar el número de diplomáticos ociosos que vacacionan y hacen vida social a costa de los impuestos de la gente que trabaja.

Los productores de coca de los Yungas se oponen a la nueva ley de la coca. Aducen por lo que he leído, que hay un favoritismo hacia los productores chapareños. Pero ellos tienen un argumento más poderoso: el derecho, anterior inclusive al Estado, a su libertad y al uso de su propiedad como mejor les venga en gana. Los cocaleros, los agricultores y en realidad todos los ciudadanos, debemos resistir la intromisión cada vez más burda y arbitraria del Estado en nuestras vidas privadas, coartando nuestra libertad y nuestra propiedad.

El debate no gira en torno a si la coca o la cocaína son buenas o malas, porque tanto si son buenas como si son malas es totalmente irrelevante. El debate debe girar en torno a que si yo como hombre adulto y ciudadano libre tengo el derecho a consumir cocaína si me viene la regalada gana o más bien, qué potestad le he dado yo al Estado, como dueño de mi propia vida, para que el decida por sobre mí, lo que yo quiero meterme a la boca. Yo, por lo menos, declaro que no le he dado esas potestades a ningún Estado.

Tomado de javierpaz01.blogspot.com

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor