Buscar en nuestras publicaciones:

Venezuela: la fiesta del Chivo

ALFREDO BULLARD

La notable novela de Mario Vargas Llosa retrata la brutal dictadura de Rafael Leonidas Trujillo en República Dominicana. Pero además muestra esa particularidad folclórica, curiosa y pintoresca de las dictaduras en Latinoamérica, llenas de personajes circenses, de circunstancias curiosas, de mequetrefes sobones, de populismo de callejón y cantina.

El contexto internacional y la globalización han hecho que las dictaduras evolucionen. Hoy tratan de disfrazarse de democracias, con elecciones y todo. Tratan de ganar una legitimidad de la que obviamente carecen. Bañadas en el barniz de lo real-maravilloso, parecen en realidad sacadas de lo irreal-espantoso. En la política latinoamericana, la democracia es desdibujada en una caricatura grotesca que se burla de sí misma.

¿Cómo entender la reelección de Chávez en Venezuela? ¿Qué explica que un personaje tan nefasto y parecido al Trujillo de la novela (y lo que es peor, al Trujillo de la realidad) pueda ganar una elección? ¿Cómo encontrarle un sentido a que alguien que ha destrozado un país y ha hipotecado el futuro de varias generaciones haya recibido la preferencia de los votantes?

Por supuesto que podemos culpar (y culpa hay) a la brutal competencia desleal electoral donde los medios de comunicación giran en torno a la frase “todos para uno y nada para el otro”, los recursos públicos son usados con el mayor desparpajo imaginable para corromper la conciencia de los ciudadanos y la autoridad, antes que dirigirse a poner orden, ha dirigido todos sus esfuerzos a crear caos.

Lo dicho en el párrafo anterior sería suficiente para calificar de democracia caricaturesca al sistema político venezolano. Pero hay mucho más que eso.

Es un error común entender que democracia es producto del voto y gobierno de las mayorías. Una democracia sin derechos individuales (y en Venezuela no existen) es por definición una dictadura.

Imaginemos que usted asiste a una fiesta. De pronto se organiza una votación para decidir si su automóvil, aquel en que llegó a la fiesta, va a seguir siendo de su propiedad o va a ser entregado gratuitamente en copropiedad a todos los demás asistentes. El resultado es predecible. La mayoría votará para quedarse con su carro. Su voto se quedará en solitario.

Eso no es democracia. Es simplemente un atropello. Una democracia sin derechos fundamentales es más que la dictadura de la mayoría. Es la dictadura de quien manipula a la mayoría.

Los derechos fundamentales no pueden ser confiscados simplemente porque la mayoría lo desea. No podemos aprobar la tortura, la privación de la vida, la eliminación de la libertad o de la protección de la propiedad, por referéndum. La dignidad humana, expresada en los derechos individuales, no está ni en venta ni sujeta a votación. Hay derechos que están por encima de la democracia.

La esencia de la democracia es la protección de los derechos. Lo demás es simplemente un sistema operativo electoral que, aunque importante, es manipulable si lo primero no existe.

Lo que Chávez ha hecho es crear una democracia sin derechos. Se ha autoproclamado el portador de la facultad de quitar derechos a unos para dárselos a otros, sin límite ni vergüenza. El populismo, llevado al extremo, no es otra cosa que una confiscación, una privación de la esencia de lo que es un ser humano.

Como en el ejemplo de la fiesta y el carro, no es extraño que Chávez ofrezca a los votantes seguir tomando los derechos de unos para dárselos a otros. Esa es la fiesta del Chivo a la que ha invitado a los venezolanos y que, además, amenaza todo el tiempo con invitar al resto de los latinoamericanos. Lamentablemente, esa fiesta es en una novela. No es una ficción.

Alfredo Bullard es co-director del Instituto Tecnológico Autónomo de México y del Instituto Latinoamericano y del Caribe de Derecho y Economía. Además, es autor del libro Derecho y economía: El análisis económico de las instituciones legales.

Tomado de elcato.org

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor