Buscar en nuestras publicaciones:

¿Cuantos somos? ¿Dónde vivimos? ¿Cómo vivimos?

IVÁN ARIAS 

Éstas son las preguntas centrales del censo de población y vivienda que se realizará este miércoles 21 de noviembre en todo el territorio nacional. Muy pocas veces un censo se había realizado con tan poco tiempo de preparación (casi siempre nos tomamos entre uno o dos años), en un día a media semana (casi siempre se hizo un domingo) y en un mes de época lluviosa como éste (casi siempre se hizo en la época de estiaje), pero, a pesar de todo y sobre todo, es tarea nuestra ponerle el hombro a este esfuerzo que nos permitirá tener una radiografía del país.

Eso de los “casi” los pongo porque es bueno recordar que el censo del año 2001 se hizo el miércoles 5 de septiembre. Es bueno también recordar que no es la primera vez que se utilizará lápiz para el llenado de la boleta censal. En el censo 2001 el llenado de las preguntas se realizó con un lápiz especial que fue sometido a la lectura óptica para comprobar su veracidad. En el censo 2001 se invirtieron 13 millones de dólares, ahora estamos gastando 50 millones de dólares financiados por el Banco Mundial.

Es una pena que, siguiendo la lógica del caballo cochero, los mandamases del INE no hayan escuchado sugerencias hechas por el Grupo Ruta del Censo que agrupa a prestigiosas instituciones. Este grupo hizo conocer alertas que podría redundar en contra de la calidad del censo 2012.

Estas observaciones señalaban que si bien la actualización cartográfica debe basarse en la utilizada en el censo de 2001, la metodología de muestreo empleada por el INE no garantiza una total cobertura de las nuevas áreas de población tanto concentradas como dispersas. La actualización cartográfica, que en principio debió ser multipropósito, no se ha realizado con el trabajo de campo y estándares de calidad requeridos. Finalmente, los problemas logísticos y operativos en el empadronamiento y la capacitación expresan la desorganización, improvisación y la prisa con que se ha preparado el proceso censal.

Sin embargo, y como siempre acostumbramos, ya no podemos llorar sobre la leche derramada y es nuestra obligación estar en nuestras casas. Al respecto me parece una exageración esas disposiciones que amenazan con cárcel y sanciones a los que salgamos a la calle o a visitar al vecino. Es una medida que caerá por el propio peso de ser absurda.

En Bolivia se realizaron diez censos de población y cuatro de vivienda. El primero fue en 1831 y el último en 2001. Los primeros seis censos se hicieron sólo para conocer la cantidad de personas. El de 1950 fue el primero en realizar una encuesta para conocer las características de las personas y la vivienda. En 100 años, entre 1900 y 2001, la población censada de Bolivia se incrementó de 1,7 a 8,3 millones. Para el censo 2012 se estima que la población haya superado los diez millones.

Es bueno saber que el censo no define los límites departamentales o municipales, pero también es bueno saber que sus resultados provocarán que los problemas de límites emerjan con fuerza debido a que los datos del censo sirven para la distribución de los recursos económicos de participación popular, IDH y HPIC. Por ejemplo, las proyecciones señalan que, si bien el año 2001 el municipio cruceño contaba con 1.135.561 habitantes, hay 700 mil nuevos ciudadanos hasta el año 2012. De esta manera al municipio cruceño le corresponderían 42 millones de dólares adicionales, y a todo el departamento 72 millones más.

Por otro lado, es bueno recordar que el censo no tiene que ver con los temas políticos, pero no hay que pecar de ingenuo pues los resultados llevarán a que departamentos que han crecido en población exijan con toda legitimidad que su representación política en el Parlamento también se incremente. Con los resultados del censo, en la eventual composición de la Cámara de Diputados, La Paz (+1), Cochabamba (+2) y Santa Cruz (+5) se fortalecen todavía más con escaños parlamentarios; mientras que Chuquisaca, Beni, Pando, Oruro y Potosí pierden terreno y Tarija se mantiene. El problema es que debido a que la CPE establece que sólo hay 130 diputados, los que ganan se lo tienen que quitar a alguien. ¿Y ese “alguien”, permitirá que le quiten un diputado?

Finalmente, en la pregunta 29 de la boleta censal, el término “mestizo” no está incluido. ¿Cómo responder a esa pregunta? Si usted no se siente identificado con ninguna nación étnica, dígale al empadronador que marque la opción 2 de la respuesta. La pregunta 29 dice: Como boliviana o boliviano ¿pertenece a alguna nación o pueblo indígena originario campesino o afro boliviano? Si usted responde SÍ (opción 1) le harán una pregunta abierta ¿A cuál? Y le pedirán que se identifique con alguna nación. Si responde NO (no pertenecer: opción 2) quiere decir que simplemente es boliviano o boliviana y no pertenece a ninguno de los PIOC. Si usted se considera mestizo, no se autoidentifique con algún pueblo indígena porque le estará haciendo un gran favor a los que se aferran a que somos un país de sólo indígenas. ¡Vamos al censo!

Iván Arias Durán es ciudadano de la República de Bolivia..

Tomado de paginasiete.bo

Búscanos en el Facebook

Artículos del autor