Buscar en nuestras publicaciones:

Políticas públicas



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

La educación y el mercado


(Domingo, 20 Mayo 2012)

GABRIELA CALDERÓN

Si consideramos que la educación estatal es un fenómeno relativamente reciente (circa 1870) y que antes de su existencia la cobertura de la educación estaba avanzando rápidamente, podemos ver desde otra óptica el rol que el sector privado puede jugar en la provisión de la educación.1 James Tooley de la Universidad de Newcastle ha investigado la oferta de educación privada en países en vías de desarrollo desde 2000.2 Él descubrió que no es un rol que podemos ignorar si queremos lograr el objetivo de “educación para todos”.

Argentina: el problema es el modelo K, no el mercado


(Domingo, 20 Mayo 2012)

ADRIÁN RAVIER 

En un artículo pasado dije que Axel Kicillof es un académico serio y que el debate sobre YPF-Repsol es de ideas, no de personas. Mi opinión es que es un error del diario La Nación —el más leído de Argentina junto a Clarín— concentrar la atención en “Kicillof persona”, sea como marxista o sea como keynesiano, y que mejor sería refutar sus ideas, que lamentablemente hoy dominan en la política argentina.

Al respecto quiero poner atención en las palabras del Vice-Ministro de Economía en dos de sus últimas presentaciones.

En el primero de ellos, Kicillof explica —a sólo 48 hs de la nacionalización de YPF— que los empleados de la empresa recibieron muy bien la iniciativa de nacionalización, lo cual él entiende es un fenómeno social que se percibe en toda la Argentina.

Muerte por socialdemocracia


(Domingo, 13 Mayo 2012)

ILLÁN OVIEDO 

El Partido Popular ha mentido. Hizo campaña electoral asegurando que no iba a subir los impuestos y una de sus primeras medidas, una vez Mariano Rajoy fue investido presidente, fue, precisamente, subirlos. Subió el IRPF en todos sus tramos y, en un guiño a los ayuntamientos –por lo general faltos de recursos–, el Impuesto de Bienes Inmuebles.
La medida, que se anunció como temporal y que se justificó por los falsos datos de déficit que dieron los socialistas, no contentó al Gobierno popular, que ha tocado también el Impuesto de Sociedades a las grandes empresas y anunciado que subirá el IVA y los impuestos especiales que pesan sobre la gasolina, el tabaco y el alcohol. Como las desgracias nunca vienen solas, el resto de administraciones públicas se ha unido a la bacanal subiendo tasas y precios de algunos de los servicios que administran.
El PP tenía alternativa; pero era una alternativa demasiado incómoda para sus propios intereses y los del sistema: reducir el gasto, reducir el sector público; en definitiva, reducir el Estado.

Un viaje de mil millas hacia la libertad


(Domingo, 13 Mayo 2012)

JUAN CARLOS HIDALGO

Usualmente, cuando hacemos un repaso sobre la efectividad de las organizaciones liberales en América Latina, predomina el pesimismo. ¿Qué estaremos haciendo mal? Basta con ver el avance y la consolidación del populismo en países como Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua. La amenaza a los logros económicos alcanzados con mucho esfuerzo en El Salvador. La frustrante danza por el poder en Argentina entre una pareja presidencial cada vez más autoritaria y una oposición igualmente adicta al Estado y a las políticas fallidas del pasado. Aún en países donde pensábamos que había razones para el optimismo —como Panamá— las buenas noticias rápidamente se tornan agrias con un presidente que en pocos meses de estar en el poder ha dejado claro que no es un amigo de las instituciones liberales. ¿Valdrá la pena el sacrificio en tiempo, tesoro y esfuerzo por una causa que tantas veces parece perdida?

La causa del subdesarrollo nacional


(Domingo, 13 Mayo 2012)

CARLOS HERRERA

Se cree que el asunto de la pobreza nacional tiene relación exclusiva con el tamaño de nuestra economía, es decir, con la poca inversión y con la poca generación de bienes y servicios. Pero en realidad la envergadura de nuestra economía no es más que la consecuencia de un fenómeno que los bolivianos, en su mayoría, todavía no advierten correctamente. Nuestro subdesarrollo es, más bien, fruto de un fenómeno de atraso cultural, que se traduce en unas ideas equivocadas y un entendimiento miope de las ideas políticas y económicas exitosas.

Demos un ejemplo concreto para hacer clara la idea. Los bolivianos estamos en puertas de una grave crisis energética debido al estancamiento de la producción y en vez de tratar el tema con un mínimo de racionalidad, perdemos el tiempo enfrascados en elucubraciones patrioteras (mientras la demanda crece exponencialmente por el aumento vegetativo de la población y la propia actividad económica) y no parece que la sociedad boliviana entienda que este inmenso absurdo, se debe única y exclusivamente a un anacrónico modo de entender el camino hacia el progreso, ya que en vez de fortalecer la participación de las empresas privadas (las únicas con los recursos y la tecnología para desarrollar el negocio) se ha desplegado toda una política para sustituirlas por la incompetencia y la ineficiencia de las empresas del Estado, y ello con la más entusiasta aquiescencia nacional.

Expropia, que nada queda.


(Domingo, 06 Mayo 2012)

CARLOS ALBERTO MONTANER

Las expropiaciones vuelven a estar de moda en América Latina. El presidente Chávez las llegó a convertir en un frecuente espectáculo televisivo. “Exprópiese”,decía ante cualquier compañía que le parecía conveniente pasar al sector público, apuntando con el índice como si fuera un Harry Potter socialista con una varita mágica, mientras sus acólitos aplaudían con entusiasmo.

Hace pocas fechas la furia expropiatoria le llegó a la presidente Cristina Fernández. La víctima fue la multinacional española Repsol. Tras un simple trámite perdió su filial YPF y ahora discuten el monto de la indemnización. Probablemente será muy bajo. En esas transacciones, especialmente después de cierto tiempo, el monto que se alcanza suele ser un tercio de lo que originalmente se solicita.

La gran inmoralidad


(Lunes, 23 Abril 2012)

AXEL KAISER 

¿Es justificable, técnica y moralmente, la decisión del gobierno de aumentar los impuestos a las empresas para financiar la educación?

Antes de contestar, recordemos que los impuestos constituyen una confiscasión violenta que el Estado realiza de la propiedad, es decir, de los frutos del trabajo de una persona. Si usted no los paga, lo meten preso. Por eso, como recuerda siempre Ricardo López Murphy, se llaman “impuestos“ y no “voluntades“.

Existe así, una dimensión moral extremadamente sensible cuando hablamos de aumentar la carga tributaria: hasta qué punto pueden los gobernantes afectar nuestra libertad al privarnos, por la fuerza, de aquello que hemos legítimamente producido con nuestro esfuerzo. Mayores impuestos, entonces, de un lado incrementan el poder de los políticos, cuyo origen es el dinero que extraen de los ciudadanos, y de otro, restringen la libertad y propiedad de las personas.

Ecuador: el mito del gasto social


(Domingo, 08 Abril 2012)

GABRIELA CALDERÓN 

Según la Presidencia, entre 2006 y 2007 el gasto social creció en un 34% “beneficiando a los más pobres”.1 Este aumento, aunque podría sonar revolucionario, es más bien una continuación del crecimiento a tasas de dos dígitos del gasto público que se ha dado en nuestro país en los últimos años.
El Premio Nóbel de Economía James Buchanan nos enseñaba que en una democracia la toma de decisiones públicas está sujeta a la presión de grupos de intereses especiales—por ejemplo, los sindicatos, los empresarios que quieren protección estatal porque no quieren competir en el mercado internacional o los distintos ministerios que buscan acrecentar su presupuesto. Estos grupos, en su pelea por repartirse el pastel del presupuesto nacional, suelen valerse la excusa más efectiva para lograrlo: el “gasto social que beneficiará a los más pobres”.2

Ecuador: Planificación estatal vs. individual


(Domingo, 01 Abril 2012)

GABRIELA CALDERÓN 

La planificación, como nuestros contemporáneos usan el término, siempre significa planificación por parte del Estado. Los planes de los individuos no cuentan; simplemente no constituyen una planificación”. --Ludwig von Mises, 1958

La semana pasada argumenté que la planificación centralizada en el Estado suele derivar en un gobierno autoritario. Pero esto no era una crítica de la planificación per se. El problema es que muchos, incluso desde 1958, asumen que si el Estado no planifica, nadie lo hará. Además, a los críticos de la planificación desde el Estado se nos suele acusar de ser simplemente negativos en lugar de ser propositivos. Esto se pensará, siempre y cuando se ignore la planificación por parte de los individuos y la iniciativa de estos para mejorar sus vidas.

Sobre la despenalización de la hoja de coca


(Lunes, 19 Marzo 2012)

JAVIER PAZ 

El tema de la coca en Bolivia es sin lugar a dudas un tema complejo que genera fuertes controversias. Algunos la consideran “maldita” y “destructora de la sociedad”, otros la llaman “milenaria y sagrada” (concuerdo que es milenaria, como lo son todas las especies de plantas y animales). ¿Pero cuál es el argumento para penalizar y prohibir el consumo de hoja de coca?

Dejando los prejuicios de lado, no existe motivo válido para que un país o un organismo multinacional prohíban el consumo de hoja de coca. Desde un punto de vista de salud, la coca inhibe temporalmente el sueño y el hambre, es un buen digestivo y ayuda para los malestares propios de la altura; es menos adictiva que el café o el tabaco; no inhibe la capacidad motriz y de raciocinio como lo hace el alcohol; es más, sospecho que la gente sería más saludable si reemplazara el café, el tabaco o el alcohol por la hoja de coca. Y sin embargo una convención de burócratas internacionales ha decidido que es perfectamente aceptable consumir alcohol, café y tabaco pero que el consumo de hojas de coca debe ser penalizado. Algo totalmente arbitrario.

¿LLegó la hora de despenalizarla?


(Miércoles, 14 Marzo 2012)

 ÁLVARO VARGAS LLOSA

Hace once años, la Asambla General de Naciones Unidas se fijó como objetivo "eliminar o reducir de manera significativa" los cultivos y el comercio de droga "para el año 2008". Según los datos de la Oficina de la ONU contra las Drogas y el Delito, el empeño ha sido un perfecto fracaso. La producción de opio y cannabis se ha duplicado; la de cocaína ha aumentado ligeramente. La misma proporción de adultos, cinco por ciento, consume drogas hoy, en especial el cannabis, que en 1998.
Ahora que se están reuniendo en Viena funcionarios de todas partes para trazar la política antidrogas de los próximos diez años, es hora de dar un verdadero bandazo.

Educación, de mal en peor


(Miércoles, 29 Febrero 2012)

EDUARDO BOWLES 

El examen de ingreso a la Universidad Gabriel René Moreno es un excelente indicador de la situación en la que se encuentra la educación boliviana, especialmente la de los jóvenes cruceños y la conclusión es que todo va de mal en peor.

En la última prueba realizada hace unos días, menos del 30 por ciento de los 6.300 estudiantes que se postularon para ingresar a las aulas universitarias pudo obtener la nota satisfactoria y el resto, es decir, más de 4.400 chicos, toda una multitud, han obtenido puntuaciones por debajo de 51, sobre un rango de 100 puntos.

Hacia una sociedad de propietarios


(Martes, 14 Febrero 2012)

JOSÉ PIÑERA

Hoy Primero de Mayo se cumplen 28 años de exitosa operación del sistema de pensiones de capitalización individual. Más allá de su ingeniería técnica, esta revolución económica-social nació anclada en una concepción moral y una visión de país, como se puede apreciar en este discurso de 1980.

La distribución de la riqueza


(Martes, 31 Enero 2012)

CARLOS HERRERA

Se le ha inculcado a la gente sencilla latinoamericana -de forma conveniente para las huestes populistas y de izquierda- que del total de la riqueza que los países producen, hay grupos o sectores que se quedan indebidamente con una parte mayor a la que debiera corresponderles. Y se ha hecho esto incluso con el apoyo de estadísticas oficiales, que dicen que un sesenta por ciento de los ingresos va a los bolsillos de un veinte por ciento de la población, lo cual es cierto. Lo que no se les ha dicho, empero, es que ese veinte por ciento de la población es un sector altamente productivo, que recibe tal porcentaje de los ingresos económicos porque son ellos los que lo generan con su trabajo y su inversión.

¿Quien regula a los reguladores?


(Lunes, 09 Enero 2012)

JAVIER PAZ

Si por los burócratas fuera, los tentáculos del Estado llegarían a cada rincón de nuestras vidas, regulando, supervisando, controlando todo para alcanzar un mundo mejor. Lo curioso, lo irónico es que el mismo Estado que regula las actividades de otros, cuando es comparado precisamente con aquellos a quienes regula, resulta ser el peor de todos.

Qué debe hacer un Estado democrático eficiente


(Jueves, 22 Diciembre 2011)

CARLOS ALBERTO MONTANER

La leyenda, la mala leyenda, nos imputa a los liberales el objetivo de tratar de debilitar el Estado hasta convertirlo en una entidad superficial e inane. Eso no es cierto. El Estado, tal y como lo concebimos los liberales, desempeña un papel absolutamente fundamental en lo relacionado con el beneficio material y espiritual de la sociedad.

Sobre la libre afiliación a la salud


(Lunes, 12 Diciembre 2011)

JAVIER PAZ

La noción de que el Estado debe obligar al individuo a hacer cosas tales como afiliarse a un seguro de salud proviene de la creencia generalizada que el Estado debe comportarse como un padre cuidando a sus hijos, de que los ciudadanos somos un rebaño de ovejas (o de borregos) incapaces de tomar decisiones responsables por nuestra cuenta y que estaríamos perdidos sin el papá Estado.

Rajoy: ¿Misión imposible?


(Jueves, 08 Diciembre 2011)
AUTOR: ALVARO VARGAS LLOSA
En cualquier otra circunstancia, la victoria obtenida por el Partido Popular en España el domingo pasado sería un verdadero regalo de los dioses para el liberal-conservadurismo ibérico: mandato apabullante, descalabro del socialismo, carta libre para hacer reformas siempre impopulares, horizonte de gobierno de por lo menos dos mandatos y tal vez más.
Basta un vistazo a vuelo de pájaro para ver lo impresionante del resultado. El PP no sólo obtiene, con más de 44 por ciento del voto y 186 escaños, su triunfo más sólido desde el retorno de la democracia, sino también el segundo más contundente de la era posfranquista, superado únicamente por el de Felipe González en 1982. El Partido Socialista, además de obtener su peor resultado en toda la etapa democrática, ha sido derrotado nada menos que en Andalucía, su tradicional feudo, y ha dejado de ser la primera fuerza en Cataluña.
En síntesis: los "sociatas", como dicen por allá, han perdido cuatro millones y medio de votos que se han repartido entre la abstención, una Izquierda Unida que ha subido y la reciente organización UPyD, dirigida por una ex socialista, mientras que los "peperos" han sumado medio millón a los que ya tenían. Mariano Rajoy emerge de este trance como una fuerza que hasta da miedo (muy atrás han quedado sus dos derrotas anteriores), y en cambio los socialistas entran ahora en un período traumático en el que tendrán que renovar el liderazgo y otras cosas. No es ni remotamente seguro que el candidato derrotado, Pérez Rubalcaba, apoyado por los barones del partido, logre ser ratificado en la conducción cuando tenga lugar el congreso socialista.
Pero hay más: a diferencia de José María Aznar, que ganó sin mayoría absoluta su primera vez, es decir en 1996, y tuvo que pactar con los nacionalistas catalanes, ahora Rajoy puede prescindir de ellos, al igual que de los nacionalistas vascos, y gobernar en solitario. Otra cosa es que lo quiera hacer, pero nada lo obliga a consensuar con fuerzas ajenas. Si se tiene en cuenta que el PP ya controla una gran mayoría de gobiernos autonómicos (regionales) y alcaldías, se puede afirmar sin ninguna duda de que la centroderecha será ahora único responsable político de lo que suceda en adelante.
Y allí está, precisamente, el por qué de las sombras que opacan una victoria que en otras circunstancias habría sido un regalo de los dioses. Rajoy hereda la peor España de todas las que ha habido desde la muerte de Franco y la transición a la democracia. En pocos años, un país que se había puesto a la par con la Europa más avanzada y era percibido como un modelo internacional de tránsito al desarrollo ha pasado a ser un "país problema", a integrar el club tristemente célebre de los "PIIGS", la zona sur del continente a la que el planeta entero asocia con la saga interminable del euro. Hoy España hace noticia por unos indicadores económicos de vértigo, entre ellos una tasa de desempleo que se acerca al 25 por ciento en promedio y supera el 45 por ciento en el caso de los más jóvenes, y por sus "indignados".
Las responsabilidades de lo ocurrido están repartidas. Hay causas estructurales y antiguas, y otras más recientes y asociadas al gobierno saliente. Los españoles llevaban años viviendo más allá de sus posibilidades, en gran parte porque su gobierno, sus empresas y sus ciudadanos se podían endeudar a tasas "alemanas" gracias al euro y gastar a ritmo milyunanochesco, mientras iban siendo cada vez menos competitivos y solventes (se calcula que el país perdió un 10 por ciento de competitividad desde 1999 hasta 2009).
La burbuja del ladrillo, como se llama a la industria, hoy arruinada, de la construcción, llevó a los españoles a una situación dramática: hay desde hace unos años cientos de miles de viviendas invendibles (la venta de casas ha caído 60 por ciento); los bancos tienen en sus balances propiedades inmobiliarias ilusamente cotizadas a precios que nadie se cree; más de 150 mil negocios han quebrado y otros muchos no contratan a nadie; y, por último, la gente intenta deshacerse de deudas como puede, consumiendo poco. La descomunal tasa de paro lo resume todo.
Parte significativa de la herencia que recibe Rajoy es responsabilidad del gobierno socialista de Rodríguez Zapatero. Los socialistas aumentaron el gasto de un modo inmoderado y evitaron reformas que eran urgentes para que el país fuese más competitivo: la plantilla del Estado, por ejemplo, creció casi 10 por ciento, lo que implica que una vez desatada la crisis las finanzas del Estado estaban muy debilitadas y la credibilidad exterior muy menguada. Para colmo, cuando la crisis sobrevino, Zapatero negó su existencia. Una vez que no fue posible tapar el sol con un dedo y se decidió a hacerle frente, era tarde y las consecuencias tenían a los españoles atrapados en la situación de la que no salen todavía. La moral está desde entonces por los suelos.
Eso, en cuanto al cuadro general que debe afrontar Rajoy. Pero hay un problema inmediato que potencia todo muy peligrosamente. El gobierno español, cuyo déficit equivaldrá este año, a pesar de un ajuste muy fuerte por parte de Rodríguez Zapatero, al 7 por ciento del PBI, no logra que los mercados le presten euros a tasas razonables. Ello implica la dificultad de solventar los gastos y mantener a flote las cuentas estatales, pero también de respirar oxígeno mientras el plan de ajuste las va cuadrando poco a poco. Por tanto, la "prima de riesgo", es decir el diferencial entre la tasa baja que paga Alemania y la tasa alta que se exige desde los mercados a otros países europeos como España, tiene a la sociedad en vilo. Hasta los niños aprenden en la escuela a hablar de "prima de riesgo" en los recreos cuando debieran estar hablando de Messi y Ronaldo.
Lo que hereda, pues, el Partido Popular es un verdadero regalo envenenado. Mariano Rajoy sabe bien que para contentar a los mercados debe bajar el déficit y la deuda, y por tanto hacer recortes drásticos y sostenidos; que para reanimar a las empresas debe eliminar trabas, reducir impuestos y flexibilizar la legislación laboral, una de las más restrictivas de Europa; que el saneamiento de los bancos va a implicar dejar que algunos quiebren y rescatar a otros con dinero que simplemente no hay; y que para recuperar posiciones en el continente debe mantenerse en el euro, esa camisa de fuerza que no permite devaluar y por tanto obliga a hacer todos los ajustes en precios y salarios internos. Y también, que todo esto provocará, si lo hace o intenta hacerlo incluso a medias, una fuerte reacción social que el socialismo querrá aprovechar más temprano que tarde.
Dos circunstancias dificultan considerablemente la capacidad de respuesta de Rajoy en lo inmediato. Una es el calendario constitucional y político: Rajoy no puede asumir el mando hasta fines de diciembre, lo que implica otras cuatro semanas de incertidumbre e indecisión, por más que, como ocurrió a los dos días de las elecciones, el futuro gobernante y el presidente saliente se reúnan y coordinen esfuerzos. Lo otro es que la situación de Europa se está agravando tan aceleradamente en su conjunto, que la única esperanza que le queda a España y al propio Rajoy, es decir un salvataje proveniente directa o indirectamente de Alemania, se está alejando.
El líder del Partido Popular había dicho, nada más ganar las elecciones, que Europa no puede tratar de la misma forma a quien hace los deberes que a quien no los hace, enviando así el claro mensaje de que necesita ayuda. Esa ayuda puede venir de distintas formas, pero todas se resumen en esto: una intervención masiva del Banco Central Europeo para comprar deuda española (mucha más de la que ha comprado hasta ahora, que no es poca) y de los gobiernos "ricos" avalando una emisión de eurobonos, es decir de deuda respaldada por ellos en favor de España y compañía.
Esta última posibilidad se va debilitando a medida que Alemania va entrando, ella también, en problemas. Esta semana, contra todo pronóstico, Bonn fue incapaz de colocar bonos propios en el mercado (no hubo compradores para el 40 por ciento de ellos). Angela Merkel, la Canciller alemana y hoy mandamás de Europa, consciente de la fuerte oposición que hay en su país a seguir rescatando a medio mundo, dijo con claridad que no creía que los eurobonos fuesen la solución.
Rajoy está por tanto en un disparadero. En el actual contexto, no importa cuán duro sea su ajuste ni cuán responsable resulte siendo su política general: si los mercados no dan un respiro al Estado español, no hay forma de evitar a mediano plazo la suspensión de pagos, con todo lo que ello implicaría. Para lograr que los mercados dejen de presionar a España, Madrid necesita que Alemania y otros países sólidos le echen el cable que se resisten a echar.
Dicho esto, el líder del Partido Popular sí cuenta con dos importantes cartas en su baraja. Una es el tamaño de España, muy superior al de Grecia, Irlanda y Portugal, los tres "rescatados" de la eurozona hasta ahora. Si España colapsa, colapsa el euro en su conjunto. Esta perspectiva es una suerte de "garantía" de que, si no hay más remedio, Europa intervendrá en favor de España al costo que sea. La otra carta es la credibilidad internacional de un gobierno entrante que llega al poder con una mayoría muy sólida e ideas más o menos claras.
Digo "más o menos", porque hasta ahora Rajoy, para evitarse problemas durante la campaña electoral, ha mantenido una cierta ambigüedad sobre lo que piensa hacer. En cualquier caso, se da por descontado que realizará un ajuste duro y reformas estructurales impopulares, y que podrá una gran presión sobre Europa para rescatar a España sin usar esa expresión y disimulando el rescate a través de mecanismos colectivos. Su posición ante los mercados es, pues, bastante más robusta que la de Zapatero.
¿Cuánta luna de miel tendrá Rajoy hasta que se produzca la reacción social y política? Se da por seguro que muy poca. Sin embargo, es posible que tenga algo más de lo que parece. Un indicio de ello es el que CiU, el partido de los nacionalistas catalanes que gobierna Cataluña en este momento, ha sacado la primera mayoría en esa región, a pesar de llevar meses realizando un ajuste muy duro y controvertido. Otro es que el discurso de izquierda contra el PP en estos comicios estuvo centrado en vaticinar toda clase de recortes y, a pesar de ello, la población ha dado un respaldo sin precedentes a la derecha. Es más: esos cuatro millones y medio de votantes socialistas que desertaron hacia la abstención o hacia otras agrupaciones de izquierda sabían perfectamente bien que con su decisión estaban abriendo las puertas del poder al Partido Popular y a su programa económico.
Si en los próximos cuatro años Rajoy logra dar un vuelco a la herencia envenenada, es previsible que el conservadurismo español gobierne por muchísimo tiempo. Si no lo logra, la resaca social y política será proporcional al poder inmenso con el que llegan los "peperos" al gobierno.
ALVARO VARGAS LLOSA

En cualquier otra circunstancia, la victoria obtenida por el Partido Popular en España el domingo pasado sería un verdadero regalo de los dioses para el liberal-conservadurismo ibérico: mandato apabullante, descalabro del socialismo, carta libre para hacer reformas siempre impopulares, horizonte de gobierno de por lo menos dos mandatos y tal vez más.

Pobreza y políticas públicas


(Jueves, 08 Diciembre 2011)

ROBERTO LASERNA

Un evento de la Fundación Konrad Adenauer tuvo el propósito de comparar resultados de 13 investigaciones realizadas acerca de la desigualdad y la pobreza en otros tantos países. Una de las conclusiones más sorprendentes fue que el gasto social parece tener menos relevancia que otras políticas.
Los estudios examinaron qué sucedió con la desigualdad y la pobreza en las dos últimas décadas, identificando las políticas que tuvieron mayor éxito en la reducción de la pobreza y de la desigualdad.
La mirada de largo plazo permitió trascender temas relacionados a las coyunturas o los períodos gubernamentales.
Una conclusión repetida fue que los periodos de mayor impacto en la reducción de la pobreza coincidían con los periodos de mayor crecimiento económico y estabilidad política. En todos los casos se observó el efecto derrame, ya que la expansión de la capacidad productiva de la economía no solamente aumentaba la disponibilidad de bienes y servicios, sino que iba acompañada de mejoras en la productividad de los trabajadores, aumentando sus niveles de ingreso y de consumo. Y mientras mas prolongado y continuo fue el proceso de crecimiento, mas amplios y sostenibles fueron sus resultados.
Una segunda conclusión es que las políticas sociales, específicamente diseñadas para reducir las desigualdades y atenuar la pobreza, no siempre lograron esos efectos. En algunas épocas y lugares un poco más que en otras, pero lo que no se pudo demostrar fue que a un aumento en el gasto social correspondieran caídas en la desigualdad y la pobreza.
La tercera conclusión se refirió a los programas de transferencias de efectivo. En muchos casos estos programas ofrecen alguna bonificación a las personas a condición de que demuestren cierto comportamiento: hacer vacunar a sus niños, llevarlos a la escuela, asistir a centros de alfabetización o capacitación, someterse a revisiones médicas, etc. En otros casos se condicionan políticamente, no de manera formal y explícita por supuesto, a expresiones de apoyo al gobierno o sus autoridades. En otros no hay condiciones para las transferencias, como es, por ejemplo, el caso de la Renta Dignidad, en Bolivia. Los programas son distintos y tienen dimensiones muy diversas. Lo interesante es que en todos los casos se reportaron impactos positivos más relacionados a su escala y persistencia que a su condicionalidad o focalización.
En síntesis, la reducción de la pobreza y de las desigualdades en América Latina están más asociadas a políticas que generan un entorno favorable al crecimiento, incluyendo la estabilidad necesaria para dar certidumbre y continuidad a los procesos económicos, y a transferencias que llegan directamente a la gente. La mediación burocrática del gasto social parece ser el mal que hay que evitar.
Acerca del autor:Roberto Laserna
Un evento de la Fundación Konrad Adenauer tuvo el propósito de comparar resultados de 13 investigaciones realizadas acerca de la desigualdad y la pobreza en otros tantos países. Una de las conclusiones más sorprendentes fue que el gasto social parece tener menos relevancia que otras políticas.

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook