Buscar en nuestras publicaciones:

Políticas públicas



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

La Universidad Pública


(Domingo, 30 Junio 2013)

CARLOS HERRERA

(XXII Fragmento del libro inédito "Apuntes sobre la Sociedad Abierta")

Con frecuencia se afirma, no sin cierta exageración, que la Universidad es el templo del conocimiento por antonomasia. Según esta opinión ella cobija en su seno el summun del saber de un país. Se dice también que en sus aulas se forma al ciudadano del futuro y de ello se deduce su importancia como institución social. Vamos por partes. Lo primero es que la Universidad sí juega un importantísimo rol en el desarrollo del país, porque allí se forman los que asumen luego el mando de la nave del Estado nacional, como la dirección de los emprendimientos privados más importantes en la sociedad abierta. En segundo lugar, la Universidad es importante también porque en sus aulas se difunden las nociones básicas del conocimiento científico y social que un país posee; es decir, que todo el saber que un país genera en las ciencias exactas y sociales, generalmente es consecuencia de una buena siembra en los años universitarios.

Pero su aporte no debiera restringirse exclusivamente –como pasa entre nosotros- a transmitir un puro conocimiento técnico, sino en promover más bien y de forma adicional al conocimiento teórico, una sólida capacidad de análisis y de reflexión científica o humanística.

¿Qué quiere decir esto? Que la adquisición pura y simple del conocimiento teórico no reporta a los países ningún beneficio si la persona no desarrolla junto a ello las habilidades del análisis y de la investigación. Una buena enseñanza -si de verdad lo es- deviene siempre en un destilado de buen criterio y buen discernimiento intelectual. En otras palabras, es aportadora de desarrollo sólo si forma una persona que además de tener buenas nociones académicas, sabe discernir cuáles son las soluciones adecuadas para los problemas de su ciencia. Es decir, posee el don de la reflexión y el entendimiento lógico de las cosas, además de la imaginación, por supuesto. Esto es precisamente lo que hace posible el desarrollo de la investigación científica en el mundo y es, por eso mismo, la razón primera del desarrollo de los países.

Relaciones entre Occidente y Oriente Medio


(Domingo, 23 Junio 2013)

GEORGE CHAYA

Al enfrentar la realidad del Oriente Medio, la dirigencia Occidental debería tener presente que la historia siempre ha defendido el lugar de sus héroes, de los justos, de los hombres y mujeres de bien. Cualquier hecho o circunstancia que se pretenda distorsionar o falsear con respecto a la verdad histórica, ha tenido (y seguirá teniendo) sus responsables, y ellos habrán de ser quienes ocupen el lugar del olvido histórico y la degradación.

En lo relativo a la solución del conflicto en Oriente Medio existe una pregunta que Occidente jamás se ha efectuado sobre lo complejo y difícil de ser árabe en estos tiempos, No es fácil ser árabe, pero los burócratas occidentales no lo comprenden y llevan años hablando y apoyando a dictadores, tiranos y criminales. Ellos jamás se han colocado por un segundo en la piel de las personas comunes de aquella parte del mundo.

Mucho menos fácil es provenir del mundo árabe, tener un criterio independiente y dar a conocer y sostener verdades históricas que muestran indudablemente como se ha destrozado la riqueza de una cultura milenaria hasta llevarla a lo más oscuro de la decadencia en materia de ideas que rinden culto a la desgracia y a la muerte.

No menos dificultoso es ser árabe y libre. Hay que tener gran fortaleza para ello y para alzar la voz contra las injusticias que los gobiernos dictatoriales llevan adelante sobre sus propios ciudadanos, lo mismo para hablar del escaso porcentaje de alfabetización, la falta de políticas en materia de salud y educación, la migración desde las zonas rurales a las ciudades, la inequidad del desempleo entre los jóvenes, los descontrolados presupuestos y gastos en armamento de las fuerzas de seguridad para reprimir a sus propios ciudadanos y de los increíbles niveles de corrupción entre los dirigentes políticos. Esto último, auspiciado por grandes compañías extranjeras, con quienes las dictaduras árabes gustan asociarse para perpetuar el dominio sobre sus pueblos hasta sumirlos en indecentes niveles de postergación y pobreza como a los que los somete en el día a día.

La educación escolar


(Domingo, 23 Junio 2013)

CARLOS HERRERA

(XXI fragmento del libro inédito "Apuntes sobre la Sociedad Abierta")

La relación entre la prosperidad de un pueblo y la educación del mismo es directa. No se avanza nada, en un mundo como el actual, si no se tiene conciencia de ello. ¿A qué educación nos referimos? Pues a la básica, a la del colegio, que es donde el individuo adquiere sus primeras destrezas intelectuales; la que le da la lógica básica para el entendimiento de las cosas, la que le aporta la cualidad de la racionalidad.
Porque es ahí, en los primeros años de la educación escolar, cuando el raciocinio básico (cualidad que le permite a la persona establecer la relación lógica entre las ideas) se adquiere. Tener un buen razonamiento es esencial para el análisis de los fenómenos y los problemas de la vida. El conocimiento por sí mismo no significa nada si no es en combinación con una buena lógica, porque sólo ella permite ver las cosas en su justa relación de causa y efecto.

¿Estamos formando la inteligencia de nuestros estudiantes en este sentido? Yo creo que ni remotamente. Sólo hay que ver la clase de estudiantes que llegan a las aulas universitarias. En nuestro país se cuentan por docenas los alumnos universitarios que no entienden a cabalidad lo que leen y que tampoco razonan adecuadamente lo que aprenden. De suerte que a la hora de entender los problemas prevalece más la subjetividad, la emocionalidad o el mito, que la propia razón. Por eso nosotros, en pleno siglo veintiuno, todavía nos explicamos las cosas como lo hacían los pueblos del pasado, a través de mitos, creencias y dogmas ideológicos que no tienen asidero en la realidad. Y esta incapacidad manifiesta no deviene de la formación universitaria sino de mucho antes, del propio colegio.

Bachelet y la tentación chavista


(Domingo, 16 Junio 2013)

MAURICIO ROJAS 

La campaña para la elección presidencial chilena de finales de año está tomando un rumbo preocupante. Como una forma de enfrentar una serie de dificultades en el lanzamiento de su candidatura, Michelle Bachelet está dando un peligroso giro hacia el chavismo que puede terminar tensionando la sociedad de una manera que no se había experimentado en décadas.

A su regreso al país, a fines de marzo, la candidata socialista apostó por prolongar ese silencio ambiguo que parecía ser la fuente mágica de su popularidad. Y esto era indudablemente cierto. La popularidad de Michelle Bachelet se alimentaba de un silencio que le permitía a quien lo quisiese proyectar en ella sus aspiraciones y deseos. El silencio de Bachelet se llenaba así de otras voces, por más contradictorias que fuesen entre sí.
La estrategia del silencio era parte de un mensaje en que la candidata aparecía como un ser providencial, una especie de mito viviente que bajaba de sus alturas olímpicas conmovido por el clamor de su pueblo. Si algo quedaba claro era que Bachelet estaba apostando por una forma personalista de definir su campaña, con fuertes ribetes populistas en cuanto buscaba una relación directa y plebiscitaria con el pueblo.

Así las cosas, trató de colocarse por sobre los partidos, sin siquiera aceptar que personeros políticos destacados participasen en el recibimiento que se le hizo a su regreso.
Pero el encanto del silencio y del mito no podía durar. Se basaba en un error fundamental, en no entender que la cercanía mata la ilusión y que los mitos no aterrizan. Al poco, su silencio la puso a la defensiva frente a los emplazamientos cada vez más comunes sobre su gestión anterior: su imperdonable falta de liderato frente al terremoto y el tsunami del 27 de febrero de 2010, su incapacidad de poner coto a los abusos en la educación superior o en el mundo financiero, la mediocridad de sus logros en el combate contra la pobreza y la desigualdad.

Falta de transparencia


(Domingo, 16 Junio 2013)

EDUARDO BOWLES

La transparencia es, junto con el pluralismo y el respeto a los derechos y libertades de la ciudadanía, uno de los pilares fundamentales de la democracia y lamentablemente es al que menos se le pone atención, porque frecuentemente se confunde el término “mandato” con el ejercicio del poder, justamente para hacer y deshacer, pasando por encima de los controles republicanos y del deber que tiene todo gobernante de rendirle cuentas al ciudadano que le ha confiado la responsabilidad de conducir y administrar la cosa pública.

En esa confusión y bajo los cánones del caudillismo populista reinante, a más poder, menos control y por ende menos nitidez, lo que implica también más posibilidades de corrupción y de desviación de las acciones que deberían estar orientadas hacia el bien común. En otras palabras, la falta de transparencia es en gran medida la explicación a la gran falla de nuestras democracias para responder a los problemas estructurales del país. La pobreza, la falta de educación, los tristes índices de salud y la carencia de servicios públicos se deben a la no observancia de este principio que fundamenta el contrato social entre gobernantes y gobernados.

Ningún gobierno, ninguna casta, ningún sector social, ningún iluminado, líder espiritual o cualquier ente, por más honesto e inmaculado que pueda ser, debe estar libre de la obligación de rendir cuentas de sus actos y de los recursos que administra. Porque cualquiera que haga uso de las facultades supremas de un Estado está expuesto a las tentaciones del poder y sus ventajas y por ende, todo demócrata que se precie de serlo, debería no sólo respetar, sino estimular a que se perfeccionen los mecanismos de transparencia, porque esta virtud es sinónimo de progreso y desarrollo de los pueblos. Todo lo contrario es simplemente borrachera de poder que se corrompe y que deriva en tiranía.

Pensiones: balance de un conflicto


(Domingo, 09 Junio 2013)

ROBERTO LASERNA

(Fuente: fundacion-milenio.org Informe de coyuntura 197) 

El 10 de diciembre de 2010 el Gobierno promulgó la Ley No. 065 haciendo ostentación de haber logrado consenso con los trabajadores. Pero es evidente que cometió muchos errores técnicos, que se manifestaron antes de cumplir los dos años de vigencia provocando una masiva movilización de mineros, obreros, médicos, maestros, policías y otros sectores que forman parte de la Central Obrera Boliviana.

El lucro y la educación


(Domingo, 02 Junio 2013)

JAVIER PAZ 

No es mi propósito en estas líneas criticar la educación estatal sino criticar la intromisión del Estado en la educación privada con ánimo de lucro y criticar a aquellos que quieren abolirla.

Pocos atributos humanos reciben tanta mala (e injustificada) propaganda como el ánimo de lucro. Y los epítetos aumentan cuando se asocia el lucro con actividades como la educación. Es común la posición de que la educación no debería ser privada, ni estar sujeta al ánimo de lucro.

El Régimen Simplificado bajo la lupa


(Domingo, 02 Junio 2013)

VICTOR HUGO MORALES 

En los últimos días se están produciendo movilizaciones de gremialistas en casi todo el país, debido a que este sector considera que no debe pagar impuestos ni emitir facturas y mantenerse, independientemente de su capital y volumen de operaciones, en el Régimen Tributario Simplificado (RTS).

Para comprender mejor la correspondencia (o no) de este reclamo, primero es necesario observar que el RTS es un régimen especial que fue creado (1987) con carácter transitorio para facilitar el pago de tributos a comerciantes minoristas, vivanderos y artesanos, considerando su bajo nivel de ingresos.

Fracaso estatista


(Domingo, 02 Junio 2013)

MANFREDO KEMPFF 

No ha sido la oposición política la que ha lanzado la alarma sobre el peligroso camino que van tomando las empresas que están en manos del Estado, sino que es el propio Gobierno, mentor de las nacionalizaciones y estatizaciones, quien ha visto cómo una cosa es escribir algo bonito en la Constitución o alardear con baladronadas patrióticas sobre las bondades de “recuperar” para el país las inversiones extranjeras o privadas nacionales.

Paternidad robada


(Domingo, 26 Mayo 2013)

ALFREDO BULLARD 

¿Quién decide cómo se viste un niño, qué es lo que va a comer, qué religión debe tener o con qué juguetes va a jugar? Los padres. Es una regla universal.

Y no es universal por pura casualidad. El padre y la madre parecen los más aptos para decidir. La relación biológica viene acompañada de una relación afectiva especial, de las más fuertes de la naturaleza humana. Lo común es que los padres quieran lo mejor para sus hijos y sean los más aptos para decidir qué es bueno para ellos. ¿Qué haría usted si alguien se mete a su casa y le cambia la ropa que tiene puesta su hijo? ¿Y si Jaime Delgado cogiera las papas fritas que le acaba de comprar y las lanza a la basura con la excusa de que no son saludables, se quedaría cruzado de brazos? ¿Y si un día su hijo llegara del colegio y le dijera que lo acaban de bautizar en una religión que usted no profesa porque su profesor la considera la verdadera, se quedaría tranquilo?

No admitiría ninguna de esas acciones. Muchas podrían generar, con justificación, una reacción firme y hasta violenta en defensa de nuestros hijos. Y es que la libertad y autonomía de los hijos, mientras estos no puedan decidir, es la libertad y autonomía de los padres. Es lo lógico, es lo moralmente justificable y es lo que nos dicen la Ley y el sentido común.

¿Tiene el Estado el derecho de decidir cómo se educarán mis hijos? ¿Puede el Estado forzar a que se eduque a mi hijo de una manera diferente a la que he escogido o cambiar de colegio a un niño simplemente porque considera que el padre no decidió bien?

Un "think-tank" al servicio del mundo


(Domingo, 19 Mayo 2013)

CARLOS ALBERTO MONTANER

Lo he escrito en otras oportunidades: hay tres argumentos de gran peso para apoyar la existencia del Estado de Israel.
El primero es el moral. No se puede poner en duda el derecho a existir de una sociedad libremente constituida en un estado.

La idea del "bien común"


(Domingo, 19 Mayo 2013)

CARLOS HERRERA

(XVI fragmento del libro inédito "Apuntes sobre la Sociedad Abierta")

¿Saben los países pobres y atrasados como el nuestro en qué consiste la idea del “bien común”? Para saberlo es necesario revisar cuáles son sus políticas de Estado, esto es, qué asuntos de la vida nacional considera prioritarios y cuales las acciones que adopta para resolverlos. En general los pueblos adelantados del mundo (las sociedades abiertas) son los que dan la pauta en este sentido, ya que han pasado por la misma historia de los pueblos atrasados; es decir, han tenido que afrontar y resolver los problemas que nosotros tenemos ahora y es de su escuela de donde debemos informarnos para enfrentar nuestra realidad. Y esto porque aunque cada país tiene sus particularidades históricas, en líneas generales la historia política y económica es siempre la misma.

Digamos entonces que la idea del “bien común” se refiere a lo que es del interés general de la sociedad, a los problemas que nos afectan a todos, a los que en definitiva son la causa del atraso o del progreso de los países. ¿Qué asuntos debiera incluirse dentro de esta expresión? Si se trata de pueblos atrasados y pobres, no hay duda que lo primero debiera ser la educación de la sociedad. ¿Por qué la educación? Pues porque sólo a través de ella es posible cambiar la cultura de un pueblo, que es, a su vez, lo único que puede hacer el milagro de la transformación de un país.

Toda buena educación debe aspirar, como condición definidora de la misma, a crear una determinada cultura. Es decir, consolidar unos determinados valores y una determinada conducta social. Crear una cultura común no supone, como algunos pudieran creer, que todos debamos pensar y sentir de la misma forma. Se alude más bien a la necesidad de adoptar unas pocas ideas básicas para los fines del orden social y que resulten de una correcta apreciación de las cosas.

Un par de ejemplos en este sentido: que lo que es la base del mundo desarrollado, el respeto a las libertades por parte del Estado, permite a las naciones prosperar. O que si no se aplican políticas de fomento a la inversión y la actividad privada, es decir, en ausencia de una economía de mercado, la pobreza y la exclusión social nunca podrán ser combatidas eficazmente.

 

Tres grandes problemas


(Lunes, 13 Mayo 2013)

CARLOS MIRANDA

Para la próxima década, que no es tan lejana, deberíamos haber resuelto los tres grandes problemas de nuestra industria petrolera: suficientes reservas y producción de gas para abastecer nuestro mercado interno y cumplir nuevos contratos de abastecimiento con Argentina y Brasil, y volver a ser autosuficientes en diésel.

Las reservas, certificadas por Ryder Scott, no alcanzan para cumplir con los compromisos contraídos que fenecen el próximo decenio. El consultor está actualizando su estudio con reservas que YPFB indica han sido descubiertas después de 2009. Si las cifras de YPFB están correctas, las reservas actualizadas ajustadamente alcanzarían para cumplir los compromisos indicados anteriormente.

No llores por mi, Argentina


(Lunes, 29 Abril 2013)

PEDRO SCHWARTZ

"No llores por mí” cantaba Evita Perón a las masas de descamisados en el musical de Andrew Lloyd Weber y Tim Rice. Argentina debería llorar pero no porque ella vino a faltar sino porque con ella y con Juan Perón comenzó el calvario populista de aquel hermoso país, al que la Providencia ha dotado con tantos recursos. Los vaivenes de la política argentina desde que Perón accedió a la presidencia en 1945 son para no contados, por su complicación práctica y confusión ideológica. Lo notable es que una y otra vez, tras repetidos intentos de cambio, ya golpista ya democrático, la tradición peronista siempre vuelve a imponerse: una tradición en su origen mussoliniana, trufada de política social, de intervencionismo económico, de industrialización forzada con los resultados que he vuelto a observar en un reciente viaje.

La actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner sucede a dos mandatarios en apariencia muy diferentes. El primero, Carlos Ménem, se revistió de ropajes capitalistas: realizó amplias privatizaciones en nombre de los principios de la economía de mercado, pero en realidad volvió a abrir la puerta a una desenfrenada corrupción.

El segundo, Néstor Kirchner derivó otra vez hacia el peronismo clásico, con una política exterior cada vez más cercana a la alianza de Hugo Chávez y una acción interior basada en la confrontación partidista y el sindicalismo militante. Le sucedió su esposa Cristina, ahora siempre vestida de luto por la muerte de su marido y sin duda por la muerte de Evita, pese a los lustros transcurridos.

En países que van cuesta abajo, las medidas políticas tomadas por gobiernos desesperados son a la vez síntoma y causa de un continuo empeoramiento. Tras abandonar la paridad fija peso-dólar y devaluar la moneda nacional en 2001, y luego negarse al pago de la deuda extranjera, la Argentina se colocó en la senda de una notable expansión económica. Incluso durante la presente crisis económica iniciada en 2008, el país se ha beneficiado de la subida de los precios de materias primas, en especial soja, cereales, carne y petróleo.

Sin embargo, los réditos así generados se han dilapidado con una política de redistribución peronista y un continuo aumento del gasto público. Por si no bastase esa entrada de fondos del extranjero para su política “social”, la presidenta nacionalizó los fondos de pensiones privados y recurrió a la emisión de dinero, que además multiplicó para mantener bajo el tipo de cambio pese a la abundancia de exportaciones.

Kirchner apunta contra el poder judicial en Argentina


(Lunes, 29 Abril 2013)

MARY ANASTASIA O'GRADY

Un video de la ministra venezolana para Asuntos Penitenciarios en una rueda de prensa el martes en Caracas se volvió viral en cuestión de horas, y no porque sea agradable verlo. En cambio, es prueba de que a menos de una semana de ser designado como el sucesor de Hugo Chávez, Nicolás Maduro está intensificando el control autoritario del gobierno militar de 14 años.

La ministra Iris Varela ha decidido que el candidato presidencial de la oposición, Henrique Capriles, es responsable de la violencia postelectoral en la capital. Capriles "es el autor intelectual y debe pagar", proclamó Varela. Dirigiéndose directamente al ex candidato, declaró: "Estoy preparando la celda donde vas a tener que ir a purgar tus crímenes, porque eres un fascista y eres un asesino". En la cárcel, "vamos a ver si ahí te quitamos ese pensamiento fascista".

Varela pudo hablar con tal confianza porque Maduro controla el poder judicial venezolano. Si decide que quiere a Capriles encarcelado, el juicio es una formalidad.

La fea realidad es que el estado policial venezolano no es ignorado por los argentinos, que ahora se ven amenazados por el intento de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de tomar control de la Justicia, un arrebato de poder que presagia un fin similar de sus libertades.

Kirchner no ha mantenido en secreto su admiración por el modelo de gobierno de Chávez, pero no le ha sido fácil consolidar el poder. La riqueza argentina no está concentrada en las manos del Estado como en Venezuela, donde el gobierno es propietario del monopolio petrolero y por tanto controla la economía.

Los intereses que no coinciden con los de ella le han impedido implementar una agenda socialista completa, más notablemente cuando intentó imponer impuestos confiscatorios a las exportaciones del sector agrícola en 2008. Otro motivo por el que los disidentes han sido relativamente exitosos en mantener a raya a la presidente hambrienta de poder son los medios de comunicación independientes, lo que explica por qué intenta estrangularlos.

El camino al desarrollo


(Domingo, 31 Marzo 2013)

CARLOS HERRERA

(XII fragmento del libro inédito "Apuntes sobre la Sociedad Abierta")

Encontrar la ruta al desarrollo es el tema central en la agenda de los países subdesarrollados del mundo. Muertas las ideas socialistas, en las democracias liberales de Occidente el debate parece hoy centrarse en el rol que el Estado debe jugar en el tema del desarrollo, así como en la naturaleza de la organización territorial del poder. En cuanto a lo primero, las experiencias con el Estado-empresario (que ocupó las mentes políticas por dos tercios del siglo pasado) no dieron los resultados esperados. El protagonismo que sus ideólogos le asignaron al Estado-empresario terminó en burocracia y malas inversiones. Los índices de pobreza, aunque se redujeron en algo, nunca lograron una mejoría sustantiva. A esto se le puede sumar el error de concebir el desarrollo (como sucedió en gran parte del siglo pasado) con un enfoque centrado casi exclusivamente en los aspectos propios de la economía.

No se pensó jamás, no obstante la cercana experiencia de algunos de los países más adelantados del mundo, que el asunto del desarrollo consiste en armar un sistema que contempla más cosas que la propia economía; un orden que promueva el trabajo en libertad y asegure los derechos de propiedad (el mejor estímulo para el trabajo) porque las personas trabajan para disfrutar los frutos de su esfuerzo según como les parezca, no para que un burócrata les diga cómo hacerlo, ni les imponga unos márgenes de ganancia que no corresponden a su esfuerzo ni inteligencia.
Y no se hizo esto porque la inteligencia no nos dio para ver que sólo en sociedades protectoras de las libertades y los derechos individuales se puede desarrollar el potencial productivo de las mismas. Nos llenamos de leyes, decretos y resoluciones, sin preocuparnos de su naturaleza ni que aterrizaran en la vida diaria. De suerte que nos pusimos a trabajar en un desarrollo que casi nacía muerto (gracias a esta mala concepción de las cosas) fomentando más bien la confusión ideológica más lamentable, así como una burocracia fagocitadora del ahorro nacional, amén de profundamente corrupta.

!Que no vengan los turistas!


(Domingo, 24 Marzo 2013)

JAVIER PAZ 

Ese es el mensaje que Bolivia da. El turista que viene a este país debe estar prevenido de que lo hace bajo su propio riesgo. Y los riesgos son varios ya que criminalidad y la inseguridad ciudadana van en aumento; en ciertas partes del país existe xenofobia y un antiamericanismo y anti europeísmo que tristemente es fomentado por el gobierno de turno; existe el riesgo de ser enjuiciado por expresar desagrado por una ciudad y si algo parece sucio, fétido, de mala calidad, pues es mejor callarse para no tener que enfrentar a fiscales y jueces que pretenden limitar incluso la opinión de la gente; los caminos en general son malos, llenos de baches, pobremente señalizados y peligrosos; el idioma inglés, esencial para el turismo, es hablado por muy pocos.

Intolerable inseguridad


(Domingo, 24 Febrero 2013)

EDUARDO BOWLES

Hay gente sorprendida por el escándalo que se ha hecho del asesinato de un hombre en la plaza 24 de Septiembre. “Por qué sorprenderse si matan en todos lados”, dicen los críticos de esta reacción ciudadana que no deja de tener su componente pueblerino que a veces olvida que habitamos una metrópoli de casi dos millones de habitantes y con una de las manchas urbanas más extendidas del mundo en relación a su demografía.

El problema es que ese crimen fue cometido en la calle Libertad, en la misma dirección del Comando de la Policía, que concentra el mayor número de uniformados de la capital. Si esto ocurre en pleno centro, no queremos sospechar lo que puede pasar en los barrios alejados, donde la presencia policial es escasa o nula y donde existen comisarías bien equipadas, pero absolutamente desiertas.

La verdad sobre las armas


(Domingo, 17 Febrero 2013)

JOHN C. GOODMAN 

La tragedia en Aurora, Colorado, ha dado lugar a una abundante y lamentable desinformación respecto de las armas de fuego. Trataremos de añadir algunos hechos a la justificada emoción.

¿Son algunos armas más peligrosas que otras? El tirador de Aurora tenía tres armas de fuego cuando ingresó al cine: una escopeta de pistón, un rifle semiautomático y una pistola semiautomática.

En un entorno cerrado y abarrotado de gente como un cine, la escopeta fue probablemente el arma más letal de las tres. Cada cartucho de escopeta puede esparcir media docena o más de perdigones, cada uno capaz de matar o mutilar a una persona. Las escopetas calibre 12 a menudo disparan cinco proyectiles, y a veces más, antes de tener que ser recargadas. Y a diferencia de las armas semiautomáticas, por lo general no se atascan.

Sin embargo, en la mayoría de las ciudades estadounidenses, casi todo el mundo puede adquirir una escopeta en el acto. Los activistas y políticos que se oponen a las armas casi nunca proponen prohibirlas. En cambio, por estos días el foco está puesto en las llamadas “armas de asalto”.

¿Deberíamos estar especialmente preocupados por las armas de asalto? Las armas de asalto no son por lo general el arma preferida. Ninguna de las dos peores balaceras en la historia de Estados Unidos involucró armas de asalto. James Huberty, que mató a 20 personas en un restaurante McDonald’s en San Ysidro, California, en 1984, utilizó una escopeta, una pistola y un rifle de caza. George Hennard, que mató a 22 personas en la cafetería Luby’s en Killeen, Texas, en 1991, empleó dos pistolas comunes.

EE.UU.: otra vez Jefferson contra Hamilton


(Domingo, 17 Febrero 2013)

CARLOS ALBERTO MONTANER

La nota pintoresca de estas últimas elecciones estadounidenses la dieron los organizadores de los “tea party”, unos entusiastas conservadores que se dicen herederos y defensores de la tradición política de los “padres fundadores”. ¿Lo son? Sí, pero sólo hasta cierto punto.

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook