Buscar en nuestras publicaciones:

Economía



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

Por qué es buena la especulación


(Jueves, 22 Junio 2017)

DANIEL LACALLE

Es curioso como se pervierte a veces el lenguaje. Uno de los ejemplos más evidentes es el uso de la palabra especulador. En los medios de comunicación se pueden leer con frecuencia titulares del estilo "¡Freno a los especuladores!" o "La bolsa cae por un ataque especulativo". Irónicamente, la palabra especulador aparece siempre para justificar caídas de las bolsas que no queremos aceptar pero, sorprendentemente, también las subidas de las materias primas. ¿Por qué? Porque es una excusa fácil ante un movimiento que no nos gusta, sea el que sea. Es ridículo pensar que los especuladores aparecen de la nada para bajar las bolsas y enfadar a la señora María o al señor Juan, perjudicados en su inversión, o que surgen para hundirles el bolsillo subiendo el precio del petróleo, el carbón o el café. ¡Vamos!, que los especuladores se esconden en las esquinas para liderar el movimiento de activos financieros que no queremos que sean los que son, dependiendo del momento y el Gobierno que toque.

Que son íncubos demoníacos que nos quieren echar de nuestro paraíso de largo plazo. Que su intención es, sin duda, generar el mal absoluto. Pero lo cierto es que cuando dichos activos se mueven al alza -bolsa- o a la baja -materias primas- nadie se acuerda de los especuladores. Con las bolsas subiendo y la prima de riesgo bajando se les llama inversores inteligentes, que reconocen la solidez de las medidas del Gobierno y la buena marcha del país y sus empresas. A la baja, son piratas que se reúnen en un lugar escondido en Nueva York y "deciden atacar al país"... a menos que el que analice esas subidas bursátiles y mejoras del bono soberano pertenezca a la oposición. Entonces los especuladores también son culpables. ¡Qué bien, qué socorrido!

Así la culpa nunca es nuestra, imposible de identificar, así no se puede defender, y todopoderoso, con lo cual le podemos adjudicar cualidades mágicas. Sin embargo, nada de esto es cierto. O todo es mentira. Los especuladores son esenciales. Un especulador es todo aquel que busca ineficiencias en el corto y medio plazo tratando de obtener una rentabilidad económica de esa oportunidad. Sí, los especuladores son los que compran cuando la bolsa cae de manera agresiva y los que proporcionan liquidez. Cuando analizamos los mercados financieros tendemos a dar por garantizada esa palabra esencial: la liquidez. Pero sin los especuladores que se mueven en distintos periodos de maduración para generar su negocio, las bolsas y los mercados de deuda y financiación serian muchísimo más volátiles y habría muchos periodos largos sin volumen comprador. Cuando compramos o vendemos un activo nunca dudamos que vamos a poder hacerlo rápida y eficientemente. Esa liquidez, que damos por hecha, no es una garantía. Existe porque hay compradores y vendedores en cada momento, en cada segundo, haciendo y deshaciendo operaciones.

Sigue faltando una propuesta de cambio


(Jueves, 22 Junio 2017)

ROBERTO CACHANOSKY

Todo parece indicar que las elecciones de octubre estarán polarizadas entre Cambiemos y el kirchnerismo, al menos en la provincia de Buenos Aires. El grueso de los votantes optarán entre volver al pasado k u optar por Cambiemos para seguir frenando las aspiraciones autoritarias del Cristina Fernández. Diría que el resto de los jugadores pasan a ser actores de reparto y hasta extras en esta película donde no se perciben grandes cambios en el futuro inmediato.

En rigor, en las elecciones de la provincia de Buenos Aires se ve al peronismo dividido en tres: 1) peronismo línea kirchnerista, 2) peronismo línea Massa y 3) peronismo línea Randazzo. Frente a este peronismo fragmentado tenemos a Cambiemos que por ahora parece medir bien y con chances de quedar con el primer puesto en la estratégica provincia de Buenos Aires.

Hay dos diferencias muy marcadas entre Macri y Cristina Fernández, los que polarizan la elección. Cristina Fernández tiene una clara inclinación totalitaria. Ella no cree en la democracia republicana. Considera que el que tiene más votos puede transformarse en déspota de ese país. Usa la democracia para llegar al poder y luego destruir los derechos individuales y la misma democracia. Por otro lado, en materia de política económica es fiel a su ambición de poder. Establece reglas de juego típicas del fascismo o del nazismo. La escases que generan sus políticas económicas la llevan a respetar cada vez menos la propiedad privada porque su única idea es repartir lo que se produce para tener votos cautivos. Si no llegó a niveles de tiranía como la que padecen los venezolanos con Maduro, es porque la gente reaccionó a tiempo y primero usó a Massa para en 2013 frenar la posibilidad de reforma constitucional y reelección de CF. El famoso vamos por todo. Luego la gente usó a Macri para terminar con la era k.

A diferencia del fascismo económico del kirchnerismo, el PRO se caracteriza por no cometer error groseros como el cepo cambiario, controles de precios absurdos y cosas por el estilo, pero tampoco se destaca por liderar reformas estructurales que Argentina necesita desesperadamente para salir de su larga decadencia de 70 años.

¿Otra burbuja en proceso?


(Jueves, 22 Junio 2017)

ÁLVARO VARGAS LLOSA 

El riesgo moral, el dinero fácil y el crédito barato nunca han producido buenos resultados.

La historia está llena de ejemplos de desastres financieros provocados por la manipulación monetaria que se origina en los bancos centrales y luego se expande a otras partes del sistema. Uno podría pensar que la crisis financiera de 2007/8, cuyos efectos no han desaparecido del todo, enseñaría algo a los políticos, los banqueros centrales, las corporaciones, y los consumidores sobre las causas de la contracción de créditos y debacles.

Piénselo nuevamente. Los cuatro bancos centrales más grandes del mundo han inyectado más de $9 billones de dólares en el sistema desde la última crisis financiera y han provocado un mundo de tasas de interés absurdamente bajas e incluso negativas. Los incentivos generados por estas políticas y sus efectos -el riesgo moral, el dinero fácil y el crédito barato- conducirán, en algún momento, al estallido de nuevas burbujas.

¿Cuáles? Nunca es fácil decirlo, pero Estados Unidos ha visto un crecimiento poco saludable del crédito subprime, y del crédito en general, en tres mercados: tarjetas de crédito, créditos vehiculares y créditos estudiantiles. No sería una sorpresa si alguno de estos provoca la siguiente contracción crediticia.

La deuda total de tarjetas de crédito superó la marca de $1 billón por primera vez desde 2009, los préstamos estudiantiles ascienden ahora a un total de $1,4 billones y los créditos vehiculares no están lejos de $1,2 billones- una cantidad que empequeñece el pico anterior a la crisis financiera.

En los últimos cinco años, las empresas estadounidenses han emitido más de $7 billones de nueva deuda, mostrando que los incentivos creados por estas tasas de interés perversamente bajas van más allá de los mercados mencionados anteriormente.

Lula, el saldo moral del populismo


(Jueves, 15 Junio 2017)

ÁLVARO VARGAS LLOSA

No hay nada más fácil, en política, que enviar al infierno a un político de derecha (real o percibido) sobre cuya cabeza revolotean denuncias de corrupción. En cambio, una dispensa moral nimba la cabeza de los políticos de izquierda (reales o autodefinidos) acusados de lo mismo.

Acaba de revelarse la enésima información que implica a Lula da Silva, el mítico ex Presidente brasileño, esta vez por filtraciones a la prensa de la declaración judicial del ex jefazo de Odebrecht en el marco de la causa conocida como “Lava Jato”. Desde la cárcel, Marcelo Odebrecht afirma haber pagado el equivalente a varios millones de dólares a Lula y a su partido. ¿Dónde está la indignación moral de la izquierda latinoamericana, estadounidense y europea que convirtió a ese mismo líder en el “más popular del mundo” en la primera década del siglo 21?

No sólo no hay tal cosa, sino que todavía se tiene, en círculos de izquierda, la expectativa de que Lula vuelva al poder tras las próximas elecciones y se cobre la venganza por el “golpe” contra Dilma Rousseff, bajo la cual, tanto como Presidenta de Petrobas como en su condición, luego, de jefa de Estado, se produjo gran parte de la podredumbre del caso citado.

Ser un ex tornero, ex sindicalista y ex pobre de Pernambuco es una credencial gloriosa si lo que de allí surge es un hombre hecho a sí mismo en los valores del esfuerzo y el logro bien habido, y el susodicho se transforma por eso mismo en referencia pública. Pero si esos orígenes sirven, después de una primera etapa meritoria y exitosa, como coartada para perpetuar las peores costumbres de la vida republicana latinoamericana, pierden todo valor de referencia.

La corrupción del llamado “lulapetismo” tiene un doble ángulo. Uno es el ideológico: esa inmoral confusión de intereses privados e intereses públicos que entraña en sí mismo el sistema populista, en el que se concentra más poder del necesario (y por tanto se debilitan los contrapesos) y en el que se adormece la conciencia productiva de la sociedad con el arrullo del dinero del Estado o del dinero privado que el Estado dirige hacia fines políticos. El otro ángulo es el estrictamente individual y tiene que ver con el uso del poder como vehículo de enriquecimiento personal (a veces como vehículo de ascenso social, algo muy visible en lo que se conoce como la “boliburguesía” en Venezuela).

¿Quién dijo que había algo de justo en el comercio?


(Jueves, 15 Junio 2017)

DANIEL PERSON 

Donald Trump ha enfatizado varias veces su preferencia por el “comercio justo” mientras siembra dudas sobre el atractivo del “libre comercio”. En su discurso frente a una sesión conjunta del Congreso el 27 de febrero, el presidente dijo: “Creo firmemente en el libre comercio, pero también tiene que ser justo. Ha pasado mucho tiempo desde que teníamos un comercio justo”.

Esto puede ser novedad para la Casa Blanca, pero el mundo nunca ha experimentado un ambiente de comercio que sea enteramente justo. Es más, un país no necesita preocuparse por lo que otras naciones están haciendo para experimentar con el libre comercio, todo lo que necesita hacer es mantener sus fronteras abiertas a las importaciones.

Primero, la injusticia. Generalmente se acepta que la vida misma es injusta. Por lo tanto, no debería sorprender que el comercio mundial sea injusto. Las industrias manufactureras y los trabajadores que se enfrentan a la competencia con las importaciones no verán la situación como justa. De igual forma sucederá con las empresas exportadoras que están lidiando con las restricciones a las importaciones impuestas por otros países. La justicia y la injusticia son algo que en gran medida está en el ojo de quien mira.

EE.UU. ha lidiado con injusticias comerciales desde su más temprana historia. Los Actos de Navegación, impuestos por el gobierno inglés, requerían que todas las importaciones provinieran de Inglaterra. El té indio o el vino francés podían entrar en las colonias norteamericanas tan solo después de pasar por las aduanas inglesas. No es sorprendente que muchos colonos encontraran esta política tanto costosa como injusta.

Estos últimos años hemos presenciado una abundancia de injusticias en el comercio global. Japón se ha valido de regulaciones para desalentar las importaciones de automóviles. La Unión Europea ha aplicado estándares de seguridad alimenticia, que no están basados en la ciencia, para excluir al maíz genéticamente modificado. China ha utilizado la planificación industrial y los subsidios para alentar el crecimiento de su industria metalúrgica, derivando en exportaciones masivas. EE.UU. ha impuesto 388 medidas de antidumping u obligaciones compensatorias (AD/CVD, por sus siglas en inglés) para restringir las importaciones de productos que el Departamento de Comercio consideró que se habían comerciado de manera injusta. Y las restricciones AD/CVD en sí son percibidas como injustas por aquellos que pagan sus costos.

Impuestos y la calidad de vida


(Jueves, 15 Junio 2017)

IVÁN ARIAS 

En los últimos meses varios analistas han llamado la atención sobre el tema tributario-impositivo y su impacto en la economía de las personas como de las arcas del Estado. Día a día, más de 400 mil personas tributan sobre una población de más de 10 millones de habitantes, los ciudadanos se preguntan si las cargas impositivas que aportan al Estado, sea individual o empresarialmente, son cargas justas, están bien administradas y si retornan mediante beneficios que mejoren la situación social y económica de los bolivianos.

Sobre este tema, la Fundación Vicente Pazos Kanki, en su serie de coloquios “Hacia el bien común”, invitó al director de INASET, Enrique Vleasco Reckling, con la ponencia “Reforma tributaria para una transformación productiva con empleo digno y equidad”.

Con cifras contundentes, Velasco demuestra que en el periodo del Estado Plurinacional la presión tributaria que, en 2005 era de 10%, subió imparable hasta llegar al 25% del PIB en 2015, casi nueve puntos porcentuales más que el promedio que se registra en América Latina. De esta manera, Bolivia tiene la mayor tasa de crecimiento de la presión fiscal respecto a los PIB de América Latina, sólo es superada por Brasil y Argentina.

Sin embargo, mientras en esos países la presión tributaria tiene un impacto medible en la reducción de la desigualdad, en el Estado Plurinacional la presión tributaria no mejora la equidad ni reduce el índice de Gini.

Asedio penal contra particulares


(Miércoles, 14 Junio 2017)

CARLOS POL 

Con la creación de los nuevos delitos penales según la Ley No. 004 Marcelo Quiroga Santa Cruz, es necesario analizar cautelosamente la descripción textual de uno de ellos, el denominado enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado, que indica: “La persona natural que mediante actividad privada hubiere incrementado desproporcionadamente su patrimonio respecto de sus ingresos legítimos afectando el patrimonio del Estado, no logrando desvirtuar tal situación, será sancionada con la privación de libertad de tres a ocho años (y) el decomiso de los bienes obtenidos ilegalmente. Incurrirán en el mismo delito y la misma pena, los representantes o ex representantes legales de las personas jurídicas… la persona jurídica restituirá al Estado los bienes que le hubiesen sido afectados”.

Libertad económica en Bolivia


(Miércoles, 14 Junio 2017)

JAVIER PAZ

El Índice de Libertad Económica 2017 elaborado por la fundación Heritage califica a Bolivia como un país reprimido en cuanto a sus libertades económicas y la ubica en el puesto 168 de un total de 180 naciones evaluadas. En Latinoamérica solo Cuba y Venezuela tienen una peor calificación. Según el informe, “el Estado de derecho es débil en muchas áreas y la integridad del Gobierno es socavada por una corrupción generalizada”.

Más adelante indica que “un poco confiable proceso de resolución de disputas y la falta de una adecuada verificación de los derechos de propiedad crea riesgos e incertidumbres en la adquisición de bienes raíces. Aunque las cortes bolivianas en ocasiones han mostrado independencia del Poder Ejecutivo, el partido en el poder (MAS) tiene un férreo control sobre todas las instituciones.

El libre mercado, contra la élites y las plebes extractivas


(Miércoles, 14 Junio 2017)

JUAN RAMÓN RALLO

El libre mercado se caracteriza por las relaciones voluntarias entre los individuos: nadie nos obliga a interactuar con aquellas otras personas con las que no queremos interactuar

La ineficiente búsqueda de la igualdad económica


(Jueves, 08 Junio 2017)

ARMANDO MÉNDEZ 

Un amigo economista realizó un comentario en relación a un artículo de opinión que escribí titulado “El libre mercado y la riqueza”, que quiero compartir.

El dice: “las economías que utilizan más mercado, con mayor apertura externa, con deuda pública y Estado reducidos, son los que más rápido crecen y en la mayoría de veces tienen mejor distribución de la riqueza. Pero el populismo junto con la ley keynesiana, proponen más Estado, más gasto fiscal, con multiplicadores del gasto mayores que uno, con controles absurdos en los mercados, con mayores impuestos a los que más riqueza poseen y hasta estatizaciones. El resultado es menor crecimiento que viene acompañado con crisis política y social.”

El libre mercado y la riqueza


(Jueves, 08 Junio 2017)

ARMANDO MÉNDEZ 

La brillantez de Adam Smith estuvo en observar lo que la gente hacía para satisfacer sus necesidades, en tiempos donde dominaba el privilegio para los vinculados al poder político. Cuando se dice gente nos referimos a la población en general que habitaba el mundo de su tiempo. Su interés no estuvo en observar cómo la nobleza obtenía ingresos o se enriquecía, sino el común de la gente.

Empresa grande, poderosa y misteriosa


(Jueves, 08 Junio 2017)

CARLOS MIRANDA 

Nuestra empresa petrolera estatal es la más grande, privada o estatal del país. Como tal, el presupuesto que gasta en propaganda es de lejos el mayor entre todas las empresas. Cualquier evento importante es publicitado en grandes separatas a todo color en la prensa nacional.

Adicionalmente, a los asistentes a una inauguración se les obsequia una tenida completa en tela de jean azul, casco de seguridad, guantes de trabajo y botines con punta y talón de acero, y planta de neopreno. Bonito regalo que cuesta más o menos 1.200 bolivianos por persona. Esas ceremonias de inauguración están acompañadas por los servicios de una empresa de catering y otra de modelos. De esta forma son ceremonias que cuestan cientos de miles de dólares.

En televisión, en los grandes eventos deportivos y festivales folklóricos, el logo de YPFB está presente, mostrando el auspicio de nuestra petrolera.

Ponga una cumbre en su vida; siempre nos quedará París


(Miércoles, 07 Junio 2017)

DANIEL LACALLE

La decisión de Trump de rechazar el acuerdo “sobre el clima” de París con el objetivo de negociar uno mejor puede criticarse o aplaudirse, pero lo que no debe hacerse es negar la realidad.

No es el fin del mundo


(Miércoles, 07 Junio 2017)

IAN VÁSQUEZ 

Cuando Donald Trump retiró a Estados Unidos del Acuerdo de París, el diario “El País” declaró que el presidente “ha decidido que Estados Unidos se desentienda del futuro del planeta”. “The New York Times” calificó la decisión de “desgraciada” y que ha “derrochado lo que quedaba de las pretensiones de liderazgo estadounidense en un área de importancia global”. Otros pronostican catástrofes humanitarias y proclaman que EE.UU. se está volviendo un Estado paria a la par de Siria, país que rechazó el acuerdo.

Wow. Si fuese tan así, tendríamos razón para entrar en una prolongada depresión. Afortunadamente, las reacciones histéricas no concuerdan con los hechos, los cuales nos permiten reflexiones más mesuradas y hasta optimistas. Esto es así porque las deficiencias del Acuerdo de París son tan grandes que le restan peso y sentido, y por lo tanto la retirada de EE.UU. no altera significativamente la realidad. Además, EE.UU. ya está mostrando ser líder en la reducción de dióxido de carbono a pesar del acuerdo, tendencia que acelerará en el futuro.

El Acuerdo de París del 2015 se realizó solo luego de que otros acuerdos previos, como los de Kioto y Copenhague, hubieran fracasado. La diferencia se dio en Lima en el 2014, cuando se celebró la conferencia de la ONU sobre el cambio climático. Fue entonces que se decidió que, en vez de establecer una dada reducción de gases de efecto invernadero por país, cada país ofrecería su propio plan sin que haya una meta preestablecida que lograr. No hay consecuencias si los países no consiguen lo que establecen sus planes. Solo bajo criterios tan laxos se pudo llegar a un acuerdo internacional, pues muchos países en desarrollo siempre se opusieron a la perspectiva de sacrificar el crecimiento económico antes de llegar a ser desarrollados.
Por eso, el plan de China promete una reducción de dióxido de carbono próxima al año 2030, fecha en que ya era previsto su punto alto de emisión. La India prometió mejorar la eficiencia del uso de energía a un ritmo menor de lo que ha estado experimentando, sin comprometerse con ninguna reducción de emisiones.

¿Sirve la actual política económica para domar la herencia K?


(Miércoles, 07 Junio 2017)

ROBERTO CACHANOSKY 

Desde el kirchnerismo se critica al PRO porque dicen que Macri mintió en la campaña. Es decir, prometió cosas que no hizo. Esta es una acusación absolutamente falsa porque, justamente, Macri nunca anunció una reforma del Estado, ni eliminar los planes sociales, ni reducir la cantidad de empleados públicos, ni volver a un sistema de capitalización privado de jubilaciones y cosas por el estilo. Solo dijo algo sobre las tarifas de los servicios públicos que ya el kirchnerismo había iniciado quitando algunos subsidios y luego apeló al voluntarismo de atraer inversiones, un cuento que alguien le hizo para no encarar los problemas de fondo suponiendo que el solo paso del tiempo los iba a resolver. Es más, el PRO, salvo unos pocos ñoquis, no echó a nadie del sector público, la estructura de la administración pública nacional aumentó un 25% y se enorgullece de tener más planes sociales que el kirchnerismo.

El kirchnerismo dejó una herencia terrorífica, a saber:

Tipo de cambio atrasado
Gasto público récord e ineficiente
Presión impositiva récord
A pesar de 3), déficit fiscal entre los más altos de la historia económica argentina
Destrucción del sistema energético
Destrucción de 12 millones de cabezas de ganado
Destrucción de las economías regionales
Empleo público récord
El gobierno kirchnerista dejó un 29% de pobres y 6,4% de indigentes
El stock de LEBACS, NOBACs y pases netos empezó con $ 10.000 millones en 2004 y terminó en 2015 con 300.000 millones. Multiplicaron por 30 la deuda del BCRA
Vaciaron el BCRA a punto tal que tuvieron que poner un cepo cambiario
Prohibieron la exportación de trigo y maíz induciendo el monocultivo
En vez de generar trabajo crearon generaciones de planeros que viven de subsidios y no saben lo que es trabajar
El atraso de las tarifas de los servicios públicos fue infinitamente mayor al que generó Gerlbard en 1973 que derivó en el rodrigazo de 1975
Nos robaron los ahorros que teníamos en las AFJP para financiar populismo
Los trenes chocaban dejando muertos
Llevaron al extremo la cultura de la dádiva
Es el gobierno más sospechado de corrupción de la historia argentina

Matar de hambre a la bestia no funciona


(Miércoles, 31 Mayo 2017)

JUAN RAMÓN RALLO

La política fiscal anunciada por Donald Trump para su primer año de legislatura exhibe dos tendencias fuertemente contradictorias: por un lado, una intensísima rebaja de impuestos; por otro, un mantenimiento de los altos niveles de gasto público actuales. En principio, reducir la recaudación y no recortar el gasto debería contribuir a elevar de manera muy sustancial el endeudamiento público del país. Sin embargo, los defensores de la política fiscal de Trump nos prometen que no: que o bien la economía se dinamizará tanto que la recaudación regresará a sus niveles iniciales pese a los menores tipos impositivos, o bien que la rebaja de impuestos terminará matando por inanición al sector público, de manera que éste se verá forzado a disminuir su gasto.

La primera de estas esperanzas ya tuvimos ocasión de examinarla: ninguna de las estimaciones pergeñadas a propósito de los efectos de la propuesta tributaria de Trump prevé que se autofinancie. Es verdad que todas pronostican una mejora de la actividad económica que hará que los ingresos no caigan tanto como cómo lo habrían hecho en su ausencia, pero aun así disminuirán en términos netos. El cálculo más optimista, de hecho, anticipa una caída de la recaudación de 2,6 billones de dólares a lo largo de la próxima década: una cantidad que pasará a engordar el endeudamiento público.

Pero acaso quepa pensar que la segunda posibilidad sí terminará materializándose, a saber, que la notable rebaja de impuestos dejará al Estado sin alimento tributario y, por consiguiente, se verá forzado a estrechar sus desembolsos. Si nuestros políticos no recaudan, tampoco gastarán, ¿no? Pues no. Ojalá fuera así, pero la estrategia de “matar de hambre a la bestia” (starve the beast) ya se ha probado con anterioridad y no funciona.

Las razones ya las apuntó hace una década el economista liberal William Niskanen, quien además las conoce de cerca porque formó parte del Consejo de Asesores Económicos de Ronald Reagan (un presidente que justamente trató de aplicar esa estrategia). En un estupendo artículo para el Cato Journal, Niskanen explicó que: a) no hay razones económicas para esperar que un recorte de impuestos vaya a ir seguido de un recorte de gasto; b) empíricamente, los recortes de impuestos no han ido acompañados de recortes del gasto; c) encomendar la limitación del poder político sólo a una reducción de impuestos desvía el foco de la auténtica cuestión de fondo para un liberal: el tamaño del Estado y, por tanto, el monto del gasto público.

Aumentar el salario mínimo es perjudicial: la verdad que nadie quiere oír


(Miércoles, 31 Mayo 2017)

VANESA VALLEJO

Por estos días en Colombia muchos andan indignados por cuenta de un estudio que muestra que nuestro país es el cuarto en América Latina con menor salario mínimo.

Tecnología y ocupación


(Miércoles, 31 Mayo 2017)

ROBERTO CACHANOSKY 

No tiene demasiada lógica pensar que la tecnología va a generar una desocupación en masa que hará que las empresas no puedan vender sus productos y terminemos en una catástrofe laboral

Draghi, aciertos y errores


(Miércoles, 31 Mayo 2017)

DANIEL LACALLE 

Mario Draghi ha vuelto a perder una oportunidad excepcional para ajustar la política monetaria. Mientras ignora los enormes riesgos que se están creando por la brutal inflación en los activos financieros, diciendo que “no se ven señales de burbuja”, en el Banco Central Europeo (BCE) siguen empeñados en crear inflación por decreto, obviando los efectos de la tecnología, la demografía y la sobrecapacidad.

¿”No se ven señales de burbuja”? Se las voy a indicar yo.

- Porcentaje de la deuda de los principales países “comprada” por el BCE: Alemania, 17%, Francia 14%, Italia 12% y España 16%. En el caso español, el BCE ha “comprado” 175.000 millones de euros, es decir, ha sido el mayor demandante de las emisiones netas del país.

Háganse una pregunta: El día en que deje de comprar el BCE, ¿quién de ustedes compraría bonos periféricos o europeos a estos precios? Claramente, la primera señal de burbuja está en la inexistencia de demanda en el secundario que supla el gas de la risa monetario del BCE. Indica que el precio es simplemente inasumible en un mercado abierto, aunque se confirme la recuperación. Sobre todo porque los tipos no reflejan ni siquiera una rentabilidad real mínima, al estar por debajo de la inflación.

- Los bonos de alto riesgo de la Unión Europea cotizan a máximos históricos a pesar de que la generación de caja y capacidad de repago de la deuda, según Moody’s y Fitch, no ha mejorado de manera relevante.

- El exceso de liquidez en la zona euro ya alcanza los 1,2 billones de euros. Se ha multiplicado por casi siete desde que se lanzó el programa de “estímulos”.

TODO POR LA INFLACIÓN

El impuesto de los pobres. Por supuesto, esa enorme cantidad de activos comprados por el BCE, que ya superan el 25% del PIB de la Unión Europea, tiene un problema. Al principio del programa de recompras, se podía debatir que los activos de riesgo, sobre todo bonos soberanos, podían estar baratos o infra-preciados por el riesgo de ruptura del euro y sentimiento general negativo. Esa afirmación no se puede hacer hoy, con las primas de riesgo a mínimos históricos y la deuda a máximos. Eso lleva a que una ayuda se convierta en un incentivo perverso para gastar más y endeudarse.

No, no es el Estado de Bienestar


(Miércoles, 31 Mayo 2017)

JUAN RAMÓN RALLO

De acuerdo con la prestigiosa consultora McKinsey, los ingresos de la mayor parte de familias se han estancado en Occidente durante la última década: entre 2005 y 2014, la renta familiar mediana apenas creció un 3% en Francia, un 1% en EEUU, un 0% en Reino Unido, un -2% en Holanda y un -7% en Italia. Sólo hay un país que se salva de la quema: Suecia, donde las rentas familiares se expandieron un 17% desde 2005.

A la luz de estos datos, uno podría pensar intuitivamente que la clave del éxito reside en tener un enorme Estado de Bienestar a lo nórdico: si Suecia triunfa donde los otros países fracasan, acaso debamos acrecentar el tamaño del sector público hasta alcanzar los niveles suecos. La explicación adolece, sin embargo, de un problema: el tamaño del sector público de Suecia (49,2% del PIB) es inferior al de Italia (50,3%) y al de Francia (56,8%), y nada de ello ha evitado que ambos países experimentaran un estancamiento de sus rentas familiares medianas o, incluso, un fortísimo retroceso.

Tal vez entonces quepa pensar que al menos el Estado de Bienestar sueco sí constituye una solución para aquellos otros países que poseen un sector público más pequeño que Suecia, pero tampoco: según McKinsey, la redistribución estatal contribuyó a incrementar la renta familiar mediana en Suecia en un 5% entre 2005 y 2014, escasamente por encima del 3% de mejoría en Reino Unido; al mismo nivel del 5% en EEUU; y por debajo del 10% de Holanda. O dicho de otra forma, el grado de redistribución de la renta de Suecia es idéntico al de EEUU. ¿Por qué entonces en unos países los ingresos de la mayoría de hogares se han estancado durante una década y, en cambio, no lo han hecho en Suecia?

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook