Buscar en nuestras publicaciones:

Economía



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

Los liberales quieren alertar al gobierno


(Domingo, 03 Diciembre 2017)

JOSÉ LUIS ESPERT 

Hay quienes gustan de descalificar a los liberales que critican el rumbo económico del Gobierno y ridiculizan sus posiciones para que aparezcan como insensibles e insensatas. Y lo que es mucho peor y de mala fe, se ha establecido una suerte de relación casi causal entre ser liberal en la Argentina y al mismo tiempo defender a militares fascistas y asesinos.

Lo que molesta, en realidad, es que se llame la atención y se advierta que el Gobierno está haciendo lo mismo que condujo al fracaso de múltiples programas económicos, en particular el Plan Austral de Alfonsín y la convertibilidad de Menem, esta última sostenida caprichosamente por De la Rúa hasta su explosión. El gradualismo del Gobierno está manteniendo la economía cerrada al comercio, ha convalidado un sector público sobredimensionado, financiado por una presión tributaria asfixiante de la actividad privada y está recurriendo groseramente al endeudamiento externo para financiar un déficit público fenomenal. Con este cóctel no puede sorprender que haya atraso cambiario y la Argentina esté carísima, que el déficit externo aumente cada día, que la actividad privada más competitiva esté asfixiada, que todavía estemos con la inflación que dejó Cristina, sólo para mencionar algunos de los problemas críticos que no han tenido solución.

Pregunta para los partidarios de Cambiemos: ¿no reconocen que lo que los liberales temen, con razón, es que las groseras inconsistencias económicas terminen apedreando este nuevo intento de restaurar la república? La verdad, es que no son conscientes, pues su visión es puramente política. Desconocen y desprecian los límites de las leyes de la economía.

Creen como Alfonsín que con la democracia se come, se sana y se educa. Y que cuando la política económica fracasa estrepitosamente (como en la híper del 89), la culpa es de los sindicalistas y de los empresarios que dan un golpe de mercado. No se les ocurre pensar que la causalidad fue la inversa: que la inconsistente política económica de Alfonsín llevó al fracaso económico y que ese fracaso económico generó las condiciones políticas para el retorno del peronismo.

No se les ocurre pensar tampoco que la causa fundamental de la caída de De la Rúa fue el caos económico derivado del empecinamiento en mantener una insostenible convertibilidad. Los saqueos y los golpes civiles nunca nacen de un repollo o se producen en Suiza: siempre hay un fracaso económico en el cual prosperan. Los radicales han dado la razón al dicho de Perón: "No es que nosotros seamos buenos, sino que los otros son peores".

Echando gasolina a la crisis


(Miércoles, 22 Noviembre 2017)

EDUARDO BOWLES 

Parece un exceso de susceptibilidad la polémica que se ha armado en torno a la nueva variedad de gasolina anunciada recientemente por el Ministerio de Hidrocarburos. Pero hay que reconocer que la falta de información, el efecto sorpresa y la escasa credibilidad que tiene hoy el Gobierno contribuyen de sobremanera a generar la confusión. Obviamente, poner a un aficionado al show a explicar el asunto con hamburguesas, no solo le quita seriedad al tema, sino que aporta aún más desconfianza.

Paradise Papers: el riesgo de mezclarlo todo


(Miércoles, 22 Noviembre 2017)

JUAN RAMÓN RALLO 

La publicación del listado de personas que mantienen parte de su patrimonio en paraísos fiscales contribuye a extender indiscriminadamente una sombra de criminalidad sobre todas ellas: “Si tu nombre está asociado a alguna de tales jurisdicciones, es que estás metido en algo muy turbio”. Todos a una delinquiendo para enriquecerse a costa de la ciudadanía.

Sin embargo, figurar en los Paradise Papers, en los Panama Papers o en la lista Falciani no implica necesariamente haber cometido delito alguno: es más, la mayor parte de los nombres que figuran en tales listas son del todo inocentes. Por eso, y para evitar criminalizar comportamientos que nada tienen de criminales, conviene diferenciar al menos entre tres categorías de personas que pueden operar desde un paraíso fiscal.

Primero, personas cuyo patrimonio tiene un origen lícito y que emplean los paraísos fiscales para minimizar su factura tributaria dentro de la legalidad. Tales individuos no han cometido delito alguno ni en la obtención del capital ni en su administración: estamos ante un simple caso de elusión fiscal —optimización tributaria dentro de la ley— que, como mucho, podrá parecernos inmoral pero nada más (y, de hecho, tendría mucho más sentido reputar como inmorales las artimañas políticas dirigidas a maximizar la rapiña tributaria que las tácticas individuales orientadas a proteger el patrimonio personal).

Los empresarios malvados, la caricatura que desata absurdos ataques en su contra


(Miércoles, 22 Noviembre 2017)

JAVIER GARAY 

Los empresarios fueron vistos como contrarios a los intereses sociales por Adam Smith. Luego, como resultado del éxito de las ideas marxistas, estos fueron percibidos como inherentemente malos,

La función social de la riqueza


(Miércoles, 22 Noviembre 2017)

ADRIÁN RAVIER

En esta nota quiero ofrecer un elogio de la riqueza, o más bien de los empresarios que supieron generarla, distinguiéndolos -por supuesto- de aquellos que se la ganaron de forma indebida, sea a través del robo o a través de privilegios de esa histórica sociedad Estado-Empresario, que siempre se construye a expensas del consumidor.

En defensa del 1% más rico: castigar la riqueza no ayuda a los pobres


(Miércoles, 22 Noviembre 2017)

IVÁN CARRINO

El tema de la desigualdad social no es nuevo. Ya en 1849, el padre del comunismo, Carlos Marx, planteaba que no importaba que una casa fuera grande o pequeña, siempre y cuando las que la rodearan fueran de igual tamaño.

Chile gira a la izquierda de nuevo


(Miércoles, 22 Noviembre 2017)

IAN VÁSQUEZ

La sorpresa de las elecciones chilenas el domingo fue que la izquierda se encuentra más fortalecida de lo que se pensaba y queda en duda la victoria en segunda vuelta de Sebastián Piñera, el candidato de centroderecha. De hecho, en vez de volver al centro después de años de mediocre desempeño bajo el gobierno de Bachelet –y del que los chilenos evidentemente se cansaron– el país parece estar más políticamente polarizado.

Las encuestas erraron tremendamente. Daban un amplio margen a Piñera, a tal punto que algunos pronosticaron que podría ganar en primera vuelta. No fue así. En vez, el candidato favorecido recibió 36,6% del voto, mientras que el oficialista Alejandro Guillier obtuvo el 22,7%. Lo más llamativo fue la votación recibida por la candidata izquierdista, Beatriz Sánchez, que obtuvo 20,3%, muy por encima del 9% que decían las encuestas. Además, el izquierdista Marco Enríquez-Ominami recibió 5,7% y el derechista José Antonio Kast, 7,9%.

El simplista ejercicio de sumar los votos de derecha e izquierda le da la ventaja a la centroizquierda. Piñera necesitaría todos los votos de los demócratas cristianos, cuya candidata obtuvo 5,9%, cosa que no es garantía de nada. El ejercicio es simplista, porque predecir votaciones en un país polarizado es más complicado de lo que suele ser. La izquierda dura del Frente Amplio no quiere al oficialismo, y los que apoyan a Kast no respetan a Piñera. En segunda vuelta, puede haber votos de protesta contra ciertos candidatos o, más probable, un ausentismo elevado.

Gane quien gane, Chile está girando a la izquierda una vez más. El oficialismo de centroizquierda ha salido golpeado. Si gana en segunda vuelta, necesitará el apoyo del Frente Amplio para gobernar. Eso empujará al país en la dirección del populismo de izquierda. Después de todo, la plataforma del Frente es más radical que la del candidato oficialista. Por ejemplo, el Frente aboga por nacionalizaciones de empresas “estratégicas” y de servicios como el agua o la electricidad. Quiere revisar y reevaluar los tratados de libre comercio que tiene Chile con el resto del mundo. Quiere, ¿por qué no?, impulsar una asamblea constituyente. Respecto a los medios, quiere crear “normas generales sobre emisión o publicación de contenidos”. Esperemos que no logre todo eso, pero es una agenda que generará incertidumbre.

La "financiación" pública no puede hacer crecer la economía


(Miércoles, 22 Noviembre 2017)

FRANK SHOSTAK

Un factor clave que restringe la capacidad de la gente para generar bienes y servicios es la escasez de financiación. Contrariamente al pensamiento popular, la financiación del consumo y la producción no se refiere al dinero como tal, sino al ahorro real.

Advirtamos que las diversas herramientas y maquinaria o la infraestructura que la gente ha creado tienen un único propósito, que es ser capaces de producir bienes de consumo final, que se requieren para mantener y promover la vida y el bienestar.

Para un consumo dado de bienes de consumo final, cuanto mayor sea la producción de estos bienes, mayores han de ser las existencias de financiación o ahorro real. La cantidad y la calidad de las diversas herramientas y maquinaria (es decir, la infraestructura disponible) establecen un límite sobre la cantidad y calidad de la producción de bienes de consumo.

A través del aumento de la cantidad de herramientas y a través de la introducción de mejores herramientas y maquinaria puede conseguirse una mayor producción. El aumento en la cantidad herramientas y su mejora requiere financiación para soportar a diversas personas que están dedicadas a la producción de nuevas herramientas y maquinaria.

Esto, por supuesto, significa que a través del aumento en el ahorro real puede construirse una mejor infraestructura y esto a su vez establece la base para una mayor tasa de crecimiento económico.

Un mayor crecimiento económico significa una mayor cantidad de bienes de consumo, lo que a su vez permite más ahorro y también más consumo. Con más ahorro puede crearse una infraestructura más avanzada y esta a su vez establece la base para un mayor fortalecimiento del crecimiento económico.

Mauricio Macri consiguió el capital político para hacer las reformas


(Domingo, 05 Noviembre 2017)

ROBERTO CACHANOSKY

Finalmente Cambiemos logró un resultado electoral realmente importante, no solo a nivel país, sino que, lo más relevante, consiguió la victoria en la provincia de Buenos Aires derrotando a Cristina Fernández, quien dentro del arco político argentino representa el populismo más crudo y con aspiraciones autoritarias.

No obstante, es importante que la victoria electoral no se transforme en una borrachera de continuemos con lo mismo. Quiero recordar que en 1983 Alfonsín ganó las presidenciales y luego de hacer agua con la política económica durante 2 años, lanza el plan austral en 1985 de la mano de Sourrouille generando un fuerte cambio en las expectativas de los agentes económicos, al punto que en las elecciones de medio término de ese año logra una victoria importante con el 42% de los votos, aplastando nuevamente al PJ que fue dividido. No obstante, dado que el plan austral tenía un diseño inconsistente, en 1987 el radicalismo pierde las elecciones.Elecciones y economía

Si bien se podrán marcar todas las diferencias históricas del caso, es bueno hacer un poco de ejercicio de memoria para advertir que lo que sirve para ganar una elección no necesariamente sirve para gobernar luego y mucho menos para hacer crecer la economía.

Imagino que Macri sabe perfectamente que no puede seguir eternamente tomando deuda para financiar el déficit fiscal. Encima esa deuda hay que transformar en pesos, es decir, el tesoro le entrega dólares al BCRA y éste le da a pesos para que haga los pagos, lo que implica un ingreso importante de pesos en el mercado que le exige al BCRA quitar parte de esos pesos de circulación mediante la colocación de LEBACs, stock de deuda del BCRA que, a su vez, devenga un interés que dispara el gasto público.

Mi impresión es que el gradualismo económico extremo que estuvo aplicando el gobierno pende de un hilo muy delgado que consiste en seguir consiguiendo financiamiento externo para financiar el rojo fiscal. Por lo tanto, luce muy arriesgado continuar con este esquema que se acerca más a parálisis que a gradualismo.

Las nacionalizaciones de nuestros hidrocarburos


(Viernes, 27 Octubre 2017)

CARLOS MIRANDA 

20 de octubre como hoy, en 1969, las Fuerzas Armadas emitieron un comunicado asumiendo la responsabilidad total sobre la nacionalización de la Bolivian Gulf Oil Co, (BOCOG), realizada el 17 de ese mismo mes, considerada, hasta la fecha, una nacionalización modelo. Veamos.

La industria petrolera nacional nació con las concesiones a la Standard Oil de Nueva Jersey (STD) otorgadas en 1921. La empresa mostró gran diligencia y eficacia, pero también una especie de superioridad internacional. Cuando estalló la guerra con Paraguay se declaró neutral, cerró operaciones y sacó equipo, y maquinarias del país. Durante el conflicto mostró mala voluntad con nuestras Fuerzas Armadas.

La STD cometió varias infracciones a reglamentos de la ley, pero su error garrafal fue el exportar petróleo clandestinamente. El Estado le inició un proceso. El 30 de abril de 1937 declaró formalmente la caducidad de sus concesiones y el traspaso a YPFB de sus equipos y maquinarias.

Premio Nobel al Paternalismo Liberal


(Miércoles, 18 Octubre 2017)

IVÁN CARRINO

Richard Thaler recibió el premio nobel por sus aportes a la “Economía del Comportamiento”. ¿Qué es el Paternalismo Liberal que recomienda?

¿Por qué nos casamos si el 50% de los matrimonios se separa? ¿Por qué fumamos si sabemos que el cigarrillo daña nuestros pulmones? ¿Por qué emprendemos un negocio cuando solo el 20% sobrevive al primer año de operaciones? ¿Por qué comemos tanto? ¿Por qué ahorramos tan poco?

¿Existe alguna ciencia que pueda dar respuesta a estas preguntas? Sí, es la economía, pero combinada con los aportes de la psicología.

Este campo relativamente reciente de investigación –conocido como “Economía del Comportamiento”- estudia los motivos por los cuales los seres humanos tomamos decisiones y por qué esas decisiones, a menudo, no arrojan los mejores resultados para quienes las toman.

De hecho, si pudiéramos resumir el principal aporte de la psicología a la economía es que los seres humanos estamos sujetos a “sesgos cognitivos” que a veces no nos llevan al mejor de los puertos. Un inversor puede comprar una acción de una empresa porque todos sus conocidos también lo están haciendo: ¿por qué eso debería garantizar buenos rendimientos?

El hallazgo de la existencia de estos sesgos fue de alguna manera revolucionario. Es que la corriente principal del pensamiento económico parecería asumir que los seres humanos somos como frías máquinas que calculan y consiguen todo el tiempo maximizar la utilidad.

Ahora si una persona no ahorra durante toda su vida y luego al llegar a viejo se queda sin dinero: ¿realmente podemos decir que tomó una buena decisión? ¿Es esa persona una máquina o un “homo economicus”?

En defensa de los paraísos fiscales


(Miércoles, 18 Octubre 2017)

DIEGO SÁNCHEZ DE LA CRUZ 

I. Clima político e informativo

Desde hace muchos años, un gran número de políticos europeos ha defendido de forma insistente la necesidad de “coordinar” las políticas fiscales de los países de la Unión,

Los desequilibrios económicos se han convertido en bombas de tiempo


(Miércoles, 18 Octubre 2017)

LUIS FERNANDO AVENDAÑO 

Henry Oporto es economista y director de la Fundación Milenio, organización que acaba de publicar un informe sobre la economía boliviana. En el documento, advierte de “bombas de tiempo” (una crisis económica), que pueden estallar en cualquier momento si no se asumen medidas inmediatas y estructurales.

- ¿Cuál es la situación actual de la economía boliviana en el contexto de desaceleración?

-La economía boliviana se ha debilitado, sobre todo este 2017, lo que está haciendo que las oportunidades de emprender negocios y conseguir trabajo sean más escasas. Este informe (el editado por Milenio) identifica algunos desequilibrios macroeconómicos que tienen el potencial de erosionar la economía del país. Son como bombas de tiempo que pueden estallar en cualquier momento, si no se aplican reformas estructurales. Ya no podemos hablar de paliativos. La falta de acción puede ser una receta segura hacia la crisis.

- ¿Cuáles son los indicadores para sostener que estamos ante una bomba de tiempo?

-La economía boliviana no está mal, pero va de bajada. El año pasado creció 4,3 por ciento, una de las más altas de la región, pero estamos creciendo menos y con un mayor esfuerzo fiscal, que a su vez se traduce en déficit y en estos desequilibrios macroeconómicos que mencioné.

Los resultados de la "nacionalización"


(Jueves, 12 Octubre 2017)

HUGO DEL GRANADO

La realidad económica está poniendo al descubierto la falsedad de la nacionalización de los hidrocarburos. El mito creado por el Gobierno como base política de su accionar. De acuerdo a la versión oficial, todo lo bueno que pasó y pasará en Bolivia desde el 2006 se debe a la nacionalización y a la genialidad de los "estadistas visionarios” del Gobierno: desde la gran disponibilidad de dinero que posibilitó la construcción de todo tipo de obras hasta las grandes plantas de industrialización.

Por qué no se puede "vivir con lo nuestro"


(Jueves, 05 Octubre 2017)

IVÁN CARRINO

Estuve en Hamburgo en el año 2014. Fue en el marco de un programa de estudios organizado por la Fundación Naumann, que quiso llevarnos a conocer una de las ciudades más desarrolladas y opulentas de Europa. Hamburgo es la segunda ciudad más poblada de Alemania. Tiene 1,9 millones de habitantes, y cuenta con el segundo puerto más grande del viejo continente.

La ciudad es un testimonio de los beneficios del libre comercio. Por su estratégica ubicación geográfica, desde la Edad Media que se erigió en un importante centro comercial.

Sin embargo, su explosión llegó en el siglo XIX. A partir de la segunda mitad del 1800, su población creció rápidamente. En 1888, finalmente ingresó en el Zollverein, la Unión Aduanera que establecía aranceles cero para los miembros de la Confederación Germánica.

Hamburgo es hoy la ciudad más rica de Alemania, con un PBI per cápita que se estima en € 62.000 al año. Allí tiene su sede principal la cadena de supermercados EDEKA, fundada nada menos que en el año 1898.

Viva la diversidad

Hace poco más de un mes, los clientes de EDEKA en Hamburgo se encontraron con una sorpresa.

Al ingresar al supermercado, encontraron una imagen extraña para un país desarrollado: una escasez impresionante en casi todas las góndolas del local.

No había prácticamente nada. ¿Qué había pasado?

Pobres pero iguales


(Miércoles, 27 Septiembre 2017)

ALFREDO BULLARD

El destacado liberal guatemalteco Manuel Ayau, fundador de la Universidad Francisco Marroquín, decía que en una verdadera economía de libre mercado no es posible enriquecerse sin enriquecer a los demás.

Por qué el turismo no solo nos hace más ricos sino también mejores


(Miércoles, 27 Septiembre 2017)

CARMELO JORDÁ 

Pasado el verano y sumergidos en el desastre catalán, parece que hemos olvidado ya los despropósitos que vivimos hace no tanto alrededor del turismo. Pero resulta que hoy, 27 de septiembre, es el Día Mundial del Turismo y aunque muchos de ustedes ya sabrán que no creo mucho en esto de los días mundiales sí quiero, por una vez, reivindicar una de las actividades que ha hecho que el mundo cambie y que cambie a mejor.

Porque el turismo puede tener, como toda actividad humana, algunos efectos negativos, pero en conjunto el saldo es tan extraordinariamente positivo que merece, como pocas cosas, que lo celebremos y lo protejamos.

Más riqueza y mejor repartida

En primer lugar están los más evidentes: los beneficios económicos. El turismo es una actividad con una gran capacidad de creación de riqueza y, sobre todo, que logra hacerlo de formas especialmente positivas: en lugares apartados sin grandes infraestructuras, para trabajadores con todos los niveles de cualificación –desde el camarero al director de hotel, por ejemplo-, generando a su alrededor un serie importante de empresas o servicios que también se aprovechan de la llegada del turista.

El turismo además convierte en recursos económicos lo que hasta entonces eran sólo fuentes de gastos, como el patrimonio histórico -que no es precisamente barato mantener-, o permite la conservación de los espacios naturales sin condenar a sus habitantes a la pobreza.

Y por si esto fuera poco el turismo permite también el crecimiento de economías atrasadas o con tejidos productivos muy débiles y en no pocos casos es la punta de lanza de la modernización y una de las formas más eficaces de acumular capital y transferirlo de los países ricos a los pobres.

Más allá de la economía

La versión exitosa del neoliberalismo


(Miércoles, 27 Septiembre 2017)

ADRIAN RAVIER 

Nadie sabe bien qué es el neoliberalismo, pero lo que parece estar claro en la opinión pública argentina es que ha fracasado. Se lo identifica generalmente con el “Consenso de Washington” o con algunos autores de la Escuela Austriaca y la Escuela de Chicago, especialmente Ludwig von Mises, Friedrich Hayek o Milton Friedman. Pero lo cierto es que las ideas que estos autores defendieron tienen poca o nula relación con la política económica de aquellos países que toman como ejemplo, especialmente la Argentina noventista. De hecho, la corrupción, el excesivo gasto público, los recurrentes déficits fiscales, el endeudamiento, la falta de federalismo, el mercantilismo del Mercosur, el atraso cambiario y la falta de un sistema republicano de gobierno con respeto por las instituciones y la división de poderes, no parece ser consistente con la ortodoxia del “liberalismo”.

En lo que sigue, no intentaré volver sobre la disputa comentada, sino señalar que varios países latinoamericanos, a pesar de sufrir el impacto de la Crisis del Tequila de 1995, la crisis asiática de 1997, el default ruso de 1998, la devaluación de Brasil en 1999 y las depresiones norteamericana y argentina de 2001, aun así continuaron por el mismo camino “neoliberal” y los resultados fueron positivos.

Dos caminos alternativos

Tras la década perdida de 1980, los países de Latinoamérica emprendieron un camino de cierta apertura económica y privatización de sus empresas públicas deficitarias. El Estado había resultado ineficaz en gestionar los servicios públicos como la luz, el agua, el gas o las telecomunicaciones, y en algunos países la monetización del déficit fiscal que precisamente provocaban esas empresas en manos estatales terminó con una acelerada inflación.

Las reformas implementadas en la década del 90 permitieron a los países latinoamericanos modernizar sus economías. La inversión extranjera directa estaba representada en grandes flujos de dinero, pero también en know how, sobre cómo gestionar las inversiones en ciertos campos clave que permitieran a la economía tecnificarse. En prácticamente todos los países latinoamericanos se observó una extensión de los servicios públicos en toda la amplitud de sus territorios nacionales, cuando antes eran negados a una gran parte de la población, al mismo tiempo que se construyeron autopistas y rutas que hicieron más eficiente la comunicación entre los estados provinciales, extendiendo la frontera de posibilidades de la producción.

¿Es ético el cobro de impuestos?


(Miércoles, 27 Septiembre 2017)

JOSÉ JOAQUÍN FERNANDEZ

¿Alguna vez se ha puesto a pensar que solo hay una manera justa y correcta de lograr que otra persona haga lo que Ud. quiere? Solo cuando alguien hace algo por nosotros por voluntad propia es que se considera moral. Y esto solo se logra con una persuasión honesta. La persuasión se puede lograr con engaño y a eso se le llama estafa. Es por eso que para que la persuasión sea correcta y socialmente aceptable debe tener el componente de transparencia y buena voluntad.

Por supuesto que Ud. puede lograr que otros hagan lo que desea si Ud recurre a la fuerza, pero se consideraría un acto delictivo. Por ejemplo, si Ud usa una pistola, como en un asalto, es muy probable que la víctima haga todo lo que Ud le pida. O bien cuando la mafia o las maras lo amenazan con destruir su propiedad si Ud. no paga su cuota de seguridad. En estos casos no hay discusión que el uso de la fuerza es inaceptable para que otros hagan lo que deseamos.

El robo es delito aún si el delincuente tuviera la buena intención de ayudar a los más necesitados con la totalidad de los bienes sustraídos de manera violenta. Es decir, no importa el uso que el antisocial haga con los bienes, la apropiación de los bienes ajenos por medio de la coerción es inmoral. ¡El uso de la fuerza, del engaño o el fraude para apropiarse de bienes ajenos es delito per se!

“Te ganarás el pan con el sudor de tu frente” dice la Biblia. Un delincuente dice: “me ganaré el pan con el sudor del prójimo”.

Sin embargo, existe otra manifestación del uso de la fuerza que el ciudadano común se pasa por alto: La ley. Quien no cumple la Ley en cuanto al pago de impuestos es encerrado en la cárcel u obligado a pagar cuantiosas sumas de dinero en multas. No es incorrecto que un político desee que todos ahorremos. Lo que es inmoral es que nos obligue por la fuerza de la ley a que ahorremos. No es incorrecto que un político nos quiera vender sus productos. Lo que es inmoral es que nos obligue a comprarle porque usa la figura de un monopolio o de un privilegio creado por Ley. Es correcto que se busque maneras de ayudar a grupos sociales como mujeres, deportistas, iglesias, etc. Lo que es inmoral es que el gobierno obligue al ciudadano a financiar su credo, su agenda deportiva, etc. Así como es inmoral que un ladrón nos despoje de nuestros bienes a punta de pistola, de igual manera es incorrecto que el político nos arrebate, vía impuestos, de nuestro ingreso por medio de una Ley y que nos castiga si no pagamos.

La cultura del saqueo como fuente de nuestra decadencia económica


(Miércoles, 27 Septiembre 2017)

ROBERTO CACHANOSKY 

Si se confirman los pronósticos que dan ganador al oficialismo, tanto en la provincia de Buenos Aires como los distritos electorales con mayor peso electoral, el presidente Mauricio Macri no tendrá la mayoría en ambas cámaras, pero habrá acumulado un capital político nada despreciable que le otorgará un margen de maniobra más amplio, para llevar adelante reformas estructurales que nos permitan entrar en una senda de crecimiento de largo plazo.

Que hoy varios indicadores económicos estén dando bien no quiere decir que sean sostenibles en el tiempo. A modo de ejemplo, y salvando las distancias, Cristina Fernández logró mostrar durante un tiempo un fuerte aumento del consumo, pero basado en artificios económicos que hacían que ese aumento del consumo no fuera sustentable en el tiempo. Es la famosa herencia recibida.

Esperemos, entonces, que con ese mayor capital político, Macri comience a cambiar el discurso y, sobre todo, el rumbo económico. Lo que sirve para ganar las elecciones no necesariamente sirve para crecer en el largo plazo.

Mi visión es que la economía argentina tiene por delante dos grandes problemas. Uno, el de solucionar la cuestión estrictamente económica. Déficit fiscal, inflación, distorsión de precios relativos, tipo de cambio real, etcétera. El otro es la política económica de largo plazo. Cambiar por completo la política económica apuntando a crear las condiciones necesarias para atraer inversiones, incrementar la productividad de la economía, generar más demanda de trabajo y así comenzar un ciclo de crecimiento de largo plazo.

Pero claro, esas condiciones necesarias para atraer inversiones requieren de algo que vengo repitiendo hasta el hartazgo: calidad institucional. Me refiero a las reglas de juego, códigos, leyes, normas, costumbres que regulan las relaciones entre los particulares y de éstos con el Estado.

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook