Buscar en nuestras publicaciones:

Análisis



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

La locura de Jeff Sessions por los porros


(Jueves, 22 Junio 2017)

JEFF SESSIONS

El Fiscal General de EEUU, Jeff Sessions, publicaba recientemente un artículo de opinión en el Washington Post. Escribía que el negocio ilegal de las drogas genera violencia y delitos violentos. Es verdad.

Señaló además que los delitos violentos han bajado a la mitad desde el punto más alto da la guerra contra las drogas en 1991. También es verdad.

Luego señalaba que, al haberse relajado las leyes de la marihuana y en líneas generales las sentencias federales, la tasa de delitos violentos ha aumentado. Señalaba que “En 2015, Estados Unidos sufrió el mayor aumento anual en la tasa total de delitos violentos desde 1991”. También es verdad, pero es muy engañoso, como mínimo. Es como afirmar que nunca has tratado con los rusos para que después se descubra que has tratado con los rusos en varias ocasiones y entonces usas un truco semántico para no ir a la cárcel.

La tasa de delitos violentos en 1996 era de 637 por cada 100.000 habitantes. En 2015, la tasa de delitos violentos era de 373, una disminución por encima del 40%. A lo largo de este periodo hubo unos pocos años de pequeños aumentos, pero la mayoría de los años vieron notables declives. En 2014 hubo 1,15 millones de delitos violentos y en 2015 hubo 1,20 millones de delitos violentos en Estados Unidos. Esto aumentó la tasa de delitos violentos de 361,6 en 2014 a 372,6 en 2015, un aumento de 11 delitos violentos por cada 100.000 habitantes o un aumento del 3% en la tasa de delitos violentos.

Durante el mismo periodo en la ciudad de Denver (donde la marihuana recreativa ha sido legal desde finales de 2012) el delito violento prácticamente no ha cambiado. La tasa de homicidios no aumentó en absoluto. En el estado de colorado en General la tasa de homicidios cayó de 2013 a 2015, disminuyendo de 3,3 a 3,2 por cada 100.000 habitantes.[1]

Las cuatro causas que empujaron a Arabia Saudita y a sus socios a romper relaciones con Qatar


(Jueves, 15 Junio 2017)

GEORGE CHAYA

Más allá de las variadas interpretaciones y conjeturas de analistas y medios de prensa occidentales sobre las causas que desataron la crisis inter-árabe-islámica en el Golfo, es un hecho que el disparador de la crisis ha sido la política exterior de Qatar que, claramente, entró en conflicto con los intereses de países vecinos como Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

El primer escenario de discordia es que Egipto, Riad y Abu Dabi apoyan y respaldan financiera y políticamente al actual presidente egipcio, Abdelfath Al-Sisi, quien logró desalojar del poder a la Hermandad Musulmana. La organización extremista es el máximo representante del islam político radical y había sido sindicada como terrorista por saudíes, emiratíes y egipcios tras las elecciones que dieron la victoria al actual presidente Al-Sisi.

1-Con posterioridad a la elección, las agencias de seguridad egipcias comprobaron a través de agencias de inteligencia regionales que varios líderes terroristas -altamente peligrosos- de los Hermanos Musulmanes fueron cobijados por Qatar. Doha proporcionó dinero y escondites dentro de su territorio a los dirigentes de la Hermandad y a sus aliados, incluida la agrupación terrorista palestina Hamas, y actualmente financia actividades de los aliados a la Hermandad en la guerra civil en curso en siria. Para las monarquías del Golfo, la Hermandad constituye una de las peores amenazas al statu quo y a la continuidad de sus regímenes.

Además de sus lazos estrechos con la Hermandad Musulmana, existen otros factores fundamentales que inquietan a los petromonarquías del Golfo y que dieron lugar al conflicto político con Qatar.

2- El factor más peligroso y de mayor preocupación para el Consejo de Cooperación de los Países del Golfo (CCPG) son las comunidades chiítas que forman parte del tejido social de Qatar. En Arabia Saudita la minoría chiíta representa entre un 10 y el 15% de la población y fue extremadamente activa al protagonizar fuertes protestas exigiendo mayor visibilidad, derechos y participación política desde que estallaron los levantamientos árabes del año 2011. La mayoría de la población chiíta se concentra en la región oriental del país más rico del mundo en petróleo, en las provincias de Al-Ahsa y Al-Qatif y ha sido la más violenta y combativa en la zona sin ocultar sus lazos directos con el régimen iraní. A esos desmanes, se suman los antecedentes muy presentes en la memoria saudita de la -a priori- inimaginable revuelta de Bahréin, donde el sunita Hamad Al-Khalifa gobierna una población de mayoría chiíta y debió recurrir a los Estados miembros del CCPG para sofocar el salvaje y violento levantamiento de hace seis años, donde claramente Irán alentó los desmanes y crímenes chiítas contra la comunidad sunita con el apoyo de Qatar.

Tiranía tuitera


(Jueves, 15 Junio 2017)

ALFREDO BULLARD 

En 1990 estudiaba en EE.UU. Cada dos semanas recibía un sobre manila. Al abrirlo encontraba cartas de mi familia escritas a mano. Además, diligentemente, mi madre me enviaba recortes de las noticias principales de varios periódicos y revistas. El contenido era voluminoso.

Dado que el correo tardaba entre una semana y diez días eran noticias viejas. Pero para mí eran nuevas. Me enteraba de todo con una brecha temporal de entre una y tres semanas. Los noticieros norteamericanos virtualmente no hablaban del Perú.

Mi otra fuente de información eran llamadas telefónicas a mi familia. Eran muy pocas. Costaban entre 80 y 100 dólares (de esa época). Demasiado para mi presupuesto de estudiante. Las llamadas ocurrían cada dos o tres semanas.

Me devoraba los recortes que me enviaban. Los leía muchas veces. Tenía tiempo para hacerlo. Y no tenía ninguna otra fuente de información.

Hoy es muy diferente. Veintisiete años después, mi hija estudia en EE.UU. Al momento en que escribo este artículo acabo de colgar una llamada por Skype (de las muchas que tengo por semana), concertada en segundos vía WhatsApp. Todo sin pagar un centavo. Ella se entera de lo que pasa en el Perú en segundos y puede, vía Internet, ver exactamente las mismas noticias que vemos aquí en el país. Sabe todo lo que les ocurre a su familia y amigos. Y como es obvio, tiene mucho menos tiempo para procesar y reflexionar sobre toda esa información.

Las redes sociales han reducido los costos de información y transacción a casi nada. Podemos responder en segundos a un comentario que viene del otro lado del mundo.

Pero la velocidad de la comunicación ha reducido nuestro tiempo para pensar. Si te demoras diez segundos en responder un WhatsApp, tu interlocutor te reclama que por qué te demoras tanto. Ello trae muchas cosas buenas. Mayor conectividad crea oportunidades de relaciones personales y de negocios. Sabemos más y aprendemos más rápido. Podemos encontrar lo que queremos en segundos. Pero no todo es tan bueno.

Las deficiencias de la Ley municipal No 233


(Miércoles, 14 Junio 2017)

ROBERTO OSSIO 

Antes de emitir opiniones positivas o negativas sobre una disposición normativa, se debe leer cuidadosamente su contenido, mucho más si existen reiteradas críticas por parte de la población que derivan en un perjuicio colectivo, que puede confundir un diagnóstico equilibrado. En este caso, los efectos generados por bloqueos y obstaculizaciones en el normal tráfico vehicular y peatonal, que es un gran perjuicio para la ciudadanía en general. La ciudad de La Paz está parcialmente paralizada, a causa de la oposición de vecinos a la Ley Municipal No. 233 de Fiscalización Técnica Territorial, aprobada por el GAMLP.

El irresponsable catastrofismo sobre el acuerdo de París y Trump


(Miércoles, 14 Junio 2017)

CARLOS SABINO

Un enorme alboroto mediático se ha creado alrededor de la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de abandonar el Acuerdo de París. Este acuerdo, que establece compromisos para enfrentar el llamado “cambio climático”, ha sido recusado por el norteamericano porque su gobierno ha considerado que contradice los intereses de su país.

La decisión, en ese sentido, es totalmente legítima; también lo son, en principio, las reacciones adversas de los otros países que han firmado el acuerdo, aludiendo también a lo que son sus intereses. Pero lo que me parece totalmente fuera de lugar es la reacción de quienes, adversando en todo a Trump, están indignados porque piensan que el planeta está condenado si los Estados Unidos no cumplen con lo que en el acuerdo se establece.

Su reacción, como la de muchos ecologistas actuales, cabe dentro de lo que podríamos llamar el catastrofismo, la idea de que, si no se hace esto o aquello, la humanidad está condenada a perecer. Vale la pena, en ese sentido, recordar uno de los muchos antecedentes históricos que muestran lo errado de las previsiones catastróficas que se han hecho.

En 1972, el llamado Club de Roma publicó un informe llamado: Los Límites del Crecimiento, un texto muy difundido que en su momento causó profunda impresión en el público. En ese libro se pronosticaba un futuro negro para la humanidad: el agotamiento de los recursos naturales produciría, según sus autores, una era de catástrofes naturales, hambrunas y guerras cuando se aproximara el fin del siglo XX. Pero el siglo terminó, ya estamos transitando casi dos décadas del siguiente, y nada de eso ha ocurrido. El catastrofismo evidente de los autores los llevó a hacer predicciones que nunca se cumplieron y están aún hoy muy lejos de hacerse realidad.

Debe castigarse a los cómplices de la indecencia


(Jueves, 08 Junio 2017)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

Puro papel mojado. De nada sirvió la Carta Democrática Interamericana solemnemente firmada en Lima en el 2001 por los 34 países miembros de la OEA. Sesenta muertos, cientos de heridos y torturados y más de dos mil detenidos, pero la Organización de Estados Americanos no pudo ponerse de acuerdo para condenar al régimen de Venezuela tras la deriva totalitaria adoptada por Nicolás Maduro.

Casi todos los países del CARICOM, que son aproximadamente los mismos de Petrocaribe, la Odebrecht venezolana, corrompidos a punta de petrodólares, le vendieron al chavismo la conciencia democrática y la compasión por los muchachos que luchan y mueren por la libertad.

Formaron un club de estómagos agradecidos, secretamente coordinados en este evento por la cancillería venezolana controlada por los hábiles operadores políticos de la Dirección de Inteligencia (DI) cubana, presidida por el general Eduardo Delgado Rodríguez, para oponerse a la resolución presentada por EEUU, Canadá, México, Perú y Panamá, aportando una declaración alterna, totalmente anodina, que no tenía otro objeto que impedir la mayoría calificada que exigía el reglamento de la OEA para forjar una declaración conjunta.

La población combinada de los 15 Estados afiliados al CARICOM es apenas un 5% del censo de las naciones decididas a censurar a Maduro, pero la ficción democrática que impera en la OEA determina que el voto de Monserrat, una excrecencia geológica con menos de 6,000 habitantes poseedores de una bandera, un himno, una gasolinera y dos farmacias, vale lo mismo que el de Brasil.

Es decir, Raúl Castro y Nicolás Maduro súbita y hábilmente dotaron de política exterior a unos minúsculos países que carecían de ella, con el objeto de bloquear la acción de unas naciones que pretendían cumplir con el compromiso moral contraído por todos en la Carta Democrática Interamericana.

Empresas sociales: ¡una panacea o una toxina?


(Jueves, 08 Junio 2017)

CIRO AÑEZ 

El artículo 54-III de la Constitución Política del Estado establece textualmente lo siguiente: “Las trabajadoras y los trabajadores, en defensa de sus fuentes de trabajo y en resguardo del interés social podrán, de acuerdo con la ley, reactivar y reorganizar empresas en proceso de quiebra, concurso o liquidación, cerradas o abandonadas de forma injustificada, y conformarán empresas comunitarias o sociales. El Estado podrá coadyuvar a la acción de las trabajadoras y los trabajadores”.

El populismo peruano


(Miércoles, 07 Junio 2017)

ÁLVARO VARGAS LLOSA

A diferencia del mundo desarrollado, donde hoy se asocia al populismo con la derecha (el nacionalismo, el proteccionismo y la xenofobia), en América Latina esta palabra evoca más bien a regímenes o gobiernos de izquierda, dictatoriales o democráticos.

Una excepción es el Perú. Allí, si bien existe un populismo de izquierda, actúa también una derecha populista que conspira contra el progreso. En ella participan el fujimorismo –heredero de la dictadura de los 90—, varios medios de comunicación, el cardenal y ciertos personajes públicos que uno no sabe dónde situar profesional o moralmente.

Este sector ha existido desde el retorno de la democracia, pero ahora tiene algo de lo que carecía: una mayoría parlamentaria aplastante. Su misión es destruir al gobierno de Pedro Pablo Kuczynski y luego llegar al poder. Ya han tumbado a dos ministros (el primero, el de Educación, al poco tiempo de estrenado el gobierno y el segundo, el de Transportes y Comunicaciones, hace pocos días) y apuntan contra un tercero, el de Interior, cuyos logros en seguridad ciudadana, todavía insuficientes pero ya cuantificables, suponen para el populismo de derecha una competencia o “dumping” político desleal.

Al primero de los ministros lo liquidaron con pretextos pueriles y al segundo, que además es Vicepresidente, por tratar de mejorar un contrato firmado por el gobierno anterior.

Si esto sucediese en el contexto de un repunte de la inversión privada, sería menos grave. Pero ese repunte no se produce, en parte por la crispación que provoca el populismo fujimorista. Otra parte de la culpa la tienen el entorno latinoamericano, el insuficiente atractivo de las materias primas en esta etapa del ciclo y el desasosegado ambiente internacional.

Kuczynski ha empleado hasta ahora la estrategia de la paciencia, respondiendo con baja intensidad a sus adversarios y tratando de ganar tiempo porque piensa que a la larga este ruido político no impedirá el avance de su proyecto y el éxito de su gestión.

El gobierno colombiano se rindió por completo ante guerrilleros de las FARC


(Miércoles, 07 Junio 2017)

VANESA VALLEJO 

El acuerdo de “paz” (que más bien debería ser llamado de miseria) que Juan Manuel Santos le impuso a los colombianos es una de las peores desgracias que le podía ocurrir al país. Lo que en estos momentos vemos en Colombia es un presidente humillado ante unos asesinos con los que se negocia incluso la política agraria y el modelo económico. A los guerrilleros de las Farc se les entregó todo.

Esta semana a alias Richard, el jefe del frente 30 de las FARC, se le otorgó libertad condicional. Este señor tenía una condena por 60 años, pero como en Colombia le entregamos la justicia a los guerrilleros, este asesino podrá disfrutar en libertad de su fortuna, que se calcula asciende a los 400 millones de dólares.

Alias Richard es señalado de participar en el secuestro de los diputados del Valle, quienes después de años en cautiverio fueron asesinados. Llegó a tener 30 órdenes de captura por homicidio agravado, secuestro, rebelión, terrorismo y porte ilegal de armas. Estados Unidos lo pidió en extradición por narcotráfico pero debido a la firma del acuerdo Santos-Farc se frenó el proceso. Eso sí, no se preocupen, acá no hay impunidad, este delincuente tendrá que pagar una multa de 10 millones de pesos…

La justicia en Colombia no existe. El caso de alias Richard es solo uno de tantos. Podemos nombrar acá algunos otros ejemplos como el de alias Shakira, una guerrillera condenada a 40 años de prisión por la masacre de nueve concejales del Huila en el 2006, que fue dejada en libertad también por la JEP (Justicia Especial para la Paz). O también podemos hablar de Herminsul Arellán, responsable del atentado al club El Nogal que dejó 36 muertos y 167 heridos en febrero de 2003, quien tenía una condena de 40 años y ahora está en libertad porque la justicia se la entregamos a los guerrilleros.

Se equivocan quienes creen que los guerrilleros han dejado las armas porque se arrepintieron de lo que hicieron. Estos señores simplemente consiguieron lo que siempre han buscado: el poder. Sí, a las FARC también les entregamos el poder. Y ellos lo dicen abiertamente, lo que sucede es que parece que el pueblo colombiano está en estado de negación y quiere creer que acá todo se arregló y llegó la paz.

El destino de los recursos del IDH


(Miércoles, 31 Mayo 2017)

EDUARDO BOWLES

En este mismo espacio hablábamos ayer de lo grande que le quedó la bonanza económica al Estado boliviano, que ni siquiera ha tenido la capacidad de gastar. No digamos gastar bien, porque eso está en entredicho, sino de usar todos los fondos disponibles en programas y proyectos públicos que ayuden a paliar en cierta forma la crisis económica que comienza a calar hondo. Es tal la desestructuración que existe en el aparato estatal y la falta de eficiencia, que nadie busca la forma de darle un destino a 94 mil millones de bolivianos que están guardados en los bancos, sino que se apela al endeudamiento y al uso del Banco Central como caja chica, para seguir con el derroche.

La verdad y los economistas


(Miércoles, 31 Mayo 2017)

EDUARDO BOWLES 

Estamos mal, pero vamos bien”, era la frase que repetía un legendario ministro de economía argentino en la época en que el país no terminaba de salir de la hiperinflación y eran insuficientes los ajustes draconianos que intentaban remediar los errores de sus antecesores. Entre ellos hubo uno que disimulaba la crisis con un alusiones al clima: “Hay que pasar el invierno”, decía, mientras todo se derrumbaba a su alrededor. Ninguno llegó a admitir la verdadera situación hasta que se tuvo que recurrir a corralitos bancarios, retenciones impositivas y una serie de medidas que se vienen aplicando desde hace 30 años y que no son capaces de frenar la inflación ni remediar las dificultades que afectan a los ciudadanos.

Odebrecht, la punta del iceberg


(Miércoles, 31 Mayo 2017)

IAN VÁSQUEZ

Cuando Brasil revele a principios de junio los nombres de los funcionarios y políticos en 11 países sobornados por Odebrecht, paralizará aun más a varias de esas naciones. Provocará además nuevas preguntas acerca del funcionamiento y naturaleza de lo que el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha llamado “El caso de soborno internacional más grande de la historia”. Estamos por darnos cuenta de que lo que sabemos de Odebrecht es solamente la punta del iceberg.

Lo que sabemos es que desde la década pasada la empresa constructora brasileña Odebrecht pagó miles de millones de dólares en coimas para ganar contratos multimillonarios de infraestructura y obras públicas en 12 países (diez en América Latina y dos en África). Así llegó a corromper a la administración y a las finanzas públicas, a la justicia y a los partidos y campañas políticas a lo largo de la región.

Sabemos también que la empresa y los políticos involucrados se enriquecieron con el apoyo oficial e ilícito del Estado brasileño. A través de Petrobras se ganaron contratos de manera ilegítima, y a través del banco estatal de desarrollo BNDES se apoyaron numerosos proyectos financieramente cuestionables. Tal como documentó Mary O’Grady del “Wall Street Journal”, para el 2014, el apoyo financiero del banco a Odebrecht fuera de Brasil se disparó a US$1.000 millones.

Mucho de lo que sabemos se debe al acuerdo judicial entre Odebrecht y el Departamento de Justicia de EE.UU. que se dio a conocer en diciembre. Sin embargo, Leonardo Coutinho, editor de la revista brasileña “Veja” y uno de los principales periodistas que investiga el caso, sugiere que ese acuerdo podría estar “lejos de representar la real dimensión” del asunto.

El muro y el flaco


(Jueves, 25 Mayo 2017)

MARIO VARGAS LLOSA

Aunque Trump construya el muro, los pasos ilegales quedarán construidos. Los que se encargan de pasar ilegales por la frontera están contentos, porque podrán cobrar más.

"Mejor tener a las FARC en el senado que en el monte": la gran mentira que está hundiendo a Colombia


(Jueves, 25 Mayo 2017)

VANESA VALLEJO

En las encuestas sobre felicidad, Colombia aparece casi siempre en los primeros lugares. Al parecer los colombianos sufrimos muy poco. Una de las claves de la felicidad es no preocuparse, tomar los asuntos más a la ligera, y eso sí que lo estamos aplicando bien por estos días. Sin embargo, darle a las cosas la importancia necesaria es fundamental, de lo contrario, cuando menos pensemos, la situación se nos habrá salido de las manos.

Y es eso exactamente lo que ha pasado respecto al acuerdo Santos-FARC. Durante los últimos meses los colombianos hemos recibido noticias terribles. Sin embargo, para muchos, la cosa no es tan alarmante y solo hablamos de unos cuantos extremistas con mochilas y pelo largo, que no van a ser mayor problema. Lo cierto es que el asunto ya se nos salió de las manos y muchos aún no se han dado cuenta.

Los mismos asesinos que durante más de 50 años han delinquido y llevado a cabo los más crueles asesinatos, van a terminar pagando “Senado por cárcel”. Aún si no consiguen votos, los señores de las FARC tendrán aseguradas sus curúles en el congreso durante dos periodos. Hay quienes dicen: prefiero verlos en el gobierno que matando gente en el campo. Pero es que ni lo uno, ni lo otro.

Quien en este momento se atreva a decir que a Colombia ha llegado la paz, es porque no tiene información o porque no le importa faltar a la verdad. La situación es la misma, las cifras de violencia son prácticamente iguales en 2015 y 2016, en Colombia, la tasa de homicidios se estancó en los últimos dos años. En las zonas claves para el narcotráfico los civiles siguen siendo extorsionados por la misma gente.

Pero, además, ¿acaso es poca cosa tener a los guerrilleros de las FARC legislando? Desde luego que no. Tener las instituciones llenas de delincuentes y socialistas no es algo para tomar a la ligera. Las curules en el congreso son tan importantes, y representan tanto para estos terroristas, que se han pasado la vida persiguiendo eso.

Garantías para una justicia independiente en Bolivia


(Jueves, 25 Mayo 2017)

RAMIRO ORÍAS 

Bolivia es el único país de la región -y quizás del mundo- que elige a la totalidad de sus jueces de altas cortes, por voto popular y universal. Cada seis años, bolivianos y bolivianas deben acudir a las urnas para definir con su voto, quiénes integrarán el Tribunal Supremo de Justicia, el Tribunal Constitucional Plurinacional, el Tribunal Agroambiental y el Consejo de la Magistratura de Bolivia.

Trump y Putin, o las amistades peligrosas


(Jueves, 25 Mayo 2017)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

A Donald Trump se le ha alborotado el avispero. Culpa a la prensa de sus desgracias, pero no es verdad. Él es el responsable de todas sus desdichas. Si le advirtieron de las andanzas monetarias del general Michael Flynn con los turcos, no debió intentar llevarlo al gabinete. Si durante la campaña pidió y obtuvo ayuda de los rusos – extremo que él niega y debe demostrarse – fue un error vecino al delito y una inmensa deslealtad al país. Si luego le confió a Vladimir Putin y al canciller ruso Sergéi Lavrov una delicada información de la inteligencia israelí, se trató de una severa imprudencia.

Pero lo más grave es la incapacidad de Trump para no distinguir el papel de Moscú en los asuntos mundiales. Putin, progresiva y deliberadamente, ha ido situando a Rusia como el gran adversario de Estados Unidos y de Occidente. No quiere restaurar el bolchevismo, pero sabe que el pueblo ruso añora el rol de gran potencia que obtuvo desde que en 1815, tras la derrota de Napoleón, durante el Congreso de Viena, Rusia fue reconocida como una de las naciones clave del planeta y así se le percibió hasta el fin de la Guerra Fría.

Durante la década de los noventa del siglo XX, tras la desaparición de la URSS y de haberse disuelto el partido comunista, cuando gobernaba Boris Yeltsin, hubo una oportunidad de atraer ese país a la órbita occidental, entonces desorganizado, desorientado y muy pobre, pero Bill Clinton no supo, no pudo o no le interesó hacerlo, acaso porque fue incapaz de prever que la nación más extensa de la Tierra acabaría chocando con Estados Unidos.

Hoy Rusia rechaza la presencia de la OTAN en Europa y se opone al despliegue de los sistemas antimisiles norteamericanos. Respalda a los ayatolas iraníes, creadores de la siniestra organización terrorista Hizbolá. Intenta perjudicar, cada vez que puede, a la democracia israelí. Apoya militarmente a la asesina satrapía siria. Protege diplomáticamente a Corea del Norte en dupla con China. Arma al ejército chavista y realiza operaciones conjuntas con su marina. Rehace sus vínculos con Cuba y le envía petróleo cuando flaquean los suministros venezolanos. Y, además, establece una absurda carrera armamentista en Centroamérica, la región más pobre de América Latina, al adiestrar a las FFAA nicaragüenses, país al que le ha vendido 50 tanques de combate, y donde tiene varios centenares de asesores apostados que les dan servicio a los buques de guerra que envía periódicamente al Caribe y al Pacífico.

Todo el poder para las empresas de gerencia pública


(Jueves, 25 Mayo 2017)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

Fue muy afortunado que a la señora Le Pen la pulverizaran en las urnas. Macron duplicó su votación. El fascismo y el comunismo, su primo hermano, son siempre malas noticias.

Terrorismo islamista ¿respondemos a la barbarie con más barbarie?


(Jueves, 25 Mayo 2017)

LUIS I. GÓMEZ 

Quien crea que el problema de la integración de la población inmigrante musulmana en 

A favor del juicio político


(Jueves, 25 Mayo 2017)

IAN VÁSQUEZ 

Es todavía una remota posibilidad, pero en Estados Unidos se habla cada vez más de iniciar un juicio político, o ‘impeachment’, al presidente Donald Trump por presuntamente tratar de obstaculizar una investigación sobre su campaña presidencial, entre otras fechorías. De la misma manera, los brasileños destituyeron a Dilma Rousseff el año pasado y es muy posible que hagan lo mismo con el actual presidente Michel Temer tras reportes la semana pasada que revelan que intentó silenciar a un testigo que lo vincula con actos de corrupción.

El juicio político no es una práctica común en las Américas, pero debería ser utilizado con más frecuencia. En toda la historia de EE.UU., únicamente se ha intentado tres veces y solo en el caso de Richard Nixon acabó en la caída del presidente, aunque este renunció antes de que la Cámara de Representantes pudiera votar sobre ello.

Bajo el sistema presidencialista que predomina en el hemisferio, el Ejecutivo ha acumulado enormes y desproporcionados poderes, erosionando así los pesos y contrapesos necesarios para que funcione una república. Eso típicamente facilita la mala administración y la corrupción. Que el Ejecutivo tenga una burocracia inmensa encargada de hacer cumplir interminables regulaciones es una receta para la arbitrariedad y el abuso del poder. En el mundo en desarrollo que sufre de una débil institucionalidad, esto se vuelve un problema aún mayor.

Cuando ha habido abusos, el uso del juicio político sirve no solo para castigar sino también, y principalmente, para proteger la integridad del sistema democrático. En ese sentido, Brasil está dando grandes lecciones a la región. Ante el escándalo Lava Jato, cientos de personas entre las más poderosas del mundo de los negocios y de la política brasileña han sido investigados y se han ejecutado decenas de sentencias. Que la corrupción masiva involucrara a tantos líderes de la élite se debe en sí a que el Estado, y especialmente el Ejecutivo, tenga tanto poder.

Lo novedoso de Brasil es que se está sancionando a quienes participaron de la corrupción. Respecto al juicio político, Brasil ha estado a la vanguardia. A Rousseff la destituyeron por un delito que presidentes anteriores habían cometido (pero en el que ella incurrió a mayor escala). Quizá no hubiera ocurrido sin el escándalo Lava Jato que la estaba rodeando, pero el efecto fue el mismo: reforzó la rendición de cuentas del Ejecutivo, lo que se podrá aplicar también a Temer hoy.

Cómo domesticar al terrorismo islámico


(Jueves, 25 Mayo 2017)

STEPHEN HICKS

Derrotar a un enemigo, como al politizado Islam, implica una batalla en varios frentes: policial, militar, diplomático, cultural y filosófico.

Toda pelea es provocada por desacuerdos locales de corto plazo. Pero aquellos conflictos generalizados de largo plazo, son siempre provocados por el choque de principios abstractos. Al igual que con los neonazis, los comunistas revolucionarios, los ecologistas y anarquistas violentos y otros, nuestro conflicto con ellos es de origen intelectual.

El terrorismo es, ante todo, un modo de pensar: es el compromiso con una causa que incluye la disposición a matar a otros en forma indiscriminada.

Ponte en la cabeza de un terrorista. Debes aprender a no ver a otros seres humanos como individuos: – Es mi grupo contra tu grupo. Debes no estar abierto a un debate racional y a una resolución pacífica: – me niego a la discusión y me comprometo con el terror y con la matanza. Debes aplastar cualquier preocupación por la justicia: – estoy dispuesto a matar indiscriminadamente. En la mayoría de los casos, debes decidir que tu propia vida en la Tierra es insignificante: – estoy dispuesto a morir por la causa.

El Islam politizado se ha extendido a muchas partes del mundo. Está bien financiado y bien organizado. Tiene varios portavoces articulados y simpatizantes. Y ha demostrado tener la voluntad y la capacidad para ejecutar ataques terroristas audaces.

¿Cómo se derrota a un enemigo con esta mentalidad?
En occidente, lo hemos hecho anteriormente. Tuvimos nuestros fanáticos religiosos, pero pudimos domesticarlos. Podemos aprender de nuestro éxito pasado y aplicar sus lecciones a la crisis actual.

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook