Buscar en nuestras publicaciones:

Filosofía Política



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

La especulación en el pensamiento político


(Miércoles, 13 Enero 2016)

ARMANDO MÉNDEZ

La filosofía es el campo del pensamiento especulativo. Quienes hacen análisis políticos puros dominantemente son especulativos, por tanto, se mueven en campo de la filosofía y del diletantismo. La ciencia es aquella que racionalmente puede explicar, determinando causas y consecuencias de fenómenos diferentes.

Es cierto que la actividad política surge con el hombre mismo pero los comportamientos políticos de los tiempos actuales que se quieren explicar se pierden en galimatías de quienes intentan hacerlo. Hay la creencia de que la política es un servicio, que implica la búsqueda del interés de los demás. Es por esto que es una característica de todo político, y ante todo si se reclama ser de izquierda y socialista, discursea sobre la exclusión de los pobres. No son los pobres los que reclaman derechos, sino son los políticos que “dicen” representarlos. La pobreza limita la conciencia sobre las razones de su estado y no tienen capacidad de organización ni de protesta.

Alguna vez usted, estimado lector, se preguntó porque los discursos políticos no se abocan a enfrentar el grave problema de la mendicidad. La respuesta es simple, se trata de un grupo social sin ninguna organización y que no participa en ninguna actividad política. Por tanto es un sector de la sociedad que no interesa a los políticos. A estos interesa los grupos sociales que votan en las elecciones y los discursos van dirigidos precisamente a ellos.

Estado versus individuo


(Martes, 05 Enero 2016)

EDUARDO BOWLES 

En Bolivia vivimos un endiosamiento exagerado del Estado, como si no fueran suficientes todos los ejemplos de la historia que muestran cómo el estatismo es sinónimo de fracaso, violencia, despilfarro, elefantes blancos, supernumerarios y muchos otros excesos que generan pobreza.

El estatismo se opone al individualismo al que los socialistas ven como sinónimo de egoísmo, usura, acaparamiento, mezquindad, materialismo, acumulación, vanidad, etc, mientras que el Estado es asociado al bien común, a la solidaridad y otros valores que lo hacen ver como la respuesta ideal para resolver los problemas de la humanidad.

Entrevista a Axel Kaiser


(Lunes, 04 Enero 2016)

UZIEL GÓMEZ 

-¿Por qué razones intelectuales y personales da la batalla de defender las ideas liberales?

– La razón intelectual por la que doy esta batalla es porque soy un convencido que si uno no cambia el clima de opinión de un país la hegemonía cultural hacia las ideas de la libertad el país no tiene ningún destino. Me parece que es la obligación, como ciudadano responsable que pretendo ser y por tenerle mucho cariño a Chile y su gente, asumir un rol aplicando los talentos que tengo. Esa es la razón intelectual más de fondo. Por otro lado, no puedo explicar por qué siento esta pasión por la libertad, no lo sé. Es algo que surge del espíritu. Está ahí no sé de dónde viene. Uno podría explicarlo porque en mi familia siempre hubo preocupación por los temas públicos, pero tengo hermanos que no están en la misma. Es algo que es un misterio.

-¿Por qué ha dado esta batalla contra el igualitarismo en este año en que el Gobierno ha impuesto políticas públicas de “derechos sociales”?

-Porque el principio que anima a todo el proyecto de la izquierda siempre ha sido, partiendo por la Revolución Francesa, la igualdad. En nombre de la igualdad se han cometido los peores crímenes y atrocidades, se han arruinado las vidas de millones de personas, y es una idea atractiva, magnética, poderosa pero que no resiste un análisis muy de fondo. Apela a ciertos instintos humanos, que como se encausan como se pretende ahora, son destructivos, porque busca que nadie sobresalga ni se destaque sobre otros. Ese instinto que tiene relación directa con la envidia, cuando se instala como fuerza en la discusión y las políticas públicas y económicas arruina los países.

-¿Cómo hace esa bajada del igualitarismo al caso de Chile?

-Es una idea que se ha instalado progresivamente. Este gobierno la llevó a su clímax pero viene instalándose hace mucho tiempo. Escribí hace años dos libros sobre esto, vengo advirtiendo en las columnas. Nadie creía mucho al principio. Me trataban de extremo y exagerado, pero yo decía que había que tener cuidado porque cuando las ideas avanzan ganan fuerza y se convierten en sentido común y ya es demasiado tarde. Hoy creo que la historia nos ha dado la razón a quienes advertimos esto, y fuimos muy pocos. El camino igualitarista es un camino estatista y ése es el de la ineficiencia, corrupción, despilfarro, la destrucción de las libertades y eso no permite que las personas y los países salgan adelante.

Gasto irracional y corrupción


(Lunes, 04 Enero 2016)

ALBERTO MANSUETI 

Los socialistas hacen creer a la gente que “el Estado es para redistribuir la riqueza”, brindando educación gratis, salud y jubilaciones gratis, regalos y subsidios “¡para el pueblo!” Gran mentira: nada hay “gratis” en la vida. A los gastos del Estado los pagamos con impuestos. Y entre las contribuciones (y multas) “impuestas” se cuenta la deuda del Estado, un impuesto diferido; la inflación, un impuesto disfrazado; y las confiscaciones de empresas y activos económicos a título de “expropiaciones”.

Pero la educación, la atención médica, las jubilaciones y en general los servicios que presta el Estado son magros y de mala calidad. Las empresas del Estado suelen dar pérdidas. Y a la economía privada, el Estado también le decreta las cargas reglamentarias, llamadas “regulatorias”. Así no resulta muy productiva. La fiscalidad es salvaje, por ej. en Argentina, los impuestos se llevan un 50 % de la economía formal, o sea “en blanco”. En otros países la tributación se acerca peligrosamente a ese número. Así la pobreza se resiste a desaparecer, porque la “recuperación” de la economía no llega nunca.

El sistema no funciona. Y para no culpar al socialismo como tal, sus defensores buscan un pretexto: nos hacen creer que es culpa de “la corrupción”. La histeria “anticorrupción” puso a la clase media furiosa e “indignada”, y su rabia impulsó a la cumbre del poder a los capos del socialismo más duro, los del Foro de Sao Paulo. ¿Y la corrupción? Sigue allí. Ahora se quiere quitar a los presidentes de la noche a la mañana, exigiendo “meterlos en la cárcel”, demanda irrealista que causa mucha turbulencia.

Las mujeres y la libertad


(Lunes, 28 Diciembre 2015)

JAVIER PAZ 

En 1869 John Stuart Mill publicó The Subjection of Women, donde argumentada a favor de la total igualdad entre los sexos. En esos tiempos, tal propuesta era revolucionaria y muy contraria a las normas y costumbres en todo el mundo. Hoy la cultura occidental reconoce, aunque sea en teoría, que las mujeres tienen los mismos derechos que el hombre.

La Democracia necesita pactos


(Martes, 22 Diciembre 2015)

EDUARDO BOWLES

Un analista afirmaba el domingo, a propósito de los resultados electorales, que los españoles no habían elegido un Congreso sino un campo de batalla, donde resultará más que complicado para el Partido Popular, vencedor de los comicios, llevar adelante un gobierno estable y sin sobresaltos. Todos coinciden que en España ha ganado el descontento y que solo la reinstalación de una democracia de pactos, será capaz de llevar al país por el camino de las soluciones a la grave crisis económica que viene atravesando desde hace una década.

Chile y el populismo constitucional


(Martes, 22 Diciembre 2015)

MAURICIO ROJAS

La finalidad de este texto es tratar uno de los principales desafíos contemporáneos a la libertad. Me refiero al riesgo de que la democracia sea usada contra la libertad, llevándonos a aquella tiranía de la mayoría, o del caudillo que pretenda representarla, sobre la que tantos pensadores nos han advertido desde que Alexis de Tocqueville acuñase el término en la primera mitad del siglo XIX.

La relevancia de este peligro es evidente en América Latina y es justamente por ello que hemos celebrado con tanto entusiasmo las derrotas electorales del peronismo y el chavismo, que son las dos expresiones arquetípicas en nuestra región del uso de las mayorías electorales para crear un poder prácticamente ilimitado que termina conculcando los derechos y las libertades ciudadanas.

Por su parte, Chile ha tenido una tradición política y constitucional diferente que parecía protegernos tanto del caudillismo como de este tipo de abusos de la democracia. Lamentablemente, esto ya no es así. Con las demandas de convocar una asamblea constituyente que refunde el país y, no menos, la reciente apertura del así llamado “proceso constituyente” hemos entrado de lleno en un conflicto decisivo para el futuro de Chile entre dos concepciones de la democracia: la liberal y la iliberal o antiliberal.

Quisiera profundizar algo más en este conflicto antes de pasar a referirme a la actualidad chilena y la irrupción, en nuestro país, de lo que podemos llamar populismo constitucional.
El uso radicalmente opuesto de la democracia, ya sea para reguardar o para amenazar la libertad individual, ha sido una característica de lo que a nivel internacional se ha denominado, usando un concepto acuñado por Samuel Huntington, “tercera ola de democratización”.

El virus populista


(Martes, 22 Diciembre 2015)

AXEL KAISER 

¿Qué tiene en común el populismo con un virus? En primer lugar, que es altamente destructivo. Una vez que logra penetrar las defensas del cuerpo, ya el daño es inevitable, y solo cabe esperar y fortalecer el sistema inmunológico para recuperarse y recomponer todo lo que ha destruido.

En segundo lugar, como un virus, el populismo es contagioso. Tome la idea de la nueva Constitución, por ejemplo. Como bien sabemos, los países serios no hacen nuevas constituciones, salvo en casos de grandes catástrofes, como fueron los casos de Alemania y Japón luego de la Segunda Guerra Mundial. En cambio, los países más bien bananeros ven en las constituciones una pócima para solucionar todos los males inimaginables, una especie de acto refundacional que construirá "una casa común" donde todos convivirán en perfecta armonía y abundancia, como si el problema fuera la casa, y no quienes la habitan.

Esta fantasiosa idea, por cierto, es un elemento central de lo que Mauricio Rojas llama "populismo constitucional" y es, ante todo, una construcción de las élites intelectuales. Ya dijo George Orwell que hay ideas tan absurdas, que solo un intelectual es capaz de creerlas.

Pues bien, la idea de que una nueva Constitución resolverá siquiera marginalmente los problemas de los chilenos -delincuencia, salud, corrupción estatal, mala convivencia, malos modales, baja productividad, desempleo, etc.- es una de esas ideas absurdas. Al poco andar, incluso si la nueva Constitución es aprobada por unanimidad, lo que sabemos es imposible, las expectativas depositadas en la quimérica fórmula serán defraudadas y el malestar será doblemente peor que antes de la promesa hecha irresponsablemente por los populistas constitucionales.

Kirchnerismo versus liberalismo


(Martes, 22 Diciembre 2015)

GABRIEL ZANOTTI

Se ha difundido mucho últimamente la idea de que el diálogo, la colaboración con el otro, el respeto al que piensa diferente, es lo que tiene que marcar el tono de la política argentina. Y me parece excelente. Pero, sin embargo, a veces se dice como si el kirchnerismo hubiera hecho todo lo contrario desde la nada, como si hubiera nacido de un repollo político que ahora, por fin, nos lo hemos sacado de encima y volvemos a la normalidad.

Pero tengo otro diagnóstico.

A pesar de que seguiré recibiendo burlas de quienes dicen que veo marxistas en todos lados, lo que yo veo es al marxismo como fenómeno cultural global, como horizonte de pre comprensión. Y no me refiero al marxismo leninismo. Me refiero a la plus valía, a la idea de que la riqueza de unos es la causa de la pobreza de los otros, de que la escasez es sólo un resultado del capitalismo, de que hay un partido de los trabajadores y otro del capital, garrafales errores que Ludwig von Mises dedicó toda su vida a refutar.

En nuestro país, el peronismo histórico asume, siendo un movimiento mussoliniano, esas ideas con toda perfección. Ahora los peronistas no kirchneristas parecen haberse aggiornado; es más, parece que el mismo kirchnerismo les sirvió para dejar, en el fondo, de ser peronistas aunque sigan participando en su liturgia. Pero el peronismo que termina en el marxismo leninismo de los montoneros de los 70 es coherente: el conflicto entre “los trabajadores” y “el capital” no se puede solucionar de manera pacífica luego de que “los intereses del capital” realizan la Revolución Libertadora. Es más, ya el primer peronismo, “combatiendo al capital” necesitaba de la violencia de una dictadura del proletariado a lo criollo, ese Perón que se perpetúa en el poder con las formas fascistas más ortodoxas, que despotrica contra la democracia “burguesa”, de todo lo cual el kirchnerismo, La Cámpora, Carta Abierta, Hebe de Bonafini y etc. no han sido más que coherentes expositores y seguidores históricos.

Macri contra la historia


(Martes, 08 Diciembre 2015)

AXEL KAISER 

Es difícil dimensionar la trascendencia de lo ocurrido en Argentina. Se trata de un golpe devastador para el populismo latinoamericano, incluido nuestro gobierno, el que ha optado, como advirtió The Economist hace poco, por continuar la ruta que arruinó a nuestros vecinos.

¿Qué es un liberal?


(Martes, 08 Diciembre 2015)

HERNÁN BONILLA 

Muchas veces en el entrevero del debate de ideas se dan por supuestas algunas definiciones sobre las que en realidad las personas tienen distintas acepciones. Un caso típico, y el que nos incumbe, es qué entendemos por liberal.

Una constatación inicial es que nada tiene que ver el liberalismo con el “neoliberalismo” que es un invento de la izquierda para deslegitimar adversarios sin ningún contenido y sin posible respuesta ya que no existen los neoliberales. Así como para demostrar que existen los marcianos habría al menos que encontrar a uno, deberíamos hallar a un “neoliberal” para afirmar que son reales.

Y la razón por la que nunca apareció es sencillamente porque el “neoliberalismo” no existe. Es la caja de Pandora que los socialistas han inventado para colocar todo lo que ellos y cualquier ser humano bien nacido encuentra despreciable, como la corrupción, el desinterés por el prójimo, la maldad intrínseca, entre otras cualidades.

Una dificultad, más seria, consiste en las distintas interpretaciones que tiene la misma palabra liberal en distintos contextos de espacio y tiempo. Nuestra definición es la de aquellas personas que le otorgan a la Libertad un lugar preferente en el orden de sus valores, por encima de otros por cierto también apreciables. Esa libertad debe entenderse como ausencia de coerción arbitraria sobre el proyecto de vida de cada persona en la medida que no afecte derechos de otros. A su vez esa coerción debe ser la mínima posible, y solo ejercerse a efectos de asegurar un orden institucional estable basado en un Estado de Derecho con reglas universales, de aplicación general y conocidas de antemano.

Diálogo de conversos


(Lunes, 30 Noviembre 2015)

MARIO VARGAS LLOSA 

Esta semana dos cosas espléndidas ocurrieron en América Latina.

¡Viva la evolución!


(Martes, 24 Noviembre 2015)

IAN VÁSQUEZ 

Estamos en la temporada en que los candidatos presidenciales sacan o amenazan con sacar sus propuestas de gobierno —ese ejercicio en que pretenden tener el plan, o múltiples planes, para resolverlo todo—. En estos solemos aprender que siempre se puede mejorar la salud, la cultura, el desempleo, la educación, etc., con una buena dosis de dirigismo y programas gubernamentales.

Felizmente el progreso no ocurre así. El autor Matt Ridley nos explica en su nuevo libro La evolución de todo (The Evolution of Everything) que los grandes avances de la humanidad ocurren de una manera no planificada e impredecible y se trata de cambios graduales en los que han contribuido multitudes de personas sin que necesariamente se conozcan o hayan tenido un fin común.

El desplome de la pobreza mundial, la reforestación de buena parte del mundo desarrollado, la caída de la fertilidad, la habilidad de dar de comer a una población mundial creciente, son ejemplos de tales fenómenos que nadie planificó.

Es más, los órdenes complejos se dan precisamente porque han evolucionado en un proceso que no ha sido dirigido por una persona o grupo de expertos. El lenguaje es un ejemplo. Nadie inventó el español o el inglés, pero esos idiomas son sistemas de reglas sofisticadas escritos por todos y que a su vez están siempre evolucionando. Así como en el caso de las costumbres y el mercado, es el resultado de la acción humana pero no del designio humano, como explicó el escocés Adam Ferguson.

El fin del populismo en Argentina


(Lunes, 23 Noviembre 2015)

CARLOS ALBERTO MONTANER

La victoria de Mauricio Macri en Argentina es el triunfo del sentido común sobre el discurso crispado y fallido de las emociones. Es, también, el arribo de la modernidad y el entierro de una etapa populista que debió desaparecer hace mucho tiempo.

Hay una exitosa manera de gobernar. Es la que se emplea en las 25 naciones punteras del planeta, donde debiera estar Argentina, donde estuvo en el primer cuarto del siglo XX. La esperanza de todos es que Macri encamine al país en ese rumbo.

¿Cuáles son esas naciones? Las que consignan todos los manuales rigurosos, desde el Índice de desarrollo humano que publica Naciones Unidas hasta el Doing Business del Banco Mundial, pasando por Transparencia Internacional. Son una veintena de compilaciones y da igual cómo se crucen: a la cabeza siempre comparecen los mismos.

¿Cuáles? Los sospechosos habituales: Noruega, Inglaterra, Suiza, Canadá, Alemania, Estados Unidos, Holanda, Dinamarca, Japón, y el consabido etcétera. ¿Cómo lo hacen? Con una mezcla de respeto a la ley, reglas claras, fortaleza institucional, mercado, apertura comercial, razonable honradez administrativa, buen nivel educativo, innovaciones, competencia, productividad y, sobre todo, confianza.

Identidad, seguridad y libertad


(Lunes, 23 Noviembre 2015)

JAVIER PAZ 

Europa está en una encrucijada. El viejo continente se encuentra en la vanguardia de los principios liberales como la tolerancia, gobiernos limitados, libertad de expresión, libertad de credo. Las olas migratorias predominantemente musulmanas y la erupción del terrorismo fundamentalista islámico plantean dilemas complicados con relación a estos principios de convivencia. Los migrantes musulmanes traen su cultura, tradiciones e idioma y despiertan entre ciertos sectores de la población europea sentimientos de nacionalismo y xenofobia. Por otro lado, el legítimo derecho de defenderse contra el terrorismo fundamentalista, puede tener un alto costo en cuanto a la protección de la libertad individual.

Las ideas cuentan


(Lunes, 23 Noviembre 2015)

CARLOS HERRERA 

Iván Arias publica esta semana un artículo en el diario Página Siete donde se pregunta por qué el MAS -un típico partido populista sin ideas modernas trascendentes- logró dominar la escena política boliviana por casi quince años. Apunta como una de las razones a la incapacidad de los gobiernos democráticos liberales de transformar las medidas políticas y económicas adoptadas en los ochenta y noventa (el 21060 –que ordenó el universo tributario; la Capitalización –que hizo posible las inversiones que trajeron la bonanza gasífera que disfrutamos los últimos diez años; la Participación Popular –que democratizó la asignación de recursos a los municipios según la población; la Reforma Judicial –que entre otras cosas sobresalientes diseñó el Tribunal Constitucional; y la vigencia de la independencia de poderes) en políticas de Estado, es decir, en acuerdos generales que hicieran posible la estabilidad y el crecimiento.

Es cierto. Digamos sin embargo que también jugaron en contra de esa aspiración las ideas políticas que manejamos los bolivianos, fuertemente contaminadas por la filosofía colectivista. Es decir, por aquellas ideas que consideran a la sociedad más importante que las propias personas, y por eso consideran al Estado y a las autoridades (no a un orden de leyes iguales para todos) como los verdaderos agentes del cambio de un pueblo, ideas que la humanidad ha ensayado una y otra vez desde hace dos mil años de historia occidental y que finalmente fueron sustituidas por las ideas constitucionalistas heredadas de las revoluciones del siglo XVIII.

Si miramos con cuidado la historia de los pueblos andinos veremos que ha discurrido bajo la influencia de las ideas colectivistas, que le dieron a la nobleza y las autoridades, un rol rector. Ellos dirigían la política de relación con las otras tribus, asignaban los recursos, resolvían las diferencias entre los ciudadanos y planificaban la siembra. Es decir, la responsabilidad de la organización general de la vida social era privilegio de la autoridad, no de los ciudadanos. No hubo por tanto en estas sociedades durante cientos de años casi ninguna práctica de los valores y las ideas Occidentales, sociedades, por el contrario (sobre todo a partir de los siglos XVIII y XIX) donde las personas debían encargarse de su sustento y su futuro por cuenta propia. Este fenómeno (la poca inclinación del boliviano a la individualidad y la diferencia) puede verse con claridad en la uniformidad de los grupos carnavaleros andinos, donde prevalece la igualdad del diseño y la danza, no la diferencia y la originalidad, como un resabio de su pasado colectivista.

Inflación de "derechos"


(Lunes, 23 Noviembre 2015)

AGUSTÍN LAJE 

La inflación es un concepto propio de la ciencia económica.

Identidad, seguridad y libertad


(Martes, 17 Noviembre 2015)

JAVIER PAZ 

Europa está en una encrucijada. El Viejo Continente se encuentra en la vanguardia de los principios liberales como la tolerancia, gobiernos limitados, libertad de expresión, libertad de credo. Las olas migratorias predominantemente musulmanas y la erupción del terrorismo fundamentalista islámico plantean dilemas complicados con relación a estos principios de convivencia. Los migrantes musulmanes traen su cultura, tradiciones e idioma y despiertan entre ciertos sectores de la población europea sentimientos de nacionalismo y xenofobia. Por otro lado, el legítimo derecho de defenderse contra el terrorismo fundamentalista puede tener un alto costo en cuanto a la protección de la libertad individual.

 

¿Cómo está Bolivia en su libertad económica?


(Lunes, 16 Noviembre 2015)

Fuente: fundacion-milenio.org

Eficacia reguladora
Después de un incremento de la libertad empresarial en 2006 la tendencia cambió. El indicador se extrae del informe Doing Business del Banco Mundial y representa la facilidad con la que puede iniciarse, operar y cerrar un negocio en diversos países tomando como parámetros, por ejemplo, la cantidad de días requeridos para abrir una empresa, el número de requisitos y el capital mínimo. En 2015 el índice fue 53.7, cifra que expresa un aumento de la burocracia, si bien no excesivamente. La implicación de la magnitud de este indicador es que cada vez es más difícil realizar un emprendimiento empresarial.

El alcance de la libertad


(Lunes, 16 Noviembre 2015)

CARLOS HERRERA

La idea de la libertad individual es una idea clave en la filosofía política occidental incluso desde el tiempo de los griegos, que fueron los que inauguraron las sociedades basadas en la libertad de sus ciudadanos. Los romanos, influidos por los griegos, también construyeron sociedades de ciudadanos libres, aunque contrariamente a los griegos, el verdadero aporte romano poco tiene que ver con las ideas políticas y mucho con el Derecho, es decir, con el talento para regular el orden administrativo, lo mismo que las relaciones entre los individuos, de una forma tal que incluso ahora, dos mil años después, aplicamos las normas y el Derecho que ellos concibieron.

Sin embargo, la evolución de la idea de la libertad como fundamento del orden social ha seguido desde entonces un camino muy irregular (en la Edad Media era común que los campesinos vivieran atados a su comarca feudal) pero el deseo popular por lograr la libertad nunca pudo ser ahogado y a su empuje se debe también el nacimiento de los burgos medievales, pequeñas poblaciones de hombres libres que fueron los que iniciaron además el camino de la economía capitalista, que se asienta sobre el comercio libre y la producción voluntaria.

¿En qué consiste entonces la idea de la libertad? Ensayo una respuesta: en que las personas gozan de un espacio propio donde sus decisiones pueden ser autónomas, es decir, libres de la coacción exterior. Lo que también quiere decir que las autoridades tienen límites en cuanto a sus atribuciones sobre la vida y derechos de los ciudadanos. Esto último tiene gran importancia porque es lo que define la calidad de la libertad que tiene un pueblo.

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook