Buscar en nuestras publicaciones:

Filosofía Política



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

La seguridad jurídica de Evo


(Martes, 03 Noviembre 2015)

JAVIER PAZ

Según Evo Morales, en Bolivia hay seguridad jurídica. Sucintamente, seguridad jurídica significa que si hago un contrato, este será respetado y en caso de controversias, el sistema judicial actuará oportuna e imparcialmente para velar por su cumplimiento o establecer reparaciones razonables; que si yo adquiero un bien inmueble y alguien lo avasalla, el Estado actuará rápidamente para sacar al avasallador; que si invierto en el país, el Estado no expropiará mis inversiones ni amenazará con hacerlo; que si produzco papa, soya, tomate, pollo, gaseosas, plástico o lo que fuere, el Estado no me impondrá los precios ni me limitará su exportación; que si requiero un trámite ante el Estado, puedo obtenerlo de forma rápida y sin recurrir a coimas.

En Bolivia no se cumple con nada de lo anterior y, al contrario, el país tiene un sistema judicial que es una máquina de extorsión, donde un juez probo es una rareza, donde los juicios los gana quien más coimas ofrece, donde hay presos políticos, donde lotear y tomar propiedad privada es un negocio rentable, donde el presidente cambia la Constitución a su gusto y la aplica o la ignora a su conveniencia, donde las leyes son cambiadas continuamente e interpretadas caprichosamente.

Y si es evidente que Bolivia está lejos de ofrecer seguridad jurídica, la afirmación de Morales puede ser interpretada de dos formas: 1) el presidente miente conscientemente y 2) el presidente entiende otra cosa por seguridad jurídica. Analicemos ambas alternativas. La hipótesis de que el presidente miente de manera consciente no es descabellada, después de todo, ya ha incurrido repetidas veces en mentiras descaradas.

El referendo: desafío democrático


(Martes, 03 Noviembre 2015)

ROBERTO LASERNA

La democracia en el mundo parece atravesar un periodo recesivo. La cobertura geográfica, de países gobernados por regímenes democráticos, se ha reducido en los últimos 10 años. Y la calidad de la democracia, de acuerdo a indicadores de fortaleza de las instituciones y respeto de las leyes también ha declinado. Estas tendencias llevan a Larry Diamond a señalar que atravesamos una época de democracia recesiva, como titula su libro. Luego de varios años de expansión y mejoramiento de la democracia en el mundo, su deterioro es evidente.

En América Latina el problema es el de una persistente pérdida de la calidad de la democracia. Las instituciones políticas se han debilitado, perdiendo en muchos casos la capacidad de cumplir sus funciones, y las normas han perdido vigencia o han sido modificadas para satisfacer necesidades inmediatas y efímeras de los gobernantes. Algunos tienen ya rasgos autoritarios bajo una delgada capa democrática.

Creo que esto se debe a que predomina un enfoque participacionista, que considera que la democracia consiste fundamentalmente en votar. Se cree que la democracia se amplía y profundiza mientras más gente vote, más temas se decidan y más autoridades se elijan mediante votación. Como parte de este enfoque se han reducido las exigencias de incorporación al electorado y se ha convertido el derecho de votar en una obligación, cuyo incumplimiento incluso acarrea castigos. Y también se ha multiplicado la cantidad de puestos públicos sujetos a elección.

El camino hacia la libertad


(Martes, 03 Noviembre 2015)

ARMANDO MÉNDEZ 

La libertad es individual. Hay que diferenciar la interior de la exterior. La interior se entiende como libertad de pensamiento y de sentir, y la exterior como la capacidad de expresar lo que se piensa, lo que se siente, y lo que se quiere hacer. La primera se puede ejemplificar recordando dichos muy conocidos: “libre para pensar, pero esclavo para hablar”, “quién dice lo que quiere, escucha lo que no quiere”.

Se podría sostener que lo opuesto a la libertad es la esclavitud. Diríamos: venimos de la esclavitud y vamos hacia la libertad. Sin embargo, esto no es cierto. En su origen el hombre no fue un esclavo. La esclavitud convivió en las diferentes organizaciones económicas que se dieron históricamente.

Se puede sostener que el hombre no fue libre, en su origen, porque era un animal sin capacidad para pensar. Pero por alguna razón este ser comenzó a pensar. Por tanto, la libertad está asociada al individuo quién sería el único ser en la tierra con este atributo. Y la capacidad para pensar y para razonar tiene que haber sido un proceso evolutivo muy lento y que duró mucho tiempo. El individuo, al poseer esta atribución, es el único ser que tiene la capacidad de elegir entre diferentes opciones de manera racional.

Por este hecho, el hombre es el único ser vivo que enfrenta el conflicto ético entre el bien y el mal. Se puede decir que en la medida que aparecían las primeras señales de que el hombre comenzaba a pensar, también, de manera incipiente, nacía su capacidad para ser libre. Bajo esta premisa, se podría dialéctica y dinámicamente decir: la tesis es “no libre”, la antítesis “libre” y la síntesis “hacia la libertad”. Como alguien ya dijo: “No existe la libertad sino su búsqueda”.

Los cinco errores del Papa


(Martes, 03 Noviembre 2015)

CARLOS ALBERTO MONTANER

El papa Francisco basa sus ideas económicas en la Doctrina Social de la Iglesia, una mezcla de buenos propósitos y declaraciones vacías, algunas de ellas contradictorias, que el Vaticano ha ido acumulando desde 1891, cuando León XIII proclamó la encíclica Rerum Novarum para abordar lacuestión social.

La DSI, como se conoce en el argot político, fue concebida para enfrentarse a los comunistas, pero sin decantarse claramente por la economía de mercado. No obstante, contiene al menos cinco errores importantes que la invalidan como un instrumento serio para propiciar el desarrollo y combatir la pobreza.

1) La idea de que la propiedad privada sólo se justifica "en función social". Esa declaración de la DSI abre las puertas a todos los abusos de los mandamases. ¿Quién decide si tener una confortable mansión en Miami, otra en un resort del Caribe y un buen yate para navegar entre ellas son propiedades moralmente aceptables en función social? ¿Cuál es lafunción social de poseer un botero, un picasso un Mercedes Benz o unRolex Presidente? ¿Dónde comienza o termina la función social? ¿Qué quiere decir exactamente esa frase?

2) La equivocada noción del bien común. Ese concepto esgrimido por la DSI –pero no sólo por ella– sirve para justificar la intervención del Estado con el objeto, supuestamente, de corregir los errores del mercado. Es relativamente fácil entender que la noción del bien común es un camelo, dado que las necesidades de la sociedad tienden al infinito, mientras los recursos disponibles son limitados. Los bienes y servicios que se ofrecen a unos siempre se niegan a otros. El aeropuerto que se construye es a costa del hospital o la escuela que no se edifican. Los recursos que se emplean en construir un magnífico templo para adorar a Dios no se utilizan para construir un orfanato. Y quienes toman las decisiones no lo hacen tras devanarse los sesos para establecer cuál es el bien común, sino para satisfacer a sus partidarios o, en el peor de los casos, para beneficiarse personalmente. Sería útil que el Santo Padre y sus asesores repasaran las fundamentadas propuestas de la Teoría de la Elección Pública. Tal vez se ahorrarían unos cuantos disparates.

Las ideas liberales en Bolivia


(Lunes, 02 Noviembre 2015)

ROBERTO LASERNA

¿Hay liberales en Bolivia? ¿Quiénes son? ¿Dónde están? ¿Qué hacen?
El liberalismo fue cosa del pasado, nos decimos. Nos recuerda a Eliodoro Camacho e Ismael Montes. A un tiempo de sombreros de copa y polainas, cuando se lo expresaba sobre todo en demandas de libre cambio y actitudes anticlericales. Su expresión contemporánea fue etiquetada por sus adversarios como “neoliberal”, en tono de acusación e injuria, sin que nadie asumiera su defensa o justificara sus actos aludiendo a los valores de libertad individual y respeto a la ley.

Democracia: no basta el voto


(Lunes, 02 Noviembre 2015)

IVÁN ARIAS 

El 29 de octubre, en un emotivo acto de homenaje realizado por la Asociación de Periodistas de La Paz a Raúl Peñaranda por el premio internacional Maria Moors Cabot de la Universidad de Columbia (Estados Unidos), el prestigioso periodista boliviano señaló que el premio se instauró en 1938 con el objetivo de que la democracia no sólo se entienda como el derecho al voto, pues ya en aquellos años personajes como Hitler o Mussolini ganaban elecciones pero envilecían la democracia degradándola e instrumentalizándola para sólo copar y prostituir todos los espacios de poder en función de objetivos mezquinos.

!Otra vez la institucionalidad!


(Miércoles, 30 Septiembre 2015)

GARY RODRÍGUEZ 

El economista e historiador estadounidense Douglas North recibió en 1993 el Premio Nobel de Economía por su aporte teórico sobre la importancia de la institucionalidad para el desarrollo económico. Según North, los cambios institucionales resultan mucho más relevantes que los tecnológicos si de generar desarrollo se trata: “Factores políticos, sociales y económicos inciden sobre las instituciones y los grupos sociales; son aquellos grupos que ocupan posiciones sociales dominantes, los que, si detectan que las instituciones no responden a sus intereses, fuerzan los cambios” (Wikipedia).

Capitalismo abyecto, socialismo noble


(Lunes, 28 Septiembre 2015)

JUAN RAMÓN RALLO 

El liberalismo es un sistema político que resuelve el problema de la convivencia humana delimitando un marco normativo mínimo que habilita la coexistencia pacífica de los diversos proyectos vitales de las personas. Los principios que estructuran esa coexistencia humana dentro de la comunidad son la libertad de agencia, la propiedad privada y los contratos: reglas simples, universales e iguales para todos que permiten resolver no arbitrariamente las bases de los conflictos que emergen dentro de los grupos respetando la individualidad de las personas.

El capitalismo, a su vez, es uno de los sistemas económicos que pueden desarrollarse dentro de un marco político liberal; acaso sea, de entre todos los sistemas económicos posibles, el que posee una mayor capacidad de generar riqueza para el conjunto de la población. Por consiguiente, el capitalismo de libre mercado no es otra cosa que un sistema económico que, respetando las libertades básicas que permiten estructurar pacíficamente la convivencia entre las personas, coordina una amplísima cooperación voluntaria entre todas las partes para mejorar sus respectivos bienestares.

Viéndolo así, probablemente resulte chocante que, en una reciente entrevista, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, definiera al capitalismo como un "sistema ontológicamente abyecto". ¿El respeto estructural a las libertades de las personas es abyecto? ¿La coexistencia y la convivencia pacífica son abyectas? ¿Las libertades de los individuos son abyectas? ¿La cooperación coordinada para la prosperidad mutua es abyecta? Difícil encontrar en la naturaleza -en la ontología- del sistema económico capitalista elementos que merezcan algún tipo de reprobación social salvo entre seres asociales y despreocupados por los derechos de los demás.

El Liberalismo frente a la fatal atracción del Neopopulismo


(Lunes, 28 Septiembre 2015)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

Ante todo, mi gratitud a los concejales de Madrid Ana Román y José Luis Moreno por la gentileza de invitarme a participar en este ciclo de los “Debates en Libertad”.

El arduo camino hacia la Democracia


(Martes, 22 Septiembre 2015)

OVIDIO ROCA 

El modelo populista del Foro de Sao Pablo, fracasó y se hunde en medio de la corrupción y el totalitarismo. Todas sus variantes; lulista, chavista, kitchnerista y evolinerista, no funcionaron. La aparente bonanza, fruto del repunte de las materias primas se viene abajo por la desaceleración mundial, y los países que permanecen con sus economías primarias, se quedan anclados en el extractivismo y el atraso.

¿Por qué el estado debe ser limitado?


(Martes, 22 Septiembre 2015)

JAVIER PAZ 

Existen una infinidad de formas en las cuales los seres humanos se pueden organizar como sociedad. Tales formas están influenciadas por los paradigmas mentales de las personas. Por ejemplo, en un contexto donde se cree mucho en lo místico, la tradición y en castas sociales inamovibles es natural que la forma de gobierno sea una monarquía apoyada bajo la noción de que el monarca es elegido por Dios, como sucedía en la Europa del medioevo.

Pero si la libertad, la dignidad y la igualdad de derechos de todos los seres humanos son nuestro paradigma, un sistema monárquico e incluso un Estado socialista son incompatibles. El Estado es una organización que ejerce acciones colectivas, que en general involucran a todos o casi todos sus habitantes. Por su naturaleza, el Estado es un ente coercitivo: estamos obligados a cumplir las leyes, aunque no nos gusten. Por otro lado, el mercado es el lugar o la acción de entablar transacciones voluntarias entre dos o más partes.

Si no existiera el Estado y todas las transacciones fueran voluntarias, tendríamos un estado de anarquía, donde nadie es obligado a hacer nada en contra de su voluntad. Al otro extremo está el Estado que decide todo por el individuo y le confisca su libertad. El extremo del Estado omnipotente es abominable y el extremo anarquista es utópico.

Los culpables del clientelismo


(Lunes, 21 Septiembre 2015)

ALBERTO MEDINA

Buena parte de la sociedad observa el patético espectáculo del clientelismo político con sorpresa, espanto y estupor. Reprueba esas prácticas con vehemencia, incriminando a quienes la implementan y planteando su indignación por la creciente influencia que ejerce en los comicios.

Esta humillante dinámica, que intenta someter la voluntad de los votantes a los designios de los dirigentes políticos tiene muchos responsables. No son solo los corruptos de siempre, ni tampoco los pícaros que han montado una industria a partir de este instrumento, para aprovechar la ocasión.

Amenazar a un empleado estatal con reducir sus ingresos, a un beneficiario de un programa social con quitarle esa ayuda o, simplemente, ofrecer un intercambio de votos por dinero, mercaderías o la promesa de un empleo, es una brutal canallada. Habla muy mal de quien utiliza estas circunstancias de necesidad del ciudadano para coartar su decisión a la hora de sufragar.

No se puede responsabilizar de estas manipulaciones a las víctimas. Una persona condicionada por su situación de pobreza puede ser un blanco fácil de estos pésimos hábitos de la política contemporánea, aunque es clave identificar que no todos son mártires, ya que muchos se han profesionalizado y aprendieron a maximizar el momento electoral.

Los personajes de la política que recurren a esta modalidad como rutina no merecen defensa alguna. Ellos tienen una responsabilidad enorme y es muy evidente que no son capaces de seducir a los ciudadanos con su carisma, sus discursos y, mucho menos, con sus limitadas capacidades intelectuales. Si esos atributos estuvieran presentes ganarían elecciones sin necesidad de apelar a estos métodos tan denigrantes y despreciables.

La adicción al estatismo


(Lunes, 21 Septiembre 2015)

AGUSTÍN LAJE

Así como existen determinadas sustancias que generan a nivel individual enfermiza dependencia en quienes las consumen, distorsionando su visión de la realidad, de idéntica forma existen, a nivel social, políticas y filosofías que generan adicción y alucinación en la población.

Criminalizando las opiniones


(Martes, 15 Septiembre 2015)

JAVIER PAZ 

Un requisito indispensable de una sociedad democrática y de derecho es el respeto casi absoluto a la libertad de expresión. La posibilidad de emitir opiniones sin represalias por parte del Estado, incluso cuando estas opiniones no son compartidas por la gran mayoría de los ciudadanos, es la base misma de la democracia. Sin libertad de expresión corren riesgo los partidos políticos de oposición; sin libertad de expresión no puede existir una prensa independiente que cuestione, investigue e incomode al poder político y económico. Sin libertad de expresión es más fácil que los gobernantes cometan y oculten más violaciones a los derechos humanos, además de perpetuarse en el poder y enriquecerse.

El ocaso del Estado Benefactor


(Lunes, 14 Septiembre 2015)

 

CARLOS ALBERTO MONTANER Edmund S. Phelps, Premio Nobel de Economía en el 2006, ha escrito un artículo importante sobre los fundamentos de la fracasada economía griega.

La Democracia es lo de menos


(Lunes, 14 Septiembre 2015)

EDUARDO BOWLES

Cada día que pasa se pone más grotesco y surrealista el espectáculo que brindan los operadores políticos del oficialismo para darle forma a la “estrategia envolvente” que debe terminar en la reelección indefinida del presidente Morales. Eufemismos, trampas lingüísticas, chicanas jurídicas nunca vistas; tanta creatividad, viveza criolla y un derroche del clásico “olañetismo “, esa tara con la que nacimos y que no ha cambiado en lo absoluto.

La independencia y la libertad


(Martes, 08 Septiembre 2015)

ROBERTO LASERNA

Revisar la historia conduce a reconocer que el 6 de agosto de 1825 culminó la que fue posiblemente la mayor gesta liberal de la historia. En menos de 50 años todo el continente americano rompió los lazos que vinculaban a sus sociedades con los reinos europeos, dando lugar al surgimiento de repúblicas democráticas. La excepción fueron Canadá, que aún mantiene su pertenencia al Reino Unido, y el Brasil, que conservó hasta 1889 una estructura política monárquica, aunque en ambos casos con la vigencia creciente de restricciones legales al ejercicio absolutista del poder, y por tanto en un marco constitucional.

El gobierno del pueblo


(Martes, 08 Septiembre 2015)

ESPERANZA AGUIRRE

En política siempre hay que tener muy presente que la democracia no es un fin en sí misma, sino un medio para alcanzar un fin superior, que es la libertad.

Si la libertad es un fin inexcusable de todo régimen político, la democracia, por el contrario, no es un fin en sí misma, sino un medio para organizar los gobiernos que garanticen mejor el máximo de libertad. Un medio fundamental, desde luego, porque, como dejó dicho Churchill con su agudeza habitual, “Democracy is the worst form of government, except for all the others” (“La democracia es el peor sistema de gobierno, con excepción de todos los demás”).c

Lo que pasa es que la misma etimología de la palabra “democracia” es sumamente atractiva. ¡Ahí es nada, “el gobierno del pueblo”! El problema es que, desde los griegos, que son los que inventaron la idea y la palabra, la articulación de ese gobierno del pueblo ha dado muchas vueltas y ha visto cómo, con demasiada frecuencia, en su nombre se han llevado a cabo los mayores atentados contra la libertad, que, no se olvide, es lo que los ciudadanos deberían pedir a su régimen político.

Y, en ese sentido, sólo la democracia liberal y representativa, sólo la democracia basada en la igualdad de los ciudadanos ante la Ley y en la garantía de sus libertades, sólo esta democracia, de la que hablan Churchill y Popper, sólo la democracia tal y como la conocemos en Occidente y en España los últimos 38 años, se acerca realmente a ese ideal de “gobierno del pueblo”.

La hora terrible de los hombres fuertes


(Martes, 25 Agosto 2015)

Las calles de América Latina se han llenado de personas que protestan airadamente contra sus gobiernos.

En defensa del Estado de Derecho


(Martes, 25 Agosto 2015)

DIEGO AYO

La lección es clara: lo único que hay que defender es el cumplimiento de los derechos, sean los derechos de los "peores neoliberales” o de los más ilustres periodistas.

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook