Buscar en nuestras publicaciones:

Análisis

ideas



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

El partido de Uribe y los empresarios se arrepentirán cuando Colombia sea como Salvador


(Domingo, 05 Noviembre 2017)

VANESA VALLEJO 

La semana pasada estuve en El Salvador, la primera vez que hablé sobre el “acuerdo de paz” firmado en Colombia mi interlocutor me interrumpió sorprendido: “es igualito a lo que pasó acá, calcado”.

Yo ya sabía que la situación que vive el país centroamericano es el futuro que le espera a Colombia si los acuerdos con las FARC no se hacen trizas. Con solo hacer una búsqueda básica en internet se pueden ver las similitudes entre los dos acuerdos y los resultados que tiene El Salvador más de 20 años después. Sin embargo, hay cosas que los datos en internet no cuentan y que asombran aún más.

En una reunión con empresarios de El Salvador, estábamos hablando de su fundamental rol en situaciones como la que atraviesa Colombia y que atravesó el país centroamericano en su momento, les contaba que en nuestro país los empresarios, salvo contadas excepciones, se han quedado callados ante lo que ocurre.

Por varias razones los empresarios deberían ser los primeros en reaccionar ante estos peligros. Son ellos los que tienen el dinero para costear divulgadores, organizadores y académicos que puedan explicarle a la población la desgracia del socialismo. Pero, sobre todo, son ellos, por su ocupación, los que primero suelen darse cuenta y entender la desgracia que se cierne sobre un país.

Son ellos los que mejor entienden que un país sin propiedad privada es un país sin inversión y sin empleo. Son ellos, también, los que primero empiezan a ver los signos de decaimiento de la economía.

Sin embargo, les contaba a mis contertulios, que en Colombia, aunque ya la están pasando mal, no han sido capaces de alzar la voz o de organizarse, en nuestro país ni siquiera hay un centro de pensamiento que se dedique a divulgar el liberalismo económico.

China: el retorno del imperio


(Domingo, 05 Noviembre 2017)

FELIPE DE LA BALZE 

El XIX Congreso del Partido Comunista Chino concluyó esta semana con la reelección de Xi Jinping como líder supremo de su país. El Congreso fue una virtual coronación del presidente y reforzó su control sobre el Partido, las fuerzas armadas y el aparato de seguridad. El nombramiento de sus lugartenientes en posiciones claves y la incorporación formal de “sus pensamientos” en la Constitución (como lo hizo Mao en su momento) vaticinan un proyecto de poder ambicioso y de largo aliento.

El presidente Xi es quizás el líder más poderoso en el escenario internacional actual. Es un hombre del Partido. En su discurso inaugural sostuvo: “Solo el socialismo puede salvar a China y solo la reforma puede desarrollar a China, el socialismo y el marxismo”.

Es también un nacionalista tradicional. Concluyó su discurso con un llamado “a la gran revitalización de la nación china”, “a la modernización y reunificación de la Patria” y “a China como gran potencia mundial”.

Durante su primer quinquenio en el poder (2012-2017) el Sr. Xi afianzó y centralizó el mando, purgó a sus principales rivales y promovió alrededor de su persona un culto a la personalidad que no tiene precedentes después del fallecimiento de Mao en 1976. Su vigorosa y popular campaña contra la corrupción llevó a la cárcel a más de 150 altos líderes del Partido, incluso a varios de sus principales competidores.

Xi Jinping se propone ahora profundizar las políticas iniciadas durante los últimos años. En lo económico, fortalecer aún más el rol del Estado. La empresa privada y el mercado son promovidos pero en el marco de un planeamiento estatal de largo plazo, de un rol creciente para las empresas públicas y de una participación extensa del Partido en la gestión privada de los negocios. Vale la pena mencionar que la mayoría de los empresarios más ricos del país son, o han sido, miembros activos del Partido Comunista y a menudo forman parte de sus órganos decisorios.

El default venezolano llega bajo la figura de la "reestructuración"


(Domingo, 05 Noviembre 2017)

PEDRO GARCÍA

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, afirmó este jueves en la noche que luego del pago por 1.122 millones de dólares que se hará efectivo mañana, “decreta” la “reestructuración” de la deuda de la República Bolivariana de Venezuela.

Dicha deuda, que era de USD $21 mil millones cuando Hugo Chávez llegó al poder, en 1999, es hoy de USD $184.700 millones, y fue contraída, en su inmensa mayoría, entre 2007 y 2012, cuando el difunto mandatario no solo dilapidó todo lo que le ingresó por renta petrolera (y que se estima en 1,5 billones de dólares), sino que además se endeudó para financiar su farsa socialista.

Maduro, heredero de las ruinas, hombre, sin duda, de pocas luces y menos formación, cree que puede obligar a los tenedores de los bonos de Pdvsa y de la República Bolivariana de Venezuela a sentarse en una mesa de negociación para la cual puso como jefe de la delegación venezolana a Tareck El Aissami, vicepresidente del país, lo que ya es un primer inconveniente: no solo porque El Aissami tiene escaso (o más bien nulo) conocimiento en Economía, sino porque es uno de los funcionarios sancionados por la Oficina de Control Activos en el Exterior (OFAC) de Estados Unidos. Es decir, ningún tenedor de bonos o fondo de inversión de ese país puede sentarse a conversar con él nada que vaya más allá del clima, los partidos de beisbol del día anterior o de lo guapas que son las venezolanas.

¿Cuáles son los escenarios que se abren? Por el momento, catastróficos. Maduro, que culpa a una supuesta “guerra económica” de la escasa disposición de los tenedores de bonos a negociar la deuda venezolana, puede poner a los 30 millones de habitantes de su país ante un escenario de miseria sin límites, si, como es previsible, los acreedores de Venezuela se niegan a sentarse a negociar y exigen su dinero.

El último país que tomó una posición semejante fue Argentina, que en 2001 cayó en default, y desde 2005 mantenía una controversia con los llamados “fondos buitres” que solo se saldó en 2016, con Mauricio Macri en el poder. La situación argentina, sin embargo, salvo en 2001, distaba mucho de la desesperada crisis venezolana, un país que apenas ayer vivió su primer mes de hiperinflación (50,6 %) en toda su historia, y cuya deuda externa equivale a 430 % de sus exportaciones.

Rajoy convocó a elecciones en Cataluña...¿y después?


(Domingo, 05 Noviembre 2017)

HANA FISCHER

Las turbulencias políticas en España, originadas en el enfrentamiento entre Cataluña y Madrid, merecen un sereno análisis. ¿Por qué? Porque, en esencia, la discusión gira en torno a relevantes conceptos de filosofía política que deben ser señalados, ya que ellos repercuten directamente en la calidad de vida de los ciudadanos.

Concretamente, esa controversia permitió conocer la idea de “nación”, “democracia”, “patria” y “soberanía” que defiende cada una de las partes en pugna. Asimismo, reveló el carácter tanto de Mariano Rajoy como de Carles Puigdemont.

A mi entender, ninguno de los principales actores de este conflicto quedó bien parado. Es decir, ni Rajoy ni las exautoridades catalanas independentistas.

Por otra parte, lo sucedido sacó a relucir que la Constitución española de 1978, al referirse a “nacionalidad”, es contradictoria. Asimismo, sus primeros artículos traslucen una confusión acerca de lo que es un “Estado” y una “nación”, asimilando ambos términos. Eso es llamativo dado que desde el siglo XIX existe una sólida y profusa literatura que clarifican bien ambos conceptos.

Uno de sus artículos contradictorios de la Constitución es el núm. 2, donde se expresa que “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades”.

Si hay solamente una “Nación”, entonces, es imposible hablar simultáneamente de “nacionalidades”. Por lo menos, es lo que indica el principio lógico de no contradicción, fundamento de todo ordenamiento jurídico. Daría la impresión que aquí en realidad se estaría haciendo referencia al “Estado” español.

Timochenko: la política, una segunda vida para el guerrillero retirado


(Domingo, 05 Noviembre 2017)

RAMIRO PELLET

El prontuario tiene 26 páginas. Los delitos más repetidos: rebelión, terrorismo, secuestro extorsivo, homicidio agravado, daños a bienes ajenos. La suma de condenas excede varias vidas. Pero en esta vida, la que cuenta, el ex líder guerrillero Timochenko será candidato a presidente de Colombia para las elecciones del año que viene.

Así lo decidieron las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), reconvertidas en partido político, que esta semana lanzó la candidatura del viejo señor de la selva para su primera incursión en la arena democrática. Será su ingreso a la vida civil, su estreno político, tras dejar las armas por el acuerdo de paz firmado con el presidente Juan Manuel Santos.

Las FARC siguen siendo las FARC. Sólo que ahora las siglas responden a Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, como pasó a llamarse en la nueva era. Y Timochenko quizá deba inscribirse en la boleta electoral con su verdadero nombre, Rodrigo Londoño. El nombre con que fue anotado en el registro civil y con el que figura en el prontuario. El que usaba antes de lanzarse a la aventura redentora en nombre de la hoz y el martillo y con metralleta en mano. Entrenado en Cuba y en Rusia, se cree que eligió su nombre de guerra en honor de Semyon Timoshenko, un general soviético durante la Segunda Guerra Mundial.

La firma de la paz le abrió las puertas a la conversión. Según los alcances de los indultos y las amnistías entremezcladas en el acuerdo, el prontuario que dio a conocer la fiscalía colombiana, las 26 páginas de crímenes inagotables con sus extensas sanciones, por terrible que se vea, "no inhabilitará para la participación política ni limitará el ejercicio de ningún derecho, activo o pasivo, de participación política".

Las encuestas, sin embargo, no le auguran chances de triunfo al renacido Timochenko. Ni de quedar entre los primeros: 2% de los votos, por no decir 1,5%. Los recuerdos de sus correrías hielan la sangre de millones de colombianos. Bombas, emboscadas, matanzas. Civiles o uniformados, en el campo o la ciudad. No fueron los únicos, es cierto. Estaban los militares, los paramilitares, los narcos, cada cual más desenfrenado.

Evo morales y una división de poderes para todos


(Viernes, 27 Octubre 2017)

GARRET EDWARDS

Evo Morales es presidente de Bolivia desde el 22 de enero de 2006. Transita su tercer mandato consecutivo, que culminará en 2020. En ese momento, habrá cumplido 14 años ininterrumpidos al frente de su país. Más tiempo que cualquier otro primer magistrado boliviano anterior. Para una rápida comparación relativa: más tiempo que los tres períodos juntos del kirchnerismo al poder en Argentina. Sin embargo, allí no se queda la cosa, Evo busca su cuarto período gobernando los destinos de Bolivia, incluso contra lo que la propia Constitución boliviana preceptúa.

Es que la Ley Fundamental de Bolivia no se anda con rodeos: sólo se puede una reelección consecutiva. El lector atento se preguntará, entonces, cómo es posible que haya un límite de dos mandatos seguidos en Bolivia, pero Evo Morales esté en medio de su tercer período presidencial. La respuesta es simple, aunque no por eso menos polémica: la Constitución boliviana fue reformada en el año 2009, cerca de la finalización del primer gobierno de Morales, lo que provocó intensos debates jurídicos respecto a qué reglas cabía aplicarle a este. ¿Qué terminó sucediendo? El final de esa historia no requiere mayores explicaciones. Evo Morales logró ser reelecto más de una vez consecutiva, gracias al aval judicial que le refrendó el falaz argumento de que Bolivia había sido refundada en 2009 con la nueva Constitución.

El MAS (Movimiento al Socialismo), partido liderado por Evo Morales, pretendía que se consagrara en el texto constitucional la figura de la reelección indefinida. Gesta que resultó infructuosa, y que ubicó a Morales en la difícil encerrona de tener que dilucidar cómo presentarse a una cuarta elección, ahora vedada constitucionalmente. En febrero de 2016, el MAS perdió por la mitad más uno de los votos en las urnas un referéndum que tenía como norte otra modificación a la Constitución de Bolivia, una modificación que asegurara el tan ansiado período 2020-2025. El pueblo boliviano parecía, por fin, decirle definitivamente que no a Evo Morales.

"La independencia de poderes, para mí, es una doctrina norteamericana, así como en el tema sindical (…). Es una doctrina del Imperio norteamericano, para que los obreros no hagan política" expresó hace no demasiadas semanas Evo Morales, al mismo tiempo que su Gobierno presentaba un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional de Bolivia para intentar obtener una resolución que fuera favorable a sus ambiciones políticas, al solicitar una declaración de inaplicabilidad de sendos artículos de la Carta Magna y la anulación de otros tantos de la ley electoral. El sostén de esa presentación judicial tiene como andamiaje el hecho de que Evo tendría un supuesto derecho humano a ser candidato. Sí, así como lo leen.

La rebelión de Atlas, crónica de un futuro anunciado


(Viernes, 27 Octubre 2017)

MARÍA MARTY 

Cuando cumplí 16 años, encontré en una vieja biblioteca de mi abuelo una de las primeras ediciones de la novela La Rebelión de Atlas en idioma español. Siempre fui curiosa y nunca me alcanzaron las verdades reveladas o los argumentos inconexos. Quizás fue por eso que me fui enamorando de la novela página a página, a medida que comprendía que cada detalle, cada personaje, cada diálogo eran parte de un hilo conductor que dirigía toda la historia hacia una consecuencia lógica.

Atlas Shrugged (su nombre original) es un complejo y misterioso rompecabezas de más de 1.100 páginas, en el que uno va sintiendo uno a uno los “clicks” de cada engranaje encajando a la perfección a medida que avanza su trama.

A su autora, Ayn Rand, le llevó once años escribir la novela que el pasado 10 de octubre cumplió 60 años desde su publicación, pero el esfuerzo ha valido la pena. Considerada el segundo libro con mayor influencia (luego de la Biblia), de acuerdo con un estudio realizado por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, Atlas Shrugged es una obra que deja en total evidencia cómo las ideas filosóficas que elegimos y adoptamos determinan el curso de nuestras vidas.

A muchos lectores les llama la atención la perfección con la que Rand describe en su novela lo que finalmente ocurriría en la realidad en gran parte de los países de América Latina, décadas después de que esta fuera publicada. Una perfección que, de haber Rand nacido en el siglo y lugar equivocados, hubiera sido condenada a la hoguera por bruja. Pero Rand, obviamente, no era bruja ni tenía la bola de cristal. Entonces ¿cómo es posible que haya anunciado en forma tan precisa el futuro que viviríamos?

Aquí un extracto de su novela:

Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no bienes, sino favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino, por el contrario son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces podrá, afirmar sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada”.

Los revolucionarios radicales no aprenden ni olvidan


(Viernes, 27 Octubre 2017)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

Es muy extraño. Los revolucionarios radicales suelen emular los modelos evidentemente fracasados. Chávez decía, extasiado, que Venezuela viajaba al mar cubano de la felicidad.

Corea del Norte decidió suicidarse


(Viernes, 27 Octubre 2017)

LAUREANO PÉREZ IZQUIERDO 

"Corea del Sur es el demonio y lo venceremos

¿La muerte del peronismo?


(Viernes, 27 Octubre 2017)

IAN VÁSQUEZ 

Después de las elecciones legislativas del domingo, Argentina es un país políticamente distinto a lo que ha sido por décadas. El peronismo, que ha dominado el escenario desde los años 80, y que transformó la política argentina desde los 40, fue aplastado.

El gran ganador ha sido el presidente Mauricio Macri, cuyo joven partido logró recibir el 40% de los votos a escala nacional, sin que la economía ande muy fuerte. La gran perdedora fue su antecesora y lideresa carismática del peronismo, Cristina Kirchner. Los argentinos finalmente se cansaron del peronismo y de la corrupción que engendró durante los 12 años de populismo en que los Kirchner gobernaron. El periodista Joaquín Morales Solá va más allá al identificar a Kirchner como representante de “la vieja aristocracia política. Y la fatiga social es con un sistema político que gobernó desde 1983 y que dejó al país con más problemas que soluciones”.

El peronismo perdió en casi todas las provincias que eran sus baluartes, incluso Buenos Aires (donde Kirchner fue candidata al Senado) y Santa Cruz, de donde proviene ella. Por primera vez, en los barrios humildes del país, agrupaciones no peronistas derrotaron a los peronistas. La votación ha convertido a Cambiemos, el partido de Macri, en la primera minoría en el Congreso. Tendrá 107 escaños en la Cámara de Diputados comparado con los 41 con los que ha estado gobernando.

El peronismo, además, ha quedado dividido entre quienes se mantienen fieles a Kirchner y al estilo político que representa –un número cada vez menor– y los peronistas moderados o más tradicionales que quisieran dejar atrás al kirchnerismo. Las peleas dentro del peronismo se han vuelto intestinas. Por ejemplo, el Congreso, que no se renovará hasta diciembre y que sigue controlado por el peronismo, está por quitarle la inmunidad al diputado peronista Julio de Vido, ex ministro y ahora enemigo de Kirchner, a causa del mal manejo de fondos públicos.

La misma Kirchner está investigada por corrupción y otros delitos. ¿Será que el peronismo también entregará a la nueva senadora Kirchner a la justicia? No le convendría a Macri, pues la impopular Kirchner es el mejor regalo que la política le ha dado. Su presencia política sigue recordándole a los argentinos de la alternativa a Macri y sigue dividiendo al peronismo.

Lo que el Estado no debe hacer, pero igual hace


(Viernes, 27 Octubre 2017)

PRISCILA GUINOVART

¿Qué es una obligación de Estado? ¿Qué no lo es? Si podemos todos acordar que un cambio de sistema es necesario, llegaremos a la conclusión que, para materializar tal propósito, es preciso reajustar nuestra postura frente al Estado mismo

Del golpe bolchevique al emperador Xi


(Viernes, 27 Octubre 2017)

EMILIO MARTINEZ

Bajo el título “Un siglo para juzgar”, el Instituto de Ciencia, Economía, Educación y Salud (ICEES) organizó en Santa Cruz de la Sierra un foro sobre el centenario de la revolución rusa, que contó con la participación del economista peruano Enrique Ghersi, coautor del recordado libro El Otro Sendero.

Las virtudes de la lengua


(Jueves, 19 Octubre 2017)

JAVIER PAZ

Una de las mayores diferencias entre el ser humano y el resto de los animales es su capacidad de comunicación. La forma de comunicación más avanzada en el reino animal palidece en comparación al dialecto humano más rústico que podamos encontrar. Y así como existe esta diferencia entre animales y personas, el buen uso del lenguaje permite distinguir a una persona culta e inteligente de otra menos instruida.

Las eliminatorias del mundial: el otro mensaje


(Jueves, 19 Octubre 2017)

ÁLVARO VARGAS LLOSA

Existe una extraña relación que no sé si llamar alegórica entre lo que ha sucedido en la cancha durante las eliminatorias y lo que ha sucedido o está sucediendo en esos países desde el punto de vista político y social. Incluso podría decirse -estirando todavía más la liga- que en algunos casos los resultados deportivos encierran un relato moral, una parábola, sobre el estado de los países en cuestión.

Mencionaré los casos más saltantes. Por lo pronto, el de Argentina. Como todos sabemos, ese país, otrora potencia futbolística, se salvó in extremis de quedar fuera de Rusia 2018, algo que hubiera significado una catástrofe lo mismo para los argentinos que para los hinchas y el negocio del balompié mundial. ¿Por qué tendría que sorprendernos que un país que lleva muchos años mal gobernado lo haya pasado tan mal en la cancha de fútbol durante todos estos meses? Lo sucedido en el terreno de juego es lo que sucedía en la Asociación del Fútbol Argentino, es decir, el caos y la corrupción, pero más ampliamente lo que sucedía en el Estado populista y, por supuesto, en la sociedad, donde la inversión de valores y jerarquías habían hecho que los piqueteros violentos fueran los héroes, que el éxito pasara por las conexiones con el poder, que el progreso individual fuera visto con sospecha y que la armonía colectiva resultara imposible porque constantemente el gobierno provocaba confrontaciones entre estratos sociales.

Tampoco tendría que sorprendernos que fuera Messi, en el último momento, el salvador y que sus goles en Quito colocaran a Argentina en el Mundial. Messi es el argentino no populista por excelencia. Si Maradona es la encarnación del populismo argentino, Messi es la Argentina a la que aspiran los muchos argentinos no populistas que llevan años impedidos de dar el salto al desarrollo por culpa de esa otra Argentina, la victimista, la demagógica, la desproporcionadamente redistributiva. Con Macri, cuyo éxito todavía es prematuro declarar contar pero que ha traído ya beneficios con el cambio del clima social y el de negocios, la reinserción en el mundo y la normalización de lenguaje político, Argentina intenta salvar in extremis, como Messi en Quito, su clasificación al campeonato del desarrollo.

Con Brasil ocurre algo no menos interesante. La selección de Brasil, hasta la llegada de “Tite”, era un desastre. La humillante goleada que le había infligido Alemania en el Mundial anterior era el reflejo perfecto del desastre brasileño fuera de la cancha: corrupción, parálisis del aparato productivo, más años con crecimiento económico nulo o negativo de los que hubo en tiempos de la Gran Depresión, y una inflación abultada. Para no hablar de la inestabilidad política producida por las investigaciones y la judicialización de las relaciones non-sanctas entre poder político y poder económico.

Gobierno amenazante


(Miércoles, 18 Octubre 2017)

EDUARDO BOWLES 

A medida que crecen las críticas y las observaciones al engañoso argumento que usa el oficialismo para buscar la reelección indefinida del presidente Morales, el Gobierno se enterca en sus posturas y se vuelve amenazante, lo que podría complicar el panorama político de los próximos meses.

La revolución bolchevique: un siglo de fracasos


(Miércoles, 18 Octubre 2017)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

Hace 100 años triunfó la revolución bolchevique en Rusia. Para quien quiera entender qué sucedió y cómo, todo lo que debe hacer es leer

La locura catalana


(Miércoles, 18 Octubre 2017)

JULIO MARÍA SANGUINETTI

Cataluña es parte de España hace 500 años. Con anterioridad no había sido reino, como sí lo habían sido otras regiones, y en aquel 1492 en que Isabel de Castilla y Fernando de Aragón acordaron la unidad de España, pertenecía precisamente al reino de Aragón.

La encrucijada de la democracia latinoamericana


(Miércoles, 18 Octubre 2017)

LORIS ZANATTA

Una vez se creó ALBA: era ambiciosa, rica, prepotente. Tenía el viento en popa y el futuro en la mano. Ese ALBA aún está ahí, aunque agoniza, pierde pedazos y el futuro está a sus espaldas. Sus protectores se han ido, Lula, los Kirchner, Pepe Mujíca y hoy tiembla su núcleo duro: Venezuela, Ecuador, Bolivia. A menos que todavía exista alguien dispuesto a dar crédito a las elecciones venezolanas.

¿Qué pasó? ¿Cómo se explica este estado? Hay muchos motivos: corrupción, autoritarismo, mal gobierno, colapso de los precios del petróleo. Pero hay algo más, algo más profundo: está implosionando la coalición nacional popular surgida en su momento para combatir el liberalismo; tanto el liberalismo económico como el liberalismo político. Una coalición recurrente en la historia latinoamericana entre el populismo y la izquierda redentora, el cristianismo y el marxismo.

El mejor indicio es la actitud de la Iglesia Católica, un termómetro muy sensible a los cambios en el "espíritu de los tiempos". Hasta hace un tiempo, la voz que se alzaba de su vientre era por lo general la del clero sintonizado con los líderes del ALBA. ¿Acaso Chávez no era un cruzado que liberó al pueblo de la herejía neoliberal? ¿Y Correa? Economista católico, gobernó enarbolando el evangelio. Evo Morales vencía a todos: encarnaba a los oprimidos de la historia; Cristo revivía en él. Entre la fe de esos líderes, su pueblo y el socialismo no había contradicción. Al igual que en la década de 1970, el socialismo del siglo XXI parecía expresar el orden social más próximo al evangelio. Los viejos teólogos de la liberación volvieron a sentirse jóvenes. Y la izquierda redentora tuvo finalmente un pueblo. Ya no se definía marxista, sino poscolonial, multicultural, transnacional: la nueva jerga marxista de las ciencias sociales.

Ese clima culminó en el viaje triunfal del Papa a Quito y La Paz. De ese viaje quedaron registradas las sonrisas, los abrazos y los discursos radicales: el del Papa a los movimientos sociales hizo tanto revuelo que el último periódico comunista italiano lo imprimió para regalárselo a sus lectores. Cuando Evo Morales le obsequió un crucifijo en forma de hoz y martillo, todo el mudo bromeó, pero el simbolismo no era casual.

El "golpe de Estado" que los golpistas llaman "guerra del gas"


(Miércoles, 18 Octubre 2017)

CARLOS SÁNCHEZ BERZAÍN

Bolivia cumplía 21 años de su retorno a la democracia en octubre de 2003 con una situación de violencia política extrema en torno a la ciudad de La Paz, que llevaría al triunfo a una conspiración que derrocó al Presidente Constitucional Gonzalo Sánchez de Lozada bajo la figura de “renuncia forzada”. En febrero de ese año ya habían intentado asesinar al Presidente en otra acción golpista de trágicas consecuencias, y en agosto el líder de la conspiración Evo Morales había roto el diálogo propiciado por la Iglesia Católica avisando la lucha final. Este proceso de conspiración, violencia y golpe de estado fue proclamado por los golpistas con el sofisma de “la guerra del gas”.

Privilegios por género


(Miércoles, 18 Octubre 2017)

LUIS CHRISTIAN RIVAS 

Un grupo de mujeres de la bancada de Unidad Nacional (UN) ha presentado un proyecto de ley que exige la paridad y alternancia en la cabeza del Órgano Ejecutivo. Ese proyecto de ley pretende cambiar la Ley del Régimen Electoral y que se aplique paridad y alternancia al binomio presidencial hombre/mujer. Esta normativa es absurda por los efectos de la misma ley. Consideremos: ¿Qué pasa si un hombre se considera a sí mismo como mujer? ¿Esta ley no estaría discriminando a los transexuales e intersexuales? ¿Cuáles serán los parámetros para observar quién es hombre y quién es mujer? ¿Serán los parámetros objetivos biológicos anatómicos o los parámetros de autoidentificación subjetiva de género?

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook