Buscar en nuestras publicaciones:

Análisis

ideas



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

Trump en la ONU


(Martes, 19 Septiembre 2017)

IAN VÁSQUEZ

El presidente Donald Trump se ha ido a las Naciones Unidas esta semana para participar en las reuniones anuales de la asamblea general. Durante la campaña, Trump declaró que la ONU “no es una amiga de la libertad. Ni siquiera es amiga de Estados Unidos” y se quejó de su “absoluta debilidad e incompetencia”.

Ayer, en el primer día de las reuniones, su tono cambió. Habló del potencial de la ONU y de la necesidad de trabajar en conjunto. Fue sensato a la hora de endosar reformas a la organización y pedir, por ejemplo, que “cada misión de paz tenga metas claramente definidas y criterios medibles para evaluar el éxito”.

Trump es impredecible y frecuentemente inconsistente, por lo que todavía podemos esperar anuncios poco diplomáticos y hasta hostiles respecto a la organización. Pero es posible que esté aprendiendo que la ONU no es tan importante como lo suponen sus críticos más severos ni sus defensores más fervientes. La verdad es que la ONU es, cuando menos, una mediocridad: hace muchas cosas muy mal y a veces las hace bien. Como en tantas instituciones internacionales, detrás de su fachada idealista se refleja el poder político de sus miembros. Estados Unidos, como los demás países, utiliza a la ONU cuando le conviene, y la ignora cuando no.

Esa realidad explica tanto la ineficiencia de la ONU como la actitud de Trump. Que la ONU sea un vehículo de poderío político internacional muchas veces distorsiona sus funciones. ¿Cómo explicar que su Consejo de Derechos Humanos incluya a un sinnúmero de dictaduras como las de China, Cuba, Egipto, Arabia Saudí, Venezuela y demás? Fueron votados, valga la ironía, por la asamblea general, que a su vez se compone de numerosos regímenes no democráticos y de otros países que basaron sus votos en su crudo interés nacional. No debería sorprendernos. Así funcionan las relaciones internacionales.

Estoy en la cárcel porque quiero libertad para Venezuela


(Jueves, 14 Septiembre 2017)

YON GOICOECHEA

Escribo esto desde la celda en los calabozos del Sebin, la policía secreta venezolana. Tengo 32 años y he sido un activista democrático durante los últimos doce años. Tengo dos hijos, de 8 y de 5 años, que son mi sol y mi luna. Tengo una esposa a la que amo y que ahora debe cargar con el peso de estar casada con un prisionero político.

Hace un año, camino a hablar en una conferencia de prensa del partido Voluntad Popular, del que soy integrante, me interceptaron unos diez o quince vehículos policiales encubiertos. Una decena de agentes armados ataron mis manos detrás de mi espalda y cubrieron mi cabeza con una tela negra. Me llevaron a la prisión desde la que ahora les escribo, donde me dejaron en una celda sin luz ni ventilación naturales.

Con tan solo estirar mis brazos podía tocar las dos paredes que me rodeaban. Bolsas negras de basura bloqueaban la puerta, lo que dejaba al cuarto en oscuridad total. Había comida podrida y llena de lombrices en el piso, junto con trozos de tela cubiertos en heces. Sentía como si me hubieran enterrado vivo.

Me negaron la comunicación con el mundo exterior y solo podía hablar con mis abogados cuando me llevaban ante el tribunal. Después de diez días me transfirieron a una oficina administrativa dentro de la cárcel y durante los siguientes siete meses dormí en un tapete en el piso. Por fin me movieron a una celda con cama, pero no hay ventanas. Solo puedo ver la luz del sol durante una hora a la semana.

Hace apenas cinco años estudiaba una maestría en la Universidad de Columbia y podía pasear con mi familia en el vecindario de Morningside Heights en Manhattan con la esperanza de un día poder utilizar todo lo que aprendí para ayudar a reconstruir mi país.

Pero para mí, y para tantos otros venezolanos, la prisión política ha sido el castigo por atrevernos a soñar con una sociedad democrática, libre del comunismo y abierta a la comunidad global. Solo queremos lo que muchas otras personas alrededor del mundo dan por sentado: elecciones libres, un buen gobierno, libertad de expresión, independencia judicial, seguridad personal y un ápice de libertad económica; algo que ni siquiera el Partido Comunista de China le continúa negando a sus ciudadanos.

Canción inconclusa


(Jueves, 14 Septiembre 2017)

ALFREDO BULLARD 

Friedrich Nietzsche decía que “sin músicala vida sería un error”. Y tenía razón. La música le da sentido a muchas cosas. Llena vacíos. Evoca el recuerdo alegre y cubre el triste. Le da movimiento a la felicidad y viste con melancolía a la tristeza. En un mundo sin música todos estaríamos un poco sordos.

Pocos pueblos lo entienden tan bien como el cubano. Es imposible recorrer más de dos o tres cuadras de La Habana sin escuchar una música contagiosa. No importa la categoría del café, bar o restaurante. No interesa si es pituco o modesto. Ni la calle se libra de un son contagioso o nostálgico. O quizás contagioso y nostálgico a la vez.

La Habana debe ser la ciudad más musical del mundo. Y no es cualquier música. No importa el instrumento o el ritmo. No interesa si es son cubano, bolero, vals criollo, vallenato, salsa, merengue, jazz o música clásica. No importa cómo están vestidos o qué tan nuevos o desgastados están sus instrumentos.

Tampoco importa la edad. Niños, jóvenes adultos o viejos tocan, cantan y bailan como si fuera lo último que les queda hacer en la vida. Estuve en un concierto de Omara Portuondo, la diva de Buena Vista Social Club. Sigue cantando con sentimiento y meneándose con ritmo a los 86 años. Hizo bailar de pie al público.

Con un amigo (Narghis Torres) nos preguntábamos cómo un pueblo tan oprimido puede cantar de esa manera. ¿Cómo han desarrollado tanto arte en medio de tanta represión y dificultades? Narghis se animó a lanzar una respuesta: “Es como cuando te quedas ciego; tu oído se desarrolla para intentar cubrir el vacío que te deja la vista”. Y tiene razón.

El ser humano, por naturaleza, ama la libertad. Si se la quitan en un aspecto, pues la busca en otro. La libertad es como el aire. Sin él no respiras. Si uno se ahoga, busca desesperado dónde encontrar una bocanada. Finalmente, la música es libertad.

Poder político y subsidiaridad


(Martes, 12 Septiembre 2017)

JAVIER PAZ

Con motivo de la necesidad de un pacto fiscal, el presidente del comité cívico, Fernando Cuéllar, dijo que “gritamos porque queremos a una Santa Cruz libre del sometimiento de los políticos malos”. A la frase le sobra la palabra “malos”. ¿O es que queremos estar sometidos a políticos buenos, a tiranos ilustrados? El ideal sería que todos los bolivianos (y no solo los cruceños) estuvieran lo menos sometidos al poder político.

La salud pública en Cuba se ve bien sólo en el noticiero


(Martes, 12 Septiembre 2017)

NELSON RODRÍGUEZ 

Hasta el momento, la mayor propaganda que tiene a su favor el régimen Castrista es la salud pública. Pero eso es así porque también es quién emite los datos. Lo que vive a diario la gente silenciada por un gobierno represor, ni se dice ni se sabe; mucho menos se difunde.

En Cuba, uno de los tantos monopolios estatales es la salud. Partiendo de ahí, el acceso es escaso; pues reduce a los ciudadanos a depender de una ración; ya que no pueden simplemente comprar, mucho menos pedir que se importe en caso de no haber.

Dice el refrán que quien nada debe nada teme. Pues, sólo los que se saben andan por el camino del mal le temen a la palabra de otros, y esta es la razón por la cual la libertad de expresión de los cubanos ha estado encadenada por más de medio siglo de ser víctimas de un gobierno dictatorial impuesto. Esta es la misma razón por la cual los periodistas independientes, esos que no se doblegan a los mandatos y los designios de los dictadores, esos que enarbolan la bandera de la verdad, son apaleados, amenazados y encarcelados, sin piedad.

Hay un dicho nacido del hondo sentir del pueblo cubano, cien por ciento cubano, que como todos los apotegmas populares llevan en sí el fiel reflejo de la realidad de los pueblos, que dice: “Cuba se ve bien sólo en el noticiero”.

Así es, quien se siente a escuchar el noticiero nacional de televisión cubano, ese que está diseñado y controlado estrictamente por los dictadores, se llevará la impresión, seguramente, de que se encuentra ante los medios de difusión masiva de la mismísima tierra prometida.

“Aumento de la producción de leche, de carne, incremento del transporte público”, y una larga lista de mentiras que por supuesto, lastima la dignidad de los cubanos, se hace escuchar a toda hora en los hogares cubanos.

Pero afortunadamente y desafiando los embates de los dictadores, ante estas mentiras se levantan los embajadores de la verdad, los periodistas independientes, esos que dejan huellas de la verdadera historia y realidad de los cubanos, esa realidad que los dictadores no quieren escuchar.

Sobre la "nacionalización de las AFPs


(Martes, 12 Septiembre 2017)

JULIO ALIAGA 

Las AFPs fueron “nacionalizadas” hace varios años, pero hasta ahora el Gobierno nacio0nal no ha podido hacerse cargo de su administración. Entre otras cosas porque no tiene un software que le permita gestionar el volumen de datos que las AFPs generan y aún más grave aún, la alta y permanente movilidad de esos recursos que durante años los bolivianos hemos depositado obligatoriamente como parte de un ahorro individual para garantizar nuestras jubilaciones de vejez.

Papa Francisco: ¿No fue suficiente con Venezuela? ¿Ahora Colombia?


(Martes, 12 Septiembre 2017)

VANESA VALLEJO 

Para septiembre de 2016, en Venezuela, la MUD se negaba a negociar con el Gobierno.

Los hispanos y la grandeza americana


(Martes, 12 Septiembre 2017)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

Llegué a Panamá a los pocos días de la invasión norteamericana de diciembre de 1989. Mayín Correa, quien luego sería la popularísima alcaldesa de la capital, me había conseguido una entrevista con el general Marc Cisneros, jefe de las fuerzas estadounidenses. Quería saber cómo había logrado vencer prácticamente sin lucha a los feroces partidarios de la dictadura.

No tuve tiempo de prepararme, así que comencé por preguntarle cuándo había llegado a Estados Unidos, o si ya había nacido en territorio americano. Me miró con la educada paciencia de quien está acostumbrado a periodistas impertinentes que no han hecho su tarea con esmero.análisis político

–Yo no llegué a Estados Unidos. Estados Unidos llegó a mi familia. Nosotros estábamos antes en ese territorio. Llegamos ahí cuando era España. Estábamos ahí cuando era México. Seguíamos ahí cuando surgió Texas y poco después cuando se transformó en Estados Unidos. Yo soy la décima o undécima generación establecida en el oeste de la nación.

Los países son elásticos. Crecen o se reducen. Lentamente, pero sucede. España en algún momento incluía Portugal o el Rosellón. En otro, perdieron esos territorios, como después les sucedió con Filipinas, Cuba o Puerto Rico. Alsacia y Lorena han sido francesas, alemanas, y francesas nuevamente. Chile creció 120,000 kilómetros a costa de Bolivia, pero en los mismos años se encogió 750,000 entregándole a Argentina una buena parte de su geografía en la Patagonia. No hay ninguna nación del planeta que en el 2017 posea el mismo contorno de hace 180 años.

Unas veces los cambios son inducidos por los poderes políticos o por las guerras, pero otras es la consecuencia de la demografía. La frontera entre Estados Unidos y México tiene una extensión de más de tres mil kilómetros. Todos los años más de 50 millones de personas cruzan legalmente en una u otra dirección. En México radican un millón de estadounidenses, muchos de ellos jubilados, y en Estados Unidos viven treinta y cinco millones de mexicanos-americanos, casi todos llegados en las últimas décadas o hijos o nietos de esos inmigrantes.

La guerra contra las drogas fracasó, ¿existe otra alternativa?


(Martes, 12 Septiembre 2017)

JUAN SEBASTIÁN DE ZUBIRÍA 

A principios de agosto el subsecretario antinarcóticos de Estados Unidos, William Brownfield, aseguró que la producción e importación de cocaína a este país ha roto todo pronóstico y que desde 2013 (año en que se suspendió la fumigación con glifosato), el crecimiento de la producción de coca ha aumentado 130%. Al final, con algunos matices, amenazó al gobierno colombiano que si quería seguir siendo amigo de los Estados Unidos debía hacer algo para fortalecer contra las drogas en el país.

Esto ha llevado a que varios acérrimos opositores del actual gobierno vuelvan a defender la utilidad de sus prácticas de persecución contra el cultivo, la producción y el consumo de drogas; a exigir de nuevo la erradicación de los cultivos por vía aérea y a mantener una política de “mano dura” contra esta actividad.

Sin embargo tal política tampoco logró el objetivo propuesto: la erradicación absoluta de los cultivos, la producción, el comercio y el consumo de las drogas ilícitas.

Aunque es cierto que la producción de drogas en el país llegó a reducirse, no lo es la idea de que este negocio estuvo cerca de desaparecer en el país. Lo mínimo a lo que se pudo llegar fue a un poco menos de 50.000 hectáreas de cultivos de coca. Y todo a costa de una guerra sin cuartel entre los jefes de la droga y el gobierno, miles de personas en la cárcel (se calcula que actualmente existen más de 23.000 presos colombianos por crímenes no violentos como la posesión o el consumo de drogas ilícitas), millones de desplazados, y tierras gravemente afectadas por la continua fumigación con glifosato.

La guerra contra las drogas ha dejado muerte, familias arruinadas, campos desiertos durante un poco más de 3 décadas en Colombia, y mundialmente por más de 45 años, cuando empezó a aplicarse el régimen internacional de la Guerra contra las Drogas, liderado por Estados Unidos en 1971, desde que Richard Nixon dio su famoso discurso declarando la guerra frontal tanto a la producción y tráfico, como a su consumo.

Educación de calidad para todos


(Miércoles, 06 Septiembre 2017)

EDUARDO BOWLLES

Ha causado conmoción en Argentina y en especial en el ámbito educativo a nivel internacional lo ocurrido en un colegio de Buenos Aires, donde un niño con Síndrome de Asperger, más conocido como “autismo”, fue separado de un curso por presión de los padres de sus compañeros que consideraban un perjuicio compartir el aula con un estudiante con necesidades educativas especiales, incorporado en un sistema escolar convencional en el marco del concepto de “inclusión”, una tendencia que está marcando el futuro de las escuelas en todo el mundo.

Los peligros de la elección judicial


(Miércoles, 06 Septiembre 2017)

EDUARDO BOWLES

Al Gobierno boliviano podría ocurrirle lo mismo que le sucedió al chavismo cuando intentó legitimarse a través de la organización de una asamblea constituyente elegida en el marco de un grotesco fraude consumado el pasado 30 de julio. Hablamos de la votación prevista para el 3 de diciembre en la que se elegirá a los nuevos magistrados del Órgano Judicial de una lista de 96 postulantes, la gran mayoría de ellos (74%), ex funcionarios del Gobierno y militantes del partido en funciones.

Independencia de Cataluña: Secesión


(Miércoles, 06 Septiembre 2017)

JUAN RAMÓN RALLO

Los grupos son útiles para los individuos que los conforman (proporcionan seguridad, diversificación de riesgos y sociabilidad), pero también suelen ser fuente de conflictos internos: la diversidad (y a menudo incompatibilidad) entre los objetivos de cada uno de sus miembros provoca inevitablemente fricciones y tensiones que, de no resolverse, degeneran en violencia intestina.

Ladrón que roba a ladrón


(Miércoles, 06 Septiembre 2017)

ALFREDO BULLARD

Marco Antonio es taxista en La Habana. Estudió en la universidad, pero ser taxista es mucho más rentable que ejercer su profesión. Eso pasa con la mayoría de los profesionales. Estudiar muchos años no hace realmente diferencia. El sueldo de un cubano suele encontrarse entre 9 y 12 dólares mensuales.

La tibieza intelectual de Samuel


(Martes, 05 Septiembre 2017)

ANTONIO SARAVIA 

Página Siete acaba de publicar una entrevista con Samuel Doria Medina (8/20/2017) que refleja muy bien porqué la viabilidad política de este líder de oposición es incierta.

Cuando el país pide a gritos por líderes de oposición serios y valientes que pongan los puntos sobre las íes y estén dispuestos a proponer un nuevo país post-MAS, Samuel no es capaz de marcar una distancia entre sus ideas y las de cualquier ideólogo masista. No sé si es una decepción a estas alturas, pero sí una muestra de las limitadas opciones que tiene Bolivia.

En una triste muestra de tibieza intelectual, Samuel responde "no, no” cuando se le pregunta si estaría a favor de un ajuste o recorte de gasto fiscal. En cambio, propone "racionalidad que según él consiste en recortar ciertos gastos (canchas de fútbol) y aumentar otros (salud). Y ahí Samuel pierde una oportunidad de oro para mostrar que la oposición tiene ideas distintas y, además, pantalones. Primero, la oposición tiene que ser clara y contundente: ¡sí se tiene que recortar el gasto fiscal! En 2017 llegaremos a un déficit fiscal de casi 7% del PIB y será el cuarto año consecutivo con números rojos.

Drogas: ¿la guerra perdida?


(Martes, 05 Septiembre 2017)

SERGIO VILLALTA 

I. La Ley Harrison.

En el año de 1907 el señor Francis B. Harrison del Estado de Nueva York ganó un escaño en la Cámara de Representantes del Congreso de los E.E.U.U.

Los Castro, Chávez y Maduro


(Martes, 05 Septiembre 2017)

PEDRO CORZO 

La alianza que forjaron los desaparecidos Hugo Chávez y Fidel Castro tenía entre sus principales fines el fortalecimiento del poder que detentaban, expandirlo y acrecentar sus influencias hasta donde fuera posible.

Ambos caudillos eran mesiánicos y voluntaristas. Fundamentalistas del poder que contemplaban las ideologías como meros instrumentos de sus ambiciones. Es una alianza que, por la idiosincrasia de los autócratas que la integraron, evoca la que en su momento establecieron Adolf Hitler y Benito Mussolini.

Ciertamente fueron hábiles en la selección de la estrategia que los condujo al poder y en la estructuración de un esquema de gobierno cuyo objetivo principal era mantener el control con independencia de cómo fueran afectados los gobernados. La clave de la asociación radicó en el respaldo mutuo e incondicional, particularmente en aspectos en los cuales una de las partes resultara ser más vulnerable que la otra.

Por ejemplo, Venezuela le entregaba a Cuba parte de sus riquezas nacionales y La Habana le traspasaba a Caracas sus conocimientos y sus experticias en asuntos como la represión, la inteligencia y el control social, la única actividad rentable del régimen insular.

La corporación que forjaron los iluminados fue muy productiva para los fines que se habían trazado. Castro logró que su régimen sobreviviera a la profunda crisis económica que su mal gobierno había provocado, acentuada con la desaparición de la Unión Soviética, y Hugo Chávez consiguió superar sin mayores consecuencias las muchas dificultades que confrontó durante sus mandatos.

Ambos coincidían en lo importante que eran las relaciones internacionales, asunto en el que Chávez demostró ser particularmente sagaz, porque usó para esos fines la riqueza petrolera de su país. No así su heredero político Nicolás Maduro, quien ha evidenciado una gran incapacidad en los asuntos de gobierno, a lo que hay que añadir que no ha contado con la bonanza petrolera que dilapidó el mayor golpista.

Deshojando la margarita coreana


(Martes, 05 Septiembre 2017)

CARLOS ALBERTO MONTANER

Sería irónico que el aislacionista Donald Trump atacara preventivamente a Norcorea, pero existe una alta probabilidad de que eso ocurra. Él mismo lo ha dicho. En abril envió al vecindario coreano un portaviones y los barcos de guerra que lo acompañan. No obstante, durante la campaña electoral llegó a afirmar que Surcorea y Japón tenían fuerzas y recursos suficientes, incluso para desarrollar armas nucleares para defenderse. No necesitaban el respaldo de Estados Unidos en un presunto enfrentamiento con Pyongyang.

Desde 1796, año del discurso de despedida de George Washington, en la sociedad norteamericana existe una clara tendencia a evitar los conflictos bélicos que no atañen directamente a la seguridad de Estados Unidos. Frente a ella están quienes proclaman el “excepcionalismo” estadounidense. USA ha surgido –dicen- para defender la libertad en el mundo. No es una nación, proclaman, como las demás. Ahí se inscriben desde Thomas Jefferson hasta John F. Kennedy.

No es extraño que las acciones de Trump contradigan sus creencias. Woodrow Wilson ganó las elecciones como un pacifista más o menos aislacionista y acabó entrando decisivamente en la Primera Guerra mundial e impulsando (sin éxito) la Liga de Naciones. Trump argumentaba contra la presencia de tropas norteamericanas en Afganistán (como había hecho Obama), y ha terminado por aumentar el número de soldados en ese territorio arisco e imposible.

El problema es la tenencia de armas nucleares. Corea del Norte las tiene. Las ha fabricado pacientemente. Posee veinte o treinta, de acuerdo con los servicios de inteligencia, y hoy continúa produciéndolas al ritmo de cinco o seis todos los años junto a una cohetería cada vez más precisa y poderosa. Si Estados Unidos retira su paraguas militar, Japón y Corea del Sur desarrollarán bombas atómicas. Tienen la tecnología y la economía para fabricarlas. En ese caso, no es descartable que Taiwán las construya.

Norcorea decidió adquirir las armas nucleares en la década de los cincuenta, cuando Harry S. Truman, en medio de la guerra coreana, amenazó con utilizarlas si los comunistas no se avenían al armisticio. Primero Kim Il-Sung, abuelo del gordito homicida que hoy manda en el país, le pidió ayuda a Mao para crear su armamento, pero éste se negó de plano. Entonces llamó a las puertas del Kremlin. Con esa ayuda, en medio de la disputa sino-soviética, inauguró su primer reactor en 1964.

Votaré nulo, nomás


(Martes, 05 Septiembre 2017)

IVÁN ARIAS

Lo que hace el MAS con la fe, confianza y esperanza depositada por millones de bolivianos raya en el desprecio y la burla a sus creyentes. Lo que un día fue ilusión, cada vez más, es un calvario. El MAS se ha convertido en un nido de corruptos que para no perder los favores del poder y no ser perseguidos, solo tienen que amarrar huatos y compartir el botín. En los Archivos de Indias, sí, en esos que se compilaba la historia de los vencedores, se encuentra, en varios documentos, un postulado que guiaba la dominación colonial: "al amigo todo, para el enemigo la ley”. Este Gobierno que raja contra todos los colonialismos, especialmente contra el de la conquista de América, es paradójico que, después de 525 años de Colón, se guíe por las mismas premisas del colonialismo español. Como bien dice HCF Mancilla (Los Tiempos, 2016) este gobierno que habla de cambio no cambió nada sino que, al contrario, profundizó las peores prácticas coloniales bajo el postulado de que "al amigo, al aliado, al allegado, se le permite prácticamente todo. En cambio, al enemigo basta con aplicarle los instrumentos de la ley, con lo cual la ley viene a quedar como algo negativo, como algo horrible que se aplica sólo en casos extremos”.

El desgraciado día en el que las FARC se tomaron la principal plaza de Colombia


(Martes, 05 Septiembre 2017)

VANESA VALLEJO 

Eran las 5 de la tarde y yo llegaba por la carrera séptima a la Plaza de Bolivar. Una cuadra antes ya se veía la fila de gente que esperaba entrar al concierto de la guerrilla. Como en una pesadilla, miles de jóvenes caminaban por el centro de Bogotá con camisas blancas en las que se leía: FARC.

La plaza estaba cerrada por vallas de seguridad y decenas de policías vigilaban el evento. Adentro, en la plaza, el ambiente era de alegría. Frente a una inmensa tarima la gente bailaba la música de uno de los artistas más conocidos en Colombia: Johnny Rivera. Había banderas con el logo de esa guerrilla, banderas de cuba, gente con rosas rojas en las manos, y muchos, miles de asistentes con la camisa del nuevo partido político de las FARC.

Apenas se hizo de noche, sobre las paredes del Capitolio se proyectó el nuevo logo de las FARC: una rosa roja. Yo simplemente no lo podía creer, parecía una pesadilla en la que los asesinos comunistas se tomaban el país. Estaban frente al congreso, bailando, con banderas del grupo criminal y los policías alrededor los cuidaban.

Al lado mío pasó un señor vendiendo llaveros con las caras del Mono Jojoy y Tirofijo, grandes líderes de grupo guerrillero. Un joven tenía una camisa estampada con el rostro de Timochenko. De un momento a otro todas las espaldas de los asistentes en primera fila estaban cubiertas con banderas con el logo de las FARC.

A las 7 de la noche, Timochenko, el máximo jefe de las FARC, se sube a la tarima. La multitud lo aplaude, gritan, ondean las banderas con el logo de la guerrilla. Da un discurso de aproximadamente 20 minutos. Mientras tanto, casi como en un aviso de lo que vendrá, la rosa roja y el nombre de la guerrilla se proyecta ahora sobre las paredes del Congreso. El mismo en donde dentro de poco los guerrilleros fungirán como Senadores.

“Ya está, no hay más, se tomaron el país”. Le dije a quien me acompañaba.

Para muchos, que esa guerrilla conserve su nombre ahora que supuestamente ha pasado a la legalidad es un acto de estupidez porque nadie los votaría, creen algunos. Puede ser, es posible que ver “FARC” en el tarjetón de votación le haga recordar a los colombianos que esos mismos señores han sido los autores de los peores crímenes que se hayan cometido en el país.

!Independencia! ...Individual


(Martes, 29 Agosto 2017)

LUIS I. GÓMEZ 

Nos prometen la felicidad y la seguridad a cambio de someternos a su dictado, a su percepción moral, a su forma de entender la vida.
Hay quienes creen que el Estado o cualquier otra instancia ajena a ellos mismos puede hacerles felices. Se equivocan. Desde el momento en que encargo a otro que me haga feliz, el otro se esforzará por hacer lo que él cree correcto para ello y no necesariamente aquello que yo deseo. Es cierto que, en ocasiones, compartimos deseos con otras muchas personas. Pero no siempre. Precisamente por ello no debemos caer nunca en el encanto de las propuestas socialistas, de izquierdas y de derechas, y de todo sistema autoritarista y/o paternalista.

Nos prometen la felicidad y la seguridad a cambio de someternos a su dictado, a su percepción moral, a su forma de entender la vida. No me cabe la menor duda de que, probablemente, muchas personas compartan ese estilo de vida y sean, por ello, felices. Pero no todos. Y ahí es justamente donde se genera el problema. Los colectivistas de todo color intentarán, por medio de la imposición si fuese necesario, homogeneizar la sociedad para asegurar la felicidad de la mayoría.

Un individuo independiente, consciente del valor de su libertad y del valor de la libertad de los demás, jamás exigiría el sacrificio de los intereses de una minoría para satisfacer sus deseos. Y esto último es justamente lo que ocurre cada vez que el Estado promulga leyes que afectan lesivamente la vida privada de los ciudadanos.

No podemos en ningún caso perder de vista que cualquier promesa de paraísos terrenales venida de otro no deja de ser más que la formulación mágica de un deseo: apenas un conjuro. Las personas somos diferentes. Lo que para uno es el cielo es para otro el infierno. En una sociedad libre, cada cual puede/debe buscar su propio cielo. Muchos serán los que jamás lo consigan. Muchos no sabrán siquiera cómo es “su” cielo. Pero todos podrán intentarlo.

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook