Buscar en nuestras publicaciones:

Economía



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

El sistema impositivo argentino es inmoral y perverso


(Jueves, 20 Julio 2017)

MARÍA MARTY 

Hace unas semanas atrás, el Doctor en Ciencias Económicas y Estadística Matemática, Antonio Ignacio Margariti, realizó un informe en su programa ON24 sobre el sistema impositivo argentino en el que expone algunas cifras que logran alarmar a cualquiera.

Margariti comienza comparando a Argentina con Estados Unidos, que siendo una de las primeras potencias mundiales y figurando cuarto en el ranking de ingresos per cápita a nivel internacional (63.000 USD por año en promedio), cuenta con un total de cuatro impuestos.

Mientras tanto, Argentina ocupa el puesto 55 en dicho ranking (17.000 USD por año en promedio), tiene 96 impuestos a nivel nacional, provincial y municipal.

En su informe también nos cuenta que luego de revisar los 26 tomos de una obra llamada “La Ley. Impuestos”, ha detectado que existen 64.980 normas impositivas y reglas que supuestamente deberíamos conocer para no cometer infracciones.

Otro dato. Si existiera alguien que lograra aprenderse esa cantidad de normas y decidiera cumplirlas, estaría entregando al Estado el 74 % del ingreso que ha generado.

Es decir, una persona que desea permanecer en la legalidad en Argentina y no ser considerado por la ley un “delincuente”, debe estar dispuesto a trabajar 7,4 días de cada diez días para el Estado. ¿Pero es un delincuente alguien que evade en un infierno fiscal tratando de proteger su propiedad? ¿Es un delincuente alguien que se niega a ser un esclavo del gobierno de turno?

Antonio Margariti plantea la siguiente pregunta:

“¿No será lícito acaso la resistencia impositiva frente a este saqueo fiscal al que estamos sometidos?”

Unas notas sobre YPFB


(Viernes, 14 Julio 2017)

CARLOS MIRANDA

El pasado 15 de junio, el Presidente Evo Morales, al posesionar al octavo presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) de su Gobierno, emitió dos instrucciones que tendrán bastante repercusión. El Mandatario pidió al nuevo presidente a.i. que maneje YPFB con austeridad y que revise todos los contratos que se han firmado últimamente.

Monopolio bamba


(Jueves, 13 Julio 2017)

ALFREDO BULLARD 

Artidoro se levanta un buen día en su casa en el pequeño pueblo de Peor es Nada. Es el día de inaugurar su restaurante. Es el único restaurante del pueblo. Su buen amigo Crisólogo, el único economista de Peor es Nada, le había recomendado que hiciera la inversión: “Tendrás un monopolio. Es una inversión sin pierde. Si eres el único restaurante del pueblo, los clientes no tendrán otra alternativa que comer en él. Sin competencia ganarás mucha plata”. Artidoro está tan entusiasmado que, transparentemente, llama a su restaurante El Monopolio Culinario.

Efectivamente, el primer día Artidoro está feliz. El restaurante abre rebosando de clientes. Las ventas son buenísimas. Y así le va los siguientes días. Crisólogo lo visita con una sonrisa orgullosa de oreja a oreja: “Te puede ir mejor. Sube los precios y los clientes no tendrán otra alternativa que seguir pagándolos. Total no tienen a donde ir”.

Artidoro sigue el consejo de su amigo y duplica sus precios. Pero para su sorpresa, a los pocos días las ventas comienzan a caer.

No entiende qué pasa. Sale a la calle y pregunta a sus clientes. Descubre que en los días siguientes a la subida de precios comenzaron a aparecer quioscos de venta de comida y uno que otro restaurante pequeño donde sus comensales encuentran una alternativa más barata. Otros llevan lonchera a su trabajo y más de uno regresa a almorzar a su casa. Algunos incluso se iban a almorzar al cercano pueblo de Mejor es Todo.

El problema es que Crisólogo era economista, pero sabía poco de economía. Para ser un monopolio no basta con parecer ser el único. Es necesario que, cuando subes el precio, los consumidores no encuentren o no creen alternativas en el corto plazo. Si los consumidores pueden moverse no tienes en realidad un monopolio. El Monopolio Culinario debía en realidad llamarse El Monopolio Bamba.

Economía, seguridad y defensa en Bolivia


(Jueves, 13 Julio 2017)

MAURICIO RÍOS 

Los episodios trágicos a consecuencia de la inseguridad ciudadana son cada vez más frecuentes en el país, contando cada vez más víctimas y afectando incluso a quienes jamás se imaginaron siquiera que podía tocarles.

GasL: nuevos retos y oportunidades


(Jueves, 13 Julio 2017)

EDUARDO BOWLES

Hoy por hoy, el mayor comprador de gas natural boliviano es Brasil, con mucho margen. De hecho, resulta importante señalar que Bolivia dirige gran parte del flujo de gas natural hacia el vecino país de acuerdo a contratos específicos donde se declara el volumen de venta, los precios y las condiciones pertinentes. Conviene dejar establecido que estos contratos tienen el sello de la estatal brasileña Petrobras y del propio Gobierno brasileño con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos. Esto quiere decir que la coyuntura histórica y política por la que han atravesado ambos países en la última década, han permitido relaciones comerciales cuya vigencia finalizará en dos años más.

¿Es adecuada la actual política monetaria de la FED?


(Jueves, 13 Julio 2017)

SANTIAGO PALMA 

Luego de casi una década de la tasa de referencia en niveles mínimos históricos (0,0%/0,25%), en diciembre del 2015 la autoridad monetaria de los EE.UU. inició un ciclo de endurecimiento monetario elevando la tasa al 0,5%. Desde un primer momento, y a los efectos de no desestabilizar los mercados, la autoridad monetaria advirtió que no había un sendero prefijado ni para la suba de la tasa ni para la absorción de la enorme cantidad de dinero que había inyectado desde el inicio de la crisis mediante compra de bonos (Relajamiento Monetario). Asimismo, advirtió que primero comenzaría a subir la tasa de referencia y posteriormente -sólo en la medida que se fuera confirmando la evolución positiva de la economía- iniciaría la reducción de su balance.

Así las cosas, en diciembre del año pasado, la Fed subió nuevamente la tasa al 0,75%. A posteriori, en sus reuniones de marzo y junio, la incrementó dos veces más; llevándola a su actual nivel de 1,25%. Por otra parte, en su último Comunicado de Prensa, la autoridad monetaria estimó que este año habría una suba adicional y tres más el año entrante; previendose, en consecuencia, una tasa del 2,25% para fines del 2018. Más aún, por primera vez, anunció que en algún momento del corriente año comenzaría a retirar parte del dinero inyectado oportunamente a través de la compra de bonos en el mercado (la base monetaria más que se cuadruplicó) indicando, incluso, un sendero temporal y cuantitativo para dicho proceso.

Está claro, entonces, que a la fecha todo indica que la Fed ha iniciado un firme camino de endurecimiento monetario, esto es: suba de tasas, acompañada por reducciones graduales de la oferta monetaria. El objetivo es muy claro: cumplir con su mandato dual: estabilidad de precios (2% anual) y pleno empleo (tasa de desocupación no mayor al 4,5%).

Sin embargo, en relación a esta política, han surgido -incluso dentro de la misma institución- discrepancias respecto al momento y el timing del ciclo de endurecimiento monetario anunciado. A este respecto, la oposición se concentra en los analistas y funcionarios denominados palomas, los cuales están a favor de no subir por ahora las tasas y demorar -quizás hasta el 2018- el inicio la reducción del balance. Su argumento consiste en que -en los últimos tres trimestres- el crecimiento del PBI se desaceleró (3,5%, 2,1% y 1,4% inter trimestral), mientras que la inflación cayó al 1,4% en mayo. Más aún, la tasa de 10 años ha bajado desde principios de año del 2,4% al 2,2% actual, nivel históricamente bajo que podría estar indicando una visión pesimista del mercado respecto a la tasa de crecimiento a mediano plazo.

México derriba los mitos sobre la apertura comercial


(Jueves, 13 Julio 2017)

IVÁN CARRINO 

En Argentina existe miedo a la importación. Son incontables las cámaras empresariales, organizaciones gremiales y partidos políticos que patalean de manera sistemática por los “preocupantes” aumentos de las compras externas.

Los miedos siempre son los mismos. Que la apertura traerá desempleo, que el desempleo hará caer el consumo y -por tanto- el crecimiento, y que eso inevitablemente traerá pobreza para todos.

Nada más alejado de la realidad.

Recientemente estuve en México, un país muy abierto al comercio con el mundo y cuyos datos demuestran que abrirse es netamente positivo para la economía.

La apertura comercial mexicana comenzó en 1986, cuando tras años de fracasada “sustitución de importaciones”, decidieron incorporarse en la Organización Mundial de Comercio. Ese año comenzaron a abrir su economía, reduciendo aranceles y restricciones a la importación. La mayor integración con el mundo le permitió a la economía de México incrementar su dinamismo, lo que se reflejó en una mayor tasa de crecimiento.

Si tomamos los datos disponibles en el Banco Mundial, vemos que en los 26 años anteriores a 1986, el crecimiento promedio del PBI per cápita fue de 6,2% anual. En los 26 años posteriores, el ritmo subió al 7,1%.

La diferencia, que puede parecer menor, es importante. Como se ve en el gráfico, gracias a este mayor crecimiento, en 2012 México tuvo un PBI per cápita 23,7% superior al que habría tenido de continuar con la sustitución de importaciones.

Entre 1986 y 2015, el ingreso per cápita de México se multiplicó por 5 y, desde la entrada en vigencia del TLCAN, por 2. Más libre comercio no generó ni menor crecimiento ni mayor pobreza. Todo lo contrario.

Libre comercio mundial


(Viernes, 07 Julio 2017)

ARMANDO MÉNDEZ 

Es un avance para la concepción y concreción del libre comercio mundial las conclusiones en favor de la irrestricta migración que se han arribado en la Conferencia Mundial de los Pueblos, llevada a cabo en junio del presente año en la ciudad de Cochabamba, con el lema “derribar los muros que dividen y construir una ciudadanía universal”.

¿Cuándo estallará la superburbuja europea?


(Jueves, 29 Junio 2017)

NICK GIAMBRUNO 

El nuevo presidente de Francia no puede mantener unida a la Unión Europea.

A principios de mayo, Francia eligió al atractivo globalista Emmanuel Macron. Su victoria dio un impulso a corto plazo a la UE, aunque no cambió los problemas esenciales del megaestado artificial de Europa.

Doug Casey está de acuerdo:

La UE se construyó sobre arenas movedizas, condenada al fracaso desde su inicio. La idea estaba condenada porque los suecos y los sicilianos son tan diferentes entre sí como los polacos y los irlandeses. Hay diferencias lingüísticas, religiosas y culturales y grandes diferencias en los niveles de vida.

Las construcciones políticas artificiales nunca duran. La UE es buena para las “élites” en Bruselas, no tanto para el ciudadano medio.

Entretanto, hay una fuerza centrífuga incluso dentro de estos países europeos. En España, vascos y catalanes quieren independizarse y los escoceses quieren hacer que Reino Unido esté algo menos unido.

Tenemos que recordar que antes de Garibaldi Italia era un mosaico de pequeños ducados y principados en el que cada uno hablaba su propio dialecto del idioma italiano. Y lo mismo pasaba en lo que ahora es Alemania antes de Bismarck en 1871.

Hay más posibilidades en el futuro de que los países que permanezcan en Europa se dividan frente a que se integren artificialmente.

Ahora mismo, Italia es el eslabón más débil de Europa

Italia tiene uno de los gobiernos más endeudados del mundo. Tiene una deuda por encima de los 2400 millones de dólares. Su relación deuda-PIB se dirigir al 130%. (Por comparar, la relación deuda-PIB de EEUU es del 104%).

Pero la situación es en realidad mucho peor.

La economía en una página


(Jueves, 29 Junio 2017)

Mark Skousen 

Lo que hace más fascinante [a la economía] es que sus principios fundamentales son tan sencillos que pueden describirse en una página, que cualquiera puede entenderlos y sin embargo muy pocos lo hacen – Milton Friedman.[1]

La declaración anterior de Friedman me hizo pensar: ¿Es posible resumir los principios básicos de la economía en una sola página? Después de todo, Henry Hazlitt nos ofreció un resumen magistral de buenos principios en La economía en una lección. ¿Podrían reducirse estos conceptos a una página?

El propio Friedman no intentó hacer una lista cuando hizo esta declaración en una entrevista de 1986. Después de completar un resumen preliminar en una página de principios económicos, le envié una copia. En su respuesta añadió unos pocos propios, pero en modo alguno apoyó mi intento.

Después de hacer esta lista de principios básicos (ver la página siguiente), tengo que estar de acuerdo con Friedman y Hazlitt. Los principios de la economía son sencillos: Oferta y demanda. Coste de oportunidad. Ventaja comparativa. Pérdidas y ganancias. Competencia. División del trabajo. Y así sucesivamente.

De hecho, un profesor incluso me sugirió que la economía puede reducirse a una palabra: precio. O tal vez, sugerí alternativamente, coste. Todo tiene un precio, todo tiene un coste.

Adicionalmente, la política económica sensata es clara: Dejemos que el mercado, no el estado, establezca salarios y precios. Mantengamos las manos del gobierno fuera de la política monetaria. Los impuestos deberían minimizarse. El gobierno solo debería hacer aquellas cosas que los ciudadanos privados no pueden hacer por sí mismos. El gobierno debería vivir de sus medios. Reglas y regulaciones deberían proporcionar un terreno de juego nivelado. Aranceles y otras barreras al comercio deberían eliminarse tanto como sea posible. En resumen, el gobierno que gobierna mejor es el que menos gobierna.

Por desgracia, los economistas a veces olvidan estos principios básicos y a menudo se ven atrapados en detalles de construcción de modelos esotéricos, alta teoría, investigación académica y matemáticas. El lúgubre estado de la profesión fue expresado recientemente por Arjo Klamer y David Colander, quienes, después de revisar los estudios de grado de los grandes departamento de economía en todo el país, preguntaban: ¿Por qué tenemos esta sensación de que mucho de lo que permanecía allí era un desperdicio?[2]

En la siguiente página trato de resumir los principios básicos de la economía y de una buena política económica. Si alguien tiene sugerencias, estoy ansioso por recibirlas.

No hay nada más social que el libre mercado


(Jueves, 29 Junio 2017)

LIBERTAD.ORG 

No hay nada más social que el libre mercado. Veamos por qué.

El libre mercado y el capitalismo
El libre mercado y el capitalismo tienen una imagen muy negativa en muchas sociedades. Son vistos como sistemas avaros, individualistas, egocéntricos, carentes de humanidad y de sentimientos. Por el contrario, el estatismo es visto como algo positivo, solidario, generoso, desinteresado.

Sin embargo hay pocas cosas cuya percepción esté tan desajustada con la realidad.

Pese a esa visión tan negativa, lo cierto es que no hay nada más social que el capitalismo y el libre mercado.

El libre mercado
El libre mercado no puede darse en la soledad, requiere de la participación de otros seres humanos, pero no de cualquier tipo de participación, sino de la participación voluntaria de personas que deciden intercambiar bienes y servicios.

En definitiva, el libre mercado consiste en satisfacer los deseos ajenos ¿acaso hay algo más bello y social?

El estatismo
El estatismo y el socialismo también requieren de la participación de más seres humanos, sin embargo esa participación no es plena, es limitada en el espacio, carece de vocación universal.

El estatismo crea fronteras, aranceles, barreras al intercambio global. Constriñe, limita el alcance de la participación y de la elección humana, las posibilidades de intercambio. Se inclina a la autarquía. Además, la participación humana en el estatismo y el socialismo no se guían por la voluntariedad, sino que impera la coacción.

Asignaturas macroeconómicas pendientes ente el alejamiento de Arce Catacora


(Jueves, 29 Junio 2017)

MAURICIO RÍOS 

Estas son algunas consideraciones preliminares sobre la macroeconomía boliviana ante el alejamiento de Arce Catacora. Como decía Milton Friedman, uno de los más grandes errores es juzgar a las políticas y programas por sus intenciones, en vez de sus resultados.

La economía antes de la primera caída petrolera de 2009

– Se pensó que se estaba implementando un nuevo modelo, pero no tuvo nada de novedoso ralmente. Es la arquetípica Industrialización por Sustitución de Importaciones, economía cepalina de libro, estímulo de demanda agregada (consumo, gasto, endeudaminto y proteccionismo nacionalista, y no ahorro, inversión y apertura) que desde un inicio se sabía que tarde o temprano tendría inevitablemente el mismo final desastroso: una economía sobrendeudada que no genera valor, donde el Estado ha fortalecido su rol de mal asignador de recursos con criterios única y exclusivamente políticos, y que al prescindir de los mecanismos propios del mercado, se ha cometido e inducido a cometer errores generalizados de inversión, cuya correción será muy difícil de calcular.

– Se obligó al conjunto de la población a correr con el mismo riesgo de depender de la cotización típicamente volátil de muy pocos productos de exportación, sacrificando la rentabilidad de aquello que desde lo privado tradicionalmente se producía de manera competitiva, para incrementar los ingresos para el Estado: explotación de recursos naturales.

Capitalismo es trabajar menos para ganar más


(Jueves, 29 Junio 2017)

FERGHANE AZIHARI 

En 1800, había que trabajar, de media, una hora para obtener diez minutos de luz artificial.

Lo genial del capitalismo


(Jueves, 29 Junio 2017)

MIGUEL DE ZUBIRÍA 

Quedó aterrado mi amigo cuando le comenté que el título del primer capítulo de mi libro era: El capitalismo: la mejor sociedad para anhelar, estudiar, trabajar, emprender, ¡vivir y ser feliz!. Como buen amigo mío, su reacción fue espontánea.
“¡Parece una cosa de locos! ¿Cómo puede alguien -supuestamente cuerdo, cosa que dudo- afirmar que el capitalismo es la mejor sociedad para anhelar, estudiar, trabajar, emprender, vivir y ser feliz? Me parece completamente increíble y deschavetado. Acaso en el ‘genial’ capitalismo ¿no hay pobres?, ¿no hay ricos?, ¿multimillonarios?, ¿niños trabajadores?, ¿personas sin acceso a salud, a vivienda, a servicios públicos? ¿No son todas estas colosales injusticias?”.

Con la rara paciencia que me dan los años recientes, me limité a responderle: “Mi estimado Carlos, ¿pobres?, sí los hay. ¿Ricos?, sí los hay. ¿Multimillonarios?, sí los hay. ¿Niños trabajadores?, sí los hay. ¿Personas sin acceso a salud, a vivienda ni a servicios públicos?, sí los hay. Pienso que no son injusticias sino equidades. Y le di a Carlos el borrador de este libro: El genial capitalismo. En buena medida es mi respuesta a sus preguntas, las cuales durante 27 años fueron las mías propias. O no propias, sino las que me enseñaron, pues me enseñaron a odiar el capitalismo. El primero en hacerlo fue mi querido abuelo Papá Memo, con quien leí el aburridísimo Capital. ¿También tú lo odias? Comencemos.

Por mucho, el capitalismo es el mejor sistema social de la historia, ¡económicamente también!
El primero que satisface las necesidades humanas de todos sus habitantes. Antes de él, millones y millones de personas sufrían a diario miedo, hambre, frío nocturno, sed, desnudez… Lo prueba esta sencilla y contundente gráfica:

Recién en 1820, cuando nacía el capitalismo, el 95% de los habitantes urbanos eran pobres o paupérrimos. ¡Qué horror! Hoy sobrevive con menos de dos dólares diarios solo el 5% de la población urbana, una de cada veinte personas. En Bogotá el porcentaje es menos; sus habitantes con necesidades básicas insatisfechas bajaron del 5,2% al 4,2% en 2015; menos de uno de cada veinte con una o más necesidades básicas insatisfechas. En dos siglos, la transformación capitalista fue increíblemente benéfica para todos, ocurrió una silenciosa re-evolución de marca mayor, jamás antes vista ni en la prehistoria ni tampoco en la historia humana.

Por qué es buena la especulación


(Jueves, 22 Junio 2017)

DANIEL LACALLE

Es curioso como se pervierte a veces el lenguaje. Uno de los ejemplos más evidentes es el uso de la palabra especulador. En los medios de comunicación se pueden leer con frecuencia titulares del estilo "¡Freno a los especuladores!" o "La bolsa cae por un ataque especulativo". Irónicamente, la palabra especulador aparece siempre para justificar caídas de las bolsas que no queremos aceptar pero, sorprendentemente, también las subidas de las materias primas. ¿Por qué? Porque es una excusa fácil ante un movimiento que no nos gusta, sea el que sea. Es ridículo pensar que los especuladores aparecen de la nada para bajar las bolsas y enfadar a la señora María o al señor Juan, perjudicados en su inversión, o que surgen para hundirles el bolsillo subiendo el precio del petróleo, el carbón o el café. ¡Vamos!, que los especuladores se esconden en las esquinas para liderar el movimiento de activos financieros que no queremos que sean los que son, dependiendo del momento y el Gobierno que toque.

Que son íncubos demoníacos que nos quieren echar de nuestro paraíso de largo plazo. Que su intención es, sin duda, generar el mal absoluto. Pero lo cierto es que cuando dichos activos se mueven al alza -bolsa- o a la baja -materias primas- nadie se acuerda de los especuladores. Con las bolsas subiendo y la prima de riesgo bajando se les llama inversores inteligentes, que reconocen la solidez de las medidas del Gobierno y la buena marcha del país y sus empresas. A la baja, son piratas que se reúnen en un lugar escondido en Nueva York y "deciden atacar al país"... a menos que el que analice esas subidas bursátiles y mejoras del bono soberano pertenezca a la oposición. Entonces los especuladores también son culpables. ¡Qué bien, qué socorrido!

Así la culpa nunca es nuestra, imposible de identificar, así no se puede defender, y todopoderoso, con lo cual le podemos adjudicar cualidades mágicas. Sin embargo, nada de esto es cierto. O todo es mentira. Los especuladores son esenciales. Un especulador es todo aquel que busca ineficiencias en el corto y medio plazo tratando de obtener una rentabilidad económica de esa oportunidad. Sí, los especuladores son los que compran cuando la bolsa cae de manera agresiva y los que proporcionan liquidez. Cuando analizamos los mercados financieros tendemos a dar por garantizada esa palabra esencial: la liquidez. Pero sin los especuladores que se mueven en distintos periodos de maduración para generar su negocio, las bolsas y los mercados de deuda y financiación serian muchísimo más volátiles y habría muchos periodos largos sin volumen comprador. Cuando compramos o vendemos un activo nunca dudamos que vamos a poder hacerlo rápida y eficientemente. Esa liquidez, que damos por hecha, no es una garantía. Existe porque hay compradores y vendedores en cada momento, en cada segundo, haciendo y deshaciendo operaciones.

Sigue faltando una propuesta de cambio


(Jueves, 22 Junio 2017)

ROBERTO CACHANOSKY

Todo parece indicar que las elecciones de octubre estarán polarizadas entre Cambiemos y el kirchnerismo, al menos en la provincia de Buenos Aires. El grueso de los votantes optarán entre volver al pasado k u optar por Cambiemos para seguir frenando las aspiraciones autoritarias del Cristina Fernández. Diría que el resto de los jugadores pasan a ser actores de reparto y hasta extras en esta película donde no se perciben grandes cambios en el futuro inmediato.

En rigor, en las elecciones de la provincia de Buenos Aires se ve al peronismo dividido en tres: 1) peronismo línea kirchnerista, 2) peronismo línea Massa y 3) peronismo línea Randazzo. Frente a este peronismo fragmentado tenemos a Cambiemos que por ahora parece medir bien y con chances de quedar con el primer puesto en la estratégica provincia de Buenos Aires.

Hay dos diferencias muy marcadas entre Macri y Cristina Fernández, los que polarizan la elección. Cristina Fernández tiene una clara inclinación totalitaria. Ella no cree en la democracia republicana. Considera que el que tiene más votos puede transformarse en déspota de ese país. Usa la democracia para llegar al poder y luego destruir los derechos individuales y la misma democracia. Por otro lado, en materia de política económica es fiel a su ambición de poder. Establece reglas de juego típicas del fascismo o del nazismo. La escases que generan sus políticas económicas la llevan a respetar cada vez menos la propiedad privada porque su única idea es repartir lo que se produce para tener votos cautivos. Si no llegó a niveles de tiranía como la que padecen los venezolanos con Maduro, es porque la gente reaccionó a tiempo y primero usó a Massa para en 2013 frenar la posibilidad de reforma constitucional y reelección de CF. El famoso vamos por todo. Luego la gente usó a Macri para terminar con la era k.

A diferencia del fascismo económico del kirchnerismo, el PRO se caracteriza por no cometer error groseros como el cepo cambiario, controles de precios absurdos y cosas por el estilo, pero tampoco se destaca por liderar reformas estructurales que Argentina necesita desesperadamente para salir de su larga decadencia de 70 años.

¿Otra burbuja en proceso?


(Jueves, 22 Junio 2017)

ÁLVARO VARGAS LLOSA 

El riesgo moral, el dinero fácil y el crédito barato nunca han producido buenos resultados.

La historia está llena de ejemplos de desastres financieros provocados por la manipulación monetaria que se origina en los bancos centrales y luego se expande a otras partes del sistema. Uno podría pensar que la crisis financiera de 2007/8, cuyos efectos no han desaparecido del todo, enseñaría algo a los políticos, los banqueros centrales, las corporaciones, y los consumidores sobre las causas de la contracción de créditos y debacles.

Piénselo nuevamente. Los cuatro bancos centrales más grandes del mundo han inyectado más de $9 billones de dólares en el sistema desde la última crisis financiera y han provocado un mundo de tasas de interés absurdamente bajas e incluso negativas. Los incentivos generados por estas políticas y sus efectos -el riesgo moral, el dinero fácil y el crédito barato- conducirán, en algún momento, al estallido de nuevas burbujas.

¿Cuáles? Nunca es fácil decirlo, pero Estados Unidos ha visto un crecimiento poco saludable del crédito subprime, y del crédito en general, en tres mercados: tarjetas de crédito, créditos vehiculares y créditos estudiantiles. No sería una sorpresa si alguno de estos provoca la siguiente contracción crediticia.

La deuda total de tarjetas de crédito superó la marca de $1 billón por primera vez desde 2009, los préstamos estudiantiles ascienden ahora a un total de $1,4 billones y los créditos vehiculares no están lejos de $1,2 billones- una cantidad que empequeñece el pico anterior a la crisis financiera.

En los últimos cinco años, las empresas estadounidenses han emitido más de $7 billones de nueva deuda, mostrando que los incentivos creados por estas tasas de interés perversamente bajas van más allá de los mercados mencionados anteriormente.

Lula, el saldo moral del populismo


(Jueves, 15 Junio 2017)

ÁLVARO VARGAS LLOSA

No hay nada más fácil, en política, que enviar al infierno a un político de derecha (real o percibido) sobre cuya cabeza revolotean denuncias de corrupción. En cambio, una dispensa moral nimba la cabeza de los políticos de izquierda (reales o autodefinidos) acusados de lo mismo.

Acaba de revelarse la enésima información que implica a Lula da Silva, el mítico ex Presidente brasileño, esta vez por filtraciones a la prensa de la declaración judicial del ex jefazo de Odebrecht en el marco de la causa conocida como “Lava Jato”. Desde la cárcel, Marcelo Odebrecht afirma haber pagado el equivalente a varios millones de dólares a Lula y a su partido. ¿Dónde está la indignación moral de la izquierda latinoamericana, estadounidense y europea que convirtió a ese mismo líder en el “más popular del mundo” en la primera década del siglo 21?

No sólo no hay tal cosa, sino que todavía se tiene, en círculos de izquierda, la expectativa de que Lula vuelva al poder tras las próximas elecciones y se cobre la venganza por el “golpe” contra Dilma Rousseff, bajo la cual, tanto como Presidenta de Petrobas como en su condición, luego, de jefa de Estado, se produjo gran parte de la podredumbre del caso citado.

Ser un ex tornero, ex sindicalista y ex pobre de Pernambuco es una credencial gloriosa si lo que de allí surge es un hombre hecho a sí mismo en los valores del esfuerzo y el logro bien habido, y el susodicho se transforma por eso mismo en referencia pública. Pero si esos orígenes sirven, después de una primera etapa meritoria y exitosa, como coartada para perpetuar las peores costumbres de la vida republicana latinoamericana, pierden todo valor de referencia.

La corrupción del llamado “lulapetismo” tiene un doble ángulo. Uno es el ideológico: esa inmoral confusión de intereses privados e intereses públicos que entraña en sí mismo el sistema populista, en el que se concentra más poder del necesario (y por tanto se debilitan los contrapesos) y en el que se adormece la conciencia productiva de la sociedad con el arrullo del dinero del Estado o del dinero privado que el Estado dirige hacia fines políticos. El otro ángulo es el estrictamente individual y tiene que ver con el uso del poder como vehículo de enriquecimiento personal (a veces como vehículo de ascenso social, algo muy visible en lo que se conoce como la “boliburguesía” en Venezuela).

¿Quién dijo que había algo de justo en el comercio?


(Jueves, 15 Junio 2017)

DANIEL PERSON 

Donald Trump ha enfatizado varias veces su preferencia por el “comercio justo” mientras siembra dudas sobre el atractivo del “libre comercio”. En su discurso frente a una sesión conjunta del Congreso el 27 de febrero, el presidente dijo: “Creo firmemente en el libre comercio, pero también tiene que ser justo. Ha pasado mucho tiempo desde que teníamos un comercio justo”.

Esto puede ser novedad para la Casa Blanca, pero el mundo nunca ha experimentado un ambiente de comercio que sea enteramente justo. Es más, un país no necesita preocuparse por lo que otras naciones están haciendo para experimentar con el libre comercio, todo lo que necesita hacer es mantener sus fronteras abiertas a las importaciones.

Primero, la injusticia. Generalmente se acepta que la vida misma es injusta. Por lo tanto, no debería sorprender que el comercio mundial sea injusto. Las industrias manufactureras y los trabajadores que se enfrentan a la competencia con las importaciones no verán la situación como justa. De igual forma sucederá con las empresas exportadoras que están lidiando con las restricciones a las importaciones impuestas por otros países. La justicia y la injusticia son algo que en gran medida está en el ojo de quien mira.

EE.UU. ha lidiado con injusticias comerciales desde su más temprana historia. Los Actos de Navegación, impuestos por el gobierno inglés, requerían que todas las importaciones provinieran de Inglaterra. El té indio o el vino francés podían entrar en las colonias norteamericanas tan solo después de pasar por las aduanas inglesas. No es sorprendente que muchos colonos encontraran esta política tanto costosa como injusta.

Estos últimos años hemos presenciado una abundancia de injusticias en el comercio global. Japón se ha valido de regulaciones para desalentar las importaciones de automóviles. La Unión Europea ha aplicado estándares de seguridad alimenticia, que no están basados en la ciencia, para excluir al maíz genéticamente modificado. China ha utilizado la planificación industrial y los subsidios para alentar el crecimiento de su industria metalúrgica, derivando en exportaciones masivas. EE.UU. ha impuesto 388 medidas de antidumping u obligaciones compensatorias (AD/CVD, por sus siglas en inglés) para restringir las importaciones de productos que el Departamento de Comercio consideró que se habían comerciado de manera injusta. Y las restricciones AD/CVD en sí son percibidas como injustas por aquellos que pagan sus costos.

Impuestos y la calidad de vida


(Jueves, 15 Junio 2017)

IVÁN ARIAS 

En los últimos meses varios analistas han llamado la atención sobre el tema tributario-impositivo y su impacto en la economía de las personas como de las arcas del Estado. Día a día, más de 400 mil personas tributan sobre una población de más de 10 millones de habitantes, los ciudadanos se preguntan si las cargas impositivas que aportan al Estado, sea individual o empresarialmente, son cargas justas, están bien administradas y si retornan mediante beneficios que mejoren la situación social y económica de los bolivianos.

Sobre este tema, la Fundación Vicente Pazos Kanki, en su serie de coloquios “Hacia el bien común”, invitó al director de INASET, Enrique Vleasco Reckling, con la ponencia “Reforma tributaria para una transformación productiva con empleo digno y equidad”.

Con cifras contundentes, Velasco demuestra que en el periodo del Estado Plurinacional la presión tributaria que, en 2005 era de 10%, subió imparable hasta llegar al 25% del PIB en 2015, casi nueve puntos porcentuales más que el promedio que se registra en América Latina. De esta manera, Bolivia tiene la mayor tasa de crecimiento de la presión fiscal respecto a los PIB de América Latina, sólo es superada por Brasil y Argentina.

Sin embargo, mientras en esos países la presión tributaria tiene un impacto medible en la reducción de la desigualdad, en el Estado Plurinacional la presión tributaria no mejora la equidad ni reduce el índice de Gini.

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook