Buscar en nuestras publicaciones:

Economía



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

La confrontación Trump - China


(Miércoles, 25 Enero 2017)

ALBERTO BENEGAS LYNCH 

Después de más de trescientos años desde Adam Smith se siguen suscribiendo los anacrónicos postulados del mercantilismo de los siglos XVI y XVII. No se trata de un caso especial sino de una visión generalizada solo que hoy en lugar de mercantilismo se denomina nacionalismo, populismo o proteccionismo.

Todavía no hemos comprendido que comprar barato y de mejor calidad es preferible a comprar caro y de peor factura. Todo arancel implica mayor erogación por unidad de producto, lo cual, a su turno se traduce en una menor posibilidad de adquirir productos, es decir, en la reducción en el nivel de vida de los consumidores locales puesto que la lista de los bienes disponibles se contrae.

Pero lo increíble del asunto es que se sigue machacando con frases como que si se compra todo del exterior se destruirá la producción dentro de las fronteras sin percatarse que, igual que cada uno de nosotros, si no vendemos no podemos comprar. La importación depende de la exportación y viceversa, para lo cual es indispensable contar con un tipo de cambio libre.

La economía de mercado es una economía de precios


(Martes, 24 Enero 2017)

ARMANDO MÉNDEZ 

Milton Friedman, Premio Nóbel de economía 1976, fue profesor en la Universidad de Chicago de la materia que hoy se denomina Microeconomía. El la daba bajo el denominativo de Teoría de Precios y que dio lugar a su libro con el mismo nombre. Para Friedman lo fundamental de una economía de mercado y de su éxito estriba en el comportamiento libre y competitivo de los precios, porque cumplen tres funciones esenciales y que son la función de información, de asignación y de distribución.

¿Quieres paz? Promueve el libre comercio


(Martes, 24 Enero 2017)

JULIAN ADORNEY 

Es sabido que Frédéric Bastiat sostuvo que “si los bienes no cruzan las fronteras, lo harán los soldados”.

Bastiat argumentó que el libre comercio entre los países podría reducir el conflicto internacional, porque el comercio forja conexiones entre las naciones y da a cada país un incentivo para evitar la guerra con sus socios comerciales. Si cada nación fuera una isla económica, la falta de interacción positiva creada por el comercio podría dejar más espacio para el conflicto. Doscientos años después de Bastiat, los liberales toman esta idea como un evangelio. Por desgracia, no todo el mundo lo hace. 

Proteccionismo y guerra

¿Por qué el proteccionismo conduce a conflictos, y por qué el libre comercio ayuda a prevenirlos? Las respuestas, aunque bien conocidas por los liberales clásicos, son dignas de ser mencionadas.

En primer lugar, el comercio genera buena voluntad internacional. Si los hombres de negocios chinos y estadounidenses negocian de forma regular, ambas partes se benefician. Y el beneficio mutuo dispone a la gente a buscar lo bueno en los demás. El intercambio de mercancías también promueve un intercambio de culturas. Durante décadas, los estadounidenses vieron a China como un país misterioso con valores extraños, incluso hostiles. Pero en el siglo 21, el comercio entre éstas naciones ha incrementado notablemente, y ambos países se conocen un poco mejor ahora. Los adolescentes propietarios de iPods en China son como los adolescentes estadounidenses, por ejemplo. No son terriblemente misteriosos. Del mismo modo, los chinos ahora entienden la democracia y el consumismo americano más de lo que alguna vez lo hicieron. Los países tal vez no encuentren superposición de todos los valores de cada uno, pero el comercio nos ha ayudado por lo menos a entendernos el uno al otro.

¿Nos hará pobres la automatización?


(Martes, 24 Enero 2017)

AARON BAILEY 

La automatización se ha convertido en una enorme preocupación en años recientes. Al hacerse cada vez más sofisticados los algoritmos informáticos, las máquinas están siendo cada vez más capaces de llevar a cabo trabajos que dan de comer a muchas personas.

Los automóviles sin conductor han sido probados en nuestras carreteras durante años. Aunque todavía no están disponibles comercialmente, acabarán estándolo. Una vez ocurra esto, reemplazarán a los taxistas, así como a gente actualmente contratada por empresas de compartición de automóviles, como Uber y Lyft. Después de todo, si los empresarios pudieran eliminar el coste de pagar a los conductores, podrían proporcionar sus servicios mucho más baratos y seguir manteniendo una mayor ganancia. Los vehículos automatizados también reemplazarán a los conductores de cargas comerciales.

Ese no es el único ámbito en el que la automatización podría cambiar el mercado laboral. Ya hemos visto la aparición de cajas de autoservicio un en grandes cadenas. Incluso los restaurantes de comida rápida están siguiendo la tendencia. McDonald’s actualmente tiene quioscos en diversos lugares, que permiten que los clientes pueden pedir y recibir su comida sin ninguna interacción humana. Carl’s Jr. y Hardees están también tratando de probar quioscos en algunos lugares.

Una movida peligrosa


(Miércoles, 18 Enero 2017)

EDUARDO BOWLES 

Ha causado revuelo el anuncio del Gobierno de echar mano a los ahorros de los futuros jubilados administrados por las AFP, para destinarlos a créditos a favor de los productores agropecuarios duramente azotados por la sequía más intensa de los últimos 25 años.

Lo que se ve y lo que no se ve


(Martes, 17 Enero 2017)

FRÉDERIC BASTIAT

Introducción

En la esfera económica, un acto, una costumbre, una institución, una ley no engendran un solo efecto, sino una serie de ellos.

Trumponomics y ¿guerra comercial?


(Martes, 17 Enero 2017)

DANIEL LACALLE 

“Here comes the feeling, here comes that same old feeling” John Wetton

A medida que se van desvelando los detalles de la política del próximo presidente de Estados Unidos empiezan a aparecer análisis interesantes.

No existe la maldición de los recursos naturales


(Martes, 17 Enero 2017)

IAN VÁSQUEZ 

Es innegable que muchos países ricos en recursos naturales paradójicamente se mantienen en la pobreza o se empobrecen todavía más. Venezuela es un caso clásico de esta “maldición de los recursos naturales”. El país petrolero es hoy día mucho más pobre de lo que era en los años setenta cuando era el más próspero de América Latina.

Es por los numerosos ejemplos como el venezolano que los economistas y otros expertos empezaron a considerar que la riqueza natural representaba una especie de trampa al desarrollo. Según esa visión, la sobredependencia en la exportación de materias primas distorsiona los precios de bienes y servicios en la economía local, y la expone a una alta volatilidad en la economía global. En el Perú y otros países, el relato de que la riqueza en recursos naturales condena a las naciones al subdesarrollo respalda la agenda de ciertos líderes políticos que se oponen a la inversión privada en la explotación de recursos y que proponen cerrar proyectos mineros enteros.

La realidad, felizmente, está desmintiendo la teoría de la maldición y desacreditando la agenda anticrecimiento que muchas veces surge de ella. Un estudio nuevo del economista ruso Peter Kaznacheev recoge la experiencia mundial para llegar a una conclusión alentadora: la riqueza de recursos naturales influye en el desarrollo económico, pero son las políticas y las instituciones las que determinan si un país avanza o no. Es así que numerosos países prósperos como Australia o Noruega también son países ricos en recursos naturales. O que países como Chile hayan logrado evadir la mal llamada maldición y se hayan desarrollado.

Diez leyes fundamentales de la economía


(Martes, 27 Diciembre 2016)

ANTONY P. MULLER 

En medio de tantas mentiras económicas que se repiten aparentemente sin fin, puede ser útil volver sobre algunas de las leyes más básicas de la economía. He aquí diez de ellas que merecen repetirse una y otra vez.

1. La producción precede al consumo
Aunque es evidente que para consumir algo debe existir primero, nos rodea la idea de estimular el consumo para expandir la producción. Sin embargo, los bienes de consumo no caen del cielo. Están al final de una larga cadena de procesos entremezclados de producción llamada la “estructura de producción”. Incluso la fabricación de un producto aparentemente sencillo como un lápiz, por ejemplo, requiere una red intrincada de procesos de producción que se extiende muy atrás en el tiempo y abarca países y continentes.

2. El consumo es el objetivo final de la producción
El consumo es el objetivo de la actividad económica y la producción es su medio. Los defensores del pleno empleo violan esta idea evidente. Los programas de empleo transforman la propia producción en el objetivo. La valoración de los bienes de consumo por los consumidores determina el valor de los bienes de producción. El consumo actual deriva del proceso de producción que se extiende hacia el pasado, pero el valor de esta estructura de producción depende del estado actual de la valoración por los consumidores y del estado futuro esperado. Por tanto, los consumidores son los poseedores finales de hecho del aparato de producción en una economía capitalista.

3. La producción tiene costes
No existen los almuerzos gratis. Conseguir algo aparentemente gratis solo significa que alguna otra persona lo paga. Detrás de todos los cheques de ayuda social y de cada beca de investigación está el dinero de impuestos de gente real. Aunque los contribuyentes creen que el gobierno confisca en parte de su renta personal, no saben a quién va este dinero en; y aunque los receptores de los pastos públicos de que el gobierno un mes entregar el dinero, no sabe a quién le ha quitado el gobierno dicho dinero.

No rescaten a la banca italiana


(Martes, 27 Diciembre 2016)

JUAN RAMÓN RALLO

La banca es uno de los sectores más privilegiados

Sobre la responsabilidad de la empresa


(Martes, 27 Diciembre 2016)

JAVIER PAZ

¿Cuál es la responsabilidad de una empresa? Sencillamente generar las mayores utilidades posibles de manera sustentable y ética ¿Y cuál debe ser el comportamiento ético de la empresa? Una empresa que se comporta éticamente debe: 1) Generar dinero a los propietarios. Una empresa que genera dinero genera más empleos y da mayor estabilidad laboral, además de permitir futuras inversiones. 2) Cumplir sus obligaciones laborales, pagando los salarios acordados en los tiempos acordados y procurando un ambiente adecuado y seguro de trabajo. 3) Informar verazmente a sus clientes sobre los productos que vende, no mentir.

Más Atlas, menos saqueadores


(Martes, 27 Diciembre 2016)

VÍCTOR PAVÓN 

Retirar la máscara con la que se tapan los saqueadores de riqueza, entre los que están los políticos profesionales y populistas, no es una tarea fácil porque es tan fuerte la propaganda de aquellos como tan grande es la masa dispuesta a seguirles que, a sus opositores, enseguida se les cataloga de “derechista”, “neoliberal”, “insensible social”, “soberbio” u otros epítetos.

Y son muchas las máscaras de las que hacen gala para proceder al encanto de sus engaños. La izquierda marxista, por ejemplo, predica que la miseria del obrero y del trabajador tiene su causa en la riqueza del empresario, de aquellos que más tienen, proponiendo la redistribución de la riqueza mediante actos confiscatorios a la propiedad y a la libertad con niveles de implementación que, como se sabe, los regímenes dictatoriales de Cuba y Venezuela ocupan los primeros lugares.

A los autodenominados "intelectuales" de izquierda no les interesa que sus ideas se apliquen con violencia sobre los más débiles y desposeídos. Lo importante es la revolución. Siempre y cuando sigan disfrutando de las bondades del capitalismo y mientras sigan bebiendo whisky escocés, pasearse en los shoppings y viajar cómodamente en aviones a dar conferencias para despotricar contra el "imperialismo" —ni se sonrojan cuando se refieren al recientemente fallecido Fidel Castro como un gran líder “progresista”, destacado “revolucionario” que todo latino americano debe emular.

Las políticas aplicadas por esa clase de ideas son abundantes y, sin embargo, han devastado a poblaciones enteras dejándolas sumidas en la corrupción y la escasez. La pregunta que deberíamos hacernos es por qué sigue sucediendo esto, pese a las pruebas irrefutables de que cuanta más libertad económica y gobierno limitado existan en los países, la tendencia será el progreso en todas sus variables, como en efecto lo demuestra el Informe Anual de Libertad del Instituto Cato y el Instituto Fraser, publicado tres meses atrás.

Trump, China y la trampa de Tucídices


(Martes, 27 Diciembre 2016)

CARLOS ALBERTO MONTANER

Me parece bien que el presidente electo Donald Trump le respondiera la llamada a Tsai Ing-wen, presidenta de Taiwán. Lo cortés no quita lo prudente. Se trata de una mujer educada e inteligente. Taiwán, pese a todo, es una isla aliada de Washington con la que existen vínculos históricos muy fuertes en el orden económico y militar.

En realidad, ese gesto de cortesía no pone en peligro la política de “Una China” proclamada desde tiempos de Jimmy Carter. El presidente de Estados Unidos tiene derecho a hablar con quien desee y la diplomacia China no debiera ser tan quisquillosa y sensible por asuntos simbólicos.

No obstante, resulta mucho más peligroso amenazar a ese país con sanciones económicas y tarifas arancelarias debido a la balanza comercial favorable que China posee con relación a Estados Unidos, como si las transacciones comerciales arrojaran una suma-cero en las que uno gana todo lo que el otro pierde. Francamente, yo pensaba que Donald Trump tenía una mejor comprensión de los fenómenos económicos.

A Estados Unidos, en números grandes, no le perjudica contar con una enorme fábrica en el Pacífico que les suministra bienes a los consumidores norteamericanos, entre un 30 y un 40% más baratos que si fueran productos equivalentes fabricados en Estados Unidos, a cambio de un papel moneda totalmente hegemónico que no tiene otro respaldo que el inmenso prestigio del país emisor.

Las razones que nos impiden salir de la pobreza están en nosotros mismos


(Martes, 27 Diciembre 2016)

MARÍA MARTY 

Per Bylund, pensador libertario, escribió en uno de sus tweets “¿Qué causa la pobreza? Nada. Es el estado original, el punto de partida. La verdadera pregunta es: ¿Qué causa la prosperidad?” (Bylund se refiere al estado original de la humanidad en su conjunto y no a individuos particulares).

Viajemos a la edad de piedra. Los hombres entonces no tenían más que lo que la naturaleza les podía ofrecer: agua, frutos, animales para cazar, piedras con que hacer fuego, cuevas donde cubrirse. Comparemos ese escenario con la actualidad. Sea quien fuera que esté leyendo esta columna tiene un teléfono o computadora donde leerlo, tiene una casa donde dormir, un medio de transporte a mano para trasladarse, medicinas con que curarse, ropa con la que abrigarse. Si miramos un poco más allá, vemos aviones, drones, cohetes y edificios inteligentes.

Nada de todo esto brotó de un árbol. Todo fue creado por individuos que se dieron cuenta de que si deseaban sobrevivir y obtener una vida plena, debían pensar y actuar. Y que si, por el contrario, se quedaban con su mente en blanco, paralizados, esperando echar raices para absorver la vida de la tierra y del sol, morirían.

En pensar y actuar y en esa búsqueda por sobrevivir y vivir plenamente se basa la creación de toda riqueza. La prosperidad no se logra por ningún defecto ni debilidad. Se logra gracias a las virtudes humanas y por uno de los sentimientos más nobles: el amor a la vida.

¿Tiene asegurada su vida alguien que piensa y actúa? No, ni siquiera. Puede equivocarse tanto al razonar como al actuar. Puede carecer de información clave para tomar una buena decisión. Puede evaluar incorrectamente la misma. Puede ofrecer algo en el mercado que la gente no desee. Puede dar un paso en falso. Puede fallar centenares de veces. Sobrevivir es un desafío y vivir plenamente es un logro fenomenal.

El verso de la brecha del ingreso


(Martes, 20 Diciembre 2016)

ROBERTO CACHANOSKY 

De acuerdo a los datos publicados por el INDEC la pobreza alcanza al 32,2% de los habitantes,

Si Chile está prosperando ¿por qué está floreciendo el socialismo?


(Martes, 20 Diciembre 2016)

MARIAN TUPY 

En mayo, escribí acerca del desgarrador declive de Venezuela desde la prosperidad relativa hacia la destitución socialista.

Petróleo boliviano a 80 $us el barril


(Martes, 20 Diciembre 2016)

CARLOS MIRANDA

Lo siento estimado lector, el título de este trabajo no es para anunciar ni predecir que el precio del petróleo llegará a 100 dólares por barril, sino para informarle que a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) le está costando 80 dólares descubrir un barril de petróleo.

Melquiades y el aterrizaje económico


(Martes, 20 Diciembre 2016)

HUGO SILES 

Cuando el azul piloto de la economía boliviana anunció en el Presupuesto del Estado Plurinacional que en 2017 la economía de los andes volaría a una tasa de crecimiento del PIB de 4,8% y que la inflación estaría en torno al 5,03%, Melquiades, el plateado y barbado economista, advirtió que la gestión económica en 2016 se caracterizó por el aterrizaje económico, la estabilidad de precios vía crecimiento de la deuda pública y la caída de las reservas internacionales netas y que el descenso persistiría en 2017.

¿ Qué haría si fuera ministro de economía?


(Martes, 13 Diciembre 2016)

ADRIÁN RAVIER 

Hace algunos años que ofrezco en un blog y en la prensa mis reflexiones acerca de la política económica que los gobiernos vienen ofreciendo. En general, he sido crítico de cada política económica aplicada, y descreo que esto pueda cambiar en el futuro.

Frecuentemente mis interlocutores me cuestionan qué haría yo si fuera el responsable de decidir la política económica de un país, pero la respuesta no es simple. Me tomo aquí este espacio para reflexionar sobre este problema.

En primer lugar, me presentaría ante los medios para aclarar que no soy un salvador, y exclamaría con humildad que la economía no puede depender de un solo hombre que lo planifique todo. En lugar de un ingeniero, el Ministro de Economía debiera pretender ser un jardinero, creando el contexto adecuado para que la economía se desarrolle.

En segundo lugar, aclararía a la opinión pública que la economía somos todos los que participamos en ella, y que ésta sólo se desarrolla o deja de desarrollarse a partir del trabajo, el comercio y la generación de riqueza que cada individuo pueda crear.

En tercer lugar, indicaré que es por ello que “las instituciones importan”, porque son estas “reglas de juego” las que ofrecen incentivos o des-incentivos al trabajo, al comercio y a la generación de riqueza.

La falacia del consumo y la producción


(Martes, 13 Diciembre 2016)

IVÁN CARRINO 

Chuck Noland está solo en la isla. Pasaron varios días desde el accidente que lo llevó hasta ahí y ya comprobó que se trata de una isla desierta, donde su único compañero es “Wilson”, una pelota con una cara dibujada a la que le habla para no sentirse tan solo.

En la película protagonizada por Tom Hanks, Noland es empleado de la empresa internacional FedEx hasta que el avión que lo traslada tiene un accidente y termina despertando en una isla en medio del Océano Pacífico. Frente a esta situación, el náufrago debe aprender a sobrevivir en condiciones adversas, enfrentando las inclemencias del clima. Además, tiene que rebuscárselas para obtener alimento y otros elementos que le permitan guarecerse del frío de la noche y el calor del día.

El año de su estreno, “El Náufrago” recaudó U$S 430 millones y fue un éxito comercial, solo superada por la mítica “Gladiador” y “Misión Imposible II”. Sin embargo, al margen de su éxito de taquilla, la película también ofrece una lección básica de economía que muchos analistas y políticos olvidan a la hora de lanzar propuestas.

La lección de economía de nuestro náufrago es que para consumir, primero hay que producir.

En la isla desierta, Chuck Noland busca satisfacer su necesidad de alimento, para lo cual debe aprender a pescar. Si no pesca, entonces no habrá producido nada, y el resultado es que no tendrá nada para consumir.

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook