Buscar en nuestras publicaciones:

Análisis



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

Cuba en cifras antes de la revolución


(Martes, 29 Noviembre 2016)

GLORIA ÁLVAREZ

Cuba de miserable no tenía nada en los 50s ni antes. Quien la compare con la miseria de Guatemala, Haití o Somalia en los 50s, es porque no conoce nada de la historia de este grandioso país. Cuba tuvo electricidad, estaciones de radio, rayos X y voto para la mujer antes que cualquier país de América Latina.

1. Cuba fue el tercer país más rico de América, con la tercera capital más moderna del mundo, sexto más alto ingreso per cápita en el mundo, país más rico que Italia, España, Japón, Austria y Portugal (Antes del socialismo) . En 1956, la ONU reconoce a Cuba como el segundo país en América Latina con las tasas más bajas de analfabetismo (sólo el 23,6%). Tasas de Haití fue 90%; y España, El Salvador, Bolivia, Venezuela, Brasil, Perú, Guatemala y la República Dominicana 50%.

2. En 1957, la ONU reconoce a Cuba como el mejor país de América Latina en número de médicos per cápita (1 por cada 957 habitantes), con el mayor porcentaje de hogares con electricidad, a continuación de Uruguay y con el mayor número de calorías (2870) ingerida por habitante.

3. El primer hotel que tiene aire acondicionado central en todo el mundo fue construido en La Habana: el Hotel Riviera en 1951.

4. La primera nación en América Latina y el tercero en el mundo (por detrás de Gran Bretaña y los EE.UU.), en tener un ferrocarril fue Cuba, en 1837.

5 . La primera instalación, a nivel mundial, de una industria eléctrica con alimentación fue en La Habana en 1877.

Para los cubanos la larga espera ha terminado


(Martes, 29 Noviembre 2016)

MARY ANASTASIA O'GRADY 

En un viaje a Cuba a finales de los años 90 conocí a un joven que trataba de ganar dinero en moneda extranjera como guía en la Vieja Habana.

Cuba: anatomía del terror


(Martes, 29 Noviembre 2016)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

Carta abierta a la izquierda


(Martes, 29 Noviembre 2016)

AXEL KAISER 

Estimados amigos de izquierda:

Muchos de ustedes han sentido un profundo pesar por la muerte de Fidel Castro. Entre los afectados se encuentra incluso nuestra Presidenta, quien lo ha calificado como "un líder por la dignidad y la justicia social en Cuba y América Latina". A los que se identifican con esa visión quisiera invitarlos amistosamente a reflexionar sobre lo que representa el personaje que admiran. Para ello voy a comenzar recordándoles lo que el mismo Castro dijo alguna vez sobre la ideología marxista que luego abrazaría: "El comunismo -dijo en 1959- es una dictadura de clase, y yo he luchado toda mi vida contra las dictaduras. Por eso no soy comunista. El comunismo predica el odio de clases, la lucha de clases, y yo estoy contra de eso. No se puede confiar en los comunistas".

Como ustedes bien saben, Castro tenía razón: el comunismo predica el odio y el genocidio físico de un grupo humano para instalar una dictadura encabezada por otro. Bien diría el Che Guevara describiendo al revolucionario ideal: "El odio como factor de lucha ... que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar". El mismo Guevara escribiría en una carta a su padre: "tengo que confesarte, papá, que en este momento descubrí que realmente me gusta matar". ¿Es eso lo que ustedes sienten y promueven; desprecio por la vida de otros seres humanos al punto de querer exterminarlos? ¿Piensan en serio que la filosofía del odio que llama a matar fríamente a otros es la forma de hacer justicia social y defender la dignidad de las personas? En alguna época, el mismo Castro, si le creemos, pensaba que ese no era el camino. ¿Y qué pasó, estimados amigos, cuando Fidel abrazó el comunismo y se convirtió en el líder que alaban? Pues justo lo que él mismo advirtió: dictadura de clases y violencia sistemática.

La Historia no lo absolverá


(Lunes, 28 Noviembre 2016)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

Fidel Castro ha muerto. ¿Qué leyenda de 10 palabras hay que poner en su lápida? "Aquí yacen los restos de un infatigable revolucionario-internacionalista nacido en Cuba". Me niego a repetir los detalles conocidos de su biografía. Pueden leerse en cualquier parte. Me parece más interesante responder cuatro preguntas clave.

¿Qué rasgos psicológicos dieron forma y sentido a su vida, motivando su conducta de conquistador revolucionario, cruce caribeño entre Napoleón y Lenin?

Era inteligente, pero más estratega que teórico. Más hombre de acción que de pensamiento. Quería acabar con el colonialismo y con las democracias, sustituyéndolas por dictaduras estalinistas. Fue perseverante. Voluntarioso. Audaz. Bien informado. Memorioso. Intolerante. Inflexible. Mesiánico. Paranoide. Violento. Manipulador. Competitivo al extremo de convertir el enfrentamiento con Estados Unidos en su leitmotiv. Narcisista, lo que incluye histrionismo, falta total de empatía, elementos paranoides, mendacidad, grandiosidad, locuacidad incontenible, incapacidad para admitir errores o aceptar frustraciones, junto a una necesidad patológica de ser admirado, temido o respetado, expresiones de la pleitesía transformadas en alimentos de los que se nutría su insaciable ego. Padecía, además, de una fatal y absoluta arrogancia. Lo sabía todo sobre todo. Prescribía y proscribía a su antojo. Impulsaba las más delirantes iniciativas, desde el desarrollo de vacas enanas caseras hasta la siembra abrumadora de moringa, un milagroso vegetal. Era un cubano extraordinariamente emprendedor. El único permitido en el país.

¿Cómo era el mundo en que se formó?

Revolución y violencia en estado puro. Fidel creció en un universo convulso, estremecido por el internacionalismo, que no tomaba en cuenta las instituciones ni la ley. Su infancia (n. 1926) tuvo como telón de fondo las bombas, la represión y la caída del dictador cubano Gerardo Machado (1933). Poco después le llegaron los ecos de la guerra civil española (1936-1939), episodio que sacudió a los cubanos, especialmente a alguien, como él, hijo de gallego. La adolescencia, internado en un colegio jesuita dirigido por curas españoles, fue paralela a la Segunda Guerra (1940-1945). El joven Fidel, buen atleta, buen estudiante, seguía ilusionado en un mapa europeo las victorias alemanas. El universitario (1945-1950) vivió y participó en las luchas a tiros de los pistoleros habaneros.

Fidel Castro


(Lunes, 28 Noviembre 2016)

ESPERANZA AGUIRR

De manera incomprensible, la muerte de Fidel no sólo no concita una opinión unánime de rechazo a un sátrapa siniestro, sino que tenemos que escuchar muchas palabras de alabanza de su figura y su trayectoria.

En 1958 el PIB per cápita de Cuba era de 356 dólares, mientras que el de España era de 180. En 2014 el PIB per cápita cubano era de poco más de 5.000 dólares y el español era de 29.000. En estos años España ha multiplicado por 160 la riqueza que produce por habitante, mientras que Cuba lo ha hecho sólo por 14. España ha conseguido ese resultado con un marco económico y jurídico liberal y capitalista, y Cuba con una dictadura comunista que ha aplicado hasta sus últimas consecuencias los principios del socialismo real.

La diferencia de resultados es tan abismal que no merece la pena perder el tiempo en glosar esos datos tan fríos como elocuentes.

Pero, a pesar de la contundencia de las cifras, los irredentos partidarios del comunismo como vía para alcanzar el paraíso en la Tierra todavía arguyen, para salvar su devoción comunista, que en Cuba la enseñanza y la medicina son modélicas.

Es verdad que en la Cuba de hoy está erradicado el analfabetismo, pero hay que saber que en 1958 Cuba era, con un 18% de analfabetos, uno de los países mejor alfabetizados de Hispanoamérica. Para comparar, España tenía entonces un 11%.

El legado de Obama


(Martes, 22 Noviembre 2016)

IÁN VÁSQUEZ 

Barack Obama estuvo en Lima días pasados, por lo que es oportuno, al final de su presidencia, repasar su legado. Tras la elección de Donald Trump, se ha vuelto más evidente que lo negativo pesa más en el balance, pues Obama concentró aun más poderes en el Ejecutivo que su antecesor George Bush, y que ahora entregará a su sucesor.

Obama siempre será recordado como el primer presidente estadounidense afroamericano, símbolo del progreso social y de la grandeza de un país que superó una barrera histórica más. Esperamos que esto abra las puertas a que futuros presidentes de diversas etnias y hasta mujeres puedan ocupar la Casa Blanca con mayor facilidad.

Fue elegido al prometer esperanza y cambio –el lema de su campaña– y que uniría un pueblo y un sistema político altamente divididos por las políticas que llevaron al país a guerras, una crisis económica y abusos de poder que un creciente número de estadounidenses vieron con desdén. Prometió también reducir la influencia de grupos de presión en Washington.

Durante su presidencia, sin embargo, Obama logró lo opuesto, como lo evidencia la aguda polarización política actual. Incrementó el gasto público en respuesta a la crisis económica y generó los déficits fiscales más grandes en cuatro décadas. Se debatirá la eficacia de tales políticas por largo tiempo, pero la recuperación económica fue históricamente lenta y vino a un costo elevado: la deuda pública se disparó en casi 50% y está por superar el 100% del PBI. En el camino, la fiesta fiscal de Washington fortaleció a los grupos de presión y el capitalismo de compadrazgo, pues mucho gasto favoreció a los políticamente conectados.

Los conversos conversan en Miami


(Martes, 22 Noviembre 2016)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

La Feria del Libro de Miami se ha convertido en una actividad muy importante en español e inglés. La cobija el Miami Dade College (MDC), una de las universidades norteamericanas que más hispanos educa en el mundo y la mayor de Estados Unidos. De los 165,000 estudiantes que posee, las tres cuartas partes son “latinos”, casi todos escapados o descendientes de los diferentes naufragios latinoamericanos.

El MDC también se ocupa del cine por medio del Miami Film Festival, y de la escena y la representación por el Festival Internacional de Teatro Hispano. Es una institución práctica que forma profesionales, pero también que fortalece y rescata diversas expresiones culturales propias de las élites, algo absolutamente necesario en una ciudad bilingüe y bicultural como no hay otra en Estados Unidos.

No es verdad la amarga ironía de que “Miami es la ciudad latinoamericana más cercana a Estados Unidos”. O que se trata de “un sitio en el que se vive en español y se cobra en inglés”. Miami es una forma enriquecida y plural de ser estadounidense. Es tanto el peso del MDC, y ha hecho tanto por integrar a las minorías en el mainstream norteamericano, que el presidente Barack Obama, ya con un pie en el estribo, acaba de otorgarle la Medalla de la Libertad al rector Eduardo Padrón. Lo ha premiado por demostrar que la diversidad y la variedad son perfectamente compatibles con el carácter norteamericano. Magnífico.

Los tramposos del carbono: un poco de ciencia contra los excesos demagógicos


(Martes, 22 Noviembre 2016)

MIGUEL DEL PINO 

En algo tan sencillo como el ciclo del elemento químico Carbono, se encuentran las claves para comprender el complejo fenómeno del efecto invernadero

Donald Trump y la crisis venezolana


(Miércoles, 16 Noviembre 2016)

MARÍA CORINA MACHADO

Quisiera de entrada aclarar lo siguiente: los venezolanos somos los principales responsables de la situación que enfrentamos, y seremos también los principales responsables de su superación. Los factores externos son importantes y es obvio que actuamos dentro de un marco geopolítico que impone límites y presenta oportunidades. Ahora bien, insisto, los venezolanos no podemos ni debemos esperar que ese marco produzca por sí solo la salida a nuestra crisis política y socioeconómica.

El factor decisivo somos nosotros mismos y lo que estemos dispuestos a hacer para recobrar nuestra independencia y libertad.Habiendo dicho esto, cabe, no obstante, enfatizar el importante papel de Estados Unidos en el contexto latinoamericano y caribeño, y la influencia de Washington sobre lo que ocurre en la región. En tal sentido, el presidente electo, Donald Trump, ha reiterado que el principio que guiará su política exterior será 'Los Estados Unidos primero'. Esto me parece inobjetable en sí mismo, pues el interés nacional debe servir de brújula para orientarse en el tumultuoso panorama internacional. Pero dicho interés no tiene una definición automática y, en el caso de la crisis venezolana, considero que la actuación del Gobierno del presidente Obama con relación a Venezuela no ha sido atinada y ha dejado mucho que desear.

Su definición de interés nacional en Cuba y Venezuela ha sido defectuosa no exactamente porque es débil, sino porque evade la realidad.El problema presenta dos aspectos: uno es conceptual y el otro estratégico. Con respecto a lo primero, la Administración Obama ha enfocado el tema venezolano a través del prisma de Cuba y del presunto legado de reconciliación que el propio presidente Obama desea construir, según lo ha dicho en numerosas ocasiones. Con relación a lo segundo, Washington ha pretendido estos años apaciguar al régimen venezolano, minimizando el peso de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y pretendiendo más bien hallar una solución interna a través de una diplomacia de persuasión, confiando en los buenos oficios de otros actores que tampoco acaban de entender la naturaleza del régimen chavista.

Santos entra en pánico con la elección de Trump


(Miércoles, 16 Noviembre 2016)

MARY ANASTASIA O'GRADY 

El acuerdo del presidente de Colombia con los terroristas de las FARC, que se demoró seis años en negociarse y fue rechazado por los colombianos, quedó “arreglado” en apenas seis semanas.

La agenda comercial de Donald Trump es extremadamente preocupante para América Latina. Sin embargo, en asuntos de seguridad regional, es probable que el enfoque del presidente electo de Estados Unidos sea un cambio bienvenido para las fuerzas democráticas del hemisferio.

Esa hipótesis cobró fuerza el sábado en la noche cuando el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, apareció en televisión para decirles a sus compatriotas que su gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) habían finalizado una versión enmendada de su acuerdo de “paz”. Santos prometió que el nuevo texto respondería a muchas de las objeciones que los colombianos tenían con la versión original, que la nación rechazó en un plebiscito celebrado el 2 de octubre.

Este es un hombre que tiene prisa. Que le haya llevado al gobierno, como lo reconoció el mandatario en su discurso, seis años de negociaciones para firmar el acuerdo al que los colombianos le dijeron “no” y apenas seis semanas para hacerlo aceptable entre sus compatriotas pone a prueba la credulidad. El propio Santos parece no creerlo, lo que explica por qué parece ahora que el mandatario ha abandonado su promesa de que cualquier acuerdo tendría que ser aprobado por una consulta popular en un proceso de votación justo. La BBC reportó el sábado en la noche que Santos acudiría sólo al Congreso, el cual controla, para convertirlo en ley.

El Estado arrinconado


(Miércoles, 16 Noviembre 2016)

EDUARDO BOWLES 

A lo mejor ya es tarde para tratar de imponer el orden y frenar el contrabando. La mejor prueba es lo sucedido en la localidad orureña de Sabaya, donde autoridades, pobladores y contrabandistas pusieron a prueba su alianza y consiguieron repeler con éxito la arremetida de la fuerza pública, que no logró decomisar los 150 camiones con valiosa mercadería ilegal que escondieron en los patios de las viviendas.

El gigantesco operativo comandado por la presidente de la Aduana, Marlene Ardaya, no pudo hacer nada pese al despliegue policial y el apoyo aéreo.

Sobre alfombras persas y ministros cajeros


(Lunes, 14 Noviembre 2016)

 DIEGO AYO 

La respuesta del ministro Arce debería generar amargura: "No podemos comprar cualquier cosa…”. No hay que ser muy ducho para darse cuenta que "cualquier cosa” sólo puede ser la industria nacional. El desparpajo con el que suelta esta frase sólo devela una realidad ciertamente llamativa para un gobierno que se proclama del cambio: la economía se ha des-bolivianizado. 

Este hecho no es tipificado como delito, pues se puede comprar alfombras persas cumpliendo a cabalidad los preceptos de ley. Uno de los explicadores del gobierno afirmaba precisamente eso: "No hay delito”. Y la verdad es que no lo hay. Sin embargo, ese no es el punto. Este no es un asunto policial ni jurídico (aunque debería serlo). Es un asunto aún más grave, pues delata la renuncia total a promover la industria nacional. 

Por qué ganó Trump


(Lunes, 14 Noviembre 2016)

CARLOS ALBERTO MONTANER

¿Por qué casi 60 millones de norteamericanos votaron por Donald Trump y lo convirtieron en el próximo presidente de Estados Unidos? Eso hay que explicarlo.

Se trata de un multimillonario, habilísimo negociante que jamás ha sido acusado de filantropía, presunto evasor de impuestos, irrespetuoso con las mujeres, a las que atrapa por la entrepierna sin pedirles permiso, y con los discapacitados, de los que se burla, o con los hispanos, o con todo el que se le opone o detesta. Un tipo carente de filtros que dispara desde la cintura sin medir las consecuencias de sus palabras.

Estas son las ocho razones principales, y ninguna tiene que ver con los emails negligentes de Hillary Clinton o con las mentiras que le atribuyen. Las personas no suelen votar por esas causas, de la misma manera que a Trump no lo rechazó algo más de la mitad del electorado por las señoras que lo acusaron de haberlas manoseado. Esas son racionalizaciones del voto, justificaciones cerebrales, pero no las razones ocultas, casi todas vinculadas a cuestiones emocionales o a intereses personales.

Primero, votaron por él porque es un macho alfa, como los etólogos clasifican a los líderes de la manada. Trump nació para mandar. Rezuma autoridad. Camina y gesticula como un jefe. Ese don de mando, como se le llamaba antes, se convierte en un sentimiento de seguridad entre los ciudadanos de a pie. Si Estados Unidos no fuera una democracia, lo llamarían Duce, Führer o Gran Timonel. Pertenece a la estirpe de los grandes caudillos.

Trump: el riesgo del poder absoluto


(Miércoles, 09 Noviembre 2016)

JUAN RAMÓN RALLO 

La victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses abre un panorama económico muy incierto: no sólo por su animadversión hacia el libre comercio y la globalización o por su irresponsable programa fiscal, sino por la propia imprevisibilidad del personaje. Cualquier cosa puede suceder colocando a un populista con pulsiones autoritarias al frente de la primera potencia mundial.

De hecho, los peligros potenciales de una presidencia de Trump no se limitan al ámbito económico: también se extienden al ámbito de los derechos civiles —deportación masiva de inmigrantes— y de las relaciones exteriores —enfrentamiento diplomático con China o México—. El poder que acumula el jefe del Estado es tan gigantesco que nuestras libertades, sociales y económicas, quedan sometidas en gran parte a sus solos designios. ¿Y por qué? Pues porque ha ganado las elecciones. Esa es la cuestión sobre la que deberíamos reflexionar profunda y sinceramente: ¿debe una sola persona (o una camarilla de personas) acumular tanto poder político como para disponer de nuestras libertades individuales por mucho que cuente con una mayoría de votos populares.

Durante décadas hemos sacralizado la democracia como la quintaesencia de un orden social pacífico: cualquier asunto que sea decidido democráticamente cuenta ipso facto con una presunción de legitimidad social. Como mucho, aceptamos restringir la autoridad del poder político mediante las limitaciones constitucionales que, a su vez, son el resultado de una votación democrática previa. Pero cuando las constituciones son tremendamente laxas y difusas a la hora de establecer restricciones al poder político, de facto les estamos otorgando a nuestros gobernantes un poder cuasi absoluto: autócratas en potencia que esperamos no se desmadren en sus delirios liberticidas.

Fe en la ignorancia


(Martes, 08 Noviembre 2016)

ALFREDO BULLARD 

¿Sabe lo que es la ‘al-Hayar-ul-Aswad’? Es una piedra negra, ubicada en La Meca que, de acuerdo con las creencias musulmanas, un creyente debe visitar al menos una vez en su vida, dar vueltas a su alrededor, postrarse ante ella y, de ser posible, besarla.

¿Por qué rendir culto a una piedra negra? Según la tradición, esta piedra se encuentra en un lugar legendario: el paraíso (el mismo que aparece en la biblia judeocristiana), pues Adam (Adán) y Hawa (Eva) la vieron caer del cielo.

Esta piedra fue descubierta en 1772. ¿Cómo se sabe que es la que vieron Adam y Hawa? Pues simplemente porque no hay otra piedra negra en la zona. Pero por supuesto hay piedras negras en otros lugares.

Los musulmanes han desarrollado una creencia que mueve millones de personas al lugar todos los años. Por sus creencias no es posible tomar muestras para explicar su origen. Pero seguramente usted ya dedujo que se trata de un meteorito. Efectivamente, esa es la explicación que, según los científicos, parece ser la verdadera. Y como hoy sabemos que los meteoritos pueden caer en cualquier lugar, la piedra que vieron caer del cielo Adam y Hawa puede estar en cualquier sitio. Por ello el paraíso, si existió, no necesariamente está donde se encuentra la ‘al-Hayar-ul-Aswad’.

El costo de la política cubana de Barack Obama


(Martes, 08 Noviembre 2016)

MARY ANASTASIA O´GRADY 

Hillary Clinton y Donald Trump están en un empate estadístico en Florida, donde los 29 votos electorales del estado serán decisivos en las elecciones presidenciales de Estados Unidos el martes.

Hillary, Trump y dónde está la fortaleza americana


(Martes, 08 Noviembre 2016)

CARLOS ALBERTO MONTANER

Faltan pocas horas para las elecciones norteamericanas. Trump podría ganar. A medida que llega el fin de la campaña, los dos candidatos se acercan notablemente. Por eso aseguraba el periodista Andrés Oppenheimer que en esta oportunidad, cuando se vota apasionadamente a favor o en contra, con el corazón o con el hígado, el voto hispano puede ser decisivo para derrotar a Trump. Muchos de los electores hispanos no sienten una simpatía especial por Hillary, pero sí detestan profundamente a Trump.

Dos de los estados indecisos con mayor peso son Florida y Pennsylvania. Si Trump los pierde está liquidado. En Florida se calcula que el 70% de los hispanos prefiere a Hillary, pero ese porcentaje se eleva al 81% cuando se trata de los puertorriqueños. Tradicionalmente, la mayor parte de los populares y de los estadistas –los dos grandes sectores ideológicos de la Isla– prefieren al Partido Demócrata. La estrategia de Clinton es cultivar intensamente la lealtad política de ese grupo étnico.

En Pennsylvania, en el 2012, Obama ganó por el 5% de los votos. Luego se supo que los hispanos alcanzaron el 6% de los sufragios y el 80% votó por él. Hillary Clinton espera lograr los mismos resultados. La maquinaria tratará de incitarlos a acudir a las urnas, junto a las mujeres, los negros, la comunidad LGBT, los judíos, los universitarios y todos aquellos grupos de electores que las encuestas señalan como mayoritariamente proclives a la candidata.

La gran estafa detrás de los derechos sociales


(Miércoles, 02 Noviembre 2016)

MARÍA MARTY 

Lamento darles la mala noticia. Por más que estén incluidos 

La corrupción está para quedarse


(Martes, 01 Noviembre 2016)

IAN VÁSQUEZ 

¿Será eficaz la nueva campaña contra la corrupción anunciada por el gobierno? Sin un mayor cambio institucional, cosa que no está contemplado, me temo que los resultados serán bastante limitados. La cultura de la corrupción está para quedarse en el Perú.

Y ciertamente se trata de un factor cultural, condicionado por siglos de reglas y normas que favorecen la coima, los tratos preferenciales y las prácticas que corrompen al servidor público y al ciudadano. Es una de las razones por las que es tan difícil combatir la corrupción. Mucha gente en puestos de poder y miembros de la élite se benefician del statu quo y no están dispuestos a cambiar las reglas del juego. Además, si todos esperan que otros vayan a sobornar, por ejemplo, al inspector, hay un incentivo para hacer lo mismo. La corrupción se vuelve parte de la realidad social, un aspecto cultural difícil de romper.

Sabemos, felizmente, que las actitudes y las normas de la gente pueden cambiar en el tiempo y que hay ejemplos de países que han reducido notablemente sus niveles de corrupción. Es el caso de la República de Georgia, que hace diez años figuraba en el puesto 130 del índice de corrupción publicado por Transparencia Internacional y que ahora ocupa el lugar 48. También es el caso de Hong Kong y de Singapur, según el profesor Eric Uslaner de la Universidad de Maryland.

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook