Buscar en nuestras publicaciones:

Análisis



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

Nicaragua o el eterno retorno a la barbarie


(Martes, 01 Noviembre 2016)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

El 6 de noviembre los nicaragüenses vuelven a las urnas. Probablemente reelijan a Daniel Ortega. Lo apoya una parte sustancial del país. El líder sandinista ha tomado todas las avenidas para que eso suceda. Primero modificó la Constitución para que la reelección inmediata fuera posible. Antes se prohibía.

Para lograrlo, amenazó, compró o acusó ante los tribunales a numerosos opositores. Por último, arrebató y trasladó graciosamente la personería jurídica de los liberales más poderosos –sus mayores adversarios– a un grupo afín carente de atractivo electoral. En el camino dejó sin sus escaños a 28 molestos parlamentarios.

Daniel Ortega no quería correr riesgos. Ninguna táctica era demasiado repugnante para rechazarla. En febrero de 1990, pese a las encuestas, había perdido las elecciones contra Violeta Chamorro, lo que le había costado 17 años en la oposición, aunque dotado de poder real y de una capacidad de intimidación que corría pareja a su notable falta de escrúpulos.

Estaba decidido a no volver a padecer la indignidad de una derrota, ni a someterse a la humillante práctica burguesa de la alternancia en el poder. Esa fue la primera lección que aprendió. Las elecciones se ganan de cualquier manera. A las buenas o a las malas, con trampas si es necesario, pero se ganan.

Falacias del Estado empresario


(Martes, 01 Noviembre 2016)

IAN VÁSQUEZ

¿Quién inventó el iPhone o el Internet? ¿Quiénes merecen el crédito por esas y otras innovaciones que han revolucionado nuestras vidas? Si su respuesta es empresarios como Steve Jobs, científicos y otros individuos con visión y esfuerzo propio, estaría usted gravemente equivocado, según la economista italiana Mariana Mazzucato.

Ella sostiene que la política industrial está detrás de tales hallazgos y que las empresas privadas como Google y Apple deben su éxito al Estado. Mazzucato se ha ganado adeptos alrededor del mundo con su concepto del Estado empresario. En este Diario, el ex ministro de la Producción Piero Ghezzi recientemente celebró esta visión de la política industrial. Dijo que los ejemplos que apoyan la tesis de la economista “son interminables”.

El problema es que los ejemplos que se suelen usar contradicen la propuesta de Mazzucato de que la investigación y el desarrollo (I&D) financiados con dinero público tienen que tener un propósito preconcebido. En un buen número de los casos que la economista ofrece (todos de EE.UU.), el gobierno repartió dinero para ciertos fines que terminó siendo usado para otros fines no predecibles.

El presidente Barack Obama cayó en esa falacia en la última campaña electoral cuando dijo: “Alguien invirtió en carreteras y puentes. Si tienes un negocio, tú no construiste eso. Alguien más lo hizo posible. Internet no se inventó por sí solo. La investigación gubernamental creó Internet para que todas las compañías pudieran ganar dinero del Internet”. Eso es como decir que el gobierno hizo el comercio de naranjas ya que construyó la carretera. Pero Mazzacuto va más allá y propone que el Estado empresario cree nuevos mercados, como supuestamente fue el caso con el Internet.

Los jóvenes y la crisis económica


(Martes, 01 Noviembre 2016)

EDUARDO BOWLES

Las famosas cumbres de jefes de estado y de gobierno parecían condenadas a la desaparición porque estaba creciendo el consenso de que no sirven para nada. Sin embargo, algunas están haciendo un intento por sobrevivir y el camino correcto es abordar los problemas de la gente común. Eso es precisamente es lo que ha ocurrido en la reciente cita Iberoamericana celebrada en la ciudad colombiana de Cartagena.

Educación para el futuro


(Lunes, 31 Octubre 2016)

OVIDIO ROCA 

Es común escuchar: "El mundo del mañana estará plagado de oficios y profesiones que hoy todavía no imaginamos, porque derivarán de actividades que aún no existen; en empresas que usan tecnologías hoy desconocidas y en condiciones y entornos jamás experimentados".

Un Nobel para Santos, ninguna paz para Colombia


(Martes, 25 Octubre 2016)

MARY ANASTASIA O'GRADY 

Cerca del 83% del electorado se abstuvo o votó por el “No” en el plebiscito que les pidió a los colombianos aprobar un acuerdo negociado entre el gobierno y el grupo terrorista Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para poner fin al conflicto armado. Esto no debió sorprender a nadie ya que los sondeos establecen consistentemente que una abrumadora mayoría de los colombianos se opone a una amnistía para los crímenes de guerra y a la entrega de escaños en el congreso sin necesidad de elección popular a las FARC, dos puntos centrales en el acuerdo.

La victoria del “No” fue un golpe devastador para el poco popular presidente Juan Manuel Santos, quien apostó su presidencia al acuerdo. Pero el asunto está lejos de ser resuelto. Las FARC no dejarán de lado la búsqueda del poder. Peor aún, los colombianos siguen bajo presión interna y externa para que acomoden a los impenitentes criminales de guerra que han prometido no pasar ni un día en la cárcel. Noruega, uno de los países garantes del pacto mediado por Cuba, está especialmente irritado con el resultado del plebiscito en Colombia. Por lo tanto, tomó la absurda decisión de dar la semana pasada el Premio Nobel de Paz a Santos. Perfecto.

Los aliados de Santos han pedido a la Corte Constitucional la repetición de la consulta popular, mientras el premio apunta a elevar la popularidad del presidente de modo que impulse su capital y así pueda ganar la aprobación al acuerdo. Si los dos esfuerzos son infructuosos, el mandatario puede verse tentado a adjudicar los problemas de Colombia al voto del “No”. En junio pareció sugerir eso cuando lanzó una amenaza de guerra urbana al estilo FARC si el acuerdo no era aprobado. También hay expectativa de que exigirá pronto un alza de los impuestos para evitar una rebaja de calificación de la deuda soberana con grado de inversión.

En 13 años, de la República de Bolivia al narcoestado plurinacional


(Martes, 25 Octubre 2016)

CARLOS SÁNCHEZ BERZAÍN 

Cuando el 17 de octubre de 2003 las acciones criminales lideradas por el dirigente cocalero Evo Morales y la traición de Carlos Mesa forzaron la renuncia del Presidente Constitucional, Bolivia era una República independiente fundada en la “nación boliviana”, vivía en democracia desde 1982 con alternancia en el poder, con libertad de prensa, con división e independencia de poderes, con cortes electorales imparciales, con estado de derecho, con Fuerzas Armadas institucionalizadas, con políticas de estado en el ámbito económico, educativo, social y de lucha contra el narcotráfico, con instituciones independientes, luchando para salir del subdesarrollo. Trece años después, es una dictadura del socialismo del siglo XXI en crisis y narco estado plurinacional.

Ley y autoridad en Bolivia


(Martes, 25 Octubre 2016)

EDUARDO BOWLES 

Siempre despotricamos contra el centralismo, la peor lacra que existe en Bolivia, pero cuando se observa lo que pagan los paceños por vivir alrededor del Palacio, la mirada suele cambiar radicalmente. Esta semana les tocó vivir uno de esos paros criminales del transporte, en los que salen a relucir los instintos más salvajes de los choferes, de la Policía y por supuesto, de los politiqueros que aprovechan cada resquicio para abonar su pequeña parcela de poder.

El derrumbe del otro modelo


(Martes, 25 Octubre 2016)

AXEL KAISER

Hace apenas tres años, un grupo selecto de intelectuales de izquierda, entusiasmados con la ya entonces clara victoria por venir de Michelle Bachelet en las presidenciales, proclamaba en un famoso libro, presentado por la mismísima Bachelet, que el modelo de desarrollo de Chile, falazmente llamado "neoliberal", estaba agotado. Celebraban que se había asentado una "nueva hegemonía", es decir, un nuevo conjunto de ideas y creencias que exigían un profundo cambio al sistema económico e institucional imperante por décadas para abandonar lo que denunciaban como una inmoral mercantilización de ámbitos sensibles de la vida de las personas.

Lo que debía hacerse, dijeron, era un verdadero "régimen de lo público" en que el Estado, es decir, políticos y burócratas, con su moralidad y conocimientos superiores a los del mercado, o sea a la de los individuos actuando libremente, asumiría el rol central en el progreso ético y social del país. Se trataba, en términos simples, de reinstaurar en Chile un añejo modelo socialista en que el Estado recuperaba espacios centrales para la vida de las personas, de modo de igualarlas en todo aquello considerado un "derecho social". Interesantemente, el libro reconocía que bajo el sistema "neoliberal" el país había progresado como nunca en su historia, pero al mismo tiempo lo condenaba por dejar demasiada libertad -mercado- a los individuos, lo que, en esta visión, era incompatible con el interés general y los deberes de solidaridad recíprocos de una comunidad política. Se trataba, repetía uno de sus autores majaderamente mostrando ese desprecio tan característico de los ideólogos socialistas por la realidad, de visiones "normativas" y no de lo que en la práctica funciona.

Pues bien, a dos años y fracción de aplicación de esa "visión normativa" igualitarista, el "otro modelo" fundado en ella no solo ha fracasado colosalmente en sus resultados prácticos, sino en su credibilidad popular. Lo primero, todos los que no nos dejamos llevar por el ideologismo populista del momento lo advertimos desde un principio. El socialismo es la filosofía del fracaso y siempre lo será, y, por tanto, era evidente que el gobierno de Bachelet fracasaría. Incluso, antes de la elección de Bachelet algunos advertimos en medios nacionales y extranjeros que su programa, si podía llamársele así, iba a poner a Chile en un camino ruinoso y de alto costo en términos de prestigio internacional. También anticipamos que en algún momento la gente se daría cuenta de que la izquierda no tiene superioridad moral alguna sobre el resto y de que su sistema era el responsable del deterioro de la calidad de vida por venir.

Nadie es más fuerte que el Estado


(Martes, 25 Octubre 2016)

CARLOS RODRÍGUEZ BRAUN 

Hace unos meses, un líder comunista español, Alberto Garzón, declaró que es necesario que exista un “Estado fuerte” en el que haya “empresas públicas fuertes”, con el objetivo de frenar y limitar al sector privado. Denunció Garzón: “La dinámica de las últimas décadas ha sido privatizar, y eso te deja un Estado enclenque a merced de los intereses privados de las grandes empresas”. Su solución pasa por la nacionalización de las empresas privadas, empezando por las eléctricas, pero en realidad aboga por nacionalizar todo. Declaró:

Cuando te encuentras que la gente tiene un momento de emergencia social porque está pasando hambre o no puede pagar la luz, es el momento de que el Estado decida hacerse con la propiedad de alguna empresa privada para convertirla en pública.

Es evidente que este razonamiento puede extenderse a toda la economía.

El primer error es identificar el Estado con la sociedad civil o el mercado, escamoteándole así al primero su característica fundamental: el monopolio de la coacción. La propia idea de Estado fuerte es absurda, porque nadie es más fuerte que el Estado, que puede arrebatar a las personas físicas y jurídicas sus bienes dentro de la ley. Sólo él puede hacer eso. Alberto Garzón, como toda la izquierda, pretende apoyar a los débiles cuando la realidad es justo la contraria: apoya al fuerte, al más fuerte de todos, porque todos somos débiles ante el Estado.

Una refutación de la leyenda peronista


(Lunes, 24 Octubre 2016)

FERNANDO A. IGLESIAS 

Han pasado 71 años del 17 de octubre original y la interpretación que se le dé sigue dividiendo aguas en la Argentina. De ella depende todavía, en gran parte, nuestra ubicación frente a la realidad nacional. Conocemos lo que sostiene el peronismo. Según la leyenda, el 17 de octubre de 1945 el subsuelo de la patria se sublevó y salió a la calle para cambiar la historia. Hubo un antes, el de la Argentina agraria y oligárquica, con su miseria general y sus derechos conculcados, y un después, signado por la obra del general Perón, al que los argentinos le debemos los derechos sociales, la mejora en los salarios y el pasaje de un país agropecuario a otro industrial.

Dejemos de lado el lado oscuro de la luna, que la leyenda no menciona. La conculcación de los derechos individuales, los diputados opositores en prisión, la obligación de afiliarse para mantener el empleo estatal, de usar crespón por la muerte de Evita y de poner fotos del General en despachos y verdulerías, las provincias no peronistas intervenidas, la red barrial de delatores, la tortura de disidentes en las comisarías, las huelgas militarizadas, los artistas presos, la sumisión del sindicalismo al Estado, el ominoso aparato de propaganda, los libros de lectura con "Amo a mi mamá y a Evita", el clientelismo distribuido con el sello "Fundación Eva Perón", la división de las familias por la primera grieta y los llamados del presidente y la jefa espiritual de la Nación a colgar opositores e iniciar hogueras en las que los cipayos y gorilas hallaran apropiada incineración. Al enemigo, ni justicia.

Pongamos el foco en los aspectos que quienes inician su discurso con "Yo no soy peronista, pero..." reconocen como méritos del peronismo: las leyes sociales, la distribución del ingreso y la Argentina industrial. Y bien, desde el fin de la crisis del 30 hasta 1945, la industria crecía al 5,6% anual, en línea con la Argentina "agropecuaria", cuya industria había crecido por 70 años al impresionante promedio del 5,5% anual. Eso permite otra perspectiva sobre el 17 de octubre, no ya como producto de la maldad oligárquica, las condiciones de vida inhumanas y el atraso productivo, sino como expresión de un país en rápida industrialización y con una clase trabajadora en alza que reclamaba, con justicia, mayores participación y derechos.

El derecho a equivocarse


(Miércoles, 19 Octubre 2016)

ALFREDO BULLARD 

Usted está con unos kilos de más. El médico le dice que necesita adelgazar. No se siente bien y se agita al subir una escalera. Decide hacer una dieta estricta.

En 13 años, de la República de Bolivia, al Estado plurinacional


(Martes, 18 Octubre 2016)

CARLOS SÁNCHEZ BERZAÍN

Cuando el 17 de octubre de 2003 las acciones criminales lideradas por el dirigente cocalero Evo Morales y la traición de Carlos Mesa forzaron la renuncia del Presidente Constitucional, Bolivia era una República independiente fundada en la “nación boliviana”, vivía en democracia desde 1982 con alternancia en el poder, con libertad de prensa, con división e independencia de poderes, con cortes electorales imparciales, con estado de derecho, con Fuerzas Armadas institucionalizadas, con políticas de estado en el ámbito económico, educativo, social y de lucha contra el narcotráfico, con instituciones independientes, luchando para salir del subdesarrollo. Trece años después, es una dictadura del socialismo del siglo XXI en crisis y narco estado plurinacional.

¿Igualdad de oportunidades o igualdad absoluta?


(Martes, 18 Octubre 2016)

FLORENCIA ABRAM 

Abogar por la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres ha sido una importante lucha por los derechos a lo largo de la historia y bien corresponde que así sea. Gracias a esto las mujeres tienen la posibilidad de votar, trabajar fuera de sus hogares, hacer deportes de toda índole, etc. (por lo menos en gran parte de los países occidentales).

Pero, sin embargo, algunas personas, sobre todo por cuestiones políticas, confunden la “igualdad de oportunidades” con la “igualdad absoluta”. Entendamos que asegurar las condiciones para que todos puedan acceder a un derecho, sin importar el sexo, significa garantizar que nadie pueda prohibirle ejercer dicho derecho; pero no que los demás deban garantizárselo aunque no se lo haya ganado. De lo contrario, quien merecía ocupar ese lugar por mérito propio ha sido discriminado y su derecho avasallado.

Acaba de aprobarse en la Legislatura Bonaerense una ley de paridad de género para los cargos legislativos y de concejales. Creo que es innecesario que existan los cupos femeninos actuales y desincentivo fervientemente que se incrementen los mismos. Hay tantas falencias en el sistema electivo y conformación de los cargos legislativos que incluso la discusión sobre cantidad de mujeres en las bancas suena absurdo y minoritario.

Muchos creen que estos proyectos son una forma de promover la “igualdad de género” pero a mi parecer es exactamente lo contrario. Se termina sugiriendo que las mujeres son incapaces de llegar a dichos puestos por su capacidad intelectual o política y, por ende, precisan que obligadamente formen parte de las listas electorales. Creo que, a diferencia de muchos países tanto occidentales como orientales, la ciudadanía argentina se encuentra bastante avanzada con respecto a los derechos de la mujer y en general se la considera tan capaz como a cualquier hombre. En el espacio político actual contamos con mujeres excepcionales que fueron capaces de llegar a donde están hoy por sus propios talentos y habilidades. Y lo mismo sucede en las empresas privadas, cada vez más mujeres llegan a los altos puestos directivos y gerenciales.

La corrupción y la historia


(Martes, 18 Octubre 2016)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

Los brasileños Lula da Silva y Dilma Rousseff pueden acabar en la cárcel por corrupción. Especialmente Lula. También el español Mariano Rajoy y la argentina Cristina Fernández de Kirchner si les prueban las acusaciones que penden sobre sus cabezas.

¿Para qué seguir? En este momento hay más de 30 jefes o ex jefes de Estado europeos y latinoamericanos presos, expatriados, o sospechosos de peculado, malversación, lavado de activos y otras formas más brutales de apoderarse de los recursos de la sociedad para beneficio personal o para fomentar la clientela política. Ni siquiera cuento a los africanos y a muchos asiáticos porque la lista sería interminable.

El esquema usual consiste en un triángulo delictivo. Hay unos políticos o funcionarios que tienen la autoridad de otorgar jugosos contratos del Estado y hay unos empresarios capaces de ejecutar esos proyectos, pero no de ganarlos en licitaciones abiertas, limpias y realmente competitivas, sino por medio de trucos y componendas. Entre ellos suele actuar un bagman que negocia con los empresarios a nombre de los políticos, recibe el dinero de la coima, lo reparte y se queda con una tajada.

Los bienes y servicios así facturados suelen tener un sobreprecio que oscila entre un 3 y un 30% que acaban pagando las sociedades mediante sus impuestos. No hay almuerzo ni robo gratis. La tendencia es que con cada gobierno sea mayor el porcentaje de la corrupción y sean más las personas involucradas en el saqueo. La corrupción, como las infecciones, se agrava y propaga progresivamente por el cuerpo social.

El concepto de la riqueza


(Martes, 18 Octubre 2016)

OVIDIO ROCA 

“Los hombres se equivocan si se creen libres; su opinión está hecha de la consciencia de sus propias acciones y de la ignorancia de las causas que las determinan”. Baruch Spinoza

Somos producto y hechura de nuestra historia, de ahí la importancia de conocerla, superar errores y adecuarnos a las nuevas circunstancias y valores.
Los conquistadores españoles y portugueses, de quienes descendemos los criollos, llegaron a estas tierras en busca de las especies, del oro y la plata, con el afán de enriquecerse y acumular riquezas y luego retornar a su hogar. Sus descendientes producto de un largo proceso de mestizaje se quedaron, desencantaron y poblaron estas tierras.

Caca de caballo


(Miércoles, 12 Octubre 2016)

ALFREDO BULLARD 

En la ciudad de Nueva York es común que los edificios del siglo XIX tengan una especie de medio sótano, es decir, que el primer piso esté mitad bajo tierra y mitad por encima.

En la segunda mitad del siglo XIX el transporte en la ciudad era caótico. La circulación era difícil. Los accidentes eran frecuentes. Y la contaminación era terrible, generando un gran problema de salubridad. El problema era común en las grandes ciudades de la época, como París o Londres. Pero en esos años no había automóviles.

El transporte se hacía en carros jalados por caballos. Difíciles de controlar, se movían lentamente y con torpeza. Podría pensarse que eran ecológicos. ¿Cómo contaminaban? La respuesta es sencilla: generaban más de medio millón de toneladas anuales de caca de caballo.

Las calles estaban cubiertas de excremento. Se lampeaba hacia los lados formando montículos como se hace hoy con la nieve. Pero a diferencia de la nieve, el estiércol no se derrite y por tanto se acumulaba mes a mes, formando literalmente montañas pestilentes de guano en putrefacción. La lluvia arrastraba restos hacia las casas, atrayendo moscas y haciendo el ambiente irrespirable. En 1898 se celebró la primera conferencia mundial de planeamiento urbano. El estiércol de caballo fue el tema principal de la reunión, casi como hoy lo sería el calentamiento global en una reunión de ambientalistas.

Los edificios de Nueva York se construían con el entresótano por esa razón. Las montañas de estiércol se levantaban a veces hasta más de dos metros sobre el nivel del suelo. El que vivía en el primer piso tenía así una oportunidad de poder ver la calle por encima del excremento acumulado.

Los partidos en favor del capitalismo


(Miércoles, 12 Octubre 2016)

ALBERTO MANSUETI 

Para una empresa, hay dos vías que llevan a la cima del éxito: una es la buena relación precio-calidad de lo que ofrece, y leal competencia, en mercados abiertos. La otra es la buena relación de “amistad” con los Gobiernos, para obtener favores “especiales”.

La primera es la vía del capitalismo liberal; la otra es la del capitalismo mercantilista o simplemente “mercantilismo”. El economista Luigi Zingales trata el tema en su libro A Capitalism for the People: Recapturing the Lost Genius of American Prosperity, de 2012. El título se traduce al español como “Capitalismo para el pueblo”. Pero la expresión “Capitalismo popular” ha sido muy desvirtuada por los politiqueros (mercachifles de la política) de la “derecha mala”; por eso es mejor “capitalismo para todos”, opuesto al “mercantilismo” que es “capitalismo para los amigotes”.

Un buen empresario puede llegar a la cima por la vía ética; pero una vez que su empresa se hizo grande, si se hace amigote de los politiqueros estatistas, puede “patear la escalera”, para que nadie más pueda elevarse y desplazarle. Así se convierte en mercantilista, anota Zingales.

A los liberales clásicos, partidarios de la libre competencia y los mercados abiertos, Zingales nos tiene un importante mensaje: el libre mercado es un “bien público”. No es un “bien privado”, como p. ej. una bebida gaseosa. (1) En los bienes privados hay “rivalidad” en el consumo: esa lata de refresco que yo me tomo, no la puede tomar otro. Y es “posible la exclusión”: el vendedor no le vende refrescos a quien no paga por ellos. (2) En los bienes públicos en cambio, p. ej. una patrulla policial que haga la ronda por un vecindario, la seguridad que gana el vecino A, no disminuye la de su vecino B. Y si B no paga, no hay forma de “excluirlo” de la seguridad que brinda la patrulla.

El NO da a Colombia la oportunidad de una paz duradera


(Martes, 11 Octubre 2016)

HANA FISCHER 

El domingo dos de octubre los colombianos rechazaron el acuerdo de paz negociado entre el presidente Juan Manuel Santos y las Farc en Cuba. El resultado fue de 50,21 % a favor del No y 49,78 % que votó el Sí.

Podría parecer que la diferencia entre ambas posturas es mínima. Pero no es así. En una elección el sentir popular se expresa de varias maneras, una de ellas es absteniéndose de votar. Teniendo en cuenta que en el mencionado plebiscito el 63 % de la población no acudió a las urnas, eso significa que únicamente el 18 % de los colombianos apoyaron el Sí. Es decir, una ínfima porción.

Por otra parte, teniendo en cuenta la relevancia del tema, es imposible atribuir dicha actitud a la indiferencia. Por consiguiente, la interpretación lógica es que esas personas con su abstención, emitieron un potente mensaje hacia aquellos que negociaron el acuerdo: no les tenemos confianza.

Las razones son varias
El lugar escogido para negociar fue Cuba, contando con el beneplácito de los hermanos Castro que apoyaron el acuerdo, tal como prueba el hecho de que Raúl haya asistido en persona a la firma del Acuerdo Final en Cartagena. También el chavismo lo respaldó. Conociendo la forma en que ambos regímenes conciben la democracia, ese aval es una advertencia del modo en que podrían evolucionar sus instituciones republicanas si las FARC tomaran el poder.

Santos negoció el acuerdo contando con índices de aprobación muy bajos (alrededor del 29 %), por lo que su capital político era exiguo al momento de firmarlo. Por otra parte, en muchos aspectos lo negociado riñe con el sistema republicano y democrático de gobierno.

Santos, el Nobel ¿y ahora qué?


(Martes, 11 Octubre 2016)

CARLOS ALBERTO MONTANER

Juan Manuel Santos obtuvo el Premio Nobel de la Paz a los cinco días de haber perdido el plebiscito en el que la mayoría de los colombianos rechazó los acuerdos suscritos con las FARC.

¿Qué sucedió? Probablemente, la decisión final haya sido tomada hace varias semanas por los miembros del Comité Noruego del Nobel. Se daba por seguro que Santos ganaría el plebiscito por un amplio margen y el Premio reforzaría su autoridad moral.

El lunes 3 de octubre, cuando supieron en Oslo que Santos había fracasado, era muy tarde para revocar la selección. Ya todo estaba dispuesto y encaminado. Al fin y al cabo, el testamento de Alfred Nobel ordenaba que se galardonara a quien “más o mejor” haya luchado por la paz. De acuerdo con el veredicto de los colombianos, Santos no lo había hecho bien, pero llevaba varios años de esfuerzos.

No obstante, la concesión del Nobel llega en un momento extraño. El presidente Santos no acaba de aceptar que los acuerdos de paz fueron anulados por la decisión soberana del pueblo colombiano. En el plebiscito se les preguntaba si aprobaban o rechazaban los pactos consignados en el documento de 297 páginas y, contra todo pronóstico, los rechazaron. Esos acuerdos no existen, salvo como experiencia para comenzar de cero una nueva negociación.

Chepite-El Bala: ¿consulta previa o derecho exclusivo?


(Martes, 11 Octubre 2016)

IVAN ARIAS 

En 2015, ENDE adjudicó a la empresa italiana Geodata una consultoría cuyo principal objetivo era "realizar el estudio de identificación para el proyecto hidroeléctrico denominado Angosto de El Bala” por 25 millones de bolivianos. El 27 de julio de 2016, el Gobierno firmó con la misma empresa, por invitación directa, el contrato para el estudio de diseño final del proyecto El Bala (3.676 MW). Según el primer informe de Geodata, al nivel 400 msnm se estima una superficie inundada de 680 km2 (68.000 ha).

Debido a que la principal represa se hará en el angosto de El Chepite, además de inundar parte de los parques y territorios indígenas del Madidi y Pilón Lajas, se anegará una extensa porción de los valles de los ríos Alto Beni y Kaka, afectando a poblaciones como Inicua, Mayaya, Puerto Linares, Santa Ana de Mosetenes, Santa Rosa y Sapecho, entre otros. Actualmente, Brasil produce energía eléctrica a 20 USD/MWh, El Bala producirá a 81 USD/MWh, ¿qué se esconde tras esta locura?

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook