Buscar en nuestras publicaciones:

Análisis



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

La derecha mala


(Miércoles, 08 Febrero 2017)

ALBERTO MANSUETI

Cuando llega al Gobierno, la derecha mala no hace las reformas profundas, para cambiar el sistema y así la izquierda, tarde o temprano, regresa al poder.

Trump y cómo empobrecer a las clases medias de EE. UU.


(Martes, 31 Enero 2017)

JUAN RAMÓN RALLO 

Donald Trump ha decidido sacar a EE.UU. del Acuerdo Transpacífico (TPP), anunciar una renegociación de NAFTA y amenazar con "un sustancial” arancel a aquellas compañías estadounidenses que se deslocalicen: nada, por otro lado, que no hubiera prometido durante la campaña electoral. Sin embargo, una vez transitamos de la mera palabrería a los hechos, la cuestión pasa a ser la de cómo afectará este rearme proteccionista al bienestar de los estadounidenses. A la postre, Trump ha justificado su programa mercantilista como una forma de defender los intereses de EE.UU. frente a los del resto del mundo. Pero, ¿los intereses de quiénes dentro de EE.UU.?

Las amenazas de Donald Trump han generado un reguero de anuncios y compromisos de multinacionales estadounidenses y extranjeras que aseguran que invertirán en EE.UU.

Para empezar, parece evidente que el republicano no estará salvaguardando los intereses de aquellos consumidores estadounidenses que actualmente importan mercancías extranjeras porque son más baratas o de mejor calidad que las fabricadas en el interior de EE.UU.: a ellos los castigará con impuestos o costes regulatorios más elevados, para forzarles a adquirir la peor mercancía local. El nacionalismo económico cae en un evidente reduccionismo al sugerir que todos los ciudadanos comparten los mismos intereses, que son los impulsados por el Estado: las políticas proteccionistas conllevan ganadores y perdedores entre los estadounidenses, de manera que en el fondo no promueven “el interés de EE.UU.” sino los intereses de algunos estadounidenses a costa de los de otros estadounidenses.

Santos entra en pánico con la elección de Trump


(Martes, 31 Enero 2017)

MARY ANASTASIA O'GRADY 

La agenda comercial de Donald Trump es extremadamente preocupante para América Latina. Sin embargo, en asuntos de seguridad regional, es probable que el enfoque del presidente electo de Estados Unidos sea un cambio bienvenido para las fuerzas democráticas del hemisferio.

Esa hipótesis cobró fuerza el sábado en la noche cuando el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, apareció en televisión para decirles a sus compatriotas que su gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) habían finalizado una versión enmendada de su acuerdo de “paz”. Santos prometió que el nuevo texto respondería a muchas de las objeciones que los colombianos tenían con la versión original, que la nación rechazó en un plebiscito celebrado el 2 de octubre.

Este es un hombre que tiene prisa. Que le haya llevado al gobierno, como lo reconoció el mandatario en su discurso, seis años de negociaciones para firmar el acuerdo al que los colombianos le dijeron “no” y apenas seis semanas para hacerlo aceptable entre sus compatriotas pone a prueba la credulidad. El propio Santos parece no creerlo, lo que explica por qué parece ahora que el mandatario ha abandonado su promesa de que cualquier acuerdo tendría que ser aprobado por una consulta popular en un proceso de votación justo. La BBC reportó el sábado en la noche que Santos acudiría sólo al Congreso, el cual controla, para convertirlo en ley.

Santos le dijo al país que completar el acuerdo es urgente. Sin embargo, su discurso del sábado por la noche, cuando pocos colombianos prenden el televisor, sugiere que ya no está tratando de convencer a sus compatriotas. El mandatario parece estar apostando al respaldo internacional para salvar su agenda. Para eso, requiere sellar el acuerdo antes de que el presidente Barack Obama deje la Casa Blanca.

Época de vacas flacas y con deudas a pagar


(Martes, 31 Enero 2017)

OVIDIO ROCA

Los populistas son grandes expertos en prometer y gastar; y se dieron el gusto de hacerlo durante once años mientras se enriquecían y todo esto gracias a que recibieron, por una coyuntura de precios internacionales, los ingresos más grandes de la historia del país como producto de la venta de hidrocarburos y minerales. Ingresos por algo que no trabajaron y nada les costó: reservas de gas encontradas y certificadas y buenos contratos para su venta; todo gestionado por los gobiernos anteriores.

El ciudadano y la realidad


(Martes, 31 Enero 2017)

EDUARDO BOWLES

Entre los innumerables rankings e índices que se hacen cada año en el mundo, causó sorpresa encontrar uno que revela el nivel de ignorancia en cada uno de los países y mucho más novedoso fue saber que China, Estados Unidos, Brasil, México, Canadá, Israel y Argentina, figuran entre los peor ubicados.

Europa está aterrada


(Martes, 31 Enero 2017)

CARLOS ALBERTO MONTANER

Europa está aterrada por el triunfo de Donald Trump. Le teme a la visión del amigo americano, el primus inter pares. Lo acaba de revelar una macroencuesta realizada por la empresa francesa Ipsos. La llevó a cabo en 24 naciones y entrevistaron a 18.000 personas. Ipsos es la mayor empresa europea de investigación y una de las más serias.

El país más pesimista es España. El 84% de los españoles piensa que Trump será un pésimo presidente para todos. Entre otras razones, alegan los mejor informados, coincide demasiado con los comunistas de Podemos y de Izquierda Unida. Se opone, como ellos, a los tratados internacionales de libre comercio, critica a la OTAN y a la Unión Europea. Es proteccionista, aislacionista e intervencionista. Les dice a los empresarios dónde y cómo deben invertir. Con Trump se confirma la intuición de que los extremos –populistas de izquierda y derecha– se tocan.

Tras el juicio negativo de los españoles sigue el del 80% de los británicos, el 78% de los alemanes y el 77% de los franceses.

¿Qué preocupa a muchos europeos, y especialmente a sus Gobiernos?

Les preocupa el respaldo de Trump al Brexit y su amistosa cercanía con Nigel Farage, el líder de la disolución de los lazos entre el Reino Unido y la Unión Europea. Las críticas de Trump a Ángela Merkel y su corrosiva intromisión en los asuntos del grupo de 28 países. Simultáneamente, les inquietan las opiniones favorables de Trump sobre Vladímir Putin, el hombre que invadió Crimea y amenaza los Balcanes. La misma encuesta de Ipsos encontró que el 74% de los rusos aplaude el triunfo de Trump.

Trump y el cinismo reinante


(Lunes, 30 Enero 2017)

EDUARDO BOWLES

Partamos de la convicción de que Donald Trump resulta impresentable comparado con muchos de los líderes que han gobernado el país del norte, pero hay mucho de hipocresía y falsedad a la hora de juzgarlo.

Donald Trump en la Casa Blanca


(Martes, 24 Enero 2017)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

Llegó Donald Trump y no ha sido con el pie derecho. En el siglo XX y en lo que va del XXI ningún jefe de estado norteamericano ha tomado posesión con menos apoyo popular. Sólo un 40% de los encuestados dice estar satisfecho. Los tres últimos –Clinton, Bush y Obama-- excedían el 60.

Tal vez por eso pululan las manifestaciones en su contra. Más de 60 congresistas, todos demócratas, no asistieron a la toma de posesión. Los trumpistas se defienden con un argumento histórico: en 1973, durante la segunda inauguración de Nixon, pese a su contundente victoria en 49 estados, 80 diputados demócratas boicotearon el acto.

Es cierto. Pero a Nixon lo adversaban por la gestión de la guerra de Vietnam, mientras Trump genera una hostilidad personal. No lo rechazan por sus hechos, porque nunca ha sido político, sino por sus dichos, sus ademanes, su carácter, sus rasgos de bully o por el hecho de que en su discurso de toma de posesión no haya tenido una sola frase conciliatoria. Sigue en pie de guerra.

Le critican su pelo rebelde, como el nido de un pájaro loco y descuidado, y los tobillos edematosos propios de un tipo sedentario de 70 años cuyo ejercicio diario es enviar diez tweets agresivos contra todo aquel que lo contradice.

Trump no va a tener los cien días de gracia que supuestamente les conceden a los mandatarios. Unas horas antes de tomar posesión, tres catedráticos de psiquiatría declararon que se trataba de un narcisista que cumplía con casi todos los síntomas con que el DSM 5 (la última edición del manual de diagnósticos de la profesión) describe esa patología.

Trump, la criatura de la izquierda


(Martes, 24 Enero 2017)

AXEL KAISER 

¿Siente que no puede criticar el Islam sin ser atacado como un islamófobo? ¿Piensa que el multiculturalismo es un sinsentido cuando hay grupos humanos que claramente rechazan los valores sobre los que se funda la sociedad abierta, pero tampoco lo puede decir sin que lo pongan a la par con Hitler? ¿Se alegró por el brexit pero no lo expresó para que no lo acusaran de caer en el populismo? Si todas o alguna de esas cosas le han ocurrido entonces usted entiende perfectamente por qué salió elegido Donald Trump.

Es verdad que su retórica combinó agresivos elementos populistas con un estilo autoritario. También es cierto que en muchos sentidos el ahora presidente de Estados Unidos es impresentable. Pero nadie puede negar que su elección fue, en buena medida, el dedo que le levantaron las masas a la agenda ideológica impuesta por buena parte de las élites intelectuales, sociales y políticas de Estados Unidos.

Esta agenda ha llevado a que Occidente vaya progresivamente sacrificando uno de sus bienes más preciados, la libertad de expresión, bajo el argumento de que no se puede decir nada que resulte ofensivo para algún grupo, especialmente si se trata de una minoría. Este fenómeno es conocido como corrección política y su cuna máxima son las universidades anglosajonas, aunque, por cierto, las del resto de nuestro hemisferio se están contagiando rápidamente.

La ley en América Latina


(Miércoles, 18 Enero 2017)

HANA FISCHER 

Entre los diversos pueblos hay una diferencia abismal en su actitud ante la ley. En algunos de ellos, como por ejemplo en Alemania o Estado Unidos, la gente suele sentir un respeto casi reverencial hacia ella mientras que en las naciones latinoamericanas, se las tiene en muy baja consideración.

¿Por qué ocurre eso?

Las posturas contrapuestas descriptas derivan de que la ley es tan solo un instrumento. Y en tanto medio, puede ser correcta o incorrectamente utilizado. En el primer caso, la ley será la materialización de normas de recta conducta, generales y abstractas, enraizadas en las costumbres de esa comunidad; en el segundo, será algo artificial, una especie de aparato ortopédico, aprobada con el fin de beneficiar arbitrariamente a ciertos grupos sociales, especialmente, a la casta gobernante.

Hace siglos que se sabe la influencia que tienen las leyes sobre la prosperidad o miseria de un país determinado. El primero que hizo un estudio sistemático de ese factor -basándose en evidencia empírica- fue Montesquieu. Este filósofo francés viajó durante tres años por varios países europeos (Alemania, Suiza, Italia, Austria, Hungría, Holanda e Inglaterra), analizando sus costumbres, hábitos, ideas predominantes y normas jurídicas. Muchas de las conclusiones a las que arribó fueron volcadas en su afamada obra El espíritu de las leyes. Allí expone que las reglas que determinan la conducta humana no son permanentes ni absolutas, sino que surgen y evolucionan de acuerdo a los contextos históricos, culturales, tipos de gobierno y el carácter de una sociedad determinada.

La era del intervencionismo militar ha llegado a su fin


(Martes, 17 Enero 2017)

RON PAUL

A lo largo de esta campaña presidencial he dicho que no importa mucho qué candidato salga elegido. Tanto Donald Trump como Hillary Clinton son autoritarios, y no podemos esperar que hagan retroceder el estado leviatán que está destruyendo nuestras libertades civiles en nuestro país mientras destruye nuestra economía y nuestra seguridad con interminables guerras en el extranjero. Los candidatos no importan demasiado, a pesar de lo que los medios de comunicación nos quieran hacer creer. Sin embargo, las ideas sí que importan. E independientemente de qué candidato salga elegido, la batalla de las ideas ahora tiene una importancia crítica.

El día después de las elecciones es cuando debemos concentrarnos realmente en defender una política exterior pacífica y la prosperidad que esta traerá consigo. Aunque no tengamos mucho de lo que alegrarnos cuando el nuevo presidente sea elegido el martes, hemos aprendido muchas cosas nuevas sobre el estado de la nación durante las campañas. Desde el sorprendente éxito del insurgente Bernie Sanders hasta la campaña de Donald Trump, que rompió todas las reglas del Partido Republicano – y puede haber deshecho al propio Partido Republicano -, lo que ahora sabemos más claramente que nunca es que el pueblo estadounidense está harto de la política tradicional. Y lo que es más importante, están hartos de las mismas viejas y aburridas políticas de siempre.

El mes pasado, el Centro para el Interés Nacional y el Instituto Charles Koch realizaron una fascinante encuesta. A una amplia gama de miles de estadounidenses se les hizo una serie de preguntas sobre la política exterior de Estados Unidos y nuestra “guerra contra el terrorismo” de 15 años de duración. Se podría pensar que después de una década y media, billones de dólares y miles de vidas perdidas, los estadounidenses tendrían una visión más positiva de este esfuerzo masivo para “librar al mundo de los malhechores”, como prometió el entonces presidente George W. Bush. Pero la encuesta descubrió que sólo el 14 por ciento de los estadounidenses creen que la política exterior de Estados Unidos ha aumentado su seguridad. Más del 50 por ciento de los encuestados dijeron que el próximo presidente de Estados Unidos debería usar menos fuerza en el extranjero, y el 80 por ciento dijo que el presidente debe obtener la autorización del Congreso antes de llevar al país a la guerra.

La repostulación de Morales


(Lunes, 16 Enero 2017)

OSCAR ORTIZ 

La pretensión del presidente Evo Morales y su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS), de desconocer el resultado del referendo del 21 de febrero de 2016 (21F) y buscar nuevas formas para repostularse en las elecciones nacionales del 2019 es inconstitucional e ilegitima, además de atentar contra las bases fundamentales de la democracia y el Estado de Derecho.

El preaviso de despido


(Lunes, 16 Enero 2017)

EDUARDO BOWLES

El Gobierno está sufriendo -quizás de una manera imprevista- la incomodidad de otra piedrecilla inoportuna en su zapato. Esta piedra se la ha introducido nada menos que el Tribunal Constitucional Plurinacional con su polémico fallo sobre la restitución de la figura jurídica del preaviso de despido en la Ley General del Trabajo. La medida, que ha merecido el pronto apoyo del sector empresarial por sus lógicas connotaciones, ha sido en cambio rechazada primero por el Defensor del Pueblo, al calificarla de inconstitucional, mientras que la Central Obrera Bolivia y el propio Ministerio de Trabajo han manifestado en sendas declaraciones de sus representantes, su anulación.

De pies secos y mojados


(Lunes, 16 Enero 2017)

CARLOS ALBERTO MONTANER

Uno de los últimos actos de gobierno del presidente Barack Obama ha sido legitimar la repatriación a Cuba de los pies secos. Era una medida solicitada insistentemente por la dictadura de Raúl Castro. Obama volvió a complacerlo sin exigirle nada a cambio.

Los pies secos son los cubanos que llegan a territorio norteamericano sin visa, ya sea por tierra, casi siempre en los puestos fronterizos mexicanos; por mar, en balsas o pequeñas embarcaciones; o por aire, en aeropuertos en los que aterrizan en tránsito, supuestamente, hacia otros países.

Los pies mojados –los cubanos interceptados por los guardacostas en el mar– ya eran deportados desde que Bill Clinton lo decretó a mediados de los años noventa y pactó con Fidel Castro que los aceptara, a cambio de otorgar a Cuba 20.000 visas todos los años.

Por otra parte, continúa vigente, mientras el Congreso no la derogue, la Ley de Ajuste de 1966. Cualquier cubano que ingrese legalmente en Estados Unidos, al año y un día de haber entrado en el país puede solicitar la residencia.

Como la existencia de la Ley de Ajuste se debió a que Cuba se negaba a aceptar la repatriación de sus ciudadanos, y algo había que hacer con ellos para regularizar su situación, es probable que el Congreso de Estados Unidos eventualmente elimine esa legislación, en vista de que Raúl Castro ya los admite de regreso.

La segunda guerra fría


(Martes, 27 Diciembre 2016)

CARLOS ALBERTO MONTANER

Hace exactamente un cuarto de siglo desapareció la Unión Soviética. La hecatombe ocurrió el 25 de diciembre de 1991.

Pinochet y la tragedia chilena


(Martes, 27 Diciembre 2016)

ANTONIO SÁNCHEZ

Transcurridos cuarenta y tres años y algunos meses del golpe de Estado protagonizado por las fuerzas armadas chilenas, las heridas parecen no haber cicatrizado. Ni las enseñanzas haber echado raíces en el comportamiento político de los chilenos. Los frentes continúan estabilizados, el pinochetismo enfrentado al antipinochetismo y ni siquiera el perdón expresado por los presos políticos que arrastran sus culpas y condenas por graves violaciones a los derechos humanos en aquellos lejanos acontecimientos encuentra resonancia en quienes no parecen dispuestos a seguir el consejo de Jorge Luis Borges: “no hay más perdón que el olvido”. Como en el tango de Gardel, al parecer no habrá perdón ni olvido.

Son tantas las aristas y las dimensiones de los hechos, tan complejas las motivaciones y tan variadas sus justificaciones, que resuelta difícil, si no imposible, alcanzar un acuerdo en torno a la razón del golpe y la legitimación de los sucesos. En mi particular percepción del más grave acontecimiento sociopolítico vivido en su historia por los chilenos, queda una certeza y una incertidumbre. La certeza parece indiscutible: la intervención militar se hizo imperativa para zanjar la grave crisis existencial que se estaba viviendo en el Chile de Salvador Allende ante el fracaso de la política.

Las fuerzas partidistas y sociales enfrentadas habían alcanzado un trágico y muy precario equilibrio y carecían ambas – gobierno y oposición, sus respectivos partidos y sus respaldos de masas – del poder suficiente como para definir la situación en uno u otro sentido, mientras que la dinámica social empujaba inexorablemente hacia un enfrentamiento de facto que tenía todas las posibilidades de degenerar en una guerra civil. El conflicto había alcanzado un critico nivel de ideologización y el enfrentamiento, como insistieran en señalarlo las fuerzas políticas más radicalizadas de uno y otro bando, se había hecho inevitable.

La agenda política detrás del Nóbel de la Paz para Juan Manuel Santos


(Martes, 20 Diciembre 2016)

HANA FISCHER 

El presidente colombiano Juan Manuel Santos acaba de recibir el Premio Nobel de la Paz. El Comité Noruego se empecinó en otorgárselo a pesar de que los colombianos –los directamente interesados en terminar con el sangriento conflicto que asola a su país desde hace medio siglo- consideraron que el acuerdo Santos- Farc era inaceptable.

La actitud de los noruegos origina una interrogante: ¿Qué es lo que se premia?

Objetivamente, el “GPS” que debería guiar al jurado en sus decisiones, es el testamento de Alfred Nobel que señala:

La totalidad de lo que queda de mi fortuna quedará dispuesta del modo siguiente: el capital, invertido en valores seguros por mis testamentarios, constituirá un fondo cuyos intereses serán distribuidos cada año en forma de premio entre aquéllos que el año precedente hayan realizado el mayor beneficio a la humanidad.

Subjetivamente, el Nobel de la Paz es el reconocimiento a aquellos que han cimentado sobre bases morales la convivencia pacífica, ya sea entre naciones o dentro de un pueblo. El premio sirve para poner el foco sobre ellos e implícitamente, designarlos como ejemplo a imitar.

Por consiguiente al honrar a alguien con esa distinción, simultáneamente, el jurado noruego delata mucho acerca de su propia conducta moral.

El dictador que se robó la navidad en Venezuela


(Martes, 20 Diciembre 2016)

MARY ANASTASIA O'GRADY 

La decisión del hombre duro de Venezuela, Nicolás Maduro, de sacar de circulación el billete de mayor denominación, el de 100 bolívares, no fue lo que desató las protestas y saqueos alrededor del país el fin de semana. Fue el fracaso de la dictadura en proveer al país un mecanismo ordenado para el intercambio público de billetes viejos por nuevos.

Pero al final de cuentas, ¿qué se podría esperar de un régimen que ha puesto a una de las naciones más ricas en recursos naturales de América del Sur en la senda del colapso hiperinflacionario?

Maduro anunció al país el 11 de diciembre que contrabandistas en la frontera con Colombia estaban acaparando los billetes de 100 bolívares, con un valor cercano a los tres centavos de dólar estadounidense, creando una escasez en Venezuela. Su solución fue declarar súbitamente ilegales estos billetes, con lo que esperaba perjudicar a las “mafias” que los retenían.

Los venezolanos recibieron un plazo de cuatro días para depositar el efectivo en bancos comerciales y recibir crédito en sus cuentas y otros tres días si los llevaban a las oficinas del banco central para recibir un pagaré.

Pero los bancos no dan abasto con las multitudes. Además, se estima que un tercio de los venezolanos no tiene cuenta bancaria y al menos una oficina del banco central, la de Maracaibo, no abrió el viernes como fue prometido. El sábado, en medio de la agitación social, Maduro extendió el plazo al 2 de enero, pero puede que millones de personas aún se queden con pilas de billetes sin valor.

Dos años de deshielo solo han servido para fortalecer la dictadura cubana


(Martes, 20 Diciembre 2016)

EMILIO J. LÓPEZ

El inicio de normalización de relaciones entre EE.UU. y Cuba cumple hoy dos años oscurecido por la represión virulenta de la disidencia y la falta de derechos en la isla.

Los primeros frutos del histórico deshielo bilateral tiene un marcado sabor amargo al confrontar las medidas de mano tendida promovidas por el presidente estadounidense, Barack Obama, con la falta de espacios para la libre expresión, pluralidad política y de avances en el terreno de los derechos laborales en la isla.

“Lamentablemente, la política cubana del presidente Obama sólo ha servido para contribuir al fortalecimiento de la dictadura” en la isla, afirmó a Efe el periodista e intelectual cubano Carlos Alberto Montaner.

A juicio de Montaner, los expertos del Departamento de Estado o de los servicios de inteligencia estadounidenses le podían haber advertido a Obama de este más que previsible desenlace, pero el presidente “les ocultó las negociaciones con La Habana para seguir su ingenuo instinto”.

Para el escritor y ensayista cubano, la realidad es que Obama no quería escuchar lo obvio: “que Cuba y Venezuela son enemigos de Estados Unidos, tanto de sus intereses como de sus valores, y como tal había que tratar a esos países”.

Trump, China y la trampa de Tucídices


(Lunes, 19 Diciembre 2016)

CARLOS ALBERTO MONTANER

Me parece bien que el presidente electo Donald Trump respondiera la llamada de Tsai Ing-wen, presidenta de Taiwán. Lo cortés no quita lo prudente. Se trata de una mujer educada e inteligente. Taiwán, pese a todo, es una isla aliada de Washington con la que existen vínculos históricos muy fuertes en el orden económico y militar.

En realidad, ese gesto de cortesía no pone en peligro la política de Una China proclamada desde tiempos de Jimmy Carter. El presidente de Estados Unidos tiene derecho a hablar con quien desee y la diplomacia china no debiera ser tan quisquillosa y sensible por asuntos simbólicos.

No obstante, resulta mucho más peligroso amenazar a ese país con sanciones económicas y tarifas arancelarias debido a la balanza comercial favorable que China posee con relación a Estados Unidos, como si las transacciones comerciales arrojaran una suma cero en las que uno gana todo lo que el otro pierde. Francamente, yo pensaba que Donald Trump tenía una mejor comprensión de los fenómenos económicos.

A Estados Unidos, en números grandes, no le perjudica contar con una enorme fábrica en el Pacífico que suministra bienes a los consumidores norteamericanos entre un 30 y un 40% más baratos que si fueran productos equivalentes fabricados en Estados Unidos, a cambio de un papel moneda totalmente hegemónico que no tiene otro respaldo que el inmenso prestigio del país emisor.

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook