Buscar en nuestras publicaciones:

Análisis



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

El nuevo Mister Trump


(Miércoles, 19 Abril 2017)

ÁLVARO VARGAS LLOSA 

En cuestión de una semana, el Presidente Trump ha dado un giro copernicano en parte de su política exterior y política interior.

En siete asuntos, se lo diría irreconocible:

1) El ataque, con 59 misiles Tomahawk lanzados desde el Mediterráneo, contra la base aérea de Shayrat, en Siria, en castigo por el uso de gas sarín por parte de Bashar al Asad contra la población de Khan Sheikhoun. Trump había fustigado insistentemente a los gobiernos anteriores por intervenir militarmente en el Medio Oriente y propugnado un aislacionismo que el eslogan “Estados Unidos, primero” resumía.

2) La imputación de Trump contra Putin por su respaldo a Asad y la insinuación de la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, de que Moscú tenía información anticipada sobre este uso ilegal de armas químicas contra los propios sirios. Si algo había ofrecido Trump era una alianza con Moscú para hacer frente al terrorismo y dejar atrás la rusofobia tradicional de la política exterior.

3) La decisión norteamericana de no declarar a China “país manipulador de su moneda”, acompañada de un trato amical a Xi Jinping, el Presidente chino, durante su visita a Estados Unidos. Trump hizo de la denuncia de la manipulación monetaria china como instrumento comercial ventajista, un eje de su visión proteccionista.

4) El envío de buques de guerra estadounidenses, un portaaviones incluido, a la península coreana, en desafío al demencial Kim Jong-Un, que no para de hacer alarde de sus ambiciones nucleares. El presidente estadounidense había declarado hasta la saciedad que su prioridad no sería buscar pleitos internacionales ni resolver los problemas del mundo.

5) El respaldo a la OTAN y el recibimiento cálido al secretario general de esa Alianza en la Casa Blanca. Trump había declarado “obsoleta” a la OTAN en más de una ocasión, acusándola de colocar sobre los hombros de Estados Unidos el peso de la defensa de una Europa que no gasta lo suficiente en su propia protección.

El socialismo es el opio de los intelectualoides


(Martes, 18 Abril 2017)

JOSÉ AZEL

Karl Marx caracterizó la religión como “el opio de los pueblos”. Pero una mejor descripción del efecto alucinógeno es el rechazo de los intelectualoides a reconocer los crímenes y fracasos del socialismo.

Los hechos son incuestionables. El Libro Negro del Comunismo ofrece un estimado conservador de cien millones de personas inocentes asesinadas por los socialistas marxistas en el siglo XX. Los autores investigaron la China del “Gran Timonel”, Corea de Kim Il Sung, Vietnam bajo “Tío Ho”, Cuba con Castro, Etiopía con Mengistu, Angola bajo Neto y Afganistán con Najibullah. También documentan crímenes contra la cultura nacional y universal, desde la destrucción por Stalin de cientos de iglesias en Moscú o Ceasescu demoliendo el corazón histórico de Bucarest, hasta la devastación en gran escala de la cultura china por los Guardias Rojos de Mao.

Todo para implementar teorías económicas de planificación centralizada que han demostrado ser muy inferiores a las capacidades de generación de riquezas de las economías de libre mercado y que llevan, según el título del libro de F. A. Hayek, al inevitable Camino de Servidumbre.

Además, a pesar de los horrorosos crímenes de la historia comunista, los intelectualoides continúan defendiendo en círculos sociales y académicos el socialismo marxista como la forma más moral de gobierno, y condenan al capitalismo como nefasto. Y no es que las atrocidades de la práctica comunista fueran la excepción de la regla o el resultado de alguna implementación errónea de la teoría socialista. Las monstruosidades son fundamentales en la moral marxista.

Como señala Andrew Bernstein en su artículo El Holocausto Socialista y los que lo Niegan, la teoría marxista es una de lucha de clases, donde los grupos económicos son considerados unidades de valoración moral. “No tenemos compasión”, dijo Marx. “Cuando nuestro momento llegue, no nos excusaremos por el terror”.

Prefraude, fraude y postfraude en Ecuador


(Martes, 18 Abril 2017)

CARLOS ALBERTO MONTANER 

En Ecuador -afirma el gobierno- las elecciones del 2 de abril las ganó la “revolución ciudadana” y la perdieron los “pelucones”.

“Revolución ciudadana” es la forma local de llamarle a la voluntad omnímoda de Rafael Correa. Allí se hace lo que a este señor le da la gana. “Pelucones” son todos los que se oponen a ella. Lo que en Venezuela denominan “escuálidos” y en Cuba “gusanos”.

Pero no sucedió así. Según todos los síntomas, en Ecuador ganó la oposición. Sencillamente, hubo fraude. La trampa estuvo precedida por el prefraude y ahora estamos en la fase del postfraude.

Me explico.

El prefraude es la etapa en la que se crea el clima ideal para consumar el engaño. Se cambia o adapta la legislación, se controlan los órganos electorales, y se introducen métodos electrónicos fácilmente manipulables.

Simultáneamente, se silencian los medios de comunicación independientes, y el dictador, disfrazado de presidente democrático, coopta los poderes legislativo y judicial para acogotar a cualquiera que ose criticarlo. Primero fragua una legislación ambigua, perfecta para iniciar las persecuciones, y luego suelta a los fiscales del Estado, como los cazadores liberan a sus perros de caza, para que acosen y atrapen a quienes se atreven a denunciar la falta de libertades. Algunos de los opositores van a parar a la cárcel o al exilio.

Naturalmente, se crea una atmosfera de terror. La mayor parte de las sociedades sometidas a esta violencia propenden a guardar silencio y a la obediencia dócil. Sólo protestan a pecho descubierto los más audaces y comprometidos. Los que mejor entienden cuanto sucede.

El detonante norcoreano


(Martes, 18 Abril 2017)

IAN VÁSQUEZ 

En las últimas dos semanas, Estados Unidos bombardeó Siria con 59 misiles y Afganistán con el explosivo no nuclear más poderoso de su arsenal.

Ahora Corea del Norte se ha vuelto el foco de tensión. EE.UU. ha enviado un portaviones y barcos de guerra hacia la península, a donde viajó el vicepresidente Pence este fin de semana y declaró que Washington no descarta una intervención militar para disuadir al régimen norcoreano de desarrollar armas nucleares.

¿Por qué es de importancia para EE.UU. lo que pase en este país pequeño y extremadamente pobre? Porque tiene 28.500 tropas en Corea del Sur y porque, a pesar de eso, la dictadura norcoreana ha desarrollado un programa nuclear con el que amenaza a sus vecinos coreanos y a la región. El que EE.UU. se esté enfrentando con un país que tiene de aliado al gigante de China hace de este conflicto no solo uno posiblemente nuclear, sino también uno global.

Hace décadas que la península coreana dejó de tener importancia estratégica en la guerra fría entre EE.UU. y Rusia, pero las tropas estadounidenses se quedaron tras el colapso de la Unión Soviética. Siguen allí a pesar de que Corea del Sur –que tiene dos veces la población y 21 veces el ingreso per cápita de Corea del Norte– podría perfectamente defenderse en ausencia de protección estadounidense.

Hay poco que se puede hacer para prevenir el desarrollo de armas nucleares en Corea del Norte. La única manera de asegurarlo es a través de una invasión o intervención militar masiva, opción que no se ha considerado seriamente por sus enormes costos. Según el experto John Muller, el Pentágono ha calculado lo catastrófico que sería una guerra peninsular:

El público al servicio de los servicios públicos


(Martes, 18 Abril 2017)

H.C.F. MANSILLA 

Este título enrevesado quiere llamar la atención sobre una situación reiterativa. Ser cliente, usuario, peatón y ciudadano es un verdadero infortunio. Aquí el cliente, el usuario y el ciudadano agradecen al taxista, al dependiente de la tienda o al empleado público, quienes contemplan desde arriba, displicentes y autosatisfechos, a los pobres súbditos, a quienes acaban de hacer la merced de un generoso favor. El Estado, las grandes empresas de electricidad, teléfonos y agua, las tiendas y los transportes públicos no están al servicio del ciudadano, del usuario y del cliente, sino que estos están al servicio de estas instituciones.

Un compromiso con la verdad


(Martes, 18 Abril 2017)

JAVIER PAZ

Hace poco escuché decir a un dirigente que los cupos de exportación “cumplieron su ciclo” y que era tiempo de liberar las exportaciones de soya. Tal afirmación, implica que dicho mecanismo tuvo un efecto positivo y sirvió para algo pero que ahora ya no se necesita; implica que el gobierno estuvo acertado, hasta cierto punto en implementar la medida, pero es momento de retirarla.

Para beneficio de la duda, debemos entender que quienes están en una posición política, ya sea como líderes de algún gremio empresarial o tienen que negociar con el gobierno para conseguir una ley o un decreto, deben tener el tacto político para agradar y convencer a quienes ostentan el poder. Y una forma de convencer es diciendo que algo fue bueno, pero que ya no es necesario o no corresponde con la actual coyuntura.

Ser ambiguo, buscar agradar, ser lisonjero, apoyar al caudillo y al partido en los aciertos y los errores, elegir las opiniones que uno tiene de acuerdo a los votos que puedan proporcionar, tomar posiciones reñidas con lo justo, pero que benefician al sector que uno representa es una necesidad y casi una obligación para los políticos, incluidos los líderes de sindicatos y gremios empresariales. Tal vez por estas razones difícilmente podría seguir una carrera política. Esta necesidad de ser ambiguo, de desinformar, de cambiar de opinión de acuerdo a la conveniencia y no a la convicción o mejor aun a la ciencia lamentablemente no es exclusiva de los políticos, sino también de académicos y periodistas.

Buenismo e islamofobia, dos errores ante el yihadismo


(Lunes, 17 Abril 2017)

ANTONIO JOSÉ CHINCHETRU 

Cada vez que se produce un atentado yihadista en Europa o Estados Unidos las reacciones de políticos y medios de comunicación distan mucho de ser homogéneas. En realidad, y en un guion que se repite casi de forma idéntica tras cada ataque terrorista, los mensajes que se envían van en dos sentidos claramente contradictorios.

Por una parte están los que, como primera reacción, tratan de ocultar la naturaleza islamista de la acción criminal. Sobran los ejemplos de terroristas que han sido descritos como meros "perturbados" o similares. Así, pareciera que en el Viejo Continente se estuviera expandiendo una epidemia que afecta a la salud mental de personas llegadas de países musulmanes o hijos de inmigrantes de esos mismos lugares. En otros casos, como en la matanza de Orlando, se describe lo ocurrido como un ataque homófobo sin trasfondo islamista (como si una visión radical del islam no fuera profundamente hostil a los homosexuales).

En ocasiones se ha llegado a discursos directamente delirantes, que demuestran además un profundo desconocimiento de aquello de lo que se está hablando. Cuando en 2012 un "lobo solitario" asesinó a tres niños y un adulto en un colegio judío y a dos soldados en el Sur de Francia, numerosos periodistas españoles corrieron a apuntar a la ultraderecha. Un argumento recurrente para descartar la vía yihadista fue que los uniformados eran de origen norteafricano. Esto era, sin embargo, lo que hacía sospechar precisamente que el asesino fuera islamista, pues para alguien así un musulmán que sirva en un ejército "infiel" es alguien que merece el peor de los castigos.

En otro caso un tertuliano corrió a decir que los asesinos que degollaron a un sacerdote en Normandía no podían ser musulmanes porque habían dicho que actuaban en nombre de "Dios" en vez de "Alá". Desconocía que este último término no es un nombre, sino la palabra en árabe equivalente a God en inglés o Dieu en francés.

12A: lo posible y lo deseable


(Lunes, 17 Abril 2017)

IVÁN ARIAS 

El Gobierno está cada vez más reactivo y boquiabierto por la oposición que ha retomado la iniciativa en casi todos los frentes. En este año, por citar los más importantes, el régimen fue sorprendido por la convocatoria ciudadana a festejar el 21F y por la emergencia de seis líderes opositores el miércoles 12 de abril (12A). En el primer caso pensaron que la idea era una locura, que no tendría respaldo popular; pero tuvieron que quedarse callados ante la contundencia de las concentraciones que pedían respeto a la CPE y no a la reelección. Sobre la salida de los líderes políticos, tuvieron que tragar mucha saliva antes de contestar, pues, ni se la olían.

Me imagino que ver la foto les sacó ronchas de temor y sufrimiento, porque estaban seguros que la oposición sería incapaz de sentarse bajo un mismo objetivo. Los seis líderes suman, entre todos, 150 juicios seguidos por el Gobierno. Creyeron que el exilio de cientos de bolivianos, el encarcelamiento de otras decenas, la persecución a periodistas independientes, la cooptación de los medios de comunicación, el acoso judicial a Samuel, el encarcelamiento de Leopoldo, Ernesto y Eduardo León; además del maltrato y desprecio legal a Gualberto Cusi, los tendría divididos, atemorizados y agazapados en sus respectivas trincheras.

Esos odiados imperios


(Jueves, 13 Abril 2017)

EDUARDO BOWLES 

El embajador boliviano ante la ONU se ve muy “cool” usando la pañoleta típica de algunos pueblos árabes cuando sale en defensa del dictador sirio Bashar al-Ásad. Algunos creen que es un gesto de valentía y dignidad estrellarse abiertamente contra Estados Unidos y despotricar contra el bombardeo ordenado por Donald Trump. Lo que se debe considerar, sin embargo, es que tal vez nuestro país está incurriendo en una frivolidad inexcusable, con el único propósito de conseguir notoriedad mundial, para que en todos los rincones sepan de la existencia de Bolivia, único objetivo que ha estado presente en nuestra política exterior durante la última década.

La guerra más peligrosa de Medio Oriente


(Martes, 11 Abril 2017)

IAN VÁSQUEZ 

La reacción de muchos ante el bombardeo estadounidense a una base militar en Siria el viernes pasado fue de una satisfacción moral. Es entendible. Después de todo, la dictadura de Bashar al Assad había mostrado su brutalidad una vez más al librar aparentemente un ataque químico contra parte de la población civil —y Washington finalmente respondió—.

Pero en la guerra civil siria no hay soluciones buenas ni fáciles, y la decisión del presidente Donald Trump es quizás la más deficiente de todas. Esto se debe a que los escenarios previsibles que seguirán a tal intervención traen altos costos y pocos o nulos beneficios, y las consecuencias no previsibles podrían ser aun peores.

El ataque químico que provocó la reacción de Trump acabó con la vida de unas setenta personas, entre ellas niños. Desde el 2011 hasta la fecha, sin embargo, el régimen sirio ha matado a casi 200.000 ciudadanos en ataques militares convencionales, entre los que también se encontraron menores de edad. Hasta hace poco, Trump criticó fuerte y repetidamente el intervencionismo en Siria, incluso cuando hubo otro ataque químico en el 2013.

El cambio de política de Trump es curioso. Las imágenes del sufrimiento y de los cadáveres de los niños víctimas del reciente ataque sin duda jugaron un papel en su decisión. Pero no cambia el hecho de que los bombardeos carecen de visión estratégica. Como dice Stephen Walt de la Universidad de Harvard, no “alteran la realidad en la Tierra, no hacen a los sirios significativamente más seguros y no nos acercan a una solución”.

De hecho, la respuesta de Al Assad fue la de bombardear a la misma población a la vez que el aliado más importante de Siria —Rusia— había quedado enfurecido con EE.UU. ¿Qué hará Trump ante la próxima agresión del régimen sirio? La tentación de una escalada militar es enorme, pues, como observa el experto Micah Zenko, de no reaccionar a una próxima provocación, Trump parecerá ineficaz o conforme con la política siria.

¿Se repite el fraude electoral venezolano en Ecuador?


(Martes, 11 Abril 2017)

HANA FISCHER 

Lo que viene sucediendo en Ecuador se asemeja muchísimo a lo acontecido en Venezuela. En ambos países —de la mano de Rafael Correa y Hugo Chávez, respectivamente— se desmanteló la república para concentrar el poder en manos del presidente. Al tener todas las instituciones y recursos de Estado a su disposición, podían darse el lujo de convocar a “elecciones”, y ellas pasaron a ser una mera fachada para “legitimar” a las dictaduras imperantes.

Al carecer la gestión gubernamental de controles y contrapesos, la calidad de vida en ambas naciones descendió de forma pronunciada; no solo en lo material, sino también en lo espiritual, debido a la angustia y la rabia que provocan vivir en un país donde no existen garantías individuales. Ergo, las injusticias se multiplican.

En consecuencia, la población se hastió y ya no alcanzó el amedrentamiento ni el uso abusivo de los recursos del Estado para obtener la victoria electoral. Y, ante la sorpresa del chavismo y de Correa, sus “delfines” no ganaron las elecciones como estaba previsto.

Es lo que ocurrió con Nicolás Maduro en Venezuela y probablemente con Lenín Moreno en Ecuador. En las dos ocasiones hubo denuncias de fraude electoral. Debido a las similitudes entre ambos procesos, se duda que las cosas se aclaren con honestidad en Ecuador.

En la elección donde Maduro fue proclamado ganador, observadores independientes europeos que estuvieron presentes durante la jornada de votación, señalaron que “hubo fraude electoral en Venezuela”. Asimismo, que se había cometido “una serie de delitos electorales” que pudieron haber alterado el verdadero resultado de los comicios.

Revoluciones inconclusas


(Martes, 11 Abril 2017)

EDUARDO BOWLES

Acabamos de recordar 65 años de la Revolución de 1952, considerada una de las más importantes del Siglo XX, equiparable a la sublevación mexicana, iniciada en 1910. Las transformaciones también son muy parecidas: reforma agraria, voto universal, nacionalización, reivindicación de los derechos del campesinado, entre otras.

¿Por qué ardió el Congreso de Paraguay?


(Martes, 04 Abril 2017)

DANIEL DUARTE 

Desde el viernes 31 de marzo una imagen de Paraguay ha recorrido el mundo: el Congreso Nacional ardiendo en llamas.

La tensión alrededor de un proyecto reeleccionista encontró su válvula de escape en el predio legislativo y propiedades del centro de Asunción. Todo esto mientras se desarrollaba una importante reunión del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con cientos de empresarios y ministros donde el Gobierno presentó ante el mundo la “marca país“.

Aquí les contamos lo que hay detrás de la crisis política en Paraguay.

¿Por qué protestaban los paraguayos frente al Congreso?
Los manifestantes salieron a las calles contra una irregular jugada política para modificar la Constitución.

El actual mandatario Horacio Cartes (2013-2018) y el expresidente Fernando Lugo (2008-2012), del partido conservador Asociación Nacional Republicana (ANR) y el izquierdista Partido Frente Guasu (FG), respectivamente, quieren habilitar la reelección presidencial.

Un grupo de 25 senadores (de un total de 45) presentó y aprobó ese mismo día un proyecto de enmienda constitucional.

La indignación venía arrastrándose desde el martes, cuando los mismos legisladores conformaron un Senado “paralelo”: desconocieron al presidente del Senado y decidieron sesionar en una oficina fuera de la sala de sesiones para modificar el reglamento interno de la Cámara.

Modificaron el reglamento interno de la Cámara para consumar lo que harían tres días después.

La oposición denunció la movida como un “golpe parlamentario”, pidió juicio político a Horacio Cartes y llamó a la ciudadanía a manifestarse.

Medio Oriente: líderes fraudulentos y pueblos acobardados


(Martes, 04 Abril 2017)

GEORGE CHAYA


Más allá de las declaraciones del secretario de Estado, Rex Tillerson, como de la enviada de Estados Unidos ante la ONU,

¿Hacia dónde va Ecuador?


(Martes, 04 Abril 2017)

IAN VÁSQUEZ 

Todo Ecuador debe estar preocupado por el resultado oficial de las elecciones presidenciales del domingo. A pesar de creíbles denuncias de fraude, el candidato oficialista Lenín Moreno fue declarado el ganador por un margen pequeño. De respetar esa victoria, el país tendrá un presidente debilitado y un gobierno inestable.

La oposición, liderada por el candidato Guillermo Lasso, acusa al gobierno de cometer una serie de irregularidades que le ha costado la presidencia. Por ejemplo, en la ciudad norteña de Ibarra, militares detuvieron a dos agentes de la Secretaría Nacional de Inteligencia que llevaban consigo papeletas electorales marcadas a favor de Moreno. Poco después, la fiscalía los dejó libres. Muchos ecuatorianos se preguntan: ¿Cuántos más agentes ejecutaron semejantes operaciones de manera desapercibida?

Las encuestas a boca de urna dieron otras razones por las que la oposición desconfía del resultado oficial. La encuestadora más respetada y antigua del país, Cedatos, reportó al finalizar el día electoral que Lasso recibió 53% del voto y Moreno el 47%, según sus mediciones. Las otras dos encuestadoras independientes dieron conteos y márgenes muy parecidos. Solo Perfiles de Opinión, consultora estrechamente ligada al movimiento político del presidente Correa, dio como ganador a Moreno. Llama la atención que el Consejo Nacional Electoral (CNE) anunció que el oficialista triunfó con 51% contra 49% de Lasso, casi idéntico a los porcentajes que arrojó la consultora ligada a Correa. Y eso a pesar de que esa empresa tiene un pobre récord como encuestadora (en elecciones anteriores siempre reportaba márgenes mucho más amplios que los que dictaban los electores).

Llama la atención también que, a diferencia de la primera vuelta, cuando demoró tres días en anunciar el resultado, el domingo la CNE lo anunció justo después de que cayera su sistema. Por eso, Lasso se quejó: “Pretenden decir que en veinte minutos se apagó el sistema, se quedó fuera de línea y luego aparecen escrutados del 20% al 90% de los votos”. Es más, la oposición ha mostrado evidencia de actas adulteradas en que los votos para Lasso fueron asignados a Moreno y viceversa. Para el lunes en la tarde, el partido de Lasso había verificado 21.000 copias de actas que daban a Lasso ganador por 51%.

Qué hacer frente a las dictaduras: el increíble caso de Venezuela


(Martes, 04 Abril 2017)

CARLOS SABINO 

No se trata de averiguar si en Venezuela existe o no, ahora, una dictadura: los hechos son contundentes y además, públicos y notorios. Cuando se cancelan las elecciones sin motivo y, de paso, no se da ninguna fecha para volver a realizarlas, cuando se propone eliminar los partidos políticos y se anulan todas las facultades del congreso, cuando hay presos políticos y se viola sistemáticamente el derecho de propiedad, no hay duda de que estamos frente a una dictadura. El problema no es, entonces, definir el tipo de régimen que hoy padecen los venezolanos o entrar en sutilezas acerca del carácter más o menos comunista, fascista o simplemente mafioso del actual sistema, sino el de encontrar los medios para acabar con una situación que afecta no solo a ese país, sino a todo nuestro continente.

La Organización de los Estados Americanos, la OEA, está ahora tomando cartas en el asunto. Ya son 20 países –entre ellos, todos los más importantes de la región- los que han manifestado su alarma por lo que ocurre en el país sudamericano y reclaman una salida negociada y pacífica a la situación, que incluye la convocatoria a elecciones y la liberación de los presos políticos. Por primera vez en muchos años esa organización regional se ha pronunciado con firmeza, casi seguramente porque la nueva administración de los Estados Unidos ha cambiado por fin la postura de pasividad y tolerancia que tenía durante la presidencia de Obama y por la decidida postura de Luis Almagro, su secretario general.

Pero las iniciativas diplomáticas, por mejor intencionadas que sean, no son suficientes para acabar con un régimen como el venezolano, que se aferra desesperadamente al poder porque sabe el destino que les aguarda a sus dirigentes en caso de que abandonen el mando. Al contrario, me parece que los diálogos, las declaraciones y las reuniones internacionales resultan a veces útiles a los dictadores para distraer la atención sobre los problemas reales de sus países y para ganar tiempo mientras se van consolidando en el poder.

Una lección por aprender


(Martes, 04 Abril 2017)

EDUARDO BOWLES

Nada menos que el premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, dijo que los latinoamericanos le debemos dar gracias a la empresa brasileña Odebrecht, por haber mostrado como nadie la calaña de gobernantes que tenemos, las debilidades institucionales de nuestros países y lo lejos que estamos de conseguir gobiernos transparentes. Lo mismo debería decirse de la reciente ruptura del orden constitucional que ha perpetrado el chavismo venezolano, medida que, más allá del daño que le causa a la democracia, le hace un gran favor a nuestros países, donde todavía quedan vivas muchas taras en relación a la política, el liderazgo, el papel de los gobiernos y el rol de la ciudadanía, entre muchas otras, que lamentablemente sobreviven y nos mantienen atrasados.

En Brasil ya no se garantiza la impunidad


(Miércoles, 29 Marzo 2017)

GABRIELA CALDERÓN

Un juez federal de Curitiba, Sergio Moro inició un caso de aparentemente poca monta

Venezuela fallida


(Miércoles, 29 Marzo 2017)

CARLOS ALBERTO MONTANER

El asunto es más grave. El régimen chavista de Nicolás Maduro, sin duda, ha violado todos los incisos de la Carta Democrática Interamericana de la OEA

Unión Europea: 60 años después


(Miércoles, 29 Marzo 2017)

OJEL RODRÍGUEZ 

Durante las pasadas semanas he examinando los argumentos de la izquierda y la derecha respecto al proyecto de la Unión Europea. Como conclusión presento este análisis para examinar el estado de la UE y su futuro.

El conocido como Brexit, el deseo del electorado británico de dejar la Unión Europea, estremeció a los mandamases en Bruselas y ha puesto en entredicho el futuro de la Unión Europea. A ello hay que sumarle la creciente crisis económica y el tema de la inmigración.

Este mes se conmemoran 60 años de la firma del Tratado de Roma que marcó el comienzo de este proyecto de integración económica y política y que encuentra en un momento crucial de su historia. Este tratado funda la Comunidad Económica Europea (CEE), la Comisión Europea y muchas otras instituciones de política pública como la Política Agraria Común (PAC). Este tratado fue la base para el proceso de integración, la expansión de miembros y dio pie para el Tratado de Maastricht y el de Lisboa para mayor integración.

Esta integración ha sido constante fuente de controversia, despertando ambivalencia entre los Estados miembros. Por ejemplo, cada vez que el pueblo derrotaba en las urnas los intentos de mayor integración, los políticos le daban la vuelta a través de medidas parlamentarias. Por tanto, la marcha por la integración continuó incluso después de derrotas electorales.

Otra de las controversias dentro del proyecto tiene que ver con las excepciones que ganan ciertos Estados miembros, por ejemplo Dinamarca, sobre directivas y políticas establecidas para todos los demás miembros mediante los tratados y la Comisión.

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL

Búscanos en el Facebook