Buscar en nuestras publicaciones:

Artes y Letras



Buscar por nombre:  

Mostrar   artículos por página

El palo de escoba


(Miércoles, 27 Julio 2016)

MARIO VARGAS LLOSA

Para olvidarme del Brexit fui a conocer el nuevo edificio de la Tate Modern en Londres y, como esperaba, me encontré con la apoteosis de la civilización del espectáculo. Tenía mucho éxito, pues, pese a ser un día ordinario, estaba repleto de gente; muchos turistas, pero, me parece, la mayoría de los visitantes eran ingleses y, sobre todo, jóvenes.

En el tercer piso, en una de las grandes y luminosas salas de exposición había un palo cilíndrico, probablemente de escoba, al que el artista había despojado de los alambres o las pajas que debieron de volverlo funcional en el pasado —un objeto del quehacer doméstico— y lo había pintado minuciosamente de colores verdes, azules, amarillos, rojos y negros, series que en ese orden —más o menos— lo cubrían de principio a fin. Una cuerda formaba a su alrededor un rectángulo que impedía a los espectadores acercarse demasiado a él y tocarlo. Estaba contemplándolo cuando me vi rodeado de un grupo escolar, niños y niñas uniformados de azul, sin duda pituquitos de buenas familias y colegio privado a los que una joven profesora había conducido hasta allá para familiarizarlos con el arte moderno.

Chiquitos y la música


(Domingo, 09 Febrero 2014)

(Iglesia Chiquitana) 

MARIO VARGAS LLOSA

Los primeros jesuitas que llegaron a este lejano rincón del Oriente boliviano vieron que las viviendas de los indígenas tenían puertas tan pequeñas que bautizaron a toda la comarca con el nombre de Chiquitos. El padre José de Arce y el hermano Antonio de Rivas pisaron por primera vez estas selvas a fines de 1691. En vez de armas, traían instrumentos de música; sus experiencias en Perú y Paraguay les habían enseñado que el lenguaje de las flautas, los violines o las cítaras facilitaban la comunicación con los naturales del nuevo mundo. Pero aquellos primeros misioneros nunca pudieron imaginar la manera como los pueblos chiquitanos se apropiarían de aquellos instrumentos y de la música que acarreaban desde Europa, incorporándolos y adaptándolos a su propia cultura. Al extremo de que cuatro siglos después se puede decir que la Chiquitania (o Chiquitanía: se acentúa de las dos maneras) es una de las regiones más melómanas del mundo, donde la música barroca sigue tan viva y actual como en el siglo XVIII, matizada y coloreada de sabor local por unas comunidades cuya idiosincrasia concilia, de manera admirable, lo tradicional y lo moderno, lo artístico y lo práctico, el español y la lengua aborigen

.

POESÍA ARBÓREA


(Martes, 14 Enero 2014)

Toborochi (nombre común de un árbol amazónico que adorna muchas avenidas cruceñas) 

Cada cosa
es siempre ella misma.
Al mismo tiempo sin embargo

es siempre otra cosa.
Los árboles cruceños son la muestra!

TOTAÍ

Gigante anoréxico
Vigilante pampeano
Llanero de pelo hirsuto
Brújula eólica
Obelisco natural
Zulú amazónico


FLAMBOYÁN

Pulpo vegetal
Tamiz solar
Gallo de mil crestas
Ciudadano cruceño
Sombrilla tenue


BIBOSI

Pulpo selvático
Sanguijuela mañosa
Enamorado mortal
Luchador incansable
Vampiro verde
Sentencia de muerte


TOBOROCHI

Camello oriental
Erizo vegetal
Panzón llanero
Sansón de bosque
Gordo inamistoso
Miscelánea rosada

BERTOLT BRECHT


(Martes, 09 Julio 2013)

Escritor y dramaturgo alemán (1898-1956)

La herida de Sócrates (cuento con gran sentido del humor)

Sócrates, el hijo de la partera, que con sus diálogos ayudaba a sus amigos a parir con facilidad bromas y pensamientos bien formados, dotándoles así de hijos propios en lugar de adjudicarles bastardos como harían otros maestros, estaba considerado no sólo como el más inteligente de los griegos, sino también como uno de los más valientes. Su fama de hombre valeroso nos parece totalmente justificada cuando leemos, en Platón, con qué presencia de ánimo y decisión apuró el maestro la copa de cicuta que le fue ofrecida en nombre de las autoridades como reconocimiento por los servicios prestados a sus conciudadanos.

Más algunos de sus admiradores han considerado necesario hablar también de su valor en el campo de batalla. Efectivamente, Sócrates participó en la batalla de Delium y lo hizo como soldado de la infantería ligera ,ya que ni por su calidad —era zapatero— ni por sus ingresos —era filósofo—podía permitirse el lujo de servir en las armas más nobles. Sin embargo, como es de suponer, su valor era de naturaleza muy especial. La mañana de la batalla, y antes de que ésta comenzara, Sócrates se había preparado lo mejor posible masticando cebolla, lo que, en opinión de los soldados, infundía valor a un combatiente. Su escepticismo en muchos terrenos le predisponía a la credulidad en otros muchos; estaba en contra de la especulación y a favor de la experiencia práctica, de modo que no creía en los dioses, pero sí en la cebolla.
Por desgracia, el tubérculo no le había hecho ningún efecto, al menos inmediato, y Sócrates trotaba ahora, con gesto sombrío, en medio de una sección de hoplitas que se dirigían, en fila de a uno, a tomar posición en algún rastrojo. Detrás y delante de él marchaban con paso vacilante jóvenes de los arrabales de Atenas, que le llamaron la atención sobre el hecho de que los escudos de las armerías atenienses eran demasiado pequeños para proteger a soldados tan gordos como él. A Sócrates ya se le había ocurrido aquello, pues se había fijado en soldados muy anchos de hombros a los que aquellos escudos tan ridículamente estrechos sólo cubrían a medias.

 

El intercambio de puntos de vista entre sus compañeros de fila, el que le precedía y el que le seguía, sobre las ganancias que obtenían los grandes fabricantes de armas confeccionando aquellos escudos tan pequeños, fue interrumpido por la orden de «¡Alto, ocupad las posiciones! »Los infantes se sentaron en el rastrojo, y un capitán sermoneó a Sócrates por pretender hacerlo sobre el escudo. Más que la reprimenda en sí, le intranquilizó el tono de voz, apagado, empleado por el oficial. Debía de suponerse al enemigo cerca. La visibilidad era prácticamente nula debido a la lechosa niebla matinal. Sin embargo, el rumor de pasos y el ruido metálico de armas indicaban que la llanura estaba ocupada. Sócrates recordó desazonado una conversación que había mantenido la noche anterior con un noble joven, oficial de caballería, al que había conocido, algún tiempo atrás, entre los bastidores de un teatro.
—¡Un plan maestro! —le había explicado el mozalbete—. La infantería no debe moverse de su sitio, sino que habrá de resistir a pie firme el embate del enemigo. Mientras tanto, la caballería avanza por la hondonada y ataca a aquél por la retaguardia. La hondonada debía de estar bastante lejos, hacia la derecha, perdida entre la niebla. Y allí la caballería se encontraría dispuesta ya para el ataque. El plan le había parecido bueno, o, por lo menos, no del todo malo.

OSCAR WILDE


(Lunes, 27 Mayo 2013)

(Escritor y dramaturgo Inglés 1854- 1900)

El Fantasma de Canterville (cuento) 

I

Cuando el señor Hiram B. Otis, el ministro de Estados Unidos, compró Canterville-Chase, todo el mundo le dijo que cometía una gran necedad, porque la finca estaba embrujada.

Hasta el mismo lord Canterville, como hombre de la más escrupulosa honradez, se creyó en el deber de participárselo al señor Otis cuando llegaron a discutir las condiciones.

-Nosotros mismos -dijo lord Canterville- nos hemos resistido en absoluto a vivir en ese sitio desde la época en que mi tía abuela, la duquesa de Bolton, tuvo un desmayo, del que nunca se repuso por completo, motivado por el espanto que experimentó al sentir que dos manos de esqueleto se posaban sobre sus hombros, mientras se vestía para cenar. Me creo en el deber de decirle, señor Otis, que el fantasma ha sido visto por varios miembros de mi familia, que viven actualmente, así como por el rector de la parroquia, el reverendo Augusto Dampier, agregado de la Universidad de Oxford. Después del trágico accidente ocurrido a la duquesa, ninguna de las doncellas quiso quedarse en casa, y lady Canterville no pudo ya conciliar el sueño, a causa de los ruidos misteriosos que llegaban del corredor y de la biblioteca.

-Señor -respondió el ministro-, adquiriré el inmueble y el fantasma, bajo inventario. Llego de un país moderno, en el que podemos tener todo cuanto el dinero es capaz de proporcionar, y esos mozos nuestros, jóvenes y avispados, que recorren de parte a parte el viejo continente, que se llevan los mejores actores de ustedes, y sus mejores prima donnas, estoy seguro de que si queda todavía un verdadero fantasma en Europa vendrán a buscarlo enseguida para colocarlo en uno de nuestros museos públicos o para pasearlo por los caminos como un fenómeno.

-El fantasma existe, me lo temo -dijo lord Canterville, sonriendo-, aunque quizá se resiste a las ofertas de los intrépidos empresarios de ustedes. Hace más de tres siglos que se le conoce. Data, con precisión, de mil quinientos setenta y cuatro, y no deja de mostrarse nunca cuando está a punto de ocurrir alguna defunción en la familia.

-¡Bah! Los médicos de cabecera hacen lo mismo, lord Canterville. Amigo mío, un fantasma no puede existir, y no creo que las leyes de la Naturaleza admitan excepciones en favor de la aristocracia inglesa.

-Realmente son ustedes muy naturales en Estados Unidos -dijo lord Canterville, que no acababa de comprender la última observación del señor Otis-. Ahora bien: si le gusta a usted tener un fantasma en casa, mejor que mejor. Acuérdese únicamente de que yo lo previne.

Algunas semanas después se cerró el trato, y a fines de estación el ministro y su familia emprendieron el viaje a Canterville.

La señora Otis, que con el nombre de señorita Lucrecia R. Tappan, de la calle Oeste, 52, había sido una ilustre "beldad" de Nueva York, era todavía una mujer guapísima, de edad regular, con unos ojos hermosos y un perfil soberbio.

CHARLES BAUDELAIRE - POESÍA EN PROSA


(Domingo, 10 Marzo 2013)

Joan Miró, pintor español.

Poeta francés del siglo XIX.

El extranjero

-¿A quién quieres más, hombre enigmático, dime, a tu padre, a tu madre, a tu hermana o a tu hermano?
-Ni padre, ni madre, ni hermana, ni hermano tengo.
-¿A tus amigos?
-Empleáis una palabra cuyo sentido, hasta hoy, no he llegado a conocer.
-¿A tu patria?
-Ignoro en qué latitud está situada.
-¿A la belleza?
-Bien la querría, ya que es diosa e inmortal.
-¿Al oro?
-Lo aborrezco lo mismo que aborrecéis vosotros a Dios.
-Pues ¿a quién quieres, extraordinario extranjero?
-Quiero a las nubes..., a las nubes que pasan... por allá.... ¡a las nubes maravillosas!

Un gracioso

Era la explosión del año nuevo: caos de barro y nieve, atravesado por mil carruajes, centelleante de juguetes y de bombones, hormigueante de codicia y desesperación; delirio oficial de una ciudad grande, hecho para perturbar el cerebro del solitario más fuerte.
Entre todo aquel barullo y estruendo trotaba un asno vivamente, arreado por un tipejo que empuñaba el látigo.
Cuando el burro iba a volver la esquina de una acera, un señorito enguantado, charolado, cruelmente acorbatado y aprisionado en un traje nuevo, se inclinó, ceremonioso, ante el humilde animal, y le dijo, quitándose el sombrero: «¡Se lo deseo bueno y feliz!» Volviose después con aire fatuo no sé a qué camaradas suyos, como para rogarles que añadieran aprobación a su contento.
El asno, sin ver al gracioso, siguió corriendo con celo hacia donde le llamaba el deber.
A mí me acometió súbitamente una rabia inconmensurable contra aquel magnífico imbécil, que me pareció concentrar en sí todo el ingenio de Francia.

Cada cual, con su quimera

Bajo un amplio cielo gris, en una vasta llanura polvorienta, sin sendas, ni césped, sin un cardo, sin una ortiga, tropecé con muchos hombres que caminaban encorvados.
Llevaba cada cual, a cuestas, una quimera enorme, tan pesada como un saco de harina o de carbón, o la mochila de un soldado de infantería romana.
Pero el monstruoso animal no era un peso inerte; envolvía y oprimía, por el contrario, al hombre, con sus músculos elásticos y poderosos; prendíase con sus dos vastas garras al pecho de su montura, y su cabeza fabulosa dominaba la frente del hombre, como uno de aquellos cascos horribles con que los guerreros antiguos pretendían aumentar el terror de sus enemigos.
Interrogué a uno de aquellos hombres preguntándole adónde iban de aquel modo. Me contestó que ni él ni los demás lo sabían; pero que, sin duda, iban a alguna parte, ya que les impulsaba una necesidad invencible de andar.
Observación curiosa: ninguno de aquellos viajeros parecía irritado contra el furioso animal, colgado de su cuello y pegado a su espalda; hubiérase dicho que lo consideraban como parte de sí mismos. Tantos rostros fatigados y serios, ninguna desesperación mostraban; bajo la capa esplenética del cielo, hundidos los pies en el polvo de un suelo tan desolado como el cielo mismo, caminaban con la faz resignada de los condenados a esperar siempre.
Y el cortejo pasó junto a mí, y se hundió en la atmósfera del horizonte, por el lugar donde la superficie redondeada del planeta se esquiva a la curiosidad del mirar humano.
Me obstiné unos instantes en querer penetrar el misterio; mas pronto la irresistible indiferencia se dejó caer sobre mí, y me quedó más profundamente agobiado que los otros con sus abrumadoras quimeras.

OTROS POEMAS DE CARLOS HERRERA


(Lunes, 11 Febrero 2013)

Joaquín Sorolla, pintor español (1863-1923) maestro del color y la luz. 

CAP V

Ha pasado ya el invierno
hoy le doy la mano al mundo
la soledad es un asunto lejano
para olvidar definitivamente

Si sonríes vuela mi alma
si me quieres todo está hecho.

------------------------------------

Quiéreme mucho
dulce amor mío
Quiéreme porque tu amor
es el amor que quiero que me quiera

Quiéreme hasta olvidarte de ti
Yo haré lo mismo

Que no pase día
sin vivir bajo tu sombra
Que no pase noche
que no se muera de amor

Quiéreme mucho
dulce amor mío
Quiéreme porque tu amor
es el amor que quiero que me quiera!

-------------------------------------------

Este amor vida mía
es de miel y es de seda

tiene sol y tiene tormenta
claros de luna y noche cerrada

Con tu negrísimo pelo trenzado
ibas
cuando te conocí!

-------------------------------------

Para colmar un deseo formidable
formidable como una montaña formidable
has sido creada
así como has sido creada

En un bosque de alegrías vivimos
amando lo que amamos
siendo como somos

Tengo tu mano entre mis manos
y creo tenerlo todo.

-----------------------------------

Por las noches
cuando nos acostamos
el amor nos pide
hablar el lenguaje de las caricias

Por las mañanas
cuando nos despedimos
sólo nuestros cuerpos se abandonan

mi corazón y mi mente
siempre se quedan contigo.

-----------------------------------

Nada es mejor bajo el cielo
que ser dos y tomados de la mano

Dos con un solo corazón

Tan diferentes como se pueda
Tan iguales como se pueda.

-----------------------------------

Antes
cuando mucho no importaba
de ti
sólo quería tus besos

Hoy
que ya he visto por dentro

quiero que te quedes para siempre !

POEMAS DE JACQUES PREVERT


(Lunes, 17 Diciembre 2012)

Pintura de Alfredo La Placa (pintor potosino) gran creador de luces y texturas.

Poeta francés (1900-1977) de gran sensibilidad humana y estética. 

PARA HACER EL RETRATO DE UN PÁJARO

Pintar primero una jaula
con la puerta abierta
pintar después algo bonito
algo simple, algo bello,
algo útil para el pájaro.
Apoyar después la tela contra un árbol
En un jardín en un soto
o en un bosque esconderse tras el árbol
Sin decir nada, sin moverse
A veces el pájaro llega enseguida
Pero puede tardar años
antes de decidirse.
No hay que desanimarse
Hay que esperar
Esperar si es necesario durante años
La celeridad o la tardanza
En la llegada del pájaro
No tiene nada que ver
Con la calidad del cuadro.
Cuando el pájaro llega, si llega
observar el más profundo silencio
esperar que el pájaro entre en la jaula
y una vez que haya entrado
cerrar suavemente la puerta con el pincel.

Después borrar uno a uno todos los barrotes
cuidando de no tocar ninguna pluma del pájaro.

Hacer acto seguido, el retrato del árbol,
escogiendo la rama más bella para el pájaro,
Pintar también el verde follaje
Y la frescura del viento,
El polvillo del sol
y el ruido de los bichos de la hierva en el calor estival
y después esperar
que el pájaro se decida a cantar.

Si el pájaro no canta, mala señal,
Señal de que el cuadro es malo,
Pero si canta es buena señal,
Señal de que podéis firmar.
Entonces arrancadle delicadamente
una pluma al pájaro
Y escribid vuestro nombre
En un ángulo del cuadro.

EL GATO Y EL PÁJARO

Un pueblo escucha desolado
el canto de un pájaro herido.
Es el único pájaro del pueblo
y es el único gato del pueblo
que lo ha devorado a medias.
Y el pájaro cesa de cantar
el gato cesa de ronronear
y de relamerse el hocico.
Y el pueblo le hace al pájaro
maravillosos funerales.
Y el gato que está invitado
marcha detrás del pequeño ataúd de paja
donde el pájaro muerto está estirado
llevado por una niñita
que no deja de llorar.
Si hubiera sabido que eso te daba tanta pena,
le dice el gato,
me lo hubiera comido del todo
y después te hubiera contado
que lo había visto volarse
volarse hasta el fin del mundo
allá donde es tan lejos
que nunca se vuelve.
Tu hubieras tenido menos pena
Simplemente tristeza y aflicción

Nunca hay que hacer las cosas a medias.

PARA TI MI AMOR

Fui al mercado de pájaros
y compré pájaros
Para ti
mi amor
Fui al mercado de flores
y compré flores
Para ti
mi amor
Fui al mercado de chatarra
y compré cadenas
Pesadas cadenas
Para ti
mi amor
Después fui al mercado de esclavos
Y te busqué
Pero no te encontré
mi amor.

POESÍA DE CARLOS HERRERA


(Jueves, 08 Noviembre 2012)

Pintura de Joan Miró

Memorias e imágenes de la vida en Los Yungas paceños. (El editor)

CAP1

La poesía
abre una puerta

al país del eco y los espejos
En eso consiste su magia.

-------

Me acompañan esta noche
unas estrellas flojas
los espectros de mi jardín
y el tambor de mis latidos

Mientras mi cabeza
errante como una mariposa.

-------

Aún de noche
las nubes
viajando como siempre
a lomo de viento

Y como siempre
a paso de tortuga.

-------

Desde la hojarasca
unos grillos alborotadores
saturan de cristales el aire

mientras se rascan la picazón.

-------

Por las noches
cuando el Universo sonríe
se puede ver que tiene

una dentadura de diamantes.

-------

Los que piensan que la noche
es una dama africana

tienen la razón.

-------

No parece pero la noche
es el día para algunos

los búhos son la prueba.

-------

De noche
los relojes
de los que vivimos de día

discurren a gran velocidad.

-------

Las luciérnagas pobrecitas
están un poco mal de la vista

nunca salen a pasear
sin la ayuda de su linterna!

-------

Las hormigas por su parte
de día y de noche
como obstinados mineros

siempre taladrando la tierra!

-------

A lo lejos las montañas
como grandes rebaños mitológicos

paciendo pesadamente.

-------

La débil luz de la galería
ha convocado
a las mejores diseñadoras
de la moda natural

las mariposas nocturnas!

POESÍA DE FERNANDO PESSOA


(Martes, 16 Octubre 2012)

(Pintura de René Magritte) 

Poeta portugués de gran talento que vivió entre los años 1888 y 1935 y fue capaz de desdoblar su personalidad poética en otras personalidades (heterónimos): muy diferentes en ideas, sensibilidad e intereses intelectuales, no obstante su único origen.  (Nota del Editor)

Amor es lo esencial...

Amor es lo esencial.
Sexo, mero accidente.
Puede ser igual
O diferente.
El hombre no es un animal:
Es carne inteligente,
Aunque algunas veces enferma.

El guardador de rebaños

Desde la ventana más alta de mi casa,
con un pañuelo blanco digo adiós
a mis versos, que viajan hacia la humanidad.
Y no estoy alegre ni triste.
Ése es el destino de los versos.

Los escribí y debo enseñárselos a todos
porque no puedo hacer lo contrario,
como la flor no puede esconder el color,
ni el río ocultar que corre,
ni el árbol ocultar que da frutos.

He aquí que ya van lejos, como si fuesen en la diligencia,
y yo siento pena sin querer,
igual que un dolor en el cuerpo.

¿Quién sabe quién los leerá?
¿Quién sabe a qué manos irán?

Flor, me cogió el destino para los ojos.
Árbol, me arrancaron los frutos para las bocas.
Río, el destino de mi agua era no quedarse en mí.
Me resigno y me siento casi alegre,
casi tan alegre como quien se cansa de estar triste.

¡Idos, idos de mí!
Pasa el árbol y se queda disperso por la Naturaleza.
Se marchita la flor y su polvo dura siempre.
Corre el río y entra en el mar y su agua es siempre la
que fue suya.

Paso y me quedo, como el Universo.

(heterónimo Alberto Caeiro)

No quiero rosas, con tal que haya rosas...

No quiero rosas, con tal que haya rosas.
Las quiero sólo cuando no las pueda haber.
¿Qué voy a hacer con las cosas
que cualquier mano puede coger?
No quiero la noche sino cuando la aurora
la hizo diluirse en oro y azul.
Lo que mi alma ignora
eso es lo que quiero poseer.
¿Para qué?... Si lo supiese, no haría
versos para decir que aún no lo sé.
Tengo el alma pobre y fría...
Ah, ¿con qué limosna la calentaré?...

HAIKUS DE JOSÉ JUAN TABLADA


(Martes, 04 Septiembre 2012)

Pintura de Kandinsky

Poeta mexicano de enorme talento que vivió entre los años 1871-1945. De un viaje que realizó al Japón, de donde procede la forma poética del haiku (poemas brevísmos de gran ingenio y originalidad, que buscan, a través de la belleza y la perfección en la expresión de la idea, despertar nuestra interioridad emocional, lo mismo que provocar una sensación de agradable perplejidad) nacieron estos bellos e inspiradísmos haikus. (Nota del editor)


LA ARAÑA

Recorriendo su tela
esta luna clarísima
tiene a la araña en vela.

EL SAÚZ

Tierno saúz
casi oro, casi ámbar,
casi luz...

LOS GANSOS

Por nada los gansos
tocan alarma
en sus trompetas de barro.

EL PAVORREAL

Pavorreal, largo fulgor,
por el gallinero demócrata
pasas como procesión.

LA TORTUGA

Aunque jamás se muda,
a tumbos, como carro de mudanzas,
va por la senda la tortuga.


HOJAS SECAS

El jardín esta lleno de hojas secas;
nunca vi tantas hojas en sus árboles
verdes, en primavera.

LOS SAPOS

Trozos de barro,
por la senda en penumbra,
saltan los sapos.

EL MURCIÉLAGO


¿Los vuelos de la golondrina
ensaya en la sombra el murciélago
para luego volar de día...?

MARIPOSA NOCTURNA

Devuelve a la desnuda rama,
mariposa nocturna,
las hojas secas de tus alas.

GREGUERÍAS DE HERNANDO GARCÍA VESPA


(Miércoles, 15 Agosto 2012)

(René Magritte, pintor francés surrealista)

La greguería es “una idea ingeniosa plasmada en prosa, una imagen, una comparación sorprendente, un intento de redefinir metafóricamente facetas de la realidad a través de asociaciones inesperadas, originales y humorísticas”. Richard L. Jackson.

(H. G. V. fue abogado, diplomático y escritor boliviano. Nació en el Beni en 1927 y murió en Santa Cruz en año 2012. Abajo, un extracto de su libro "Greguerías")


La golondrina es la tijera del aire.

……..

El río no acaba nunca de suicidarse en el mar.

……..

La oveja luce orgullosa su tapado de lana.

……..

La flor es mariposa que no vuela.

……..

El otoño es calvo

……..

El gusano de luz es una diminuta estrella de la noche.

POEMAS DE GUILLAUME APOLLINAIRE


(Miércoles, 18 Julio 2012)

APOLLINAIRE POR PICASSO

"Los grandes poetas y los grandes artistas, tienen, como función social, una incesante renovación de la apariencia que la naturaleza pone ante nuestros ojos. Sin los poetas, sin los artistas, los hombres se sentirían pronto aburridos de la monotonía de la naturaleza" (Palabras de Guillaume Apollinaire, poeta francés de inicios del siglo XX y uno de los precursores del surrealismo)

Antes del cine

Y luego esta tarde iremos
Al cinema

Los Artistas de ahora
Ya no son los que cultivan las Bellas Artes
No son los que se ocupan del Arte
Arte poético o musical
Los Artistas son los actores y las actrices

Si fuésemos Artistas
No diríamos cinema
Diríamos cine

Pero si fuéramos viejos profesores de provincia
No diríamos cine ni cinema
Sino cinematógrafo

También Dios mío es necesario tener buen gusto.

-------------------------------------------------------------------------

Si me dejaran hacer

Oh tiempo oh singular camino de un punto a otro
Si me dejaran hacer hubiera rápidamente cambiado
El corazón de los hombres y en todo sitio
Habría sólo cosas bellas

En lugar de frentes vencidas y en lugar de penitencias
En lugar de desesperación y de plegarias
Habría en todas partes
Relicarios copones y custodias
Resplandeciendo al fondo de los sueños como esas
Deidades primitivas cuya función poética
Ya está casi acabada

Si me dejaran hacer compraría
Los pájaros cautivos para dejarlos libres
Los vería con un júbilo sin mácula
Alzar el vuelo sin tener idea
De una virtud llamada reconocimiento
Como no sea gratitud.

POEMAS DE WALT WHITMAN


(Viernes, 15 Junio 2012)

(Traducido por Jorge Luis Borges, que dijo que Whitman se impuso la escritura de la epopeya del nuevo acontecimiento histórico de aquel momento de su vida: el nacimiento de la democracia americana) (Nota del Editor)

--------------------------------------------------------------------------------

CANTO DE MÍ MISMO

35

¿Quieren que les refiera un viejo combate naval?

¿Quieren saber quién fue el vencedor a la luz de la luna y de las estrellas?

Oigan la historia tal y como me la contó mi bisabuelo
materno, el marinero.

Nuestro enemigo no era un cobarde en su barco.
El suyo era el taciturno coraje de los ingleses y no hay
ninguno más tenaz y más firme, y nunca lo habrá;
Al caer la noche se nos acercó y espantosamente abrió
fuego.

Nos trabamos con él, se enredaron las vergas,
los cañones ya se tocaban.
Nuestro capitán aseguró los cables con sus propias
manos.

Habíamos recibido unas dieciocho descargas
en la quilla,
A la primera, dos cañones estallaron en la cubierta
inferior matando a quienes los rodeaban y
arrojándolos por el aire.

Combatiendo al atardecer, combatiendo de noche,
A las diez brillaba la luna llena, aumentaban las
brechas, el agua ya alcanzaba cinco pies.
El contramaestre puso en libertad a los prisioneros
en la bodega para que pudieran salvarse.

Los centinelas nos prohibieron pasar por la Santa
Bárbara,
Vieron tantas caras extrañas que no sabían en quién
confiar.

Nuestra fragata se incendia,
Los contrarios nos preguntan si nos rendimos,
Si queremos arriar la bandera y terminar la lucha.

MARIO VARGAS LLOSA EN OCASIÓN DEL NÓBEL


(Viernes, 01 Junio 2012)

Aprendí a leer a los cinco años, en la clase del hermano Justiniano, en el Colegio de la Salle, en Cochabamba (Bolivia). Es la cosa más importante que me ha pasado en la vida. Casi setenta años después recuerdo con nitidez cómo esa magia, traducir las palabras de los libros en imágenes, enriqueció mi vida, rompiendo las barreras del tiempo y del espacio y permitiéndome viajar con el capitán Nemo veinte mil leguas de viaje submarino, luchar junto a d'Artagnan, Athos, Portos y Aramís contra las intrigas que amenazan a la Reina en los tiempos del sinuoso Richelieu, o arrastrarme por las entrañas de París, convertido en Jean Valjean, con el cuerpo inerte de Marius a cuestas.La lectura convertía el sueño en vida y la vida en sueño y ponía al alcance del pedacito de hombre que era yo el universo de la literatura. Mi madre me contó que las primeras cosas que escribí fueron continuaciones de las historias que leía pues me apenaba que se terminaran o quería enmendarles el final.

POEMAS DE VLADIMIRO MAIACOVSKI


(Miércoles, 16 Mayo 2012)

Poeta ruso de genio y de una inmensa sensibilidad humana. Porque creció bajo la influencia de las ideas políticas que bullían en los inicios del siglo pasado, fue un socialista militante que le cantó a la solidaridad y al alma colectiva como pocos lo han hecho. Seguro del valor del socialismo (en la Rusia de entonces todos creían en él) se dedicó con devoción a defender y difundir los valores de la revolución bolchevique. Murió, por supuesto, antes de comprobar las criminales consecuencias de aquellas ideas que pretendían tener la formula de la felicidad, como la interpretación última y verdadera de las leyes que rigen el desarrollo de las sociedades. (Nota del editor)


EL POETA Y EL OBRERO

Le gritan al poeta:
"Sería bueno verte trabajar en el taller.
¿Qué son los versos?
!Vaciedad pura!
Seguro que para trabajar te faltan agallas"

Para nosotros, tal vez,
el trabajo es nuestra ocupación preferida.
Yo también soy una fábrica,
y si no tengo chimeneas, tal vez,
sea peor para mí, más difícil, más doloroso.
Yo sé,
no gusta la frase hueca
!Hachar robles es hacer algo!
Y nosotros
¿Acaso no somos tallistas?
Pescar
es cosa por cierto muy respetable.
Sacan la red,
y en la red, merluzas.
Pero el trabajo del poeta es más respetable;
pescamos gente viva y no peces.
Trabajar ante el horno,
es trabajo penoso,
y más aún, templar en el yunque el hierro candente.
Pero ¿acaso alguien puede acusarnos de holgazanes?
nosotros pulimos las almas,
con la gubia del verso.
¿Quién vale más,
el poeta o el técnico,
que conquista para el mundo,
comodidades y objetos?
!Ambos!
Motores iguales son sus corazones.
El alma es el mismo móvil astuto.
Somos iguales,
camaradas de la masa obrera
proletarios de cuerpo y alma.
!Sólo juntos
remozaremos el universo,
y con marchas iremos cantando!
Nos cuidaremos del diluvio de las frases huecas.
!Al grano!
!El trabajo es vivo y bueno!
A los oradores vacuos, al molino,
!Que den vuelta la manija de sus discursos!

(Escrito en 1918)

-

PARA ENTENDER MEJOR LA POESÍA


(Miércoles, 25 Abril 2012)

Pintura de Kandinsky

Para que los lectores puedan apreciar mejor la naturaleza del lenguaje poético, es decir, el lenguaje que los poetas usan para comunicar sus ideas, he escrito y puesto juntos dos textos: uno en prosa común (como un breve artículo de opinión) y el otro escrito en verso, esto es, en la forma de un poema. De su lectura podrán advertir claramente que en ambos casos el tema es el mismo (la realidad política nacional) si bien en uno el asunto se expone de una forma explícita y racional y en el otro se utilizan tanto metáforas como otras herramientas de la retórica literaria. Pero lo determinante es que en ambos casos el pensamiento y las ideas son las mismas, aunque expresadas de manera diferente.

POEMAS DE ANTONIO ROJAS


(Domingo, 15 Abril 2012)

Pintura de Vincent Van Gogh

Poeta cruceño (doctorado en Derecho Constitucional) escribió estos bellos poemas apenas pasados sus veinte años, en los ochenta. Poesía de metáforas transparentes y directas, sin rebuscamiento alguno, que comunican claramente las ideas y permiten, al mismo tiempo, apreciar la imaginación del poeta. (Nota del editor)



Tanto amor, Débora, tanto
no puede pasar así, me dije,
(como pasan los pájaros)
tiene que estar por encima del tiempo
para eso me hice poeta
y escribí estos versos.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No sé quién, Laura, dejó esta noche
tanto asterisco en el cielo,
yo no los necesito para escribirte.
Me basta el punto de la luna.
Si algún día, Laura, voy a París
me robaré esa enorme estilográfica
que allí llaman Torre Eiffel
y te escribiré, sobre la hoja virgen del Sahara,
con la tinta azul del mar:
ÁMAME, LAURA
ÁMAME

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Cuando estábamos en el colegio
escribí tu nombre en mi corazón
en mis cuadernos, en las paredes.
Han pasado los años;
los cuadernos se han perdido
las paredes han sido pintadas
y tu nombre borrado.
Mas, en mi corazón, Ariana, está escrito.

OTROS POEMAS DE ANTONIO ANDALUZ W.


(Viernes, 06 Abril 2012)

1 Estos versos quisieran constituir el reflejo lírico de las diversas formas de vida que existen en la Amazonia: el epifenómeno poético de la diversidad biológica.

Dicho de otra manera: La diversidad de formas de vida animal y vegetal en la Amazonia es tan rica, que inclusive es posible construir poemas, con el simple expediente de colocar sus nombres unos tras otros.

Huimba cachimbo machimango
Pucacunga moena capirona

En algunos casos, un solo nombre es suficiente para construir un verso, dada su contundencia sonora y su capacidad de transportarnos a dimensiones ignotas. Por ejemplo, los nombres simples tangarana o manguaré; o los refundidos, como porotohuango o corotopunga; para no mencionar los descriptivos, como gallareta gigante de los remansos o armadillo peludo del monte oscuro, que propiamente no son versos, sino poemas.

POEMAS DE ANTONIO ANDALUZ W.


(Martes, 27 Marzo 2012)

Pintura de Kandinsky

Para mirar los surazos cruceños con otros ojos; homenajear al amor; reivindicar la condición humana por sobre la incertidumbre filosófica; examinar los momentos humanos, y finalmente para mostrar que la vida es mágica. (Nota del Editor)

(Poeta peruano radicado en Santa cruz)

DOS TOROS

Sopla el uno
resopla el otro
empujándose empedernidamente
con sol o con lluvia
día y noche
noche y día
dale que dale
sopla que sopla

Se miran
se miden
bufan
levantan polvo
se agreden
vomitan barro

Son los vientos del Norte y del Sur
pulseándose
eternamente
para su público atento
de Santa cruz de la Sierra

El Norte siempre gana
Pero el Sur nunca pierde
De manera que tenemos juego para rato.

Santa Cruz

Búscanos en el Facebook